formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Buscar en La Rioja Turismo close

EMPIEZA A TECLEAR...

No hay resultados para la búsqueda realizada

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Ver y hacer > "castillo"

facetas
filter_listFiltrar

visualización

80 resultados

...

Aguilar del Río Alhama

Restos de los cimientos del castillo defensivo en lo alto de un cerro sobre el pueblo.

Está situado en lo alto de un cerro y, aunque en la actualidad se encuentra en estado de ruina total, la pervivencia de las huellas de los cimientos de planta trapezoidal permiten reconstruir el perímetro, que se adaptaba a la topografía del terreno.

Hay pocos datos, aunque está certificado que el castillo existía ya en el 1186, dado que, entonces, junto con los castillos de Cervera del Río Alhama y Ágreda, pasó a Diego Jiménez (señor de los Cameros) como garantía del pacto suscrito entre Alfonso VII de Castilla y Alfonso II de Aragón.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja


Época: siglo XII
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso

Aguilar del Río Alhama

Restos de los cimientos del castillo defensivo en lo alto de un cerro sobre el pueblo.

Está situado en lo alto de un cerro y, aunque en la actualidad se encuentra en estado de ruina total, la pervivencia de las huellas de los cimientos de planta trapezoidal permiten reconstruir el perímetro, que se adaptaba a la topografía del terreno.

Hay pocos datos, aunque está certificado que el castillo existía ya en el 1186, dado que, entonces, junto con los castillos de Cervera del Río Alhama y Ágreda, pasó a Diego Jiménez (señor de los Cameros) como garantía del pacto suscrito entre Alfonso VII de Castilla y Alfonso II de Aragón.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja


Época: siglo XII
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso

...

Enciso

Uno de los castillos más antiguos de La Rioja, de planta ovalada adaptada al cerro sobre el pueblo.

Dos recintos: el central, donde destaca una torre cuadrada y otra elipsodial con ingreso acodillado; el exterior, con dos barreras de murallas que conserva torreón cuadrado.

Se accede desde la plaza del pueblo, subiendo a la parte alta del mismo por la calle de la Virgen.

Posible origen musulmán. En 1109 era su tenente Fortun Iñiguez. En 1184 pasó a ser de Diego Ximénez por donación de Alfonso VIII, siendo desde entonces del señorío de Cameros hasta 1246 que fue vendido a la orden de Calatrava.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja


Época: siglo X
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso

Enciso

Uno de los castillos más antiguos de La Rioja, de planta ovalada adaptada al cerro sobre el pueblo.

Dos recintos: el central, donde destaca una torre cuadrada y otra elipsodial con ingreso acodillado; el exterior, con dos barreras de murallas que conserva torreón cuadrado.

Se accede desde la plaza del pueblo, subiendo a la parte alta del mismo por la calle de la Virgen.

Posible origen musulmán. En 1109 era su tenente Fortun Iñiguez. En 1184 pasó a ser de Diego Ximénez por donación de Alfonso VIII, siendo desde entonces del señorío de Cameros hasta 1246 que fue vendido a la orden de Calatrava.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja


Época: siglo X
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso

...

Quel

Torre rodeada por una cerca muy irregular reforzada por dos torreones cuadrados, al borde de un farallón rocoso sobre el pueblo de Quel. Consta de una torre del homenaje desmochada de planta rectangular y tres alturas, rodeada de una cerca exterior que tenía como refuerzos dos torreones cuadrados con vestigios de adarve y almenas.

Se cree que primeramente hubo un asentamiento romano a modo de torre de vigilancia, pero que posteriormente, y durante la dominación musulmana, se levantó un castillo, que quedaría obsoleto hasta que, en el último tercio del siglo XV, se produce la reconstrucción definitiva a manos de García Sánchez de Alfaro. Los diversos repartos de herencias de la familia de este señor provocaron numerosos problemas en la villa de Quel, que llegó a tener cinco señores que exigían obligaciones y servicios completos a los villanos.

Se accede por el camino de las eras, bordeando la ladera y ascendiendo a la cumbre. Su posición dominante sobre el valle del Cidacos le confiere características de mirador y lo incluye en el sistema defensivo de la zona.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja

 

Época: siglo XV
Propiedad: particular
Visitable: libre acceso

Quel

Torre rodeada por una cerca muy irregular reforzada por dos torreones cuadrados, al borde de un farallón rocoso sobre el pueblo de Quel. Consta de una torre del homenaje desmochada de planta rectangular y tres alturas, rodeada de una cerca exterior que tenía como refuerzos dos torreones cuadrados con vestigios de adarve y almenas.

Se cree que primeramente hubo un asentamiento romano a modo de torre de vigilancia, pero que posteriormente, y durante la dominación musulmana, se levantó un castillo, que quedaría obsoleto hasta que, en el último tercio del siglo XV, se produce la reconstrucción definitiva a manos de García Sánchez de Alfaro. Los diversos repartos de herencias de la familia de este señor provocaron numerosos problemas en la villa de Quel, que llegó a tener cinco señores que exigían obligaciones y servicios completos a los villanos.

Se accede por el camino de las eras, bordeando la ladera y ascendiendo a la cumbre. Su posición dominante sobre el valle del Cidacos le confiere características de mirador y lo incluye en el sistema defensivo de la zona.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja

 

Época: siglo XV
Propiedad: particular
Visitable: libre acceso

...

San Asensio

Consta de recinto exterior amurallado y de una torre del homenaje, de planta poligonal.

Es probable que se construyese durante el reinado de Alfonso VIII para fortalecer la defensa de la zona frente a Navarra. El castillo aparece documentado por primera vez cuando Enrique de Trastámara en 1367 lo entrega a Carlos El Malo de Navarra. Señorío de los Manrique, duques de Nájera; causa de enfrentamiento con los Velasco, condestables de Castilla.

Se accede desde el camino que lleva a la ermita de Nuestra Señora de Davalillo, a unos 5 km. Al norte del pueblo, en lo alto de un cerro sobre el río Ebro. El castillo de Davalillo se alza sobre un cerro, a 5 km. de San Asensio, desde el que se vigila la amplia vega del valle del Ebro, siendo muy significativa su complejidad constructiva y espacial, vinculadas directamente con su eficacia defensiva.

La romería de la Virgen de Davalillo es una celebración tradicional en la que también se sube al castillo. Se produce la participación de todo el pueblo.

Texto: Asociación Española de Amigos de los Castillos


Época: siglos XII
Propiedad: particular
Visitable: libre acceso

San Asensio

Consta de recinto exterior amurallado y de una torre del homenaje, de planta poligonal.

Es probable que se construyese durante el reinado de Alfonso VIII para fortalecer la defensa de la zona frente a Navarra. El castillo aparece documentado por primera vez cuando Enrique de Trastámara en 1367 lo entrega a Carlos El Malo de Navarra. Señorío de los Manrique, duques de Nájera; causa de enfrentamiento con los Velasco, condestables de Castilla.

Se accede desde el camino que lleva a la ermita de Nuestra Señora de Davalillo, a unos 5 km. Al norte del pueblo, en lo alto de un cerro sobre el río Ebro. El castillo de Davalillo se alza sobre un cerro, a 5 km. de San Asensio, desde el que se vigila la amplia vega del valle del Ebro, siendo muy significativa su complejidad constructiva y espacial, vinculadas directamente con su eficacia defensiva.

La romería de la Virgen de Davalillo es una celebración tradicional en la que también se sube al castillo. Se produce la participación de todo el pueblo.

Texto: Asociación Española de Amigos de los Castillos


Época: siglos XII
Propiedad: particular
Visitable: libre acceso

...

02/02/2019

Nalda

02/02/2019

15/12/2019

Nalda

...

Nalda

Las primeras noticias escritas y conservadas de la existencia de una fortaleza en Nalda provienen de las crónicas del rey Fernando IV. En el año 1299, Juan Núñez de Lara había entrado en Castilla atacando las tierras del obispado de Calahorra que don Juan Alfonso de Haro tenía en nombre de Fernando IV. En el enfrentamiento, acontecido entre Araciel y Alfaro, salió perdedor Núñez de Lara que fue hecho prisionero y encerrado en el castillo de Nalda, propiedad de Juan Alfonso de Haro. No obstante, parece probable que el castillo sea anterior a esa fecha, dada su situación estratégica en el trazado del sistema defensivo formado por las fortalezas del valle del Iregua, junto al importante enclave de Viguera, y también los de Albelda y Clavijo, todo en dominio cristiano desde el 923.

En el s.XIV su destino se ligó al de la familia Ramírez de Arellano convirtiéndose en el centro de poder de un vasto territorio, el Señorío de Cameros, que se extendía desde el norte de la provincia de Soria hasta el valle del Ebro.

Su desaparición llegó con la abolición de los señoríos a comienzos del s. XIX. A partir de ese momento se usó como cantera, sus materiales se expoliaron y los escombros acabaron por ocultar la antigua fortaleza. Finalmente, el cerro fue acondicionado como era de trilla y en sus entrañas se excavaron las pequeñas bodegas de vino familiares que hoy podemos ver en el entorno.

VISITAS GUIADAS AL CASTILLO

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja

Época: siglo XII
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso y visitas guiadas

Nalda

Las primeras noticias escritas y conservadas de la existencia de una fortaleza en Nalda provienen de las crónicas del rey Fernando IV. En el año 1299, Juan Núñez de Lara había entrado en Castilla atacando las tierras del obispado de Calahorra que don Juan Alfonso de Haro tenía en nombre de Fernando IV. En el enfrentamiento, acontecido entre Araciel y Alfaro, salió perdedor Núñez de Lara que fue hecho prisionero y encerrado en el castillo de Nalda, propiedad de Juan Alfonso de Haro. No obstante, parece probable que el castillo sea anterior a esa fecha, dada su situación estratégica en el trazado del sistema defensivo formado por las fortalezas del valle del Iregua, junto al importante enclave de Viguera, y también los de Albelda y Clavijo, todo en dominio cristiano desde el 923.

En el s.XIV su destino se ligó al de la familia Ramírez de Arellano convirtiéndose en el centro de poder de un vasto territorio, el Señorío de Cameros, que se extendía desde el norte de la provincia de Soria hasta el valle del Ebro.

Su desaparición llegó con la abolición de los señoríos a comienzos del s. XIX. A partir de ese momento se usó como cantera, sus materiales se expoliaron y los escombros acabaron por ocultar la antigua fortaleza. Finalmente, el cerro fue acondicionado como era de trilla y en sus entrañas se excavaron las pequeñas bodegas de vino familiares que hoy podemos ver en el entorno.

VISITAS GUIADAS AL CASTILLO

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja

Época: siglo XII
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso y visitas guiadas

...

Cervera del Río Alhama

Ruinas de una gran fortaleza defensiva sobre la peña de San Antonio.

Se divide en varias zonas: castillo, amplia explanada o albacar cerrada por murallas y una segunda línea de muralla. El castillo lo conforma una gran torre del homenaje rectangular con patio interior con aljibe y paso angosto acodillado y escalera que lo pone en contacto con el exterior; por otro lado un amplio patio con torreón.

Tres posibles accesos: desde la calle Juan Jiménez; la calle Balija o por el Barranco del Toyo.

La tradición lo consideraba romano pero su origen parece musulmán. Después de ser conquistado por Alfonso I el Batallador pasó a ser guardiana de la frontera del reino castellano frente al navarro-aragonés.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja

Época: siglos XI y XII
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso

Cervera del Río Alhama

Ruinas de una gran fortaleza defensiva sobre la peña de San Antonio.

Se divide en varias zonas: castillo, amplia explanada o albacar cerrada por murallas y una segunda línea de muralla. El castillo lo conforma una gran torre del homenaje rectangular con patio interior con aljibe y paso angosto acodillado y escalera que lo pone en contacto con el exterior; por otro lado un amplio patio con torreón.

Tres posibles accesos: desde la calle Juan Jiménez; la calle Balija o por el Barranco del Toyo.

La tradición lo consideraba romano pero su origen parece musulmán. Después de ser conquistado por Alfonso I el Batallador pasó a ser guardiana de la frontera del reino castellano frente al navarro-aragonés.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja

Época: siglos XI y XII
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso

...

Arnedillo

Torre-fuerte del antiguo castillo y lienzo de muralla en la montaña, situado al norte del núcleo urbano, en la margen derecha del río Cidacos.

Su composición actual se basa en los restos de una torre de planta casi cuadrada pero muy irregular en su interior, del arranque de un muro que parte del lado occidental de la torre dirigiéndose hacia el sur y de un lienzo de muralla que lo une al escarpe rocoso próximo. A estos elementos se añade la existencia de restos de antiguos muros en la base del cementerio que se encuentra situado a los pies de la torre.

Las primeras noticias históricas sobre el castillo de Arnedillo son de 1170, cuando Alfonso VIII de Castilla daba a la catedral de Calahorra y a su obispo, Rodrigo, la villa de Arnedillo con el castillo que dominaba la Lomiella, que pasaría a manos del obispo Juan Pérez en 1224.

Posteriormente, a mediados del siglo XIX, se llamaba Castillo Lombera y el cementerio del pueblo ocupaba ya el antiguo recinto de la fortaleza, ya que las necesidades defensivas habían desaparecido.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja


Época: siglo XII
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso

Arnedillo

Torre-fuerte del antiguo castillo y lienzo de muralla en la montaña, situado al norte del núcleo urbano, en la margen derecha del río Cidacos.

Su composición actual se basa en los restos de una torre de planta casi cuadrada pero muy irregular en su interior, del arranque de un muro que parte del lado occidental de la torre dirigiéndose hacia el sur y de un lienzo de muralla que lo une al escarpe rocoso próximo. A estos elementos se añade la existencia de restos de antiguos muros en la base del cementerio que se encuentra situado a los pies de la torre.

Las primeras noticias históricas sobre el castillo de Arnedillo son de 1170, cuando Alfonso VIII de Castilla daba a la catedral de Calahorra y a su obispo, Rodrigo, la villa de Arnedillo con el castillo que dominaba la Lomiella, que pasaría a manos del obispo Juan Pérez en 1224.

Posteriormente, a mediados del siglo XIX, se llamaba Castillo Lombera y el cementerio del pueblo ocupaba ya el antiguo recinto de la fortaleza, ya que las necesidades defensivas habían desaparecido.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja


Época: siglo XII
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso

...

San Vicente de la Sonsierra

Restos de tres recintos: lo que era el castillo, la torre del homenaje y la torre del reloj.

Es el típico castillo-fortaleza alzado sobre un cerro, viejo recuerdo del castillo roquero altomedieval, con función defensiva. Tiene planta arriñonada, en forma de semicírculo irregular adaptándose a la topografía del terreno. Consta de tres cinturones de murallas escalonados que configuran tres recintos: el albacar, el cortijo y el castillo en la cima. Si el castillo propiamente dicho se remonta al siglo XII, los otros dos recintos son bajomedievales de los siglos XIII y XIV.

Vista desde el sur

El ingreso actual del primer recinto es la Puerta de la Primicia, al este. A continuación se encuentra el albacar, donde estuvieron las viviendas de los pobladores de la antigua villa. Al segundo recinto o patio de la fortaleza se accede por la Puerta de Salas en el norte. Dentro de él se sitúa la iglesia parroquial, la ermita de San Juan y el Cortijo, que sirvió como cementerio. En la cumbre se halla el tercer recinto o el castillo propiamente dicho, con la Torre del Homenaje en el centro y la torre del reloj al norte, que fue una antigua torre albarrana (torre independiente de la muralla).

El castillo de San Vicente se ubica en lo alto del cerro que domina el Ebro. En su día fue la fortaleza navarra de mayor envergadura construida cerca de este río, formando parte de la línea defensiva de Laguardia y Labastida. Se construyó a partir de 1170 o 1172 bajo la dirección de Ferrant Moro, por orden de Sancho el Sabio de Navarra que, en 1172, dio fuero a la villa, convirtiéndola en realenga. La solidez de sus muros y su posición ventajosa dominando el Ebro debían de hacerla inexpugnable.

Perdió su interés militar a partir de 1512, año en que el Reino de Navarra se integró en Castilla, y en 1516 fue vendido por Pedro Girón, Conde de Ureña, a los Velasco. Por tanto, cuando se construyó la iglesia parroquial ya había perdido su función militar, recobrándola en el XIX, al ser utilizado durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840). A partir de 1898, con el derrumbamiento de parte de las murallas y la utilización de su piedra para la construcción, el conjunto se fue demoliendo sistemáticamente. Durante la segunda mitad del siglo XX han sido varios los intentos de restaurarlo y recuperarlo.

Se accede desde la plaza, tomando la calle Zumalacárregui hasta lo más alto del pueblo. En Semana Santa se celebra la procesión de los Picaos, preparándose en uno de los edificios que forman parte del recinto del castillo.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja

Época: siglo XII
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso. Más información en el teléfono +34 609 274 488

San Vicente de la Sonsierra

Restos de tres recintos: lo que era el castillo, la torre del homenaje y la torre del reloj.

Es el típico castillo-fortaleza alzado sobre un cerro, viejo recuerdo del castillo roquero altomedieval, con función defensiva. Tiene planta arriñonada, en forma de semicírculo irregular adaptándose a la topografía del terreno. Consta de tres cinturones de murallas escalonados que configuran tres recintos: el albacar, el cortijo y el castillo en la cima. Si el castillo propiamente dicho se remonta al siglo XII, los otros dos recintos son bajomedievales de los siglos XIII y XIV.

Vista desde el sur

El ingreso actual del primer recinto es la Puerta de la Primicia, al este. A continuación se encuentra el albacar, donde estuvieron las viviendas de los pobladores de la antigua villa. Al segundo recinto o patio de la fortaleza se accede por la Puerta de Salas en el norte. Dentro de él se sitúa la iglesia parroquial, la ermita de San Juan y el Cortijo, que sirvió como cementerio. En la cumbre se halla el tercer recinto o el castillo propiamente dicho, con la Torre del Homenaje en el centro y la torre del reloj al norte, que fue una antigua torre albarrana (torre independiente de la muralla).

El castillo de San Vicente se ubica en lo alto del cerro que domina el Ebro. En su día fue la fortaleza navarra de mayor envergadura construida cerca de este río, formando parte de la línea defensiva de Laguardia y Labastida. Se construyó a partir de 1170 o 1172 bajo la dirección de Ferrant Moro, por orden de Sancho el Sabio de Navarra que, en 1172, dio fuero a la villa, convirtiéndola en realenga. La solidez de sus muros y su posición ventajosa dominando el Ebro debían de hacerla inexpugnable.

Perdió su interés militar a partir de 1512, año en que el Reino de Navarra se integró en Castilla, y en 1516 fue vendido por Pedro Girón, Conde de Ureña, a los Velasco. Por tanto, cuando se construyó la iglesia parroquial ya había perdido su función militar, recobrándola en el XIX, al ser utilizado durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840). A partir de 1898, con el derrumbamiento de parte de las murallas y la utilización de su piedra para la construcción, el conjunto se fue demoliendo sistemáticamente. Durante la segunda mitad del siglo XX han sido varios los intentos de restaurarlo y recuperarlo.

Se accede desde la plaza, tomando la calle Zumalacárregui hasta lo más alto del pueblo. En Semana Santa se celebra la procesión de los Picaos, preparándose en uno de los edificios que forman parte del recinto del castillo.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja

Época: siglo XII
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso. Más información en el teléfono +34 609 274 488

...

Cornago

Se trata de una fortaleza que quizá sea de finales del siglo XIII, aunque es más que probable que existiera un castillo anterior como parecen atestiguar algunos paredones de peor fábrica que el resto de la fortaleza que todavía se conservan. No podemos olvidar que esta fue tierra de frontera entre árabes y cristianos y que en este enclave jugaba un papel estratégico en la defensa del valle del Ebro, del mismo modo que, posteriormente, y ya con la presencia del castillo actual, lo fue entre los reinos de Aragón, Navarra y Castilla.

Se trata de un edificio complejo con cuatro torres construido con sillería, sillarejo y ladrillo. Posee dos muros, el exterior, que rodea la iglesia, pudo corresponderse con el antiguo albacar, es decir, el espacio destinado a refugio de la población en caso de guerra. A este espacio se accede por el denominado Arco de la Campanilla.

Las cuatro torres que rodean el castillo son diferentes, tres circulares de distintos tamaños y una, la del este, cuadrada; solo una conserva las almenas. En la actualidad existe un acceso para poder subir a las torres.

La puerta principal se defendía desde las torres que la flanquean y desde el adarve (nombre que se le da al camino que se encuentra en lo alto de la muralla; también nombre que se da a los muros de la fortaleza). En el interior se pueden observar los agujeros que soportaban vigas de pisos superiores (llamados mechinales) hoy desaparecidos, y que nos indican que el castillo estaba adaptado también como lugar de residencia. Se conoce la ubicación de los dormitorios y las cocinas; también la existencia de una bodega, un silo y un pozo.

El castillo ha estado relacionado con el linaje de los Luna, que fueron señores de la villa del siglo XIV al siglo XVI. El fundador del linaje parece ser D. Bocalla de Luna, relacionado con la casa Real de Navarra, quien tomó el nombre de la conquista de la localidad aragonesa de Luna, falleciendo en Huesca en 1094.

El primer señor de la villa fue Juan Martínez de Luna, hermano del “Papa Luna” aunque no se puede descartar que el castillo estuviera ya levantado (al menos una buena parte) antes de que los Luna se asentaran en la zona. La familia recibe este patrimonio por voluntad del Rey Enrique como reconocimiento a su lealtad y apoyo tras la derrota de sus armas en la batalla de Nájera. Sin embargo, la familia perdería poco después parte de estas posesiones.

Sin duda, persona de gran importancia para la zona y para la historia del castillo fue D. Álvaro de Luna, a quien el Rey Juan II concedió como regalo de bodas Cornago, junto con otros lugares próximos que habían sido propiedad de su padre. Siendo señor de Cornago y Jubera concedería exenciones de tributos a los que acudieran a vivir a esta villa y, muy probablemente, influyó de forma importante en Juan II para que firmara la concesión del Fuero de Cornago en 1545.

Don Álvaro llegaría a ser Condestable de Castilla y dejó como herencia el mayorazgo de Cornago a su hija María de Luna y su marido, quienes a su vez se lo transmitieron a sus hijos. No obstante, la situación económica de la familia no era buena y se vieron obligados a empeñar parte de sus posesiones al Conde de Aguilar, aunque siguieron residiendo en el castillo hasta el siglo XVII en que se abandona. 

Época: siglos XIV y XV
Propiedad: municipal

Visitable: sí, consultar: http://www.cornago.org/El-castillo-de-Cornago.1651.0.html

Cornago

Se trata de una fortaleza que quizá sea de finales del siglo XIII, aunque es más que probable que existiera un castillo anterior como parecen atestiguar algunos paredones de peor fábrica que el resto de la fortaleza que todavía se conservan. No podemos olvidar que esta fue tierra de frontera entre árabes y cristianos y que en este enclave jugaba un papel estratégico en la defensa del valle del Ebro, del mismo modo que, posteriormente, y ya con la presencia del castillo actual, lo fue entre los reinos de Aragón, Navarra y Castilla.

Se trata de un edificio complejo con cuatro torres construido con sillería, sillarejo y ladrillo. Posee dos muros, el exterior, que rodea la iglesia, pudo corresponderse con el antiguo albacar, es decir, el espacio destinado a refugio de la población en caso de guerra. A este espacio se accede por el denominado Arco de la Campanilla.

Las cuatro torres que rodean el castillo son diferentes, tres circulares de distintos tamaños y una, la del este, cuadrada; solo una conserva las almenas. En la actualidad existe un acceso para poder subir a las torres.

La puerta principal se defendía desde las torres que la flanquean y desde el adarve (nombre que se le da al camino que se encuentra en lo alto de la muralla; también nombre que se da a los muros de la fortaleza). En el interior se pueden observar los agujeros que soportaban vigas de pisos superiores (llamados mechinales) hoy desaparecidos, y que nos indican que el castillo estaba adaptado también como lugar de residencia. Se conoce la ubicación de los dormitorios y las cocinas; también la existencia de una bodega, un silo y un pozo.

El castillo ha estado relacionado con el linaje de los Luna, que fueron señores de la villa del siglo XIV al siglo XVI. El fundador del linaje parece ser D. Bocalla de Luna, relacionado con la casa Real de Navarra, quien tomó el nombre de la conquista de la localidad aragonesa de Luna, falleciendo en Huesca en 1094.

El primer señor de la villa fue Juan Martínez de Luna, hermano del “Papa Luna” aunque no se puede descartar que el castillo estuviera ya levantado (al menos una buena parte) antes de que los Luna se asentaran en la zona. La familia recibe este patrimonio por voluntad del Rey Enrique como reconocimiento a su lealtad y apoyo tras la derrota de sus armas en la batalla de Nájera. Sin embargo, la familia perdería poco después parte de estas posesiones.

Sin duda, persona de gran importancia para la zona y para la historia del castillo fue D. Álvaro de Luna, a quien el Rey Juan II concedió como regalo de bodas Cornago, junto con otros lugares próximos que habían sido propiedad de su padre. Siendo señor de Cornago y Jubera concedería exenciones de tributos a los que acudieran a vivir a esta villa y, muy probablemente, influyó de forma importante en Juan II para que firmara la concesión del Fuero de Cornago en 1545.

Don Álvaro llegaría a ser Condestable de Castilla y dejó como herencia el mayorazgo de Cornago a su hija María de Luna y su marido, quienes a su vez se lo transmitieron a sus hijos. No obstante, la situación económica de la familia no era buena y se vieron obligados a empeñar parte de sus posesiones al Conde de Aguilar, aunque siguieron residiendo en el castillo hasta el siglo XVII en que se abandona. 

Época: siglos XIV y XV
Propiedad: municipal

Visitable: sí, consultar: http://www.cornago.org/El-castillo-de-Cornago.1651.0.html

filter_list

Filtrar

close

Encuentra

facetas