formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Buscar en La Rioja Turismo close

EMPIEZA A TECLEAR...

TU BÚSQUEDA NO HA OBTENIDO NINGÚN RESULTADO.

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Ver y hacer

facetas
filter_listFiltrar

visualización

11 resultados

...

San Vicente de la Sonsierra

Restos de tres recintos: lo que era el castillo, la torre del homenaje y la torre del reloj.

Es el típico castillo-fortaleza alzado sobre un cerro, viejo recuerdo del castillo roquero altomedieval, con función defensiva. Tiene planta arriñonada, en forma de semicírculo irregular adaptándose a la topografía del terreno. Consta de tres cinturones de murallas escalonados que configuran tres recintos: el albacar, el cortijo y el castillo en la cima. Si el castillo propiamente dicho se remonta al siglo XII, los otros dos recintos son bajomedievales de los siglos XIII y XIV.

Vista desde el sur

El ingreso actual del primer recinto es la Puerta de la Primicia, al este. A continuación se encuentra el albacar, donde estuvieron las viviendas de los pobladores de la antigua villa. Al segundo recinto o patio de la fortaleza se accede por la Puerta de Salas en el norte. Dentro de él se sitúa la iglesia parroquial, la ermita de San Juan y el Cortijo, que sirvió como cementerio. En la cumbre se halla el tercer recinto o el castillo propiamente dicho, con la Torre del Homenaje en el centro y la torre del reloj al norte, que fue una antigua torre albarrana (torre independiente de la muralla).

El castillo de San Vicente se ubica en lo alto del cerro que domina el Ebro. En su día fue la fortaleza navarra de mayor envergadura construida cerca de este río, formando parte de la línea defensiva de Laguardia y Labastida. Se construyó a partir de 1170 o 1172 bajo la dirección de Ferrant Moro, por orden de Sancho el Sabio de Navarra que, en 1172, dio fuero a la villa, convirtiéndola en realenga. La solidez de sus muros y su posición ventajosa dominando el Ebro debían de hacerla inexpugnable.

Perdió su interés militar a partir de 1512, año en que el Reino de Navarra se integró en Castilla, y en 1516 fue vendido por Pedro Girón, Conde de Ureña, a los Velasco. Por tanto, cuando se construyó la iglesia parroquial ya había perdido su función militar, recobrándola en el XIX, al ser utilizado durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840). A partir de 1898, con el derrumbamiento de parte de las murallas y la utilización de su piedra para la construcción, el conjunto se fue demoliendo sistemáticamente. Durante la segunda mitad del siglo XX han sido varios los intentos de restaurarlo y recuperarlo.

Se accede desde la plaza, tomando la calle Zumalacárregui hasta lo más alto del pueblo. En Semana Santa se celebra la procesión de los Picaos, preparándose en uno de los edificios que forman parte del recinto del castillo.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja

Época: siglo XII
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso. Más información en el teléfono +34 609 274 488

San Vicente de la Sonsierra

Restos de tres recintos: lo que era el castillo, la torre del homenaje y la torre del reloj.

Es el típico castillo-fortaleza alzado sobre un cerro, viejo recuerdo del castillo roquero altomedieval, con función defensiva. Tiene planta arriñonada, en forma de semicírculo irregular adaptándose a la topografía del terreno. Consta de tres cinturones de murallas escalonados que configuran tres recintos: el albacar, el cortijo y el castillo en la cima. Si el castillo propiamente dicho se remonta al siglo XII, los otros dos recintos son bajomedievales de los siglos XIII y XIV.

Vista desde el sur

El ingreso actual del primer recinto es la Puerta de la Primicia, al este. A continuación se encuentra el albacar, donde estuvieron las viviendas de los pobladores de la antigua villa. Al segundo recinto o patio de la fortaleza se accede por la Puerta de Salas en el norte. Dentro de él se sitúa la iglesia parroquial, la ermita de San Juan y el Cortijo, que sirvió como cementerio. En la cumbre se halla el tercer recinto o el castillo propiamente dicho, con la Torre del Homenaje en el centro y la torre del reloj al norte, que fue una antigua torre albarrana (torre independiente de la muralla).

El castillo de San Vicente se ubica en lo alto del cerro que domina el Ebro. En su día fue la fortaleza navarra de mayor envergadura construida cerca de este río, formando parte de la línea defensiva de Laguardia y Labastida. Se construyó a partir de 1170 o 1172 bajo la dirección de Ferrant Moro, por orden de Sancho el Sabio de Navarra que, en 1172, dio fuero a la villa, convirtiéndola en realenga. La solidez de sus muros y su posición ventajosa dominando el Ebro debían de hacerla inexpugnable.

Perdió su interés militar a partir de 1512, año en que el Reino de Navarra se integró en Castilla, y en 1516 fue vendido por Pedro Girón, Conde de Ureña, a los Velasco. Por tanto, cuando se construyó la iglesia parroquial ya había perdido su función militar, recobrándola en el XIX, al ser utilizado durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840). A partir de 1898, con el derrumbamiento de parte de las murallas y la utilización de su piedra para la construcción, el conjunto se fue demoliendo sistemáticamente. Durante la segunda mitad del siglo XX han sido varios los intentos de restaurarlo y recuperarlo.

Se accede desde la plaza, tomando la calle Zumalacárregui hasta lo más alto del pueblo. En Semana Santa se celebra la procesión de los Picaos, preparándose en uno de los edificios que forman parte del recinto del castillo.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja

Época: siglo XII
Propiedad: municipal
Visitable: libre acceso. Más información en el teléfono +34 609 274 488

...

San Vicente de la Sonsierra

El conjunto arqueológico está formado por la ermita de Santa María de la Piscina, una necrópolis de repoblación, un poblado con viviendas semirrupestres y restos de fortificaciones o atalayas. Tras las obras de restauración de la ermita (1976, 1977 y 1978) se realizaron una serie de excavaciones alrededor de la misma que descubrieron la existencia de un poblado medieval de los siglos X al XIV. Algunas de las tumbas halladas son de la segunda mitad del siglo X, de lo que se deduce que hubo una población anterior a la fundación del Infante Don Ramiro Sánchez, quizá producto de la repoblación. Hacia el siglo XIV se despobló por la guerra civil castellana y sus habitantes formarían después la cercana aldea de Peciña, nombre derivado de Piscina.

La ermita de Santa María de la Piscina es el edificio románico más completo y bello conservado en La Rioja. Pertenece al románico pleno, pues fue comenzada hacia la mitad del siglo XII, y no tiene añadidos posteriores (excepto el escudo de la Divisa, colocado encima de la portada sur hacia 1537). Su interés radica en que es la única ermita románica de la región que se mantiene en un estado bastante puro y en su temprana cronología, ya que casi todo el románico riojano es más tardío.

Es una construcción en piedra de sillería, que consta de una nave de cuatro tramos cubierta con bóveda de cañón con tres arcos fajones de medio punto, presbítero rectangular cubierto de igual modo, y ábside semicircular cubierto por bóveda de horno. Adosada al muro norte de la nave se sitúa una cámara rectangular cubierta con bóveda de cuarto de cañón (posible sala de juntas para reunión de los diviseros) y en el hastial oeste, una torre campanario cuadrada.

 

San Vicente de la Sonsierra

El conjunto arqueológico está formado por la ermita de Santa María de la Piscina, una necrópolis de repoblación, un poblado con viviendas semirrupestres y restos de fortificaciones o atalayas. Tras las obras de restauración de la ermita (1976, 1977 y 1978) se realizaron una serie de excavaciones alrededor de la misma que descubrieron la existencia de un poblado medieval de los siglos X al XIV. Algunas de las tumbas halladas son de la segunda mitad del siglo X, de lo que se deduce que hubo una población anterior a la fundación del Infante Don Ramiro Sánchez, quizá producto de la repoblación. Hacia el siglo XIV se despobló por la guerra civil castellana y sus habitantes formarían después la cercana aldea de Peciña, nombre derivado de Piscina.

La ermita de Santa María de la Piscina es el edificio románico más completo y bello conservado en La Rioja. Pertenece al románico pleno, pues fue comenzada hacia la mitad del siglo XII, y no tiene añadidos posteriores (excepto el escudo de la Divisa, colocado encima de la portada sur hacia 1537). Su interés radica en que es la única ermita románica de la región que se mantiene en un estado bastante puro y en su temprana cronología, ya que casi todo el románico riojano es más tardío.

Es una construcción en piedra de sillería, que consta de una nave de cuatro tramos cubierta con bóveda de cañón con tres arcos fajones de medio punto, presbítero rectangular cubierto de igual modo, y ábside semicircular cubierto por bóveda de horno. Adosada al muro norte de la nave se sitúa una cámara rectangular cubierta con bóveda de cuarto de cañón (posible sala de juntas para reunión de los diviseros) y en el hastial oeste, una torre campanario cuadrada.

 

...

San Vicente de la Sonsierra

La iglesia parroquial de San Vicente de la Sonsierra es un edificio construido a comienzos del siglo XVI dentro del recinto amurallado del castillo. Es del estilo arquitectónico llamado gótico tardío, gótico final, gótico flamígero o estilo "Reyes Católicos", que desplazó al románico y al gótico pleno.

Es Monumento Nacional desde 1933. Consta de una nave de cuatro tramos con capillas poco profundas entre los estribos, y cabecera ochovada o poligononal de siete paños algo más estrecha. Al norte de ésta se halla la sacristía, que tiene un tramo del XVI y otro barroco de comienzos del XVIII. A los pies se ubica el coro alto sobre bóvedas de crucería estrellada y torre de siete lados. El ingreso, situado en le penúltimo tramo al sur, es gótico flamígero y se protege por un pórtico barroco.

La Pila Baustimal

Suponemos que procede de un templo anterior emplazado en el mismo solar, es gótica popular muy primitiva de finales del siglo XIII o comienzos del XIV (los arcos trilobulados apuntados lo delatan), con arcaísmos y reminiscencias románicas en el tamaño, la tipología y la decoración. Es muy grande para tan tardía cronología, pues con el tiempo las pilas van disminuyendo de tamaño debido a la desaparición del rito del bautismo por inmersión (sumergir todo el cuerpo) y su sustitución por el de infusión (echar agua a la cabeza).

Se compone de un pie cilíndrico acanalado y una taza troncocónica dividida en dos zonas; la inferior decorada con diez arcos trilobulados con personajes bajo ellos (monjes, clérigos y guerreros) y pájaros en las enjuntas; la zona superior es una cenefada en toda su circunferencia con casetones cuadrados, figurando en el interior de ellos alternamente, la flor de lis por un lado y una estrella de seis puntas inscrita en una circunferencia por el otro.

San Vicente de la Sonsierra

La iglesia parroquial de San Vicente de la Sonsierra es un edificio construido a comienzos del siglo XVI dentro del recinto amurallado del castillo. Es del estilo arquitectónico llamado gótico tardío, gótico final, gótico flamígero o estilo "Reyes Católicos", que desplazó al románico y al gótico pleno.

Es Monumento Nacional desde 1933. Consta de una nave de cuatro tramos con capillas poco profundas entre los estribos, y cabecera ochovada o poligononal de siete paños algo más estrecha. Al norte de ésta se halla la sacristía, que tiene un tramo del XVI y otro barroco de comienzos del XVIII. A los pies se ubica el coro alto sobre bóvedas de crucería estrellada y torre de siete lados. El ingreso, situado en le penúltimo tramo al sur, es gótico flamígero y se protege por un pórtico barroco.

La Pila Baustimal

Suponemos que procede de un templo anterior emplazado en el mismo solar, es gótica popular muy primitiva de finales del siglo XIII o comienzos del XIV (los arcos trilobulados apuntados lo delatan), con arcaísmos y reminiscencias románicas en el tamaño, la tipología y la decoración. Es muy grande para tan tardía cronología, pues con el tiempo las pilas van disminuyendo de tamaño debido a la desaparición del rito del bautismo por inmersión (sumergir todo el cuerpo) y su sustitución por el de infusión (echar agua a la cabeza).

Se compone de un pie cilíndrico acanalado y una taza troncocónica dividida en dos zonas; la inferior decorada con diez arcos trilobulados con personajes bajo ellos (monjes, clérigos y guerreros) y pájaros en las enjuntas; la zona superior es una cenefada en toda su circunferencia con casetones cuadrados, figurando en el interior de ellos alternamente, la flor de lis por un lado y una estrella de seis puntas inscrita en una circunferencia por el otro.

...

San Vicente de la Sonsierra

En la sierra de Cameros, se encuentra el mayor conjunto de dólmenes de La Rioja. Son monumentos funerarios colectivos formados por una cámara delimitada por grandes losas de piedra verticales o megalitos y de un túmulo de tierra y piedras que la rodeaba. Los enterramientos se realizaban dentro de la cámara.

Los principales sepulcros neolíticos de Cameros son de difícil acceso y localización, no están señalizados y por lo tanto no se pueden visitar, salvo en compañía de expertos.

El Dolmen de El Collado de "El Mallo" está reconstruido y señalizado desde Trevijano.
En San Vicente de la Sonsierra, en la aldea de Peciña, se localiza el Dolmen de “la Cascaja”.

San Vicente de la Sonsierra

En la sierra de Cameros, se encuentra el mayor conjunto de dólmenes de La Rioja. Son monumentos funerarios colectivos formados por una cámara delimitada por grandes losas de piedra verticales o megalitos y de un túmulo de tierra y piedras que la rodeaba. Los enterramientos se realizaban dentro de la cámara.

Los principales sepulcros neolíticos de Cameros son de difícil acceso y localización, no están señalizados y por lo tanto no se pueden visitar, salvo en compañía de expertos.

El Dolmen de El Collado de "El Mallo" está reconstruido y señalizado desde Trevijano.
En San Vicente de la Sonsierra, en la aldea de Peciña, se localiza el Dolmen de “la Cascaja”.

...

San Vicente de la Sonsierra

La ofina de turismo estará abierta hasta el 30 de noviembre en el siguiente horario

  •     De martes a viernes de 11 a 14 horas y de 17 a 20 horas  
  •     Sábados de 10 a 14 horas y de 17 a 20 horas
  •     Domingos de 10 a 14 horas.

Este horario podrá variar durante el mes de noviembre
 

San Vicente de la Sonsierra

La ofina de turismo estará abierta hasta el 30 de noviembre en el siguiente horario

  •     De martes a viernes de 11 a 14 horas y de 17 a 20 horas  
  •     Sábados de 10 a 14 horas y de 17 a 20 horas
  •     Domingos de 10 a 14 horas.

Este horario podrá variar durante el mes de noviembre
 

filter_list

Filtrar

close

Encuentra

facetas