formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Iniciar sesión
Buscar en La Rioja Turismo close

Empieza a teclear...

Tu búsqueda no ha obtenido ningún resultado.

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Ver y hacer

visualización

facetas
filter_listFiltrar

4 resultados

...

Agoncillo

El Museo Würth está concebido como escenario del arte contemporáneo internacional de vanguardia de los siglos XX y XXI. En estas instalaciones se expondrán las obras pertenecientes al fondo artístico propio de Würth España así como los de la colección Würth procedente de Alemania, considerada una de las principales en Europa y formada gracias a la iniciativa del Profesor Dr. h.c. Reinhold Würth desde los años 60.

Entra aquí para conocer las exposiciones actuales. 

Agoncillo

El Museo Würth está concebido como escenario del arte contemporáneo internacional de vanguardia de los siglos XX y XXI. En estas instalaciones se expondrán las obras pertenecientes al fondo artístico propio de Würth España así como los de la colección Würth procedente de Alemania, considerada una de las principales en Europa y formada gracias a la iniciativa del Profesor Dr. h.c. Reinhold Würth desde los años 60.

Entra aquí para conocer las exposiciones actuales. 

...

Agoncillo

Declarado Monumento Histórico Artístico Nacional (año 1983), este castillo está situado en el interior del casco urbano, en el centro, frente a la iglesia parroquial de Nuestra Señora La Blanca.

Fue construido en piedra de sillería en diversas épocas (siglos XIII, XIV), con planta rectangular y torres en los cuatro ángulos, unidas por cortinas; sobre la puerta principal de la entrada, el escudo de la Cruz de Calatrava.

Aunque la primera documentación escrita es posterior, los arqueólogos barajan la hipótesis de que el origen del castillo se remonte a época romana. Época en la que sería una atalaya romana para vigilar la vega del Ebro y que posteriormente se reaprovecharía en la época de disturbios medievales.

Así, el rey navarro Carlos II ocupó el castillo, vendiéndolo en 1368 y pasando en 1392 a la familia Medrano, creándose en 1407 el mayorazgo de los Medrano. Posteriormente y hasta el XVI estará en manos de la familia Porras. En el XVII será de los Siruela, pasando a finales de este siglo a la familia Frías Salazar que lo mantendrá hasta principios del XIX. Durante las guerras carlistas el castillo fue utilizado como cuartel. A finales del XIX se vendió y se utilizó como viviendas de varias familias hasta 1950, y posteriormente como almacén y cuadras.

La recuperación total del castillo de Aguas Mansas, para sede de los servicios municipales del Ayuntamiento de Agoncillo, ha conllevado un largo proceso, cuyo inicio efectivo se remonta al año 1989, cuando la Consejería de Cultura del Gobierno de La Rioja, de acuerdo con aquel Ayuntamiento, decide intervenir para salvarlo de la ruina.

Un plan especial fechado en 1979 ya valoraba el castillo y proponía la liberación de las viviendas adosadas que ocultaban su visión. Tras ser declarado monumento de interés Histórico-Artístico Nacional en 1983 se procedió a la adquisición de la propiedad por parte del Ayuntamiento que, paralelamente, inició un proceso de adquisición de las edificaciones que lo envolvían, para su demolición. La Consejería de Cultura a su vez encargó la primera fase del proyecto, consistente en la restauración de la fortaleza, a Jesús Marino Pascual Vicente.

La importancia de su recuperación se entiende por ser quizá la pieza de arquitectura civil medieval más importante de La Rioja. Valorar el delicado y comprometido trabajo de restauración implica establecer la ineludible comparación entre el resultado final y el estado de degradación en que sobrevivió el castillo con sus innumerables transformaciones, que tan difícil y tortuosa hicieron la lectura del mismo.

El deterioro fue en aumento en el siglo XX, con las actuaciones más duras y de peor gusto, siendo muy acusado en los años previos a la intervención: elementos de la sillería fueron utilizados para otras construcciones y los huecos originales se destrozaron para "mejorar las condiciones de soleamiento de unas estancias incoherentes con la concepción original del edificio".

Según se destaca en el extracto de la memoria, el abandono a lo largo de muchos años había afectado también a cubiertas, forjados, a las torres de la fachada de acceso y muros este y oeste, de los que habían desaparecido almenajes y adarves. Se conservaban, no obstante, en estado aceptable los matacanes de las dos torres posteriores, y los muros exteriores presentaban buen aspecto "de solidez y planeidad".

La imagen del interior es una convivencia entre la historia y la modernidad. Lo antiguo y lo contemporáneo conviven también a través de los materiales empleados: los solados se alternan en mármol, madera o linoleum según la nobleza y uso de cada recinto; materiales modernos, como el composité de los antepechos, el vidrio y el acero, se codean con la madera y la piedra de sillería. Todo lo acristalado hoy fueron ayer muros de adobe y ladrillo con entramado de madera original. La perfilería de acero ha sustituido al pie derecho de madera de aquel.

En palabras de Pascual Vicente, "la tecnología de hoy ha sido utilizada para poner en valor los elementos históricos del castillo", como la Torre del Homenaje, ese gran cuerpo vertical al que confluyen elementos horizontales que acentúan, todavía más, su verticalidad. Además, la planeidad y la brillantez del vidrio refuerzan la robustez y textura de la piedra.

En la actualidad se encuentra restaurado, y habilitado como Casa Consistorial.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja y Ayuntamiento de Agoncillo

Época: siglos XIV y XVI
Propiedad: municipal
Visitable: información en el teléfono 941 431 007/ 638 989 240

Agoncillo

Declarado Monumento Histórico Artístico Nacional (año 1983), este castillo está situado en el interior del casco urbano, en el centro, frente a la iglesia parroquial de Nuestra Señora La Blanca.

Fue construido en piedra de sillería en diversas épocas (siglos XIII, XIV), con planta rectangular y torres en los cuatro ángulos, unidas por cortinas; sobre la puerta principal de la entrada, el escudo de la Cruz de Calatrava.

Aunque la primera documentación escrita es posterior, los arqueólogos barajan la hipótesis de que el origen del castillo se remonte a época romana. Época en la que sería una atalaya romana para vigilar la vega del Ebro y que posteriormente se reaprovecharía en la época de disturbios medievales.

Así, el rey navarro Carlos II ocupó el castillo, vendiéndolo en 1368 y pasando en 1392 a la familia Medrano, creándose en 1407 el mayorazgo de los Medrano. Posteriormente y hasta el XVI estará en manos de la familia Porras. En el XVII será de los Siruela, pasando a finales de este siglo a la familia Frías Salazar que lo mantendrá hasta principios del XIX. Durante las guerras carlistas el castillo fue utilizado como cuartel. A finales del XIX se vendió y se utilizó como viviendas de varias familias hasta 1950, y posteriormente como almacén y cuadras.

La recuperación total del castillo de Aguas Mansas, para sede de los servicios municipales del Ayuntamiento de Agoncillo, ha conllevado un largo proceso, cuyo inicio efectivo se remonta al año 1989, cuando la Consejería de Cultura del Gobierno de La Rioja, de acuerdo con aquel Ayuntamiento, decide intervenir para salvarlo de la ruina.

Un plan especial fechado en 1979 ya valoraba el castillo y proponía la liberación de las viviendas adosadas que ocultaban su visión. Tras ser declarado monumento de interés Histórico-Artístico Nacional en 1983 se procedió a la adquisición de la propiedad por parte del Ayuntamiento que, paralelamente, inició un proceso de adquisición de las edificaciones que lo envolvían, para su demolición. La Consejería de Cultura a su vez encargó la primera fase del proyecto, consistente en la restauración de la fortaleza, a Jesús Marino Pascual Vicente.

La importancia de su recuperación se entiende por ser quizá la pieza de arquitectura civil medieval más importante de La Rioja. Valorar el delicado y comprometido trabajo de restauración implica establecer la ineludible comparación entre el resultado final y el estado de degradación en que sobrevivió el castillo con sus innumerables transformaciones, que tan difícil y tortuosa hicieron la lectura del mismo.

El deterioro fue en aumento en el siglo XX, con las actuaciones más duras y de peor gusto, siendo muy acusado en los años previos a la intervención: elementos de la sillería fueron utilizados para otras construcciones y los huecos originales se destrozaron para "mejorar las condiciones de soleamiento de unas estancias incoherentes con la concepción original del edificio".

Según se destaca en el extracto de la memoria, el abandono a lo largo de muchos años había afectado también a cubiertas, forjados, a las torres de la fachada de acceso y muros este y oeste, de los que habían desaparecido almenajes y adarves. Se conservaban, no obstante, en estado aceptable los matacanes de las dos torres posteriores, y los muros exteriores presentaban buen aspecto "de solidez y planeidad".

La imagen del interior es una convivencia entre la historia y la modernidad. Lo antiguo y lo contemporáneo conviven también a través de los materiales empleados: los solados se alternan en mármol, madera o linoleum según la nobleza y uso de cada recinto; materiales modernos, como el composité de los antepechos, el vidrio y el acero, se codean con la madera y la piedra de sillería. Todo lo acristalado hoy fueron ayer muros de adobe y ladrillo con entramado de madera original. La perfilería de acero ha sustituido al pie derecho de madera de aquel.

En palabras de Pascual Vicente, "la tecnología de hoy ha sido utilizada para poner en valor los elementos históricos del castillo", como la Torre del Homenaje, ese gran cuerpo vertical al que confluyen elementos horizontales que acentúan, todavía más, su verticalidad. Además, la planeidad y la brillantez del vidrio refuerzan la robustez y textura de la piedra.

En la actualidad se encuentra restaurado, y habilitado como Casa Consistorial.

Texto: Asociación de Amigos de los Castillos de La Rioja y Ayuntamiento de Agoncillo

Época: siglos XIV y XVI
Propiedad: municipal
Visitable: información en el teléfono 941 431 007/ 638 989 240

De noche el Museo suena

tipo de documento Eventos

...

01/08/2018

Agoncillo

01/08/2018

29/08/2018

Agoncillo

filter_list

Filtrar

close

Encuentra

facetas