formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Buscar en La Rioja Turismo close

EMPIEZA A TECLEAR...

TU BÚSQUEDA NO HA OBTENIDO NINGÚN RESULTADO.

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Ver y hacer

facetas
filter_listFiltrar

visualización

4 resultados

...

Aguilar del Río Alhama

Es uno de los asentamientos de población más antiguos de La Rioja, situado en la margen derecha del río Alhama, cerca de Inestrillas y Aguilar del Río Alhama, entre dos pequeños cerros. Los restos más antiguos corresponden a un enterramiento, de finales del segundo milenio antes de Cristo. En la cueva de los Lagos se encontraron restos humanos y fragmentos de cerámica del final de la Edad de Bronce.

Los pelendones de asentaron en Contrebia Leukade en la Edad de Hierro. Construyeron una fortificación aprovechando un escarpe rocoso sobre el río. Urbanizaron el suelo y edificaron casas excavadas en la roca, de planta rectangular.

Hacia la segunda mitad del siglo IV antes de Cristo llegaron otras tribus celtíberas que ampliaron el poblado y reforzaron los sistemas defensivos, con un profundo foso excavado en la roca y una muralla que rodearon la ciudad. Realizaron obras de acondicionamiento para el aprovechamiento de agua potable. Después llegaron los romanos, que conquistaron la ciudad en el año 142 a. De Cristo, lo que supuso la romanización de las tierras del Alhama.

En la actualidad el yacimiento arqueológico es uno de los más espectaculares de la Península y el más significativo a la hora de conocer el grado de desarrollo técnico y la capacidad de organización de los celtíberos.
 

EL SISTEMA DEFENSIVO
La excavación del foso que alcanza una longitud próxima a los 700 m. y cuya anchura y profundidad giran en torno a los 8, supuso la extracción de más de 40.000 metros cúbicos de piedra que se utilizaron en la construcción de la muralla. De ésta, aunque sólo quedan algunos tramos, puede seguirse la totalidad del trazado tras las últimas excavaciones. En los lienzos que quedan en pie son visibles varias reparaciones cuya cronología deberá precisarse en futuros trabajos.

A la etapa primitiva pertenecen los tramos conservados en el extremo oriental, en el punto más elevado del conjunto arqueológico. La muralla que cierra el lado norte, el más bajo de la ciudad e inmediato al río, difiere del resto de la muralla tanto a nivel tipológico como técnico. Presenta seis torreones semicirculares, dos de ellos flanqueando una puerta, y en su fábrica predominan los sillares de arenisca bien tallados y dispuestos. Su construcción, retranqueada varios metros respecto a la muralla celtibérica, data de finales del siglo I o del II d.C.

URBANISMO
La ordenación del interior de la ciudad se ajusta al irregular relieve del lugar. Las casas se disponen alineadas respecto a calles bien marcadas, siguiendo las curvas de nivel. Su planta tiende a rectangular y a menudo aparece compartimentada en varias dependencias dispuestas longitudinalmente.

Las más completas constan de tres habitaciones: un vestíbulo que se utilizaba para fines auxiliares como guardar la leña y los aperos, emplazar el telar o almacenar productos de consumo inmediato, una habitación principal en la que se situaba el hogar ligeramente elevado sobre el suelo y un almacén de proporciones variables, que en muchas casas adquiere un gran desarrollo en profundidad formando grandes habitaciones subterráneas con el techo excavado a doble vertiente. Indistintamente en el vestíbulo o en la habitación principal, pero casi siempre en su zona de contacto, hay uno o dos depósitos excavados en la roca y revocados de yeso que se cubrían con una tapa de madera.

La conservación de parte importante del alzado de los muros excavados en la roca, así como de las mortajas en que encajaban las vigas, permite conocer la existencia de varias plantas en algunas casas, contrarrestando su reducida superficie con un gran desarrollo en altura.

Normalmente los suelos de las casas están formados por tierra apisonada que se reparaba y regularizaba periódicamente con nuevos manteados. Pero en un momento avanzado, coincidiendo con el dominio romano, se utilizaron pavimentos especiales de mosaicos decorados a base de motivos geométricos y de animales y plantas esquemáticos.

OBRAS PARA EL ABASTECIMINETO DE AGUA
Para asegurar el abastecimiento de agua de forma permanente y suficiente sin depender del exterior, los habitantes de Contrebia realizaron dos obras sin parangón en el ámbito celtibérico. Se trata de dos accesos que comunican el interior de la ciudad con el freático del Alhama. El que se encuentra más al sur comunicaba con la llamada cueva de los Lagos y se conserva la entrada y los primeros metros de recorrido. El segundo se trata de un pozo abierto en la roca, al que se accede desde el interior de la ciudad a través de una escalinata también tallada en al roca y abovedada en parte.

En su construcción pueden determinarse dos fases. En la primera, se trataba de un aljibe que se abastecía a través de un canalillo que tomaba el agua del Alhama. Esta dependencia del exterior facilitaba que, en momentos de sitio, el canal pudiera ser interceptado e interrumpido el abastecimiento, circunstancia que debió producirse y que provocó una remodelación que consistió en profundizar todo el conjunto, escaleras de acceso y aljibe, hasta llegar al nivel freático del río lo que permitía mantener constante el abastecimiento sin depender del exterior.

Si desea más información sobre Contrebia Leukade puede visitar su Centro de Interpretación en Aguilar del Río Alhama o www.contrebialeucade.com

 

Aguilar del Río Alhama

Es uno de los asentamientos de población más antiguos de La Rioja, situado en la margen derecha del río Alhama, cerca de Inestrillas y Aguilar del Río Alhama, entre dos pequeños cerros. Los restos más antiguos corresponden a un enterramiento, de finales del segundo milenio antes de Cristo. En la cueva de los Lagos se encontraron restos humanos y fragmentos de cerámica del final de la Edad de Bronce.

Los pelendones de asentaron en Contrebia Leukade en la Edad de Hierro. Construyeron una fortificación aprovechando un escarpe rocoso sobre el río. Urbanizaron el suelo y edificaron casas excavadas en la roca, de planta rectangular.

Hacia la segunda mitad del siglo IV antes de Cristo llegaron otras tribus celtíberas que ampliaron el poblado y reforzaron los sistemas defensivos, con un profundo foso excavado en la roca y una muralla que rodearon la ciudad. Realizaron obras de acondicionamiento para el aprovechamiento de agua potable. Después llegaron los romanos, que conquistaron la ciudad en el año 142 a. De Cristo, lo que supuso la romanización de las tierras del Alhama.

En la actualidad el yacimiento arqueológico es uno de los más espectaculares de la Península y el más significativo a la hora de conocer el grado de desarrollo técnico y la capacidad de organización de los celtíberos.
 

EL SISTEMA DEFENSIVO
La excavación del foso que alcanza una longitud próxima a los 700 m. y cuya anchura y profundidad giran en torno a los 8, supuso la extracción de más de 40.000 metros cúbicos de piedra que se utilizaron en la construcción de la muralla. De ésta, aunque sólo quedan algunos tramos, puede seguirse la totalidad del trazado tras las últimas excavaciones. En los lienzos que quedan en pie son visibles varias reparaciones cuya cronología deberá precisarse en futuros trabajos.

A la etapa primitiva pertenecen los tramos conservados en el extremo oriental, en el punto más elevado del conjunto arqueológico. La muralla que cierra el lado norte, el más bajo de la ciudad e inmediato al río, difiere del resto de la muralla tanto a nivel tipológico como técnico. Presenta seis torreones semicirculares, dos de ellos flanqueando una puerta, y en su fábrica predominan los sillares de arenisca bien tallados y dispuestos. Su construcción, retranqueada varios metros respecto a la muralla celtibérica, data de finales del siglo I o del II d.C.

URBANISMO
La ordenación del interior de la ciudad se ajusta al irregular relieve del lugar. Las casas se disponen alineadas respecto a calles bien marcadas, siguiendo las curvas de nivel. Su planta tiende a rectangular y a menudo aparece compartimentada en varias dependencias dispuestas longitudinalmente.

Las más completas constan de tres habitaciones: un vestíbulo que se utilizaba para fines auxiliares como guardar la leña y los aperos, emplazar el telar o almacenar productos de consumo inmediato, una habitación principal en la que se situaba el hogar ligeramente elevado sobre el suelo y un almacén de proporciones variables, que en muchas casas adquiere un gran desarrollo en profundidad formando grandes habitaciones subterráneas con el techo excavado a doble vertiente. Indistintamente en el vestíbulo o en la habitación principal, pero casi siempre en su zona de contacto, hay uno o dos depósitos excavados en la roca y revocados de yeso que se cubrían con una tapa de madera.

La conservación de parte importante del alzado de los muros excavados en la roca, así como de las mortajas en que encajaban las vigas, permite conocer la existencia de varias plantas en algunas casas, contrarrestando su reducida superficie con un gran desarrollo en altura.

Normalmente los suelos de las casas están formados por tierra apisonada que se reparaba y regularizaba periódicamente con nuevos manteados. Pero en un momento avanzado, coincidiendo con el dominio romano, se utilizaron pavimentos especiales de mosaicos decorados a base de motivos geométricos y de animales y plantas esquemáticos.

OBRAS PARA EL ABASTECIMINETO DE AGUA
Para asegurar el abastecimiento de agua de forma permanente y suficiente sin depender del exterior, los habitantes de Contrebia realizaron dos obras sin parangón en el ámbito celtibérico. Se trata de dos accesos que comunican el interior de la ciudad con el freático del Alhama. El que se encuentra más al sur comunicaba con la llamada cueva de los Lagos y se conserva la entrada y los primeros metros de recorrido. El segundo se trata de un pozo abierto en la roca, al que se accede desde el interior de la ciudad a través de una escalinata también tallada en al roca y abovedada en parte.

En su construcción pueden determinarse dos fases. En la primera, se trataba de un aljibe que se abastecía a través de un canalillo que tomaba el agua del Alhama. Esta dependencia del exterior facilitaba que, en momentos de sitio, el canal pudiera ser interceptado e interrumpido el abastecimiento, circunstancia que debió producirse y que provocó una remodelación que consistió en profundizar todo el conjunto, escaleras de acceso y aljibe, hasta llegar al nivel freático del río lo que permitía mantener constante el abastecimiento sin depender del exterior.

Si desea más información sobre Contrebia Leukade puede visitar su Centro de Interpretación en Aguilar del Río Alhama o www.contrebialeucade.com

 

...

Logroño

De la romanización de las tierras riojanas se conservan restos del sistema de comunicaciones e infraestructuras entre las ciudades romanas:
 
Alfaro: Graccurris: fue el primer establecimiento romano en el Valle del Ebro.

Calahorra: Calagurris y Iula Nassica: desde la pax Augusta, fue municipio de derecho, con obras públicas como acueductos, cloacas, termas y un circo.

Calagurris y Iula Nassica: desde la pax Augusta, fue municipio de derecho, con obras públicas como acueductos, cloacas, termas y un circo.

Varea: Vareia. Fue una de las ciudades romanas más importantes donde se han encontrado numerosos restos como monedas, cerámica y el broche vareyense de oro y plata.

Tricio: Tritium Magallum: fue un centro alfarero que distribuyó las vasijas de terra sigillata por todo el imperio romano.

Tritium Magallum: fue un centro alfarero que distribuyó las vasijas de terra sigillata por todo el imperio romano.

Libia: población cuyos cimientos se localizan entre Herramélluri y Grañón.

CALZADAS

La más importante, la del Valle del Ebro, que iba de Zaragoza a Briviesca. Desde la calzada del Ebro partían otras secundarias que comunicaban con Numancia a través de los valles de los ríos Iregua, Najerilla, Leza, Cidacos y Alhama. Un tramo de 35 kilómetros de la Calzada romana de Varea a Numancia, entre Torrecilla en Cameros y Piqueras, se ha recuperado y acondicionado para uso de senderismo.

La más importante, la del, que iba de Zaragoza a Briviesca. Desde la calzada del Ebro partían otras secundarias que comunicaban con Numancia a través de los valles de los ríos Iregua, Najerilla, Leza, Cidacos y Alhama. Un tramo de 35 kilómetros de la Calzada romana de Varea a Numancia, entre Torrecilla en Cameros y Piqueras, se ha recuperado y acondicionado para uso de senderismo.

PUENTES

Puente Mantible sobre el río Ebro, a unos siete kilómetros de Logroño, en dirección a Asa.
 
Puente de Cihuri: puente romano del siglo II d.C, remodelado en época medieval, sobre el río Tirón en el barrio del Priorato.

PUERTAS

En Calahorra, de las cuatro puertas principales que tuvo la ciudad queda la puerta del Planillo de San Andrés, otra junto a los restos de la muralla debajo de San Francisco, y otra tapada en la calle del Refugio.
 
En , de las cuatro puertas principales que tuvo la ciudad queda la puerta del Planillo de San Andrés, otra junto a los restos de la muralla debajo de San Francisco, y otra tapada en la calle del Refugio.

TORREONES

De los cinco o seis que tuvo la parte alta de la ciudad de Calahorra sólo se conserva uno, deteriorado, en el Portillo de Lan Rosa, llamado Morrión de San Andrés.

CIRCOS

Alrededor del actual Paseo del Mercandal, en Calahorra, existía un circo romano, del que sólo quedan restos de los muros en la parte Norte. También en Calahorra quedan restos de un templo, termas, las cloacas, sistema de alcantarillado, que se pueden visitar.

Alrededor del actual Paseo del Mercandal, en , existía un circo romano, del que sólo quedan restos de los muros en la parte Norte. También en Calahorra quedan restos de un templo, termas, las cloacas, sistema de alcantarillado, que se pueden visitar.

ACUEDUCTOS

En Alcanadre, existen vestigios de un acueducto. Quedan 13 arcos de los 108 que debió tener, que se encuentran entre El Ebro y la carretera de Lodosa a Los Arcos. Estaba destinado a llevar agua a Calahorra, 18 kilómetros en línea recta.

Acueducto de Sorbán, que posiblemente traía el agua de la parte de Arnedo.

FUENTES

En Alfaro, del siglo I. Ninfeo romano. Monumento Nacional. Conjunto hidráulico que constaba de presa, puente y fuente, lugar de culto a las ninfas del Alhama hasta el siglo IV.

En Alfaro, del siglo I. . Monumento Nacional. Conjunto hidráulico que constaba de presa, puente y fuente, lugar de culto a las ninfas del Alhama hasta el siglo IV.

ESCULTURA

Dama Calagurritana. Cabeza de quita y pon, de 21 cms. de altura, encontrada en el yacimiento de La Clínica, en Calahorra, del siglo II.

Venus de Herramélluri: Escultura de bronce, de pequeño tamaño (20 cms. de altura), siglo II.

Afrodita de Calahorra. Escultura en mármol blanco, de 1.20 metros de altura, del siglo I.
 
CERÁMICA

En los alfares de Tricio, Bezares, Arenzana de Arriba y Nájera se fabricaban cerámicas rojas que se caracterizaban por llevar un sello con el nombre del alfarero en el fondo de la pieza, por lo que se denominan “terra sigillata”.

En el yacimiento de cerámica en La Maja, que actualmente se está investigando, han aparecido vestigios de fabricación de vidrio.

Logroño

De la romanización de las tierras riojanas se conservan restos del sistema de comunicaciones e infraestructuras entre las ciudades romanas:
 
Alfaro: Graccurris: fue el primer establecimiento romano en el Valle del Ebro.

Calahorra: Calagurris y Iula Nassica: desde la pax Augusta, fue municipio de derecho, con obras públicas como acueductos, cloacas, termas y un circo.

Calagurris y Iula Nassica: desde la pax Augusta, fue municipio de derecho, con obras públicas como acueductos, cloacas, termas y un circo.

Varea: Vareia. Fue una de las ciudades romanas más importantes donde se han encontrado numerosos restos como monedas, cerámica y el broche vareyense de oro y plata.

Tricio: Tritium Magallum: fue un centro alfarero que distribuyó las vasijas de terra sigillata por todo el imperio romano.

Tritium Magallum: fue un centro alfarero que distribuyó las vasijas de terra sigillata por todo el imperio romano.

Libia: población cuyos cimientos se localizan entre Herramélluri y Grañón.

CALZADAS

La más importante, la del Valle del Ebro, que iba de Zaragoza a Briviesca. Desde la calzada del Ebro partían otras secundarias que comunicaban con Numancia a través de los valles de los ríos Iregua, Najerilla, Leza, Cidacos y Alhama. Un tramo de 35 kilómetros de la Calzada romana de Varea a Numancia, entre Torrecilla en Cameros y Piqueras, se ha recuperado y acondicionado para uso de senderismo.

La más importante, la del, que iba de Zaragoza a Briviesca. Desde la calzada del Ebro partían otras secundarias que comunicaban con Numancia a través de los valles de los ríos Iregua, Najerilla, Leza, Cidacos y Alhama. Un tramo de 35 kilómetros de la Calzada romana de Varea a Numancia, entre Torrecilla en Cameros y Piqueras, se ha recuperado y acondicionado para uso de senderismo.

PUENTES

Puente Mantible sobre el río Ebro, a unos siete kilómetros de Logroño, en dirección a Asa.
 
Puente de Cihuri: puente romano del siglo II d.C, remodelado en época medieval, sobre el río Tirón en el barrio del Priorato.

PUERTAS

En Calahorra, de las cuatro puertas principales que tuvo la ciudad queda la puerta del Planillo de San Andrés, otra junto a los restos de la muralla debajo de San Francisco, y otra tapada en la calle del Refugio.
 
En , de las cuatro puertas principales que tuvo la ciudad queda la puerta del Planillo de San Andrés, otra junto a los restos de la muralla debajo de San Francisco, y otra tapada en la calle del Refugio.

TORREONES

De los cinco o seis que tuvo la parte alta de la ciudad de Calahorra sólo se conserva uno, deteriorado, en el Portillo de Lan Rosa, llamado Morrión de San Andrés.

CIRCOS

Alrededor del actual Paseo del Mercandal, en Calahorra, existía un circo romano, del que sólo quedan restos de los muros en la parte Norte. También en Calahorra quedan restos de un templo, termas, las cloacas, sistema de alcantarillado, que se pueden visitar.

Alrededor del actual Paseo del Mercandal, en , existía un circo romano, del que sólo quedan restos de los muros en la parte Norte. También en Calahorra quedan restos de un templo, termas, las cloacas, sistema de alcantarillado, que se pueden visitar.

ACUEDUCTOS

En Alcanadre, existen vestigios de un acueducto. Quedan 13 arcos de los 108 que debió tener, que se encuentran entre El Ebro y la carretera de Lodosa a Los Arcos. Estaba destinado a llevar agua a Calahorra, 18 kilómetros en línea recta.

Acueducto de Sorbán, que posiblemente traía el agua de la parte de Arnedo.

FUENTES

En Alfaro, del siglo I. Ninfeo romano. Monumento Nacional. Conjunto hidráulico que constaba de presa, puente y fuente, lugar de culto a las ninfas del Alhama hasta el siglo IV.

En Alfaro, del siglo I. . Monumento Nacional. Conjunto hidráulico que constaba de presa, puente y fuente, lugar de culto a las ninfas del Alhama hasta el siglo IV.

ESCULTURA

Dama Calagurritana. Cabeza de quita y pon, de 21 cms. de altura, encontrada en el yacimiento de La Clínica, en Calahorra, del siglo II.

Venus de Herramélluri: Escultura de bronce, de pequeño tamaño (20 cms. de altura), siglo II.

Afrodita de Calahorra. Escultura en mármol blanco, de 1.20 metros de altura, del siglo I.
 
CERÁMICA

En los alfares de Tricio, Bezares, Arenzana de Arriba y Nájera se fabricaban cerámicas rojas que se caracterizaban por llevar un sello con el nombre del alfarero en el fondo de la pieza, por lo que se denominan “terra sigillata”.

En el yacimiento de cerámica en La Maja, que actualmente se está investigando, han aparecido vestigios de fabricación de vidrio.

...

Navarrete

Centrándonos en su historia jacobea, Navarrete era paso obligado para el peregrino y fue en 1.185 (S. XII) cuando se fundó el Hospital de San Juan de Acre cuya finalidad era acoger y auxiliar al peregrino a Santiago.

Actualmente, además de la mencionada portada del cementerio, quedan unas ruinas que pueden visitarse tras su restauración, en el término de “La Serna” concretamente en el cruce entre el Río Mayor y la “Pasada de la Orden” nombre que alude a la orden militar y hospitalaria que lo regentaba.

Las ruinas actuales y la portada del cementerio pertenecen a una iglesia románica construida algo más tarde ya en el Siglo XIII posiblemente por el hijo de Doña María, Martín de Baztán, que fue obispo de Zamora y de Osma (Soria) y natural de Navarrete.

Las excavaciones arqueológicas se inician en 1990. La iglesia de San Juan de Acre es de una nave de cabecera y dos tramos, con capillas a los lados, cabecera semioctogonal, con planta de cruz griega.

Las ruinas están recuperadas y protegidas formando parte del recorrido del Camino de Santiago para gozo de peregrinos y visitantes.

Navarrete

Centrándonos en su historia jacobea, Navarrete era paso obligado para el peregrino y fue en 1.185 (S. XII) cuando se fundó el Hospital de San Juan de Acre cuya finalidad era acoger y auxiliar al peregrino a Santiago.

Actualmente, además de la mencionada portada del cementerio, quedan unas ruinas que pueden visitarse tras su restauración, en el término de “La Serna” concretamente en el cruce entre el Río Mayor y la “Pasada de la Orden” nombre que alude a la orden militar y hospitalaria que lo regentaba.

Las ruinas actuales y la portada del cementerio pertenecen a una iglesia románica construida algo más tarde ya en el Siglo XIII posiblemente por el hijo de Doña María, Martín de Baztán, que fue obispo de Zamora y de Osma (Soria) y natural de Navarrete.

Las excavaciones arqueológicas se inician en 1990. La iglesia de San Juan de Acre es de una nave de cabecera y dos tramos, con capillas a los lados, cabecera semioctogonal, con planta de cruz griega.

Las ruinas están recuperadas y protegidas formando parte del recorrido del Camino de Santiago para gozo de peregrinos y visitantes.

...

San Vicente de la Sonsierra

En la sierra de Cameros, se encuentra el mayor conjunto de dólmenes de La Rioja. Son monumentos funerarios colectivos formados por una cámara delimitada por grandes losas de piedra verticales o megalitos y de un túmulo de tierra y piedras que la rodeaba. Los enterramientos se realizaban dentro de la cámara.

Los principales sepulcros neolíticos de Cameros son de difícil acceso y localización, no están señalizados y por lo tanto no se pueden visitar, salvo en compañía de expertos.

El Dolmen de El Collado de "El Mallo" está reconstruido y señalizado desde Trevijano.
En San Vicente de la Sonsierra, en la aldea de Peciña, se localiza el Dolmen de “la Cascaja”.

San Vicente de la Sonsierra

En la sierra de Cameros, se encuentra el mayor conjunto de dólmenes de La Rioja. Son monumentos funerarios colectivos formados por una cámara delimitada por grandes losas de piedra verticales o megalitos y de un túmulo de tierra y piedras que la rodeaba. Los enterramientos se realizaban dentro de la cámara.

Los principales sepulcros neolíticos de Cameros son de difícil acceso y localización, no están señalizados y por lo tanto no se pueden visitar, salvo en compañía de expertos.

El Dolmen de El Collado de "El Mallo" está reconstruido y señalizado desde Trevijano.
En San Vicente de la Sonsierra, en la aldea de Peciña, se localiza el Dolmen de “la Cascaja”.

filter_list

Filtrar

close

Encuentra

facetas