formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Buscar en La Rioja Turismo close

EMPIEZA A TECLEAR...

No hay resultados para la búsqueda realizada

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Ver y hacer

facetas
filter_listFiltrar

visualización

9 resultados

...

Arnedo

Arnedo Shopping Factory es una zona comercial que se situa a 5 minutos de Arnedo formado por más de 25 tiendas, y donde se pueden encontrar las primeras marcas a los mejores precios. Es un polígono cuidado con todo tipo de servicios: restaurantes, espacios verdes, parking gratuito, además de un fácil acceso desde diferentes puntos como Logroño, Pamplona, San Sebastián…

Se trata de una marca que pretende aunar todo el sector comercial y productivo de Arnedo como si de un centro comercial abierto se tratara, haciendo un guiño siempre a Arnedo como centro también de producción del propio calzado.

Esta iniciativa, pretende potenciar el turismo de compras en la Ciudad del Calzado, que supone en la actualidad, uno de los principales reclamos en atracción de turistas a la ciudad.

Arnedo

Arnedo Shopping Factory es una zona comercial que se situa a 5 minutos de Arnedo formado por más de 25 tiendas, y donde se pueden encontrar las primeras marcas a los mejores precios. Es un polígono cuidado con todo tipo de servicios: restaurantes, espacios verdes, parking gratuito, además de un fácil acceso desde diferentes puntos como Logroño, Pamplona, San Sebastián…

Se trata de una marca que pretende aunar todo el sector comercial y productivo de Arnedo como si de un centro comercial abierto se tratara, haciendo un guiño siempre a Arnedo como centro también de producción del propio calzado.

Esta iniciativa, pretende potenciar el turismo de compras en la Ciudad del Calzado, que supone en la actualidad, uno de los principales reclamos en atracción de turistas a la ciudad.

...

Calahorra

La Plaza de Abastos o Mercado es un edificio de titularidad pública cuyo propietario es el  Ayuntamiento de Calahorra. Su función es abastecer a la población de los alimentos de primera necesidad.

HISTORIA

A lo largo de la historia los mercados se han celebrado en la plaza más importante de las ciudades porque eran lugares de mucho tránsito. La celebración de mercados era un privilegio que concedía el Rey. A Calahorra le fue concedido por el Rey Alfonso X, “El Sabio”, en el siglo XIII.

Los primeros mercados eran al aire libre y se ubicaron en el entorno de donde hoy se encuentra la Catedral. Con el crecimiento ascendente de la ciudad, se trasladó a la plaza de la Verdura, que debe su nombre precisamente a que en ella se celebra un mercado principalmente de verduras.

Finalmente el mercado se trasladó a la plaza del Raso, donde hoy en día aún se sigue celebrando un mercado los jueves de cada semana.

Hasta 1942, en el edificio que hoy ocupa la plaza de abastos se encontraba el Ayuntamiento. En este año se derriba y comienza a construirse la actual plaza de abastos. La plaza se inauguró en 1945, siendo alcalde D. Antonio Martínez Pérez. En 1992 se realizó una remodelación para dejarla con el aspecto que tiene en la actualidad. Pese a ello, aún sufriría una última remodelación en 2013 con el objetivo de albergar en la propia Plaza de Abastos la Oficina de Turismo de Calahorra y adentrar así al visitante en un lugar emblemático de la ciudad.

Calahorra

La Plaza de Abastos o Mercado es un edificio de titularidad pública cuyo propietario es el  Ayuntamiento de Calahorra. Su función es abastecer a la población de los alimentos de primera necesidad.

HISTORIA

A lo largo de la historia los mercados se han celebrado en la plaza más importante de las ciudades porque eran lugares de mucho tránsito. La celebración de mercados era un privilegio que concedía el Rey. A Calahorra le fue concedido por el Rey Alfonso X, “El Sabio”, en el siglo XIII.

Los primeros mercados eran al aire libre y se ubicaron en el entorno de donde hoy se encuentra la Catedral. Con el crecimiento ascendente de la ciudad, se trasladó a la plaza de la Verdura, que debe su nombre precisamente a que en ella se celebra un mercado principalmente de verduras.

Finalmente el mercado se trasladó a la plaza del Raso, donde hoy en día aún se sigue celebrando un mercado los jueves de cada semana.

Hasta 1942, en el edificio que hoy ocupa la plaza de abastos se encontraba el Ayuntamiento. En este año se derriba y comienza a construirse la actual plaza de abastos. La plaza se inauguró en 1945, siendo alcalde D. Antonio Martínez Pérez. En 1992 se realizó una remodelación para dejarla con el aspecto que tiene en la actualidad. Pese a ello, aún sufriría una última remodelación en 2013 con el objetivo de albergar en la propia Plaza de Abastos la Oficina de Turismo de Calahorra y adentrar así al visitante en un lugar emblemático de la ciudad.

...

Ezcaray

Mantas Ezcaray Hijos de Cecilio Valgañón S.L. es la continuación y herencia recibida de Cecilio Valgañón, quién por el año 1930 transformó la producción de paños en sus telares manuales por la fabricación de pañuelos, bufandas, echarpes y mantas.

En los procesos se usan las mejores fibras naturales que la naturaleza nos aporta y que manos hábiles y expertas consiguen transformar.

La incorporación del Mohair a sus creaciones en 1950 ha marcado  su andadura hasta nuestros días.

A partir de los 70 se inicia el acercamiento de los hijos del fundador dando crecimiento y expansión. En la actualidad la empresa comienza con la aproximación de una nueva generación que hará posible la continuidad en el tiempo.

Desde el siglo XV contamos con maestros cardadores, tundidores, tintoreros y tejedores. El paso del tiempo ha hecho que seamos los únicos fabricantes en la actualidad en Ezcaray y podemos decir que de España en la fabricación de mantas de Mohair, Cashmere, Alpaca, lana, etc.

Seguimos manteniendo  las artes tradicionales en el lavado, teñido de la lana y acabado. Solo manos expertas son capaces de analizar minuciosamente todos los procesos hasta llegar al producto final. Estamos orgullosos de hacer las cosas bien y satisfechos con la respuesta positiva que nos dan nuestros clientes.

Ezcaray

Mantas Ezcaray Hijos de Cecilio Valgañón S.L. es la continuación y herencia recibida de Cecilio Valgañón, quién por el año 1930 transformó la producción de paños en sus telares manuales por la fabricación de pañuelos, bufandas, echarpes y mantas.

En los procesos se usan las mejores fibras naturales que la naturaleza nos aporta y que manos hábiles y expertas consiguen transformar.

La incorporación del Mohair a sus creaciones en 1950 ha marcado  su andadura hasta nuestros días.

A partir de los 70 se inicia el acercamiento de los hijos del fundador dando crecimiento y expansión. En la actualidad la empresa comienza con la aproximación de una nueva generación que hará posible la continuidad en el tiempo.

Desde el siglo XV contamos con maestros cardadores, tundidores, tintoreros y tejedores. El paso del tiempo ha hecho que seamos los únicos fabricantes en la actualidad en Ezcaray y podemos decir que de España en la fabricación de mantas de Mohair, Cashmere, Alpaca, lana, etc.

Seguimos manteniendo  las artes tradicionales en el lavado, teñido de la lana y acabado. Solo manos expertas son capaces de analizar minuciosamente todos los procesos hasta llegar al producto final. Estamos orgullosos de hacer las cosas bien y satisfechos con la respuesta positiva que nos dan nuestros clientes.

...

Logroño

Pocas veces los mercados forman parte de la historia, del turismo y de la vida de la ciudad como el Mercado de San Blas. En sus paredes se guardan historias y se esconde el latir de la ciudad, un mundo lleno de olores, sonidos, texturas, colores y formas, en el que se intercambian no solo mercancías y productos, también chismorreos, consejos y saludos.

El Mercado de San Blas de Logroño aúna la belleza arquitectónica de su mercado con una oferta culinaria apetitosa. Pescados, hortalizas, frutos secos, especias y chacinas son algunos de los productos que distinguen a cada uno de los puestos de este mercado dotándole de una personalidad propia que cambia de sabor cada temporada.

Tradición y profesionalidad son las cualidades de nuestros comerciantes, lo que los convierte en especialistas en todos los sectores de la alimentación del producto fresco y en todos los productos de alimentación que se ofrecen en el mercado. 

En 1928 se encarga el proyecto de una nueva plaza de abastos al arquitecto Fermín Alamo, que se encontraba en el mejor momento de su carrera profesional, inagurándose el mercado en diciembre de 1930.

El emplazamiemto era el mismo que el de la primera plaza de abastos, sobre la iglesia de San Blas, comprendiendo cuatro calles principales. Se proyecta con sótano, planta baja, entrepiso y piso, con acceso por cada una de las cuatro fachadas. La fachada principal se abre a la calle Sagasta, con un cuerpo central y un torreón a cada lado, que rematan en sendas torres de forma cuadrangular que apoyan en nucleos de tres columnas cada una.

Para la decoración de la fachada se emplean columnas, diferentes tipos de arcos que albergan grandes ventanales y materiales tales como: hormigón armado, hierro, crista, ladrillo y cerámica vidriada; la fachada se repite en la calle Gallarza eliminando los torreones.     

Las fachadas secundarias a las calles Hernanos Moroy y del Peso, las realiza mediante una sucesión de arcos angulares adintelados, adornados con ladrillo rojo. Utiliza para la separación de los piso frisos de hormigón armado, en los que aparecen relieves alusivos a la función del edificio: entre la planta baja y la primera planta se ormanenta con temas vegetales, con cestos de verduras y frutas, y entre el primero y segundo piso mediante peces, aves y corderos.

La combinación de materiales y formas y elementos de diferentes tendencias, confiere al edificio un carácter ecléctico, al que el arquitecto llega como fruto del trabajo desarrollado en obras anteriores.

En 1987 el edificio de la plaza de Abastos fue objeto de una afortunada restauración. Desde entonces y en diferentes años, va adaptandose a los tiempos actuales con ascensores de carga y para el publico en general

Logroño

Pocas veces los mercados forman parte de la historia, del turismo y de la vida de la ciudad como el Mercado de San Blas. En sus paredes se guardan historias y se esconde el latir de la ciudad, un mundo lleno de olores, sonidos, texturas, colores y formas, en el que se intercambian no solo mercancías y productos, también chismorreos, consejos y saludos.

El Mercado de San Blas de Logroño aúna la belleza arquitectónica de su mercado con una oferta culinaria apetitosa. Pescados, hortalizas, frutos secos, especias y chacinas son algunos de los productos que distinguen a cada uno de los puestos de este mercado dotándole de una personalidad propia que cambia de sabor cada temporada.

Tradición y profesionalidad son las cualidades de nuestros comerciantes, lo que los convierte en especialistas en todos los sectores de la alimentación del producto fresco y en todos los productos de alimentación que se ofrecen en el mercado. 

En 1928 se encarga el proyecto de una nueva plaza de abastos al arquitecto Fermín Alamo, que se encontraba en el mejor momento de su carrera profesional, inagurándose el mercado en diciembre de 1930.

El emplazamiemto era el mismo que el de la primera plaza de abastos, sobre la iglesia de San Blas, comprendiendo cuatro calles principales. Se proyecta con sótano, planta baja, entrepiso y piso, con acceso por cada una de las cuatro fachadas. La fachada principal se abre a la calle Sagasta, con un cuerpo central y un torreón a cada lado, que rematan en sendas torres de forma cuadrangular que apoyan en nucleos de tres columnas cada una.

Para la decoración de la fachada se emplean columnas, diferentes tipos de arcos que albergan grandes ventanales y materiales tales como: hormigón armado, hierro, crista, ladrillo y cerámica vidriada; la fachada se repite en la calle Gallarza eliminando los torreones.     

Las fachadas secundarias a las calles Hernanos Moroy y del Peso, las realiza mediante una sucesión de arcos angulares adintelados, adornados con ladrillo rojo. Utiliza para la separación de los piso frisos de hormigón armado, en los que aparecen relieves alusivos a la función del edificio: entre la planta baja y la primera planta se ormanenta con temas vegetales, con cestos de verduras y frutas, y entre el primero y segundo piso mediante peces, aves y corderos.

La combinación de materiales y formas y elementos de diferentes tendencias, confiere al edificio un carácter ecléctico, al que el arquitecto llega como fruto del trabajo desarrollado en obras anteriores.

En 1987 el edificio de la plaza de Abastos fue objeto de una afortunada restauración. Desde entonces y en diferentes años, va adaptandose a los tiempos actuales con ascensores de carga y para el publico en general

...

Logroño

Botas Rioja es un taller de tradición artesanal y familiar en el que se trabajan botas para vino en diferentes pieles (cabra, toro, gacela...). Botas realizadas en pez, con interior de látex y otros artículos como alfombras, cojines y muñecos.

Logroño

Botas Rioja es un taller de tradición artesanal y familiar en el que se trabajan botas para vino en diferentes pieles (cabra, toro, gacela...). Botas realizadas en pez, con interior de látex y otros artículos como alfombras, cojines y muñecos.

...

Navarrete

Varias generaciones han transmitido el oficio de alfarero partiendo de la tradición. Gracias a esto, el taller artesano de Alfarería Naharro es en la actualidad uno de los pocos que mantienen una actividad totalmente manual al torno, frente a otras mecanizaciones introducidas en otros alfares. Su labor más característica dentro de la alfarería tradicional es la recuperación de piezas que han desaparecido en La Rioja, Navarra y País Vasco.

Navarrete

Varias generaciones han transmitido el oficio de alfarero partiendo de la tradición. Gracias a esto, el taller artesano de Alfarería Naharro es en la actualidad uno de los pocos que mantienen una actividad totalmente manual al torno, frente a otras mecanizaciones introducidas en otros alfares. Su labor más característica dentro de la alfarería tradicional es la recuperación de piezas que han desaparecido en La Rioja, Navarra y País Vasco.

...

Navarrete

Somos una alfarería situada en la localidad riojana de Navarrete fundada en 1970.

Participamos en festivales, degustaciones, mercados medievales…así como exposiciones de tiestos, botijos y otras piezas tradicionales, todas hechas artesanalmente.

También organizamos talleres infantiles y para los más mayores.

Puedes conocernos concertando una visita sin coste alguno.

Contamos con otros servicios, como alquiler de tornos y venta de hornos, con opción de montaje por un albañil.

Horario de exposición y venta,
lunes a viernes: 9:30 a 13:30 y 15:30 a 20:00;
sábados: 11:00 a 14:00.
 
Se admiten visitas (concertar previamente en el teléfono 941 440471)

Tienda, exposición y venta al público.

Navarrete

Somos una alfarería situada en la localidad riojana de Navarrete fundada en 1970.

Participamos en festivales, degustaciones, mercados medievales…así como exposiciones de tiestos, botijos y otras piezas tradicionales, todas hechas artesanalmente.

También organizamos talleres infantiles y para los más mayores.

Puedes conocernos concertando una visita sin coste alguno.

Contamos con otros servicios, como alquiler de tornos y venta de hornos, con opción de montaje por un albañil.

Horario de exposición y venta,
lunes a viernes: 9:30 a 13:30 y 15:30 a 20:00;
sábados: 11:00 a 14:00.
 
Se admiten visitas (concertar previamente en el teléfono 941 440471)

Tienda, exposición y venta al público.

...

Ortigosa de Cameros

Patés El Robledillo nació como empresa en 1989, nos dedicamos a la elaboración de embutidos y patés de forma artesanal.

Nuestro buen hacer a lo largo de los años nos ha llevado a lograr numerosos reconocimientos, entre ellos la placa de honor en FIMA 1990. Recientemente hemos recibido del Gobierno de la Rioja el carnet de ARTESANOS.

Siguiendo una rica tradición, nuestros productos son el resultado de un proceso en el que la mejor materia prima y el propicio clima de la sierra, garantizan una calidad que es avalada por nuestros numerosos clientes a lo largo y ancho de toda la geografía española.

La elaboración de productos artesanos en las tierras de La Rioja, es una tradición que pasa de boca en boca por distintas generaciones, manteniendo los secretos de familia para dar siempre ese toque personal en gustos. Secretos de familias puestos a disposición de los paladares más exigentes.

Secretos compartidos por El Robledillo, que desde el corazón de los Cameros Riojanos, continúa elaborando paté tradicional expandiendo a través de su red de distribución sus productos más tradicionales.

Museo Etnográfico

Disponemos de un museo etnográfico a disposición del visitante, en el que hemos recogido los utensilios que antiguamente se utilizaban en la matanza tradicional en Ortigosa de Cameros.

Ortigosa de Cameros

Patés El Robledillo nació como empresa en 1989, nos dedicamos a la elaboración de embutidos y patés de forma artesanal.

Nuestro buen hacer a lo largo de los años nos ha llevado a lograr numerosos reconocimientos, entre ellos la placa de honor en FIMA 1990. Recientemente hemos recibido del Gobierno de la Rioja el carnet de ARTESANOS.

Siguiendo una rica tradición, nuestros productos son el resultado de un proceso en el que la mejor materia prima y el propicio clima de la sierra, garantizan una calidad que es avalada por nuestros numerosos clientes a lo largo y ancho de toda la geografía española.

La elaboración de productos artesanos en las tierras de La Rioja, es una tradición que pasa de boca en boca por distintas generaciones, manteniendo los secretos de familia para dar siempre ese toque personal en gustos. Secretos de familias puestos a disposición de los paladares más exigentes.

Secretos compartidos por El Robledillo, que desde el corazón de los Cameros Riojanos, continúa elaborando paté tradicional expandiendo a través de su red de distribución sus productos más tradicionales.

Museo Etnográfico

Disponemos de un museo etnográfico a disposición del visitante, en el que hemos recogido los utensilios que antiguamente se utilizaban en la matanza tradicional en Ortigosa de Cameros.

...

Villanueva de Cameros

Laura tiene su taller en Villanueva de Cameros, a pie de carretera. Su afición por las almazuelas va paralela a la de su madre, Epi Soriano, que tiene 83 años. Ambas asistieron al primer curso de almazuelas que se organizó en Trevijano de Cameros, en 1989, a través del Programa Cultural Campo “Sierra de Cameros”, del Ministerio de Cultura. Se trataba de recuperar artesanías y que las mujeres estuvieran entretenidas en los pueblos. Aprendieron con Pedro, cuyo padre fue el sastre que enseñó a coser a su madre. A partir de entonces, Epi no paraba de hacer almazuelas. Incluso enseñó a otras mujeres del pueblo. Algunas las usaba de alfombras y le decían que cómo podía poner en el suelo algo tan bonito.

Laura se enganchó más tarde y acondicionó la vieja carnicería de sus tíos para reunir todas las almazuelas en un taller. Además de almazuelas hace bolsos, colchas, acericos, cojines y alpargatas. Un día, mientras bajaba por la calle hacia la panadería, se le ocurrió que sería muy chulo colgar las almazuelas en las ventanas de su casa, para que se viera todo lo que había hecho su madre… Ahí empezó la historia de la fiesta de las Almazuelas Colgadas…

Se conoce en La Rioja con el nombre de almazuela al trabajo que consiste en unir pequeños trozos de tela para elaborar por adición superficies mayores. Por medio de esta técnica se consigue recuperar trajes y ropas que con el uso han quedado deteriorados, con ellos se confeccionan trozos con las partes menos desgastadas. Posteriormente, se unen unos trozos a otros formando curiosos dibujos de gran colorido y vistosidad. El origen de esta artesanía se encuentra en la necesidad de reciclaje como consecuencia de la penuria económica.

Villanueva de Cameros

Laura tiene su taller en Villanueva de Cameros, a pie de carretera. Su afición por las almazuelas va paralela a la de su madre, Epi Soriano, que tiene 83 años. Ambas asistieron al primer curso de almazuelas que se organizó en Trevijano de Cameros, en 1989, a través del Programa Cultural Campo “Sierra de Cameros”, del Ministerio de Cultura. Se trataba de recuperar artesanías y que las mujeres estuvieran entretenidas en los pueblos. Aprendieron con Pedro, cuyo padre fue el sastre que enseñó a coser a su madre. A partir de entonces, Epi no paraba de hacer almazuelas. Incluso enseñó a otras mujeres del pueblo. Algunas las usaba de alfombras y le decían que cómo podía poner en el suelo algo tan bonito.

Laura se enganchó más tarde y acondicionó la vieja carnicería de sus tíos para reunir todas las almazuelas en un taller. Además de almazuelas hace bolsos, colchas, acericos, cojines y alpargatas. Un día, mientras bajaba por la calle hacia la panadería, se le ocurrió que sería muy chulo colgar las almazuelas en las ventanas de su casa, para que se viera todo lo que había hecho su madre… Ahí empezó la historia de la fiesta de las Almazuelas Colgadas…

Se conoce en La Rioja con el nombre de almazuela al trabajo que consiste en unir pequeños trozos de tela para elaborar por adición superficies mayores. Por medio de esta técnica se consigue recuperar trajes y ropas que con el uso han quedado deteriorados, con ellos se confeccionan trozos con las partes menos desgastadas. Posteriormente, se unen unos trozos a otros formando curiosos dibujos de gran colorido y vistosidad. El origen de esta artesanía se encuentra en la necesidad de reciclaje como consecuencia de la penuria económica.

filter_list

Filtrar

close

Encuentra

facetas