formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Buscar en La Rioja Turismo close

EMPIEZA A TECLEAR...

TU BÚSQUEDA NO HA OBTENIDO NINGÚN RESULTADO.

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Ver y hacer

facetas
filter_listFiltrar

visualización

18 resultados

...

Alfaro

Las riberas del tramo medio del Ebro en la Rioja Baja albergan la Reserva Natural de los Sotos de Alfaro, un singular ecosistema de bosques y aves a orillas del río. Piérdete por ellos, descansa entre las sombras de sus diversos árboles, observa sus pájaros…

El cauce del río divaga aquí de manera única creando y destruyendo meandros, islas y playas. De los sotos inundados nace un vergel único de chopos, álamos, sauces, fresnos y alisos donde podrás observar cigüeñas, garzas, cormoranes, mirlos, milanos, abubillas y martines pescadores, entre otros.

Mira en el agua, un visón europeo y, allí, una nutria. Si permaneces atento y silencioso, verás zorros, conejos y jabalíes. Destacan por su belleza y diversidad los sotos de La Duquesa y el de Morales, paraísos de fauna y flora de ribera.

En el soto del Estajao hay un recorrido circular que te permitirá entrar en un soto inundado. Abre bien los ojos, es el momento de observar todas esas aves y árboles de este entorno privilegiado. Seguro que te apetece quedarte a comer en su área recreativa rodeado de esta singular naturaleza.

De entre todas las especies que habitan los sotos, destaca la cigüeña, reina de esta zona poblada por cientos de ejemplares. ¿Quieres visitar su casa? Acércate a Alfaro, localidad romana, barroca y renacentista de platos de sabrosas verduras, donde más de 100 parejas de cigüeñas han tomado el tejado de la Colegiata de San Miguel.

A la belleza del templo del siglo XVII, declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional, hay que sumarle el atractivo de estos cientos de cigüeñas que anidan sobre él y que van y vienen por la ciudad recalando en chimeneas y edificios. En verano, cuando las más jóvenes empiezan a volar, la Colegiata puede llegar a albergar más de 400 aves.

En el Centro de Interpretación de la Reserva Natural de los Sotos de Alfaro, situada frente al templo, descubrirás lo que no puedes perderte en tu paseo por los sotos. Además, podrás observar de cerca a las cigüeñas de la colegiata gracias a la cámara dirigible instalada sobre su tejado. Disfruta de la naturaleza de cerca.

Alfaro

Las riberas del tramo medio del Ebro en la Rioja Baja albergan la Reserva Natural de los Sotos de Alfaro, un singular ecosistema de bosques y aves a orillas del río. Piérdete por ellos, descansa entre las sombras de sus diversos árboles, observa sus pájaros…

El cauce del río divaga aquí de manera única creando y destruyendo meandros, islas y playas. De los sotos inundados nace un vergel único de chopos, álamos, sauces, fresnos y alisos donde podrás observar cigüeñas, garzas, cormoranes, mirlos, milanos, abubillas y martines pescadores, entre otros.

Mira en el agua, un visón europeo y, allí, una nutria. Si permaneces atento y silencioso, verás zorros, conejos y jabalíes. Destacan por su belleza y diversidad los sotos de La Duquesa y el de Morales, paraísos de fauna y flora de ribera.

En el soto del Estajao hay un recorrido circular que te permitirá entrar en un soto inundado. Abre bien los ojos, es el momento de observar todas esas aves y árboles de este entorno privilegiado. Seguro que te apetece quedarte a comer en su área recreativa rodeado de esta singular naturaleza.

De entre todas las especies que habitan los sotos, destaca la cigüeña, reina de esta zona poblada por cientos de ejemplares. ¿Quieres visitar su casa? Acércate a Alfaro, localidad romana, barroca y renacentista de platos de sabrosas verduras, donde más de 100 parejas de cigüeñas han tomado el tejado de la Colegiata de San Miguel.

A la belleza del templo del siglo XVII, declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional, hay que sumarle el atractivo de estos cientos de cigüeñas que anidan sobre él y que van y vienen por la ciudad recalando en chimeneas y edificios. En verano, cuando las más jóvenes empiezan a volar, la Colegiata puede llegar a albergar más de 400 aves.

En el Centro de Interpretación de la Reserva Natural de los Sotos de Alfaro, situada frente al templo, descubrirás lo que no puedes perderte en tu paseo por los sotos. Además, podrás observar de cerca a las cigüeñas de la colegiata gracias a la cámara dirigible instalada sobre su tejado. Disfruta de la naturaleza de cerca.

...

Arnedillo

En Santa Eulalia Somera, municipio perteneciente a Arnedillo, podemos visitar unas cuevas-eremitorio de gran interés y calidad que forman parte de un conjunto eremítico rupestre altomedieval. Destacan en su interior los nichos excavados, desde el suelo hasta el techo, formando un ajedrezado casi perfecto.

Las Cuevas del Ajedrezado son un lugar de gran valor cultural e histórico del valle del Cidacos. Situadas en la zona alta del municipio, en una repisa natural que hace la montaña, pudieron tener distintos usos en el pasado. Algunos catedráticos de historia antigua hacen referencia a que fueron columbarios, osarios donde depositaban los huesos los eremitas que vivían en las cuevas. Otros, opinan que eran utilizadas para la cría de palomas, tanto para el aprovechamiento de sus crías para carne, como para las palominas, que mezclado con paja era un excelente abono.

La realidad es que nos encontramos con una cueva con varias características que denotan su importancia:

  • Monasterio dúplice: estamos ante dos cuevas comunicadas por un hueco.
  • La existencia de una inscripción latina (PAX IN D ó PRAXIN) que curiosamente ha sido hallada en otras cuevas de la zona  (Cienta, Vico) y que podría fechar el eremitorio en época de dominación musulmana o la incipiente Reconquista.
  • La existencia de nichos excavados en el interior desde el nivel del suelo hasta el techo formando un ajedrezado casi perfecto, de ahí su nombre.
  • La presencia de numerosas hornacinas en los alrededores que  seguramente fueron ocupados por los penitentes eremitas del momento.

Arnedillo

En Santa Eulalia Somera, municipio perteneciente a Arnedillo, podemos visitar unas cuevas-eremitorio de gran interés y calidad que forman parte de un conjunto eremítico rupestre altomedieval. Destacan en su interior los nichos excavados, desde el suelo hasta el techo, formando un ajedrezado casi perfecto.

Las Cuevas del Ajedrezado son un lugar de gran valor cultural e histórico del valle del Cidacos. Situadas en la zona alta del municipio, en una repisa natural que hace la montaña, pudieron tener distintos usos en el pasado. Algunos catedráticos de historia antigua hacen referencia a que fueron columbarios, osarios donde depositaban los huesos los eremitas que vivían en las cuevas. Otros, opinan que eran utilizadas para la cría de palomas, tanto para el aprovechamiento de sus crías para carne, como para las palominas, que mezclado con paja era un excelente abono.

La realidad es que nos encontramos con una cueva con varias características que denotan su importancia:

  • Monasterio dúplice: estamos ante dos cuevas comunicadas por un hueco.
  • La existencia de una inscripción latina (PAX IN D ó PRAXIN) que curiosamente ha sido hallada en otras cuevas de la zona  (Cienta, Vico) y que podría fechar el eremitorio en época de dominación musulmana o la incipiente Reconquista.
  • La existencia de nichos excavados en el interior desde el nivel del suelo hasta el techo formando un ajedrezado casi perfecto, de ahí su nombre.
  • La presencia de numerosas hornacinas en los alrededores que  seguramente fueron ocupados por los penitentes eremitas del momento.

...

Arnedillo

Los buitres se confunden con el paisaje marrón del suroeste riojano. Entre romero y tomillo, las huellas de dinosaurios discurren desde el río Jubera hasta más allá del Cidacos, entre Enciso y sus aldeas. Síguelas y adéntrate en la otra Rioja, la de aguas medicinales y guiños celtíberos, árabes y romanos. Por si fuera poco, los ecosistemas privilegiados de sus valles le han valido la calificación de Reserva de la Biosfera.

El río Cidacos discurre encajonado hasta Arnedillo, donde puedes tomar un baño de aguas medicinales y observar de cerca con modernas cámaras a los carroñeros desde el Mirador del Buitre.

Toda esta zona tiene una especial concentración de aves. Abarca las Peñas de Arnedillo, Peñalmonte, Peña Isasa y las sierras de Alcarama y del río Alhama donde los escarpes calizos cobijan búhos y, sobre todo, buitres leonados. Una idea: súbete al pueblo abandonado de Turruncún, de misteriosa belleza, y disfruta de sus vuelos.

Te los encontrarás de cerca también en tus actividades de escalada, ya que sólo en Arnedillo hay más de 200 vías para subir. Y si aún no sabes trepar paredes, entrénate en los rocódromos públicos en Alfaro y Autol.

Este paisaje choca al sur con la Sierra de Alcarama, la más alta de la Rioja Baja, de 1.500 metros. Bajo ella, una alfombra arrugada de pequeños montes deja paso al río Alhama, “el caliente”, llamado así por los árabes debido a sus aguas medicinales. Este paisaje hace unos sugestivos juegos de luces y sombras con la caída del sol. ¿Un lugar para disfrutarlos? La interesante ciudad celtíbera de Contrebia Leukade.

El embalse del río Añamaza, precioso enclave escondido entre montes, merece un paseo para ser descubierto, lo mismo que su barranco de Fuentestrún del Cajo.

¿Árboles? En la Sierra de Yerga está el importante Carrascal de Villaroya, ideal para pasear entre robustas encinas y algún quejigo. Éste es un vergel en medio del paisaje de la zona, así como los robledales y los hayedos de la sierra de la Hez. Busca tú otros, a pie o en bici por los GR o por las vías verdes de Cebollera-Arnedillo y Cidacos.

Pregunta a los riojanos, te mostrarán otros muchos caminos. No te separes de los prismáticos ni tampoco de la lupa: la necesitarás para mirar las perfectas piritas cúbicas del yacimiento al aire libre de Navajún, el más importante del mundo.

Arnedillo

Los buitres se confunden con el paisaje marrón del suroeste riojano. Entre romero y tomillo, las huellas de dinosaurios discurren desde el río Jubera hasta más allá del Cidacos, entre Enciso y sus aldeas. Síguelas y adéntrate en la otra Rioja, la de aguas medicinales y guiños celtíberos, árabes y romanos. Por si fuera poco, los ecosistemas privilegiados de sus valles le han valido la calificación de Reserva de la Biosfera.

El río Cidacos discurre encajonado hasta Arnedillo, donde puedes tomar un baño de aguas medicinales y observar de cerca con modernas cámaras a los carroñeros desde el Mirador del Buitre.

Toda esta zona tiene una especial concentración de aves. Abarca las Peñas de Arnedillo, Peñalmonte, Peña Isasa y las sierras de Alcarama y del río Alhama donde los escarpes calizos cobijan búhos y, sobre todo, buitres leonados. Una idea: súbete al pueblo abandonado de Turruncún, de misteriosa belleza, y disfruta de sus vuelos.

Te los encontrarás de cerca también en tus actividades de escalada, ya que sólo en Arnedillo hay más de 200 vías para subir. Y si aún no sabes trepar paredes, entrénate en los rocódromos públicos en Alfaro y Autol.

Este paisaje choca al sur con la Sierra de Alcarama, la más alta de la Rioja Baja, de 1.500 metros. Bajo ella, una alfombra arrugada de pequeños montes deja paso al río Alhama, “el caliente”, llamado así por los árabes debido a sus aguas medicinales. Este paisaje hace unos sugestivos juegos de luces y sombras con la caída del sol. ¿Un lugar para disfrutarlos? La interesante ciudad celtíbera de Contrebia Leukade.

El embalse del río Añamaza, precioso enclave escondido entre montes, merece un paseo para ser descubierto, lo mismo que su barranco de Fuentestrún del Cajo.

¿Árboles? En la Sierra de Yerga está el importante Carrascal de Villaroya, ideal para pasear entre robustas encinas y algún quejigo. Éste es un vergel en medio del paisaje de la zona, así como los robledales y los hayedos de la sierra de la Hez. Busca tú otros, a pie o en bici por los GR o por las vías verdes de Cebollera-Arnedillo y Cidacos.

Pregunta a los riojanos, te mostrarán otros muchos caminos. No te separes de los prismáticos ni tampoco de la lupa: la necesitarás para mirar las perfectas piritas cúbicas del yacimiento al aire libre de Navajún, el más importante del mundo.

...

Arnedo

Arnedo alberga oculto bajo su suelo, un impresionante y original patrimonio rupestre, parte del cual tenemos la oportunidad de conocer y disfrutar. Durante esta visita conoceremos en primer lugar el Centro de Interpretación en el que se hemos recreado una cueva-vivienda y otras de usos económicos: bodega, corral, cuadra, almacén de aperos de labranza... Además visitamos dos tramos de la espectacular Cueva de los Cien Pilares cuyo uso tal vez tenga un origen religioso. 

Para visitar la Cueva hay que ponerse en contacto con la Oficina de Turismo. Es necesario realizar reserva previa.

Arnedo

Arnedo alberga oculto bajo su suelo, un impresionante y original patrimonio rupestre, parte del cual tenemos la oportunidad de conocer y disfrutar. Durante esta visita conoceremos en primer lugar el Centro de Interpretación en el que se hemos recreado una cueva-vivienda y otras de usos económicos: bodega, corral, cuadra, almacén de aperos de labranza... Además visitamos dos tramos de la espectacular Cueva de los Cien Pilares cuyo uso tal vez tenga un origen religioso. 

Para visitar la Cueva hay que ponerse en contacto con la Oficina de Turismo. Es necesario realizar reserva previa.

...

Cellorigo

El desfiladero de las Conchas de Haro recibe al Ebro abriéndole una puerta en medio de los montes Obarenes. A la derecha del cauce quedará toda La Rioja menos la comarca de la Sonsierra que, haciendo honor a su nombre -“bajo la sierra”-, se acurruca a la izquierda del río al cobijo de la Sierra de Toloño.

Acabas de entrar en el paisaje del vino. Los casi 1.000 metros de los escarpes de Cellorigo, Galbárruli y San Felices en los montes Obarenes frenan el clima húmedo venido del norte y el suelo calizo con abundante arenisca envuelve la simiente.

Pero sobre todo es el dedicado trabajo de los riojanos el que consigue el milagro. Esta tierra de viñedos, generosa en fruto y cambiante con las estaciones, quiere que te quedes a descubrirla, a echar un trago, a comera dormir. Hará que te sientas como en casa.

A pie, en bici, a caballo… Recorre los senderos señalizados y descubre los antiguos guardaviñas, chozos de piedra que guardan aún hoy los aperos de labranza, y los lagares rupestres, huecos excavados en la roca donde hace siglos se pisó el vino.

Sobre tu cabeza, un nutrido grupo de águilas reales, halcones peregrinos, alimoches y buitres leonados aprovechan los riscos para aterrizar entre el carrasco, los madroños, el boj y las plantas aromáticas.

Si te animas a subir a las cumbres de Toloño o Bilibio, busca las zonas húmedas donde robles quejigos pueden darte sombra a la hora de descansar y echar un trago de la bota. Ah, y recuerda, en los riscos de Bilibio se libra cada 29 de junio la Batalla del Vino.

El Ebro discurre sinuoso en este recorrido por el norte riojano. Prueba de ello son los marcados meandros que crea entre las localidades de Briñas y Haro o entre Briones y San Vicente de la Sonsierra. Una serpiente de agua que riega bosques de ribera y que puedes avistar, por decir un sitio, desde un globo aerostático en Haro.

Si sigues al Ebro te encontrarás con la Sierra de Cantabria donde se mezclan escarpes rocosos con grandes paredes verticales que pasan de los 1.000 metros. Sobre ella, el Camino de Santiago saluda a Logroño y ofrece una vista de kilómetros de viñedos y álamos que esconden de vez en cuando el río.

Cellorigo

El desfiladero de las Conchas de Haro recibe al Ebro abriéndole una puerta en medio de los montes Obarenes. A la derecha del cauce quedará toda La Rioja menos la comarca de la Sonsierra que, haciendo honor a su nombre -“bajo la sierra”-, se acurruca a la izquierda del río al cobijo de la Sierra de Toloño.

Acabas de entrar en el paisaje del vino. Los casi 1.000 metros de los escarpes de Cellorigo, Galbárruli y San Felices en los montes Obarenes frenan el clima húmedo venido del norte y el suelo calizo con abundante arenisca envuelve la simiente.

Pero sobre todo es el dedicado trabajo de los riojanos el que consigue el milagro. Esta tierra de viñedos, generosa en fruto y cambiante con las estaciones, quiere que te quedes a descubrirla, a echar un trago, a comera dormir. Hará que te sientas como en casa.

A pie, en bici, a caballo… Recorre los senderos señalizados y descubre los antiguos guardaviñas, chozos de piedra que guardan aún hoy los aperos de labranza, y los lagares rupestres, huecos excavados en la roca donde hace siglos se pisó el vino.

Sobre tu cabeza, un nutrido grupo de águilas reales, halcones peregrinos, alimoches y buitres leonados aprovechan los riscos para aterrizar entre el carrasco, los madroños, el boj y las plantas aromáticas.

Si te animas a subir a las cumbres de Toloño o Bilibio, busca las zonas húmedas donde robles quejigos pueden darte sombra a la hora de descansar y echar un trago de la bota. Ah, y recuerda, en los riscos de Bilibio se libra cada 29 de junio la Batalla del Vino.

El Ebro discurre sinuoso en este recorrido por el norte riojano. Prueba de ello son los marcados meandros que crea entre las localidades de Briñas y Haro o entre Briones y San Vicente de la Sonsierra. Una serpiente de agua que riega bosques de ribera y que puedes avistar, por decir un sitio, desde un globo aerostático en Haro.

Si sigues al Ebro te encontrarás con la Sierra de Cantabria donde se mezclan escarpes rocosos con grandes paredes verticales que pasan de los 1.000 metros. Sobre ella, el Camino de Santiago saluda a Logroño y ofrece una vista de kilómetros de viñedos y álamos que esconden de vez en cuando el río.

...

Cornago

El territorio de la Reserva de la Biosfera de la Rioja fue declarado en julio de 2012 primer Destino Turístico español en un área protegida.

Este reconocimiento se ha obtenido porque este territorio cumple el doble objetivo de conservar un cielo con calidad suficiente para poder contemplar las estrellas y un patrimonio material e inmaterial vinculado de una u otra forma con la astronomía, desde el que la observación del cielo nocturno puede ser muy atractiva.

Algunos de estos lugares especiales de los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama son:

- El dolmen del Collado del Mayo en Trevijano.

- Las dolinas de Zenzano.

- Las icnitas repartidas por todo el territorio de la Reserva, y especialmente en el valle del Cidacos.

- El Castillo de los Luna de Cornago.

- El yacimiento de Contrebia Leucade en Aguilar del Río Alhama.

¿Quieres saber más sobre nuestros cielos estrellados? Entra aquí

DESCARGAR FOLLETO DESTINO STARTLIGHT

Cornago

El territorio de la Reserva de la Biosfera de la Rioja fue declarado en julio de 2012 primer Destino Turístico español en un área protegida.

Este reconocimiento se ha obtenido porque este territorio cumple el doble objetivo de conservar un cielo con calidad suficiente para poder contemplar las estrellas y un patrimonio material e inmaterial vinculado de una u otra forma con la astronomía, desde el que la observación del cielo nocturno puede ser muy atractiva.

Algunos de estos lugares especiales de los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama son:

- El dolmen del Collado del Mayo en Trevijano.

- Las dolinas de Zenzano.

- Las icnitas repartidas por todo el territorio de la Reserva, y especialmente en el valle del Cidacos.

- El Castillo de los Luna de Cornago.

- El yacimiento de Contrebia Leucade en Aguilar del Río Alhama.

¿Quieres saber más sobre nuestros cielos estrellados? Entra aquí

DESCARGAR FOLLETO DESTINO STARTLIGHT

...

el Rasillo

El Club Náutico El Rasillo se encuentra en el embalse de González Lacasa, con acceso por carretera en un desvío de 400 metros, entre Ortigosa y El Rasillo. Es propiedad del Gobierno de La Rioja y dispone de instalaciones de ocio, con servicio de bar y restaurante durante todo el año, además de actividades deportivas y alquiler de embarcaciones en primavera y en verano.

Dispone de aparcamiento, comedor cubierto al aire libre, terraza, zona de acampada, embarcadero y piscina flotante. Se alquilan pedaleras, piraguas y tablas de wind surf, se dan cursillos y hay servicio de guardería de embarcaciones. 

el Rasillo

El Club Náutico El Rasillo se encuentra en el embalse de González Lacasa, con acceso por carretera en un desvío de 400 metros, entre Ortigosa y El Rasillo. Es propiedad del Gobierno de La Rioja y dispone de instalaciones de ocio, con servicio de bar y restaurante durante todo el año, además de actividades deportivas y alquiler de embarcaciones en primavera y en verano.

Dispone de aparcamiento, comedor cubierto al aire libre, terraza, zona de acampada, embarcadero y piscina flotante. Se alquilan pedaleras, piraguas y tablas de wind surf, se dan cursillos y hay servicio de guardería de embarcaciones. 

...

Ezcaray

La Sierra de la Demanda, techo de La Rioja, tiene a simple vista dos curiosidades. Por un lado, posee el pico más alto de la región, el majestuoso San Lorenzo de 2.260 metros, a cuyos pies está la moderna estación de esquí de Valdezcaray. Por otro, en su pico Gatón nace el río Oja, que le da nombre a nuestra tierra.

A su lado, la Sierra de Urbión, marca el límite riojano con Burgos y Soria en un mosaico de pinos silvestres, saltos de agua y círculos glaciares. También llamados Picos de Urbión, tienen en sus cimas impresionantes lagunas de azul intenso, como la Laguna de Urbión.

Frontera en el suroeste riojano, la Demanda está poblada de hayas y robles que otean la dinámica localidad de Ezcaray y sus coquetas aldeas. No te pierdas el acebal de Valgañón. El Alto Oja forma bellas cascadas en el llamado Llano de la Casa. En su ladera sur, entre pinos silvestres, se abre paso el río Najerilla que alinea bosques con robles albares, fresnos, arces y avellanos.

Un buen ejemplo de bosque mixto donde se concentran especies de toda La Rioja está en el valle de Roñas, entre las localidades de Anguiano y Brieva de Cameros...¡Los árboles de la región en un solo bosque! Las águilas sobrevuelan La Demanda y los Picos de Urbión vigilando los pinos silvestres, los hayedos y los bosques de coníferas.

Prepárate para avistar también aguiluchos, halcones, búhos reales y escurridizas perdices pardillas.

Existen además lugares perfectos para la escalada cerca de Anguiano- Conglomerados como el de Peña Reloj- y la Peña de San Torcuato de Ezcaray, donde se crían aves protegidas.

Acércate a ver los pájaros en las Peñas de Tobía y Matute caminando por el GR 93. El sendero, que parte de Ezcaray, pasa por San Millán de la Cogolla, donde tienes una parada obligatoria en los monasterios de Yuso y Suso, cunas del castellano.

Ezcaray

La Sierra de la Demanda, techo de La Rioja, tiene a simple vista dos curiosidades. Por un lado, posee el pico más alto de la región, el majestuoso San Lorenzo de 2.260 metros, a cuyos pies está la moderna estación de esquí de Valdezcaray. Por otro, en su pico Gatón nace el río Oja, que le da nombre a nuestra tierra.

A su lado, la Sierra de Urbión, marca el límite riojano con Burgos y Soria en un mosaico de pinos silvestres, saltos de agua y círculos glaciares. También llamados Picos de Urbión, tienen en sus cimas impresionantes lagunas de azul intenso, como la Laguna de Urbión.

Frontera en el suroeste riojano, la Demanda está poblada de hayas y robles que otean la dinámica localidad de Ezcaray y sus coquetas aldeas. No te pierdas el acebal de Valgañón. El Alto Oja forma bellas cascadas en el llamado Llano de la Casa. En su ladera sur, entre pinos silvestres, se abre paso el río Najerilla que alinea bosques con robles albares, fresnos, arces y avellanos.

Un buen ejemplo de bosque mixto donde se concentran especies de toda La Rioja está en el valle de Roñas, entre las localidades de Anguiano y Brieva de Cameros...¡Los árboles de la región en un solo bosque! Las águilas sobrevuelan La Demanda y los Picos de Urbión vigilando los pinos silvestres, los hayedos y los bosques de coníferas.

Prepárate para avistar también aguiluchos, halcones, búhos reales y escurridizas perdices pardillas.

Existen además lugares perfectos para la escalada cerca de Anguiano- Conglomerados como el de Peña Reloj- y la Peña de San Torcuato de Ezcaray, donde se crían aves protegidas.

Acércate a ver los pájaros en las Peñas de Tobía y Matute caminando por el GR 93. El sendero, que parte de Ezcaray, pasa por San Millán de la Cogolla, donde tienes una parada obligatoria en los monasterios de Yuso y Suso, cunas del castellano.

...

Hervías

En el mes de abril de 2007, en atención a los valores singulares de la laguna y a la fragilidad del entorno se declaró el espacio "Área de Interés Singular" convirtiéndose en el primer enclave riojano con esta calificación. La laguna de Hervías es una pequeña laguna endorreica natural que ocupa unas 15 hectáreas de superficie y se encuentra situada en el término municipal de Hervías (La Rioja), cercano a Santo Domingo de la Calzada. La laguna se ubica en el extremo occidental de la Depresión del Ebro, en la Comarca de la Rioja Alta.

Hervías

En el mes de abril de 2007, en atención a los valores singulares de la laguna y a la fragilidad del entorno se declaró el espacio "Área de Interés Singular" convirtiéndose en el primer enclave riojano con esta calificación. La laguna de Hervías es una pequeña laguna endorreica natural que ocupa unas 15 hectáreas de superficie y se encuentra situada en el término municipal de Hervías (La Rioja), cercano a Santo Domingo de la Calzada. La laguna se ubica en el extremo occidental de la Depresión del Ebro, en la Comarca de la Rioja Alta.

...

Logroño

El último enclave del Camino de Santiago a su paso por Logroño resulta ser uno de nuestros parajes más hermosos. El Parque de la Grajera, único parque natural de la ciudad, tiene una extensión de 87 hectáreas, 32 de las cuales corresponden a un embalse.

A lo largo de los años se ha ido desarrollando en el parque uno de los ecosistemas lagunares más importantes de nuestra región.

El Ayuntamiento, consciente de su interés y belleza, ha intervenido en La Grajera plantando árboles, trazando caminos, creando infraestructuras y zonas estanciales.

Durante el buen tiempo, La Grajera recibe a multitud de visitantes que acuden al parque para pasar el día y tomar contacto con la naturaleza. También se organizan numerosas excursiones de escolares, niños que durante todo el año llenan el Aula Didáctica que existe en el parque para aprender todo lo relacionado con el medio ambiente.

El Parque de La Grajera ofrece la oportunidad de perderse en la naturaleza a unos 10 minutos del centro de la ciudad. Una vez allí, las posibilidades son variadas: Aula Didáctica, zona de recreo, cafetería y restaurante, caminos alrededor de la laguna y del Campo de Golf. Éste, de cuidado diseño, ofrece al jugador 18 hoyos, un par 72 y 40 puntos de tiro, ludoteca para niños mayores de 5 años, tienda especializada, piscina y pista de pádel.

Logroño

El último enclave del Camino de Santiago a su paso por Logroño resulta ser uno de nuestros parajes más hermosos. El Parque de la Grajera, único parque natural de la ciudad, tiene una extensión de 87 hectáreas, 32 de las cuales corresponden a un embalse.

A lo largo de los años se ha ido desarrollando en el parque uno de los ecosistemas lagunares más importantes de nuestra región.

El Ayuntamiento, consciente de su interés y belleza, ha intervenido en La Grajera plantando árboles, trazando caminos, creando infraestructuras y zonas estanciales.

Durante el buen tiempo, La Grajera recibe a multitud de visitantes que acuden al parque para pasar el día y tomar contacto con la naturaleza. También se organizan numerosas excursiones de escolares, niños que durante todo el año llenan el Aula Didáctica que existe en el parque para aprender todo lo relacionado con el medio ambiente.

El Parque de La Grajera ofrece la oportunidad de perderse en la naturaleza a unos 10 minutos del centro de la ciudad. Una vez allí, las posibilidades son variadas: Aula Didáctica, zona de recreo, cafetería y restaurante, caminos alrededor de la laguna y del Campo de Golf. Éste, de cuidado diseño, ofrece al jugador 18 hoyos, un par 72 y 40 puntos de tiro, ludoteca para niños mayores de 5 años, tienda especializada, piscina y pista de pádel.

...

Munilla

Una Reserva de la Biosfera es un territorio declarado por el Programa Hombre y Biosfera de la UNESCO que busca el desarrollo de sus habitantes en consonancia con la conservación del entorno, propiciando la relación entre el hombre y la naturaleza.

Este tipo de espacio se distingue de otros porque el hombre es parte esencial de él; la naturaleza que hoy tenemos es el producto de una evolución conjunta del hombre con el medio natural, cosa que se hizo de manera armónica durante milenios, pero desde la Revolución Industrial los cambios fueron mucho más bruscos, rompiéndose ese equilibrio.

Por tanto, las Reservas de la Biosfera no constituyen una nueva categoría de espacio natural protegido, sino que responden a una concepción más amplia y ambiciosa como es la de servir de espacio para la experimentación de modelos de desarrollo sostenible que armonicen los fines de la conservación tanto de recursos naturales como culturales.

El objetivo de las reservas es:

Fomentar el desarrollo económico y social sostenible según las necesidades de sus habitantes.

Aplicar modelos de desarrollo sostenible, contribuir a la formación, a la educación ambiental y a la investigación científica. Conservar los paisajes, las especies, los ecosistemas y la diversidad biológica.

La Reserva de Biosfera de La Rioja, declarada el 3 de julio de 2003, se encuentra en el límite sur oriental de La Rioja y ocupa casi un 24% del territorio regional (116.669 hectáreas) repartidas en cuatro valles: Leza, Jubera, Cidacos y Alhama-Linares. 

Posee en total 40 municipios; 27 términos municipales incluidos totalmente en la Reserva y 13 incluidos parcialmente.

Incluidos totalmente: Aguilar de Río Alhama, Ajamil, Arnedillo, Cabezón de Cameros, Cervera del Río Alhama, Cornago, Enciso, Grávalos, Hornillos de Cameros, Igea, Jalón de Cameros, Laguna de Cameros, Leza del Río Leza, Munilla, Muro en Cameros, Muro de aguas, Navajún, Préjano, Rabanera, Robres del Castillo, San Román de Cameros, Soto en Cameros, Terroba, Torre en Cameros, Valdemadera, Villarroya, Zarzosa.

Parcialmente incluidos: Alfaro, Arnedo, Autol, Bergasa, Bergasillas Bajera, Clavijo, Herce, Lagunilla del Jubera, Ocón, Quel, Ribafrecha, Santa Eulalia Bajera, Santa Engracia de Jubera.

Actividades humanas: La población asentada en el territorio de la Reserva utiliza de manera tradicional los recursos naturales de la zona para la práctica de la ganadería extensiva (ovejas, vacas y yeguas), la agricultura de secano (cereal, olivo, almendro, vid) y la agricultura hortofrutícola en las escasas zonas de vega situadas en los fondos irrigados de valle.

Más recientemente ha incrementado su importancia el sector servicios basándose en el tradicional turismo de balneario (Arnedillo y los balnearios de Cervera y Grávalos, en proceso de rehabilitación) complementado con un incipiente turismo rural asociado al patrimonio natural y cultural (yacimientos de icnitas, senderismo, monumentos, artesanía, etc.).

La actividad industrial es escasa en el interior de la reserva y se localiza en los pueblos de la periferia mejor comunicados con el corredor del Ebro. Existe una alta actividad eólica. Persisten todavía vestigios de la fabricación artesanal de alpargatas y lanas de pastor.

Características ecológicas: La Reserva se halla situada en la mitad sur oriental de La Rioja. Es una zona de montaña ibérica mediterránea en la que las cumbres raramente se superan los 1.600 metros de altitud sobre el nivel del mar. Se encuentra poblada por ecosistemas mediterráneos de gran interés como matorrales de sustitución (romerales, tomillares, jarales, aulagares), encinares bien conservados (Quercus ilex), bosques de roble melojo (Q. Pyrenaica), quejigares (Q. Faginea y Q. humilis) y hayedos todavía desconocidos (Fagus silvatica).

Para conocer rutas y actividades, ver vídeos y últimas noticias sobre la Reserva de la Biosfera de La Rioja entra el el siguiente enlace:

www.larioja.org/medio-ambiente/es/reserva-biosfera 

Munilla

Una Reserva de la Biosfera es un territorio declarado por el Programa Hombre y Biosfera de la UNESCO que busca el desarrollo de sus habitantes en consonancia con la conservación del entorno, propiciando la relación entre el hombre y la naturaleza.

Este tipo de espacio se distingue de otros porque el hombre es parte esencial de él; la naturaleza que hoy tenemos es el producto de una evolución conjunta del hombre con el medio natural, cosa que se hizo de manera armónica durante milenios, pero desde la Revolución Industrial los cambios fueron mucho más bruscos, rompiéndose ese equilibrio.

Por tanto, las Reservas de la Biosfera no constituyen una nueva categoría de espacio natural protegido, sino que responden a una concepción más amplia y ambiciosa como es la de servir de espacio para la experimentación de modelos de desarrollo sostenible que armonicen los fines de la conservación tanto de recursos naturales como culturales.

El objetivo de las reservas es:

Fomentar el desarrollo económico y social sostenible según las necesidades de sus habitantes.

Aplicar modelos de desarrollo sostenible, contribuir a la formación, a la educación ambiental y a la investigación científica. Conservar los paisajes, las especies, los ecosistemas y la diversidad biológica.

La Reserva de Biosfera de La Rioja, declarada el 3 de julio de 2003, se encuentra en el límite sur oriental de La Rioja y ocupa casi un 24% del territorio regional (116.669 hectáreas) repartidas en cuatro valles: Leza, Jubera, Cidacos y Alhama-Linares. 

Posee en total 40 municipios; 27 términos municipales incluidos totalmente en la Reserva y 13 incluidos parcialmente.

Incluidos totalmente: Aguilar de Río Alhama, Ajamil, Arnedillo, Cabezón de Cameros, Cervera del Río Alhama, Cornago, Enciso, Grávalos, Hornillos de Cameros, Igea, Jalón de Cameros, Laguna de Cameros, Leza del Río Leza, Munilla, Muro en Cameros, Muro de aguas, Navajún, Préjano, Rabanera, Robres del Castillo, San Román de Cameros, Soto en Cameros, Terroba, Torre en Cameros, Valdemadera, Villarroya, Zarzosa.

Parcialmente incluidos: Alfaro, Arnedo, Autol, Bergasa, Bergasillas Bajera, Clavijo, Herce, Lagunilla del Jubera, Ocón, Quel, Ribafrecha, Santa Eulalia Bajera, Santa Engracia de Jubera.

Actividades humanas: La población asentada en el territorio de la Reserva utiliza de manera tradicional los recursos naturales de la zona para la práctica de la ganadería extensiva (ovejas, vacas y yeguas), la agricultura de secano (cereal, olivo, almendro, vid) y la agricultura hortofrutícola en las escasas zonas de vega situadas en los fondos irrigados de valle.

Más recientemente ha incrementado su importancia el sector servicios basándose en el tradicional turismo de balneario (Arnedillo y los balnearios de Cervera y Grávalos, en proceso de rehabilitación) complementado con un incipiente turismo rural asociado al patrimonio natural y cultural (yacimientos de icnitas, senderismo, monumentos, artesanía, etc.).

La actividad industrial es escasa en el interior de la reserva y se localiza en los pueblos de la periferia mejor comunicados con el corredor del Ebro. Existe una alta actividad eólica. Persisten todavía vestigios de la fabricación artesanal de alpargatas y lanas de pastor.

Características ecológicas: La Reserva se halla situada en la mitad sur oriental de La Rioja. Es una zona de montaña ibérica mediterránea en la que las cumbres raramente se superan los 1.600 metros de altitud sobre el nivel del mar. Se encuentra poblada por ecosistemas mediterráneos de gran interés como matorrales de sustitución (romerales, tomillares, jarales, aulagares), encinares bien conservados (Quercus ilex), bosques de roble melojo (Q. Pyrenaica), quejigares (Q. Faginea y Q. humilis) y hayedos todavía desconocidos (Fagus silvatica).

Para conocer rutas y actividades, ver vídeos y últimas noticias sobre la Reserva de la Biosfera de La Rioja entra el el siguiente enlace:

www.larioja.org/medio-ambiente/es/reserva-biosfera 

...

Navajún

El yacimiento de piritas de " Ampliación a Victoria ", se encuentra a 4 Km. del pueblo de Navajún, en plena sierra de Alcarama. El yacimiento fué descubierto en el año 1965, y a través de los años, la Pirita de Navajún se ha introducido totalmente en el mercado internacional del coleccionismo, siendo apreciada y valorada cada vez más, convirtiendose en un referente en el ámbito de la mineralogia española. También, gracias a esta labor, la Pirita de Navajún se ha erigido en uno de los simbolos de La Rioja.

Navajún

El yacimiento de piritas de " Ampliación a Victoria ", se encuentra a 4 Km. del pueblo de Navajún, en plena sierra de Alcarama. El yacimiento fué descubierto en el año 1965, y a través de los años, la Pirita de Navajún se ha introducido totalmente en el mercado internacional del coleccionismo, siendo apreciada y valorada cada vez más, convirtiendose en un referente en el ámbito de la mineralogia española. También, gracias a esta labor, la Pirita de Navajún se ha erigido en uno de los simbolos de La Rioja.

filter_list

Filtrar

close

Encuentra

facetas