formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Iniciar sesión
Buscar en La Rioja Turismo close

Empieza a teclear...

Tu búsqueda no ha obtenido ningún resultado.

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Ver y hacer

visualización

facetas
filter_listFiltrar

40 resultados

...

Alfaro

En la plaza España, sobre unas ininterrumpidas escalinatas en forma de concha, se alza la fachada enladrillo, obra maestra del barroco aragonés de finales del siglo XVII. Está jalonada de dos torres que se alzan a 50 m. Entre ambas, un cuerpo central. La parte baja está dividida por dos grandes pilastras.

Entre ellas, tres grandes arcadas cobijan las monumentales portadas, correspondientes a la nave mayor y a las dos laterales. La parte central consiste en una galería con nueve arcos de medio punto. Remata el conjunto el imafronte de la nave principal.

Las torres están constituidas por cuatro cuerpos, elevados en degradación, los tres primeros cuadrados, el tercero de planta octogonal. En cada cuerpo tres pilastras y ocho, respectivamente, dan lugar a huecos rematados por arcos de medio punto. Las torres están rematadas por chapiteles.

En el interior, de planta rectangular, se alzan tres naves de igual altura, separadas por una serie de pilares de ladrillo. De estos pilares y de los muros surgen los arcos tajones de medio punto que sostienen las bóvedas. Alojadas entre los contrafuertes una larga serie de capillas dedicadas a Nuestra Señora del Rosario (cabecera del edificio), San José de los Desposorios de Nuestra Señora, San Joaquín y Santa Ana, del Santo Entierro, San Esteban, San Juan Bautista, Niño Jesús, Amor Hermoso, de las Animas, de San Roque (guarda una bella escultura barroca de San Roque) y de los Araciel (destaca en el retablo un precioso busto de una Dolorosa, talla de una ejecución delicada y extrema expresividad).

Mención especial:

Coro: con acceso a través de una bella y monumental verja barroca de hierro forjado, obra de Sebastián de Medina. Está construido en madera de nogal y es de una gran riqueza. Dos series de santos y santas se alinean siguiendo el orden de la letanía en dos sillerías; la superior consta de 18 asientos más la silla del abad; la inferior, 13 más la del semanero. Es una magnífica obra del escultor Rubalcaba.

Retablo mayor de San Miguel Arcángel. Retablo-tabernáculo con forma de una gran custodia procesional barroca. El conjunto está coronado por una bella escultura del titular, obra de Gregorio Fernández.

Sacristía. Se conserva piezas de indudable valor. A destacar un crucifijo de marfil, de estilo barroco del siglo XVII, con peana de ébano y remates de plata.

Alfaro

En la plaza España, sobre unas ininterrumpidas escalinatas en forma de concha, se alza la fachada enladrillo, obra maestra del barroco aragonés de finales del siglo XVII. Está jalonada de dos torres que se alzan a 50 m. Entre ambas, un cuerpo central. La parte baja está dividida por dos grandes pilastras.

Entre ellas, tres grandes arcadas cobijan las monumentales portadas, correspondientes a la nave mayor y a las dos laterales. La parte central consiste en una galería con nueve arcos de medio punto. Remata el conjunto el imafronte de la nave principal.

Las torres están constituidas por cuatro cuerpos, elevados en degradación, los tres primeros cuadrados, el tercero de planta octogonal. En cada cuerpo tres pilastras y ocho, respectivamente, dan lugar a huecos rematados por arcos de medio punto. Las torres están rematadas por chapiteles.

En el interior, de planta rectangular, se alzan tres naves de igual altura, separadas por una serie de pilares de ladrillo. De estos pilares y de los muros surgen los arcos tajones de medio punto que sostienen las bóvedas. Alojadas entre los contrafuertes una larga serie de capillas dedicadas a Nuestra Señora del Rosario (cabecera del edificio), San José de los Desposorios de Nuestra Señora, San Joaquín y Santa Ana, del Santo Entierro, San Esteban, San Juan Bautista, Niño Jesús, Amor Hermoso, de las Animas, de San Roque (guarda una bella escultura barroca de San Roque) y de los Araciel (destaca en el retablo un precioso busto de una Dolorosa, talla de una ejecución delicada y extrema expresividad).

Mención especial:

Coro: con acceso a través de una bella y monumental verja barroca de hierro forjado, obra de Sebastián de Medina. Está construido en madera de nogal y es de una gran riqueza. Dos series de santos y santas se alinean siguiendo el orden de la letanía en dos sillerías; la superior consta de 18 asientos más la silla del abad; la inferior, 13 más la del semanero. Es una magnífica obra del escultor Rubalcaba.

Retablo mayor de San Miguel Arcángel. Retablo-tabernáculo con forma de una gran custodia procesional barroca. El conjunto está coronado por una bella escultura del titular, obra de Gregorio Fernández.

Sacristía. Se conserva piezas de indudable valor. A destacar un crucifijo de marfil, de estilo barroco del siglo XVII, con peana de ébano y remates de plata.

...

Alfaro

Se encuentra ubicada en la calle del mismo nombre. Está construida en ladrillo y es de estilo clasicista y barroco del siglo XVII. La portada es de piedra y está constituida por un arco de medio punto, entre pilastras. Encima, en una hornacina, aparece la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles, de alabastro, obra de Francisco de Villanoba (1753). La torre es de cuatro cuerpos. Los dos primeros cuadrados, el resto octogonales.

El interior consta de una nave (dividida en tres tramos), crucero, cabecera rectangular y capillas entre los contrafuertes de los dos últimos tramos de la nave. Las capillas están dedicadas a: Los Pueyo, Nuestra Señora de los Dolores, San José, Santiago, San Jorge, la Cruz y la Virgen del Burgo.

Merecen admirarse con un mayor detenimiento:

- Retablo Mayor. Dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles, obra de Juan Francisco Villanoba (1750-2). Está compuesto de zócalo, banco, cuerpo de tres calles y ático. En medio del banco se encuentra el tabernáculo. El cuerpo central se halla dividido por grandes columnas, decoradas con motivos vegetales. En la calle central imagen del Sagrado Corazón de Jesús, y sobre ella, en una hermosa hornacina, Nuestra Señora de los Ángeles. A ambos lados imágenes de San Pedro y San Pablo, y sobre ellas de San Miguel y San Rafael. El ático está dividido en tres sectores por dos columnas. En el centro la imagen de San José con el Niño, y en los laterales de San Francisco de Paula y San Francisco Javier.

A los laterales del Retablo Mayor, otros dos dedicados a la Virgen del Carmen y a la Inmaculada Concepción de María.

- Capilla de la Virgen del Burgo. El retablo está configurado en función de la titular. Consta de banco y cuerpo de tres calles. La calle central ocupa la mayor parte del retablo. Tiene forma de un gran óvalo, profusamente decorado con flores y ángeles que hacen corte a la Señora. El autor parece ser Juan de Peralta. La Imagen de la Patrona es de estilo gótico del siglo XIV. Se le profesa gran devoción en Alfaro.

Alfaro

Se encuentra ubicada en la calle del mismo nombre. Está construida en ladrillo y es de estilo clasicista y barroco del siglo XVII. La portada es de piedra y está constituida por un arco de medio punto, entre pilastras. Encima, en una hornacina, aparece la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles, de alabastro, obra de Francisco de Villanoba (1753). La torre es de cuatro cuerpos. Los dos primeros cuadrados, el resto octogonales.

El interior consta de una nave (dividida en tres tramos), crucero, cabecera rectangular y capillas entre los contrafuertes de los dos últimos tramos de la nave. Las capillas están dedicadas a: Los Pueyo, Nuestra Señora de los Dolores, San José, Santiago, San Jorge, la Cruz y la Virgen del Burgo.

Merecen admirarse con un mayor detenimiento:

- Retablo Mayor. Dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles, obra de Juan Francisco Villanoba (1750-2). Está compuesto de zócalo, banco, cuerpo de tres calles y ático. En medio del banco se encuentra el tabernáculo. El cuerpo central se halla dividido por grandes columnas, decoradas con motivos vegetales. En la calle central imagen del Sagrado Corazón de Jesús, y sobre ella, en una hermosa hornacina, Nuestra Señora de los Ángeles. A ambos lados imágenes de San Pedro y San Pablo, y sobre ellas de San Miguel y San Rafael. El ático está dividido en tres sectores por dos columnas. En el centro la imagen de San José con el Niño, y en los laterales de San Francisco de Paula y San Francisco Javier.

A los laterales del Retablo Mayor, otros dos dedicados a la Virgen del Carmen y a la Inmaculada Concepción de María.

- Capilla de la Virgen del Burgo. El retablo está configurado en función de la titular. Consta de banco y cuerpo de tres calles. La calle central ocupa la mayor parte del retablo. Tiene forma de un gran óvalo, profusamente decorado con flores y ángeles que hacen corte a la Señora. El autor parece ser Juan de Peralta. La Imagen de la Patrona es de estilo gótico del siglo XIV. Se le profesa gran devoción en Alfaro.

...

Alfaro

Ubicado en la plaza del mismo nombre. Construido en ladrillo, con alguna cadena de piedra, en la segunda mitad de siglo XVII. Cuatro pilastras dividen el paramento en cinco calles. Las laterales corresponden a las torres, las centrales al triple ingreso en medio punto.

En la calle central hay dos hornacinas con imágenes de San Francisco y la Inmaculada. Las torres constan de tres cuerdos, los dos primeros de planta cuadrada, el tercero octogonal.

El interior es de una sola nave, con capillas comunicadas mediante arcos entre los contrafuertes. La cabecera es rectangular y el crucero está dividido en cinco tramos, sobre los dos últimos el coro. El retablo Mayor está compuesto de zócalo, dos cuerpos con tres calles, y ático. En la calle central del primer cuerpo hay una hornacina con imagen de Ntra. Sra. En el segundo cuerpo relieve de la impresión de las llagas de San Francisco, a los laterales San Buenaventura y San Luis Obispo de Tolosa.

Alfaro

Ubicado en la plaza del mismo nombre. Construido en ladrillo, con alguna cadena de piedra, en la segunda mitad de siglo XVII. Cuatro pilastras dividen el paramento en cinco calles. Las laterales corresponden a las torres, las centrales al triple ingreso en medio punto.

En la calle central hay dos hornacinas con imágenes de San Francisco y la Inmaculada. Las torres constan de tres cuerdos, los dos primeros de planta cuadrada, el tercero octogonal.

El interior es de una sola nave, con capillas comunicadas mediante arcos entre los contrafuertes. La cabecera es rectangular y el crucero está dividido en cinco tramos, sobre los dos últimos el coro. El retablo Mayor está compuesto de zócalo, dos cuerpos con tres calles, y ático. En la calle central del primer cuerpo hay una hornacina con imagen de Ntra. Sra. En el segundo cuerpo relieve de la impresión de las llagas de San Francisco, a los laterales San Buenaventura y San Luis Obispo de Tolosa.

...

Alfaro

Construido en ladrillo en el siglo XVII. La fachada es de estilo clasicista. Grandes pilastras la dividen en tres paños. Se eleva en tres plantas. La Iglesia es de una sola nave, con cabecera rectangular y crucero dividido en tres tramos. 

Arcos de medio punto sobre pilastras soportan las bóvedas, excepto el crucero, donde se levanta la cúpula. 

El Retablo Mayor es rococó. Consta de banco, cuerpo de tres calles y ático. Lleva imágenes de San Joaquín, Santa Ana, San Miguel, San Luis Obispo de Tolosa y San Francisco de Asís.

Alfaro

Construido en ladrillo en el siglo XVII. La fachada es de estilo clasicista. Grandes pilastras la dividen en tres paños. Se eleva en tres plantas. La Iglesia es de una sola nave, con cabecera rectangular y crucero dividido en tres tramos. 

Arcos de medio punto sobre pilastras soportan las bóvedas, excepto el crucero, donde se levanta la cúpula. 

El Retablo Mayor es rococó. Consta de banco, cuerpo de tres calles y ático. Lleva imágenes de San Joaquín, Santa Ana, San Miguel, San Luis Obispo de Tolosa y San Francisco de Asís.

...

Arnedillo

La ermita de Santa María ejerció como iglesia parroquial de la antigua población de Peñalba, hoy abandonada. Es uno de los escasos edificios mozárabes que se conservan en España.

La ermita, situada en un altozano cerca de la localidad de Arnedillo, es un edificio de mampostería, posiblemente del siglo X, con dos naves de dos tramos que se articulan en torno a un pilar central del que parten cuatro arcos de medio punto, un diseño que recuerda al de una palmera.

Posee también dos ábsides, uno en forma de herradura y otro cuadrangular, que se abren a la nave mediante dos arcos de herradura de tradición visigótica enmarcados por un alfiz mozárabe.

En su interior guarda una talla románica del siglo XIII de la Virgen de la Anunciación. Tenía también un frontal de altar del siglo XII, con una pintura románica que representa a la infancia de Jesús (escenas de la Epifanía y la Presentación en el Templo).

Vistas panorámicas desde el exterior.

Arnedillo

La ermita de Santa María ejerció como iglesia parroquial de la antigua población de Peñalba, hoy abandonada. Es uno de los escasos edificios mozárabes que se conservan en España.

La ermita, situada en un altozano cerca de la localidad de Arnedillo, es un edificio de mampostería, posiblemente del siglo X, con dos naves de dos tramos que se articulan en torno a un pilar central del que parten cuatro arcos de medio punto, un diseño que recuerda al de una palmera.

Posee también dos ábsides, uno en forma de herradura y otro cuadrangular, que se abren a la nave mediante dos arcos de herradura de tradición visigótica enmarcados por un alfiz mozárabe.

En su interior guarda una talla románica del siglo XIII de la Virgen de la Anunciación. Tenía también un frontal de altar del siglo XII, con una pintura románica que representa a la infancia de Jesús (escenas de la Epifanía y la Presentación en el Templo).

Vistas panorámicas desde el exterior.

...

Arnedillo

Ocupa el lugar donde se encontraba una antigua iglesia gótica.

Data de comienzos del s. XVI, el pórtico y el coro alto de fines del s. XVI o comienzos del s. XVII, la sacristía y la parte superior de la torre son del s. XVIII.

Edificio construido en sillería con muros de 1 metro de espesor, consta de tres naves a igual altura cubierto con crucerías estrelladas, sobre arcos apuntados y pilastras redondas, exentas y adosadas, con entablamento por capitel.

El suelo actual de la Iglesia está alrededor de 3 m sobre el antiguo.

Retablo Mayor renacentista, 1560, los titulares San Servando y San Germán se encuentran curiosamente vestidos con el traje de “Tercios de Flandes”.

A ambos lados del retablo mayor, retablos barrocos relacionados con la Virgen del Carmen y con San Joaquín y Santa Ana.

Destacar la talla de la Virgen de Peñalba, procedente de la ermita a la que da nombre, románica s. XI, la cabeza le fue cortada y puesta otra en el s. XVIII.

Órgano, s. XVII con posteriores añadidos en los ss. XVIII y XIX.

Arnedillo

Ocupa el lugar donde se encontraba una antigua iglesia gótica.

Data de comienzos del s. XVI, el pórtico y el coro alto de fines del s. XVI o comienzos del s. XVII, la sacristía y la parte superior de la torre son del s. XVIII.

Edificio construido en sillería con muros de 1 metro de espesor, consta de tres naves a igual altura cubierto con crucerías estrelladas, sobre arcos apuntados y pilastras redondas, exentas y adosadas, con entablamento por capitel.

El suelo actual de la Iglesia está alrededor de 3 m sobre el antiguo.

Retablo Mayor renacentista, 1560, los titulares San Servando y San Germán se encuentran curiosamente vestidos con el traje de “Tercios de Flandes”.

A ambos lados del retablo mayor, retablos barrocos relacionados con la Virgen del Carmen y con San Joaquín y Santa Ana.

Destacar la talla de la Virgen de Peñalba, procedente de la ermita a la que da nombre, románica s. XI, la cabeza le fue cortada y puesta otra en el s. XVIII.

Órgano, s. XVII con posteriores añadidos en los ss. XVIII y XIX.

...

Arnedo

Construida a principios del siglo XVI en piedra de sillar, la iglesia de Santo Tomás es de estilo gótico. La portada es apuntada, con seis arquivoltas y protegida por pórtico.
Si de la iglesia de San Cosme y San Damián hay que destacar la belleza de su retablo central, de esta iglesia es obligado mencionar la impresionante bóveda estrellada que cubre la nave central que justifica por sí misma la visita al templo.

El retablo mayor es clasicista y está presidido por la imagen de Santo Tomás. Con banco y cuerpo, con pares de columnas corintias entorchadas y frontón redondo roto, clasicista de hacia 1640. Lienzos de los cuatro evangelistas en los plintos de las columnas, imagen titular de Santo Tomás.

En el tramo de naves hay coro alto sobre crucería estrellada con combados curvos. Órgano con caja rococó de la segunda mitad del XVIII.. Debajo dos capillas en arco rebajado, una de ellas sirve de baptisterio; en el centro el acceso al coro.

La torre se yergue al Norte de la cabecera y consta de dos plantas, la segunda de ladrillo. Sobre esta torre se puede ver durante todo el año un nido de cigüeñas que por el particular clima agradable de la ciudad permanecen aquí durante todo el año. Este nido pesa nada menos que 700 kg., por lo que periódicamente se aligera y se traslada a las cigüeñas durante una temporada, con el fin de que no se produzca un derrumbamiento de la torre.

Arnedo

Construida a principios del siglo XVI en piedra de sillar, la iglesia de Santo Tomás es de estilo gótico. La portada es apuntada, con seis arquivoltas y protegida por pórtico.
Si de la iglesia de San Cosme y San Damián hay que destacar la belleza de su retablo central, de esta iglesia es obligado mencionar la impresionante bóveda estrellada que cubre la nave central que justifica por sí misma la visita al templo.

El retablo mayor es clasicista y está presidido por la imagen de Santo Tomás. Con banco y cuerpo, con pares de columnas corintias entorchadas y frontón redondo roto, clasicista de hacia 1640. Lienzos de los cuatro evangelistas en los plintos de las columnas, imagen titular de Santo Tomás.

En el tramo de naves hay coro alto sobre crucería estrellada con combados curvos. Órgano con caja rococó de la segunda mitad del XVIII.. Debajo dos capillas en arco rebajado, una de ellas sirve de baptisterio; en el centro el acceso al coro.

La torre se yergue al Norte de la cabecera y consta de dos plantas, la segunda de ladrillo. Sobre esta torre se puede ver durante todo el año un nido de cigüeñas que por el particular clima agradable de la ciudad permanecen aquí durante todo el año. Este nido pesa nada menos que 700 kg., por lo que periódicamente se aligera y se traslada a las cigüeñas durante una temporada, con el fin de que no se produzca un derrumbamiento de la torre.

...

Arnedo

 La iglesia de San Cosme y San Damián es catedralicia por su majestuosidad belleza. Como las otras dos parroquias de Arnedo, ya  aparece citada en el S. XIII. El edificio es de sillería del S. XVI, con tres naves cubiertas por bóvedas de crucería estrelladas, cabecera ochavada de tres paños; coro alto a los pies y diversas capillas abiertas en las naves laterales. Dos capillas en la cabecera y torre a los pies completan la arquitectura

Trabajaron en su construcción Pedro de Alzaga, Martín de Saracíbar, Francisco de Zumista, Juan de Juaristi...

Portada Sur

La entrada es de estilo manierista con elementos barrocos, fue realizada entre 1634 y 1638 por Juan de Zumeta y Larrañaga.

Sobre seis columnas estríadas se abre un frontón y tímpano que nos recuerda el estilo grecorromano, está compuesta de dos cuerpos, el bajo adintelado entre columnas con frontón redondo y el alto con doble hornacina que alberga las imágenes de San Cosme y San Damián.

Para pasar al interior es necesario franquear una monumental puerta adornada con artísticos clavos y molduras.

Puerta Oeste

En el centro del hastial oeste a los pies, se abre la portada más antigua, actualmente en desuso, llamada del Padre Eterno por el relieve del segundo cuerpo. Es de estilo renacentista-manierista de la segunda mitad del S. XVI.

Torre

Adosada al último tramo de la nave del evangelio, con cuerpo inferior de planta cuadrada y superior octogonal con cúpula con linterna. El cuerpo inferior es del XVI, el alto del siglo XVII (1597-1625), y el remate o campanario del XIX,  reconstruido en el año 1951.

Capilla de San Martín

Al entrar en el templo de San Cosme, a la derecha, se halla la capilla de San Martín, renacentista con bóveda de cañón, tiene ingreso de medio punto soportando un frontón triangular roto con un altorrelieve del Padre Eterno, en ella destaca sobremanera su precioso retablo, el más antiguo del templo obra romanista del escultor arnedano Antonio de Zárraga, muy artístico, sobre todo en imaginería.

De tres calles con columnas corintias, romanista del año 1590. En el centro la figura de S. Martín de Tours partiendo la capa con el mendigo, llama la atención la pata flotante del caballo y la pierna herida del mendigo. y a los lados santo Obispo y Abad, en el banco las santas Catalina, Magdalena y Julita. En el segundo cupero San Pedro y San Pablo a los lados del relieve de la Epifanía. En el ático un calvario.

Capilla de Santa Catalina

Posee un retablo rococó de la segunda mitad del XVIII, con imagen de San Francisco Javier del S. XVII y Santa Catalina del XVI. Pintura en el ático de San Ignacio.

Retablo de la Inmaculada

Compuesto por una parte baja, rococó del XVIII con imagen moderna de la Inmaculada y San José y Santa Teresa, rococós a los lados. Sobre él, retablo barroco de fines del XVII con Virgen de la Antigua, gótica del XIV-XV mutilada y Santo Tomás de Aquino barroco del s. XVII.

Retablo Mayor

Al entrar dentro, sobrecoge la belleza del retablo central, espectacular y majestuoso, recubierto en oro sobre una base de alabastro y madera policromada. Sebastián Sola y José Tovar fueron los artífices de este retablo impresionante, labrado en figuras y adornos barrocos que terminaron de construir en 1699.

La base del retablo es de piedra de alabastro labrada en figuras y adornos barrocos. Encima, y en madera, a derecha e izquierda, una talla de Santiago el Mayor en brioso caballo derrocando a grotescos moros, y San Jorge en caballo negro luchando con el dragón. Hacia arriba, cuatro cuarteles con la vida y milagros de los titulares, San Cosme y San Damián. En uno de ellos puede verse la cabeza de un santo que rueda por el suelo. Adornando el conjunto columnas y calados barrocos. En el centro están las imágenes, de cuerpo entero, de San Cosme y San Damián.

La pieza formada por el relicario, el sagrario y el expositor a cuyos lados se pueden ver los dos bustos relicarios de San Cosme y San Damián es de singular mérito artístico. Estos bustos relicarios son los que los navarros y riojanos se disputan cada 27 de septiembre.

En lo alto del retablo puede contemplarse una soberana talla de la Asunción de María rodeada de ángeles y trompetas.

Capilla de San Juan Evangelista

En este altar de S. Juan Evangelista, barroco, recargado de uvas y palomas, de finales del s. XVIII, podemos admirar una buena talla de San Juan y relieves, de su martirio y  predicación. En el atrio se hallan figuras de San Joaquín y varios ángeles.

Capilla de la Virgen de Vico

El retablo, rococó de la segunda mitad del S. XVIII es interesante sobre todo por tres de las imágenes que alberga procedentes del desamortizado Monasterio de Vico. En el centro la Virgen de Vico , Patrona de Arnedo, románica del s. XII. 

A los lados San Francisco de Asís y San Antonio de fines del S. XVII, de autor desconocido pero de estilo de Pedro de Mena, importante escultor barroco de escuela granadina y principal discípulo de Alonso Cano

Órgano

Espléndido ejemplar de los órganos barrocos de la escuela castellana. Magnífica fachada que se organiza en torno a dos cuerpos.

En el cuerpo inferior o pedestal, de forma rectangular, se ocultan los componentes del teclado, los registros, el teclado de pies con sus pedales, el teclado de mano, y el "secreto" o caja distribuidora de viento. El cuerpo principal, tubería horizontal; más arriba tubería vertical, a ambos lados cuatro paneles o "campos" con motivos vegetales.

El remate de la caja presenta una decoración de motivos vegetales rematada con la talla del ángel trompetero. El 30 de septiembre de 1706 Martín Crespo, maestro de órgano, se obligó a hacer este órgano de San Cosme y San Damián.

Capilla de la Veracruz

En ella se celebraban tradicionalmente las misas de Veracruz.  Posee altar barroco con lienzo de San Sebastián en el ático, todo del siglo XVIII. El sepulcro con Cristo yacente de tamaño natural, barroco del XVIII . Tres imágenes de Dolorosas, barrocas del XVIII. Hay otro retbalo como el anterio con lienzo de San Lorenzo en el ático e imagen de Cristo a la Columna todo del S. XVIII.

En la pared del Coro Bajo, cuelga una gran cruz de madera: dos personas, elegidas a sorteo el DOmingo de Ramos, trasladan esta cruz a hombros hasta el Calvario, cerro al oeste de la ciudad, al tiempo que se rezan las XIV estaciones del Vía Crucis, el Viernes Santo en procesión multitudinaria. 

Coro Alto

Realizado por Juan de Juaristi II que también construye a la vez la torre. Conserva la Sillería con 27 asientos y el facistol, todo ello barroco del primer tercio del s XVIII.

Sacristía Antigua

Al sur de la cabecera del s. XVI en piedra de sillería y cubierta con bóveda de crucería de terceletes.

Sacristía Nueva

Al norte de la cabecera, construida en el s. XVII en mampostería encadenada de ladrillo, técnica conocida como aparejo toledano , cubierta interiormente  con cúpula sobre pechinas

Arnedo

 La iglesia de San Cosme y San Damián es catedralicia por su majestuosidad belleza. Como las otras dos parroquias de Arnedo, ya  aparece citada en el S. XIII. El edificio es de sillería del S. XVI, con tres naves cubiertas por bóvedas de crucería estrelladas, cabecera ochavada de tres paños; coro alto a los pies y diversas capillas abiertas en las naves laterales. Dos capillas en la cabecera y torre a los pies completan la arquitectura

Trabajaron en su construcción Pedro de Alzaga, Martín de Saracíbar, Francisco de Zumista, Juan de Juaristi...

Portada Sur

La entrada es de estilo manierista con elementos barrocos, fue realizada entre 1634 y 1638 por Juan de Zumeta y Larrañaga.

Sobre seis columnas estríadas se abre un frontón y tímpano que nos recuerda el estilo grecorromano, está compuesta de dos cuerpos, el bajo adintelado entre columnas con frontón redondo y el alto con doble hornacina que alberga las imágenes de San Cosme y San Damián.

Para pasar al interior es necesario franquear una monumental puerta adornada con artísticos clavos y molduras.

Puerta Oeste

En el centro del hastial oeste a los pies, se abre la portada más antigua, actualmente en desuso, llamada del Padre Eterno por el relieve del segundo cuerpo. Es de estilo renacentista-manierista de la segunda mitad del S. XVI.

Torre

Adosada al último tramo de la nave del evangelio, con cuerpo inferior de planta cuadrada y superior octogonal con cúpula con linterna. El cuerpo inferior es del XVI, el alto del siglo XVII (1597-1625), y el remate o campanario del XIX,  reconstruido en el año 1951.

Capilla de San Martín

Al entrar en el templo de San Cosme, a la derecha, se halla la capilla de San Martín, renacentista con bóveda de cañón, tiene ingreso de medio punto soportando un frontón triangular roto con un altorrelieve del Padre Eterno, en ella destaca sobremanera su precioso retablo, el más antiguo del templo obra romanista del escultor arnedano Antonio de Zárraga, muy artístico, sobre todo en imaginería.

De tres calles con columnas corintias, romanista del año 1590. En el centro la figura de S. Martín de Tours partiendo la capa con el mendigo, llama la atención la pata flotante del caballo y la pierna herida del mendigo. y a los lados santo Obispo y Abad, en el banco las santas Catalina, Magdalena y Julita. En el segundo cupero San Pedro y San Pablo a los lados del relieve de la Epifanía. En el ático un calvario.

Capilla de Santa Catalina

Posee un retablo rococó de la segunda mitad del XVIII, con imagen de San Francisco Javier del S. XVII y Santa Catalina del XVI. Pintura en el ático de San Ignacio.

Retablo de la Inmaculada

Compuesto por una parte baja, rococó del XVIII con imagen moderna de la Inmaculada y San José y Santa Teresa, rococós a los lados. Sobre él, retablo barroco de fines del XVII con Virgen de la Antigua, gótica del XIV-XV mutilada y Santo Tomás de Aquino barroco del s. XVII.

Retablo Mayor

Al entrar dentro, sobrecoge la belleza del retablo central, espectacular y majestuoso, recubierto en oro sobre una base de alabastro y madera policromada. Sebastián Sola y José Tovar fueron los artífices de este retablo impresionante, labrado en figuras y adornos barrocos que terminaron de construir en 1699.

La base del retablo es de piedra de alabastro labrada en figuras y adornos barrocos. Encima, y en madera, a derecha e izquierda, una talla de Santiago el Mayor en brioso caballo derrocando a grotescos moros, y San Jorge en caballo negro luchando con el dragón. Hacia arriba, cuatro cuarteles con la vida y milagros de los titulares, San Cosme y San Damián. En uno de ellos puede verse la cabeza de un santo que rueda por el suelo. Adornando el conjunto columnas y calados barrocos. En el centro están las imágenes, de cuerpo entero, de San Cosme y San Damián.

La pieza formada por el relicario, el sagrario y el expositor a cuyos lados se pueden ver los dos bustos relicarios de San Cosme y San Damián es de singular mérito artístico. Estos bustos relicarios son los que los navarros y riojanos se disputan cada 27 de septiembre.

En lo alto del retablo puede contemplarse una soberana talla de la Asunción de María rodeada de ángeles y trompetas.

Capilla de San Juan Evangelista

En este altar de S. Juan Evangelista, barroco, recargado de uvas y palomas, de finales del s. XVIII, podemos admirar una buena talla de San Juan y relieves, de su martirio y  predicación. En el atrio se hallan figuras de San Joaquín y varios ángeles.

Capilla de la Virgen de Vico

El retablo, rococó de la segunda mitad del S. XVIII es interesante sobre todo por tres de las imágenes que alberga procedentes del desamortizado Monasterio de Vico. En el centro la Virgen de Vico , Patrona de Arnedo, románica del s. XII. 

A los lados San Francisco de Asís y San Antonio de fines del S. XVII, de autor desconocido pero de estilo de Pedro de Mena, importante escultor barroco de escuela granadina y principal discípulo de Alonso Cano

Órgano

Espléndido ejemplar de los órganos barrocos de la escuela castellana. Magnífica fachada que se organiza en torno a dos cuerpos.

En el cuerpo inferior o pedestal, de forma rectangular, se ocultan los componentes del teclado, los registros, el teclado de pies con sus pedales, el teclado de mano, y el "secreto" o caja distribuidora de viento. El cuerpo principal, tubería horizontal; más arriba tubería vertical, a ambos lados cuatro paneles o "campos" con motivos vegetales.

El remate de la caja presenta una decoración de motivos vegetales rematada con la talla del ángel trompetero. El 30 de septiembre de 1706 Martín Crespo, maestro de órgano, se obligó a hacer este órgano de San Cosme y San Damián.

Capilla de la Veracruz

En ella se celebraban tradicionalmente las misas de Veracruz.  Posee altar barroco con lienzo de San Sebastián en el ático, todo del siglo XVIII. El sepulcro con Cristo yacente de tamaño natural, barroco del XVIII . Tres imágenes de Dolorosas, barrocas del XVIII. Hay otro retbalo como el anterio con lienzo de San Lorenzo en el ático e imagen de Cristo a la Columna todo del S. XVIII.

En la pared del Coro Bajo, cuelga una gran cruz de madera: dos personas, elegidas a sorteo el DOmingo de Ramos, trasladan esta cruz a hombros hasta el Calvario, cerro al oeste de la ciudad, al tiempo que se rezan las XIV estaciones del Vía Crucis, el Viernes Santo en procesión multitudinaria. 

Coro Alto

Realizado por Juan de Juaristi II que también construye a la vez la torre. Conserva la Sillería con 27 asientos y el facistol, todo ello barroco del primer tercio del s XVIII.

Sacristía Antigua

Al sur de la cabecera del s. XVI en piedra de sillería y cubierta con bóveda de crucería de terceletes.

Sacristía Nueva

Al norte de la cabecera, construida en el s. XVII en mampostería encadenada de ladrillo, técnica conocida como aparejo toledano , cubierta interiormente  con cúpula sobre pechinas

...

Briones

Edificio construido en  sillería, en planta de salón (tres naves a igual altura, divididas en cinco tramos) con un interior que guarda un verdadero tesoro artístico con muestras de todos los estilos. 

Tiene cabecera ochavada e tres paños, cubierta con crucerías estrelladas de distinto trazado que configuran arcos apuntados apoyados en pilares cilíndricos fasciculados con base octogonal y capiteles decorados con motivos vegetales. 

El conjunto principal es de estilo Reyes Católicos y Renacimiento, del siglo XVI. Se sabe documentalmente que la cabecera está levantada para 1521 fecha a partir de la cual Miguel de Ezquioga tomó a su cargo la realización delos primeros tramos hasta 1536, ya que desde 1546 se vincula la obra a Juan Martínez de Mutio para edificar los dos últimos tramos, incluyendo coro, escalera y portada.

El retablo mayor de la iglesia de Briones constituye no sólo la obra clasicista mas monumental de toda La Rioja, sino también el ejemplar mas significativo de cuantos alumbró el Taller de Cabredo durante el siglo XVII. Esta organizadado en banco, tres cueros de cinco calles con sus correspondientes zócalos y ático. La traza es de Hernando de Murillo (padre) de 1626. A su muerte fue terminado por su hijo Hernando de Murillo, ayudado or Juan Bazcardo y Diego Jiménez. Fue finalizado en 1650.

La sacristía es rectangular dividida en cuatro capillas por pilastras, acabada hacia 1680 y decorada con pinturas al fresco realizadas por Juan Gallardo en  1791.

La torre es de estilo típico riojano, linda con la puerta principal y ocupa el lugar de otra anterior del siglo XVI. Fue cloncluida en 1760, tras cuatro años de realización por Matín de Beratua y Martín de Arbe. En ella destaca el espacio intermedio entre el fuste y el campanario para que cumpla funciones de conjugatorio, con el ventanal del lado Sur, abierto hacia la plaza.

La portada principal se habré sobre el cuarto tramo del lado de la Epístola y configura una de las obras mas encantadoras del plateresco riojano. Está resuelta a la manera de retablo, con ingreso en arco de medio punto. En la iconografía abundan las influencias burgalesas derivadas del circulo de Juan de Vallejo, y que tienen por objeto enfatizar la figura simbólica de María, cuya titularidad ostentaba el templo.

Briones

Edificio construido en  sillería, en planta de salón (tres naves a igual altura, divididas en cinco tramos) con un interior que guarda un verdadero tesoro artístico con muestras de todos los estilos. 

Tiene cabecera ochavada e tres paños, cubierta con crucerías estrelladas de distinto trazado que configuran arcos apuntados apoyados en pilares cilíndricos fasciculados con base octogonal y capiteles decorados con motivos vegetales. 

El conjunto principal es de estilo Reyes Católicos y Renacimiento, del siglo XVI. Se sabe documentalmente que la cabecera está levantada para 1521 fecha a partir de la cual Miguel de Ezquioga tomó a su cargo la realización delos primeros tramos hasta 1536, ya que desde 1546 se vincula la obra a Juan Martínez de Mutio para edificar los dos últimos tramos, incluyendo coro, escalera y portada.

El retablo mayor de la iglesia de Briones constituye no sólo la obra clasicista mas monumental de toda La Rioja, sino también el ejemplar mas significativo de cuantos alumbró el Taller de Cabredo durante el siglo XVII. Esta organizadado en banco, tres cueros de cinco calles con sus correspondientes zócalos y ático. La traza es de Hernando de Murillo (padre) de 1626. A su muerte fue terminado por su hijo Hernando de Murillo, ayudado or Juan Bazcardo y Diego Jiménez. Fue finalizado en 1650.

La sacristía es rectangular dividida en cuatro capillas por pilastras, acabada hacia 1680 y decorada con pinturas al fresco realizadas por Juan Gallardo en  1791.

La torre es de estilo típico riojano, linda con la puerta principal y ocupa el lugar de otra anterior del siglo XVI. Fue cloncluida en 1760, tras cuatro años de realización por Matín de Beratua y Martín de Arbe. En ella destaca el espacio intermedio entre el fuste y el campanario para que cumpla funciones de conjugatorio, con el ventanal del lado Sur, abierto hacia la plaza.

La portada principal se habré sobre el cuarto tramo del lado de la Epístola y configura una de las obras mas encantadoras del plateresco riojano. Está resuelta a la manera de retablo, con ingreso en arco de medio punto. En la iconografía abundan las influencias burgalesas derivadas del circulo de Juan de Vallejo, y que tienen por objeto enfatizar la figura simbólica de María, cuya titularidad ostentaba el templo.

...

Briones

La ermita de San Juan o del Santo Cristo de los Remedios constituye un bello edificio de estructura centralizada situada en el centro del casco históricos de Briones. Se construye entre 1737 y 1748 sobre la antigua ermita de San Juan. En la fachada hay una hornacina con la imagen de San Juan, titular del primitivo templo.

La ermita que podemos ver actualmente fue realizada por el maestro de obras Juan Bautista Arbaizar, ayudado por su yerno Ignacio de Elejalde. Es destacable suplanta octogonal inscrita en un rectángulo y su gran cúpula central. en su interior se conservan retablos, pinturas y tallas de la época.

Esta delimitada por contrafuertes cilíndricos y representa ingreso adintelado con moldura mixtilínea entre columnas corintias que soportan el entablamento. En el segundo cuerpo hay hornacina entre pilastras con los típicos aletones de moldura mixtilínea. La imagen que resguarda esta hornacina recuerda que la ermita se levantó sobre la anterior en ruina de San Juan Bautista. La portada termina con la espadaña de un solo huevo que actúa como coronación al conjunto.

Los tres retablos de la cabecera son de estilo Rococó del siglo XVIII, tiene imágenes de vírgenes y santos. El Cristo de los Remedios esta en esta Ermita desde la Cruz de Septiembre hasta la Cruz de mayo, el resto del año el hueco esta vacío pues el Cristo se encuentra en la Parroquia de la localidad.

Briones

La ermita de San Juan o del Santo Cristo de los Remedios constituye un bello edificio de estructura centralizada situada en el centro del casco históricos de Briones. Se construye entre 1737 y 1748 sobre la antigua ermita de San Juan. En la fachada hay una hornacina con la imagen de San Juan, titular del primitivo templo.

La ermita que podemos ver actualmente fue realizada por el maestro de obras Juan Bautista Arbaizar, ayudado por su yerno Ignacio de Elejalde. Es destacable suplanta octogonal inscrita en un rectángulo y su gran cúpula central. en su interior se conservan retablos, pinturas y tallas de la época.

Esta delimitada por contrafuertes cilíndricos y representa ingreso adintelado con moldura mixtilínea entre columnas corintias que soportan el entablamento. En el segundo cuerpo hay hornacina entre pilastras con los típicos aletones de moldura mixtilínea. La imagen que resguarda esta hornacina recuerda que la ermita se levantó sobre la anterior en ruina de San Juan Bautista. La portada termina con la espadaña de un solo huevo que actúa como coronación al conjunto.

Los tres retablos de la cabecera son de estilo Rococó del siglo XVIII, tiene imágenes de vírgenes y santos. El Cristo de los Remedios esta en esta Ermita desde la Cruz de Septiembre hasta la Cruz de mayo, el resto del año el hueco esta vacío pues el Cristo se encuentra en la Parroquia de la localidad.

...

Calahorra

Está en el arrabal, a orillas del río Cidacos, custodiada por el Palacio Episcopal y el paseo de las Bolas.

Los orígenes. En este mismo lugar se han construido varias iglesias con anterioridad. Se comienza renovando la anterior, hacia finales del siglo XV, y se terminará en el año 1900 con la colocación del retablo del altar mayor, ya que el anterior se quemó en el incendio del 13 de junio de 1900. Un amplio atrio precede a la catedral. En el centro de su pavimento está colocada la rosa de los vientos.

La fachada: barroca para algunos, neoclásica para otros, la construyen los hermanos Raón a finales del XVIII. Está concebida como un retablo de tres cuerpos rematado en un frontón triangular.

Es original el que se deba descender unos cuantos escalones para entrar a ella, quizá porque los templos anteriores tuvieron puerta de entrada a nivel del río. En las grandes avenidas del Cidacos, probablemente se inundaría la catedral y esto, unido al nacimiento de la carretera o del puente, motivó que se hicieran unas defensas, elevándose las puertas. Así nacieron esas escaleras por las cuales descendemos para ver su interior.

Nada más entrar a la catedral nos encontramos de frente con el retablo de los reyes, de estilo rococó. Consta de un cuerpo, tres calles y un ático. Medallón de la adoración de los reyes, relieve de San Jerónimo y Cristo de la Agonía (que se saca en procesión en Semana Santa); son obra de Bazcardo.

 

Calahorra

Está en el arrabal, a orillas del río Cidacos, custodiada por el Palacio Episcopal y el paseo de las Bolas.

Los orígenes. En este mismo lugar se han construido varias iglesias con anterioridad. Se comienza renovando la anterior, hacia finales del siglo XV, y se terminará en el año 1900 con la colocación del retablo del altar mayor, ya que el anterior se quemó en el incendio del 13 de junio de 1900. Un amplio atrio precede a la catedral. En el centro de su pavimento está colocada la rosa de los vientos.

La fachada: barroca para algunos, neoclásica para otros, la construyen los hermanos Raón a finales del XVIII. Está concebida como un retablo de tres cuerpos rematado en un frontón triangular.

Es original el que se deba descender unos cuantos escalones para entrar a ella, quizá porque los templos anteriores tuvieron puerta de entrada a nivel del río. En las grandes avenidas del Cidacos, probablemente se inundaría la catedral y esto, unido al nacimiento de la carretera o del puente, motivó que se hicieran unas defensas, elevándose las puertas. Así nacieron esas escaleras por las cuales descendemos para ver su interior.

Nada más entrar a la catedral nos encontramos de frente con el retablo de los reyes, de estilo rococó. Consta de un cuerpo, tres calles y un ático. Medallón de la adoración de los reyes, relieve de San Jerónimo y Cristo de la Agonía (que se saca en procesión en Semana Santa); son obra de Bazcardo.

 

...

Calahorra

En el s. VII llega a Calahorra San Prudencio predicando el Cristianismo. Se construyó una iglesia en el sitio que ocupa hoy la actual parroquia que sería destruida por los árabes que sitiaron la ciudad. Tras la posterior conquista de Calahorra por el Rey García “el de Nájera”, se reedifica el templo junto con el de la catedral. Este templo medieval se reformó en el siglo XVI, así el edificio gótico resultante no conserva nada del anterior. En el s. XVIII se le añade un tramo más y una nueva cabecera.

El templo posee dos partes bien diferenciadas. La primera es de planta gótica del siglo XVI, con bóveda de terceletes y estrelladas, y con arcos apuntados; la segunda parte es del siglo XVIII y diferencia bóvedas de aristas o de lunetos.

Calahorra

En el s. VII llega a Calahorra San Prudencio predicando el Cristianismo. Se construyó una iglesia en el sitio que ocupa hoy la actual parroquia que sería destruida por los árabes que sitiaron la ciudad. Tras la posterior conquista de Calahorra por el Rey García “el de Nájera”, se reedifica el templo junto con el de la catedral. Este templo medieval se reformó en el siglo XVI, así el edificio gótico resultante no conserva nada del anterior. En el s. XVIII se le añade un tramo más y una nueva cabecera.

El templo posee dos partes bien diferenciadas. La primera es de planta gótica del siglo XVI, con bóveda de terceletes y estrelladas, y con arcos apuntados; la segunda parte es del siglo XVIII y diferencia bóvedas de aristas o de lunetos.

filter_list

Filtrar

close

Encuentra

facetas