formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Buscar en La Rioja Turismo close

EMPIEZA A TECLEAR...

No hay resultados para la búsqueda realizada

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Búsqueda > descubreenoturismo

facetas
filter_listFiltrar

visualización

6 resultados

...

Haro

Si hay que destacar un punto concreto por la repercusión que ha tenido en la historia del vino de Rioja, este es sin  duda el Barrio de la Estación de Haro. Un lugar lleno de simbolismo y que sin duda revolucionó todo el mundo del vino de nuestra denominación de origen.

El Barrio de la Estación es un lugar emblemático de la ciudad de Haro, un enclave que presenta la mayor concentración de bodegas centenarias del mundo y cuya construcción fue en torno a un eje central y común: la estación de ferrocarril. De ahí que se le conozca como la milla de oro del vino de Rioja.

Pero que los vecinos del barrio sean bodegas centenarias no quiere decir que sean antiguas, pues las bodegas son construcciones que nunca están terminadas, generación tras generación evolucionan y consiguen mezclar su parte más clásica, la más antigua, con la arquitectura más moderna.

De este modo, una visita al Barrio de la Estación de Haro se convierte en un viaje por el tiempo, donde se puede seguir la evolución del vino y la arquitectura del último siglo.

Historia del Barrio

El Barrio de la Estación empezó a dibujarse en la segunda mitad del siglo XIX como consecuencia de la sustitución de las caballerías como medio de transporte tradicional del vino por un novedoso ferrocarril y sus “caminos de hierro”.

Una circunstancia a la que se unió la necesidad de numerosos bodegueros franceses de acudir a La Rioja para adquirir vinos con los que sustituir las malas cosechas que el oidium (1863) y la filoxera (1867) provocarían en sus viñedos, instalando sus centros de exportación en los alrededores de la provisional estación de ferrocarril.

De aquellos orígenes ya no queda en pie ningún almacén-bodega de origen francés. De las que hoy permanecen, la primera en instalarse fue la de R. López de Heredia y Landeta (en 1877); en 1879 se crea la Compañía Vinícola del Norte de España (CVNE); en 1886, D. Ángel Gómez de Arteche funda la bodega A. y J. Gómez Cruzado; en 1890 se instala La Rioja Alta S.A. y se crea, en 1901, Bodegas Bilbaínas.

En aquellos 30 años (1877-1904) es cuando definitivamente se configura el Barrio de la Estación tal y como hoy se le conoce, años en los que también había fábricas de aguardientes, de jabones y abonos así como algunas viñas entre los almacenes de los bodegueros.

A partir de 1970, Muga (fundada en 1932) traslada su sede del caso urbano de Haro al Barrio de la Estación, sumándose a la lista de bodegas en este singular emplazamiento. Y una década más tarde, Roda construiría también allí su instalaciones pasando a formar parte de tan singular vecindario.

Haro

Si hay que destacar un punto concreto por la repercusión que ha tenido en la historia del vino de Rioja, este es sin  duda el Barrio de la Estación de Haro. Un lugar lleno de simbolismo y que sin duda revolucionó todo el mundo del vino de nuestra denominación de origen.

El Barrio de la Estación es un lugar emblemático de la ciudad de Haro, un enclave que presenta la mayor concentración de bodegas centenarias del mundo y cuya construcción fue en torno a un eje central y común: la estación de ferrocarril. De ahí que se le conozca como la milla de oro del vino de Rioja.

Pero que los vecinos del barrio sean bodegas centenarias no quiere decir que sean antiguas, pues las bodegas son construcciones que nunca están terminadas, generación tras generación evolucionan y consiguen mezclar su parte más clásica, la más antigua, con la arquitectura más moderna.

De este modo, una visita al Barrio de la Estación de Haro se convierte en un viaje por el tiempo, donde se puede seguir la evolución del vino y la arquitectura del último siglo.

Historia del Barrio

El Barrio de la Estación empezó a dibujarse en la segunda mitad del siglo XIX como consecuencia de la sustitución de las caballerías como medio de transporte tradicional del vino por un novedoso ferrocarril y sus “caminos de hierro”.

Una circunstancia a la que se unió la necesidad de numerosos bodegueros franceses de acudir a La Rioja para adquirir vinos con los que sustituir las malas cosechas que el oidium (1863) y la filoxera (1867) provocarían en sus viñedos, instalando sus centros de exportación en los alrededores de la provisional estación de ferrocarril.

De aquellos orígenes ya no queda en pie ningún almacén-bodega de origen francés. De las que hoy permanecen, la primera en instalarse fue la de R. López de Heredia y Landeta (en 1877); en 1879 se crea la Compañía Vinícola del Norte de España (CVNE); en 1886, D. Ángel Gómez de Arteche funda la bodega A. y J. Gómez Cruzado; en 1890 se instala La Rioja Alta S.A. y se crea, en 1901, Bodegas Bilbaínas.

En aquellos 30 años (1877-1904) es cuando definitivamente se configura el Barrio de la Estación tal y como hoy se le conoce, años en los que también había fábricas de aguardientes, de jabones y abonos así como algunas viñas entre los almacenes de los bodegueros.

A partir de 1970, Muga (fundada en 1932) traslada su sede del caso urbano de Haro al Barrio de la Estación, sumándose a la lista de bodegas en este singular emplazamiento. Y una década más tarde, Roda construiría también allí su instalaciones pasando a formar parte de tan singular vecindario.

...

Aldeanueva de Ebro

Antigua ermita edificada en 1536, que en la actualidad se usa como sede del Museo del Vino de Aldeanueva. Entre sus muros de ladrillo, se respira la cultura del vino de la zona, donde encontramos diferente utillaje y máquinas procedentes de las antiguas bodegas aldeanas.

Además durante todo el año en este espacio se realizan diferentes actividades en torno al vino y su cultura. Conciertos, catas, presentaciones, charlas, etc.

Se realizan visitas guiadas, donde se explica la elaboración tradicional del vino en esta zona de Rioja. Complementando esta visita con una pequeña bodega doméstica recupera en la zona más antigua del pueblo.

La ermita del Nuestra Señora del Portal a lo largo de la historia ha experimentado numerosos avatares. Construida en 1536, se utilizó exclusivamente para el culto durante 300 años. Desde entonces su destino ha sido de los más variado.

Así, fue hospital-enfermería durante la Guerra Carlista en 1836, oficina de ranchos, herrería del pueblo y teatro en 1857. En 1860 la Ermita fue rehabilitada por primera vez y recuperada para el culto. En 1949 se realizaron nuevas obras de mantenimiento hasta que en 1960 dejó de utilizarse definitivamente para la liturgia y cayó en desuso y formó parte de la parroquia como almacén de retablos, imágenes, y demás enseres de esta. Tras 40 años de abandono, Viñedos de Aldeanueva S. Coop. la restaura y convierte en el Museo del Vino de la Rioja Baja culminando un doble objetivo: conservar el patrimonio histórico artístico y potenciar el desarrollo local a partir de la promoción turística y cultural.

Aldeanueva de Ebro

Antigua ermita edificada en 1536, que en la actualidad se usa como sede del Museo del Vino de Aldeanueva. Entre sus muros de ladrillo, se respira la cultura del vino de la zona, donde encontramos diferente utillaje y máquinas procedentes de las antiguas bodegas aldeanas.

Además durante todo el año en este espacio se realizan diferentes actividades en torno al vino y su cultura. Conciertos, catas, presentaciones, charlas, etc.

Se realizan visitas guiadas, donde se explica la elaboración tradicional del vino en esta zona de Rioja. Complementando esta visita con una pequeña bodega doméstica recupera en la zona más antigua del pueblo.

La ermita del Nuestra Señora del Portal a lo largo de la historia ha experimentado numerosos avatares. Construida en 1536, se utilizó exclusivamente para el culto durante 300 años. Desde entonces su destino ha sido de los más variado.

Así, fue hospital-enfermería durante la Guerra Carlista en 1836, oficina de ranchos, herrería del pueblo y teatro en 1857. En 1860 la Ermita fue rehabilitada por primera vez y recuperada para el culto. En 1949 se realizaron nuevas obras de mantenimiento hasta que en 1960 dejó de utilizarse definitivamente para la liturgia y cayó en desuso y formó parte de la parroquia como almacén de retablos, imágenes, y demás enseres de esta. Tras 40 años de abandono, Viñedos de Aldeanueva S. Coop. la restaura y convierte en el Museo del Vino de la Rioja Baja culminando un doble objetivo: conservar el patrimonio histórico artístico y potenciar el desarrollo local a partir de la promoción turística y cultural.

...

San Asensio

La Ruta del vino de Rioja Alta está incluida entre las "Rutas del Vino de España" de una manera destacada ya que en esta zona de La Rioja la oferta para hacer enoturismo es una de las más ricas del país y, probablemente del mundo.

El viajero que se acerque a esta zona noroccidental de La Rioja encontrará una amplia oferta de bodegas para visitar, actividades de cata, deportes entre viñedos, alojamientos con encanto y, como no, estupendos restaurantes o vinotecas en los que probar nuestro excelente vino junto con la rica gastronomía riojana. Además, la oferta turística se completa con uno de los mejores museos del vino del mundo, el Museo Vivanco de la Cultura del Vino, que acoge una amplia colección etnográfica, artística y arqueológica relacionada con este alimento que va más allá de una bebida y en esta zona de La Rioja se convierte en una cultura, una forma de vida.

Esta zona de La Rioja cuenta con alguna de las fiestas enoturísticas más famosas del país como La batalla del vino de Haro, declarada de interés turístico nacional y su hermana, la Batalla del clarete de San Asensio.

Cada localidad tiene su oferta enoturística, desde el pueblo más pequeño hasta la capital de La Rioja Alta, Haro, donde se encuentra el Barrio de la Estación. En torno al ferrocarril se fundaron a finales del XIX las bodegas que hoy son grandes nombres del Rioja, los referentes para todos. Un paseo por esta zona es como caminar por la historia. En estas bodegas centenarias se puede ver la evolución arquitectónica, artística y, por supuesto, vinícola hasta llegar a las modernas bodegas que podemos ver hoy.

Para completar la visita a esta zona en la web de la Ruta del vino de Rioja Altaencontrará toda la oferta detallada junto con una sugerencia de senderos turísticos que le llevarán por algunos de los paisajes de viñedo más hermosos del mundo.

 

San Asensio

La Ruta del vino de Rioja Alta está incluida entre las "Rutas del Vino de España" de una manera destacada ya que en esta zona de La Rioja la oferta para hacer enoturismo es una de las más ricas del país y, probablemente del mundo.

El viajero que se acerque a esta zona noroccidental de La Rioja encontrará una amplia oferta de bodegas para visitar, actividades de cata, deportes entre viñedos, alojamientos con encanto y, como no, estupendos restaurantes o vinotecas en los que probar nuestro excelente vino junto con la rica gastronomía riojana. Además, la oferta turística se completa con uno de los mejores museos del vino del mundo, el Museo Vivanco de la Cultura del Vino, que acoge una amplia colección etnográfica, artística y arqueológica relacionada con este alimento que va más allá de una bebida y en esta zona de La Rioja se convierte en una cultura, una forma de vida.

Esta zona de La Rioja cuenta con alguna de las fiestas enoturísticas más famosas del país como La batalla del vino de Haro, declarada de interés turístico nacional y su hermana, la Batalla del clarete de San Asensio.

Cada localidad tiene su oferta enoturística, desde el pueblo más pequeño hasta la capital de La Rioja Alta, Haro, donde se encuentra el Barrio de la Estación. En torno al ferrocarril se fundaron a finales del XIX las bodegas que hoy son grandes nombres del Rioja, los referentes para todos. Un paseo por esta zona es como caminar por la historia. En estas bodegas centenarias se puede ver la evolución arquitectónica, artística y, por supuesto, vinícola hasta llegar a las modernas bodegas que podemos ver hoy.

Para completar la visita a esta zona en la web de la Ruta del vino de Rioja Altaencontrará toda la oferta detallada junto con una sugerencia de senderos turísticos que le llevarán por algunos de los paisajes de viñedo más hermosos del mundo.

 

...

Arnedo

Los turistas que desean conocer de primera mano la cultura del vino de Rioja ya tienen otro destino: la Ruta del Vino de Rioja Oriental, que se sumará a las Rutas del Vino de España en una propuesta de turismo auténtico, con identidad y vocación vivencial.

Bodegas, restaurantes, enotecas, servicios de catas y visita a viñedos, empresas agroalimentarias y servicios de alojamiento, restauración y ocio se unen para que el turista disfrute en esta zona de un destino turístico y de calidad vinculado a la cultura del vino.

Las bodegas de Rioja Oriental quieren mostrar su historia, su forma de elaborar el vino, las variedades que cultivan con mimo, sus viñedos, su tradición y, sobre todo, sus vinos. Los restaurantes ofrecen la mejor compañera para estas copas de Rioja, la gastronomía de la zona. Y con un extra de calidad: Aceite de la Rioja, Peras de Rincón, Champiñón y setas de La Rioja, Coliflor de Calahorra, Cordero chamarito o queso camerano, son algunas de las marcas que identifican nuestros productos.

Además, relacionado con vino y gastronomía, la Ruta ofrece otros recursos. Destacan actividades de carácter enogastronómico, como el Festival Entreviñas de Aldeanueva; el Día del Ajo Asado de Arnedo, las Jornadas Gastronómicas de la Verdura de Calahorra, el Día de la Pringada en Préjano y Arnedo, las Jornadas del Ecolechón del valle de Ocón, las Jornadas de Exaltación de la Pera en Rincón de Soto, o la Semana Santa Verde en Alfaro.

La Rioja Oriental es lugar de antiguas fiestas y tradiciones, algunas de interés turístico regional y nacional, como la Fiesta del Pan y el Queso en Quel, el Robo de los Santos en Arnedo, la Procesión del Humo en Arnedillo, la Quema de los Judas en Alfaro o la Semana Santa Calagurritana. También es camino hacia Santiago de Compostela, ya que la Ruta Jacobea del Ebro entra a La Rioja por Alfaro hasta enlazar en Logroño con el Camino Francés.

Otros recursos que ofrece la Ruta son sus balnearios y pozas de aguas termales, la ruta de castillos y monasterios, los numerosos yacimientos de icnitas, el yacimiento Celtíbero de Contrebia Leukade, las cuevas rupestres, como la de los Cien Pilares, y barrios de antiguas bodegas excavadas en la roca. Así mismo, museos y centros de interpretación sobre el vino, verduras, champiñón, aceite y alpargatas completan esta oferta cultural.

La Rioja Oriental es zona de Reserva de la Biosfera y Red Natura 2000 y, además de sus rutas por los viñedos, ofrece distintos recursos para disfrutar del medio natural. Rutas de senderismo, bicicleta y a caballo son algunas de las opciones para disfrutar de un paisaje único.

Toda esta oferta se ha unido bajo la marca Ruta del Vino de Rioja Oriental que dispone ya de una página web www.rutadelvinoriojaoriental.com  en la que cualquier enoturista puede encontrar la información necesaria para disfrutar de unos días de descanso en esta zona de La Rioja y conocer la cultura del vino y todos los recursos turísticos, patrimoniales y naturales que atesora. 

Arnedo

Los turistas que desean conocer de primera mano la cultura del vino de Rioja ya tienen otro destino: la Ruta del Vino de Rioja Oriental, que se sumará a las Rutas del Vino de España en una propuesta de turismo auténtico, con identidad y vocación vivencial.

Bodegas, restaurantes, enotecas, servicios de catas y visita a viñedos, empresas agroalimentarias y servicios de alojamiento, restauración y ocio se unen para que el turista disfrute en esta zona de un destino turístico y de calidad vinculado a la cultura del vino.

Las bodegas de Rioja Oriental quieren mostrar su historia, su forma de elaborar el vino, las variedades que cultivan con mimo, sus viñedos, su tradición y, sobre todo, sus vinos. Los restaurantes ofrecen la mejor compañera para estas copas de Rioja, la gastronomía de la zona. Y con un extra de calidad: Aceite de la Rioja, Peras de Rincón, Champiñón y setas de La Rioja, Coliflor de Calahorra, Cordero chamarito o queso camerano, son algunas de las marcas que identifican nuestros productos.

Además, relacionado con vino y gastronomía, la Ruta ofrece otros recursos. Destacan actividades de carácter enogastronómico, como el Festival Entreviñas de Aldeanueva; el Día del Ajo Asado de Arnedo, las Jornadas Gastronómicas de la Verdura de Calahorra, el Día de la Pringada en Préjano y Arnedo, las Jornadas del Ecolechón del valle de Ocón, las Jornadas de Exaltación de la Pera en Rincón de Soto, o la Semana Santa Verde en Alfaro.

La Rioja Oriental es lugar de antiguas fiestas y tradiciones, algunas de interés turístico regional y nacional, como la Fiesta del Pan y el Queso en Quel, el Robo de los Santos en Arnedo, la Procesión del Humo en Arnedillo, la Quema de los Judas en Alfaro o la Semana Santa Calagurritana. También es camino hacia Santiago de Compostela, ya que la Ruta Jacobea del Ebro entra a La Rioja por Alfaro hasta enlazar en Logroño con el Camino Francés.

Otros recursos que ofrece la Ruta son sus balnearios y pozas de aguas termales, la ruta de castillos y monasterios, los numerosos yacimientos de icnitas, el yacimiento Celtíbero de Contrebia Leukade, las cuevas rupestres, como la de los Cien Pilares, y barrios de antiguas bodegas excavadas en la roca. Así mismo, museos y centros de interpretación sobre el vino, verduras, champiñón, aceite y alpargatas completan esta oferta cultural.

La Rioja Oriental es zona de Reserva de la Biosfera y Red Natura 2000 y, además de sus rutas por los viñedos, ofrece distintos recursos para disfrutar del medio natural. Rutas de senderismo, bicicleta y a caballo son algunas de las opciones para disfrutar de un paisaje único.

Toda esta oferta se ha unido bajo la marca Ruta del Vino de Rioja Oriental que dispone ya de una página web www.rutadelvinoriojaoriental.com  en la que cualquier enoturista puede encontrar la información necesaria para disfrutar de unos días de descanso en esta zona de La Rioja y conocer la cultura del vino y todos los recursos turísticos, patrimoniales y naturales que atesora. 

Si ha elegido La Rioja para pasar un fin de semana o si esta pensando en ello, ahí va una sugerencia para aprovechar su tiempo y conocer lo fundamental: 

Viernes: Si llega a La Rioja el viernes por la tarde, visite la calle Laurel o San Juan en Logroño o la Calle de la Herradura en Haro. Probar las especialidades de cada bar, junto con el Rioja de la casa es la mejor forma de comenzar la visita a La Rioja y conocer la cultura del vino.

...

...

Briones

Considerado como uno de los mejores del mundo, nace con el objetivo de educar, divulgar e interactuar con el vino como elemento civilizador. Y todo realizado desde la experiencia, sensibilidad, respeto e innovación.

El Museo ocupa una superficie de 4.000 m2 que incluyen 5 salas de exposición permanente, una sala de exposiciones temporales y, en el exterior, el Jardín de Baco, una colección de vides que cuenta con más de 220 variedades de todo el mundo.

Este Museo perteneciente a la Fundación Vivanco, recoge la colección cultural de la familia bodeguera riojana Vivanco. Arqueología, escultura, pintura, etc. nos transmiten una visión universal de la relevancia que el vino ha tenido en todas las culturas a través de la historia.

Una biblioteca especializada, una sala de degustación, dos restaurantes, una sala de conferencias y una enotienda complementan los servicios de este gran Museo de la Cultura del Vino.

También se realizan visitas a la bodega.

 

Briones

Considerado como uno de los mejores del mundo, nace con el objetivo de educar, divulgar e interactuar con el vino como elemento civilizador. Y todo realizado desde la experiencia, sensibilidad, respeto e innovación.

El Museo ocupa una superficie de 4.000 m2 que incluyen 5 salas de exposición permanente, una sala de exposiciones temporales y, en el exterior, el Jardín de Baco, una colección de vides que cuenta con más de 220 variedades de todo el mundo.

Este Museo perteneciente a la Fundación Vivanco, recoge la colección cultural de la familia bodeguera riojana Vivanco. Arqueología, escultura, pintura, etc. nos transmiten una visión universal de la relevancia que el vino ha tenido en todas las culturas a través de la historia.

Una biblioteca especializada, una sala de degustación, dos restaurantes, una sala de conferencias y una enotienda complementan los servicios de este gran Museo de la Cultura del Vino.

También se realizan visitas a la bodega.

 

filter_list

Filtrar

close

Encuentra

facetas