formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Buscar en La Rioja Turismo close

EMPIEZA A TECLEAR...

TU BÚSQUEDA NO HA OBTENIDO NINGÚN RESULTADO.

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Búsqueda

facetas
filter_listFiltrar

visualización

62 resultados

...

Logroño

Construida en 1887 en estilo neomedieval por el arquitecto Jacinto Arregui (Vitoria, 1820). Cubre en un principio las funciones de convento, hospital y colegio. Ha sido recientemente recuperado y en la actualidad alberga el Conservatorio de Música y las Consejerías de Educación, Cultura y Deporte y de Vivienda y Obras Públicas. 

Logroño

Construida en 1887 en estilo neomedieval por el arquitecto Jacinto Arregui (Vitoria, 1820). Cubre en un principio las funciones de convento, hospital y colegio. Ha sido recientemente recuperado y en la actualidad alberga el Conservatorio de Música y las Consejerías de Educación, Cultura y Deporte y de Vivienda y Obras Públicas. 

...

Logroño

El Archivo Histórico Provincial de La Rioja (AHPLR) tiene como misión la recogida, conservación, organización, difusión de los documentos notariales y registrales centenarios de la provincia, así como de los generados por la Administración Delegada del Estado en la Comunidad Autónoma en su fase intermedia e histórica. Igualmente puede custodiar documentos de otras administraciones, personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, en su fase histórica, ingresados por depósitos o donaciones, todo ello encaminado a incrementar el Patrimonio Documental de La Rioja.

El Archivo está construido sobre un solar, cercano a los 500 m2, sito en la calle Rodríguez de Paterna nº 24 y que fuera ocupado en origen por una casa palacio de la que únicamente se conserva su equilibrada fachada de estilo neoclásico, obra del último tercio del siglo XVIII. Esta fachada es lo único que se ha conservado de las dos casas que la familia de los Orive, regidores perpetuos de la ciudad, mandaron construir al arquitecto Valerio de Ascorbe y Beitia en la por entonces llamada calle de la Villanueva.

El edificio actual fue proyectado por los arquitectos Sáenz de Jubera Encío y Torío Piudo, concibiéndolo al exterior y en lo que a la zona de depósitos se refiere, como un contenedor cerrado sin vanos, homenaje a las antiguas arcas de tres llaves de los archivos de concejo.

El interior, al ser el edificio de nueva planta, está concebido, con criterios de funcionalidad propios de un archivo moderno. Existen tres zonas diferenciadas -depósito de fondos, salas de trabajo y despachos- que, aunque comunicadas entre sí, impiden interferencias en los circuitos de tránsito.

Consta el edificio de tres plantas en su parte pública y de cinco más sótano en la destinada a depósitos, de acceso restringido.

La zona pública se organiza en torno a un espacio central, donde se halla la conserjería y arranca la escalera principal que conecta las tres plantas citadas. En la primera planta se encuentran los despachos de dirección y secretaría y en la segunda una sala de juntas.

En la planta baja se halla la sala de investigadores y la de consultas, así como las dependencias de trabajo técnico (acceso de fondos, desinsectación, clasificación y catalogación).

La zona de depósito es una zona independiente, aunque bien comunicada con el resto de dependencias. Consta de seis plantas, incluido sótano, y está formada por 21 cámaras estancas dotadas de sistemas de seguridad (material ignífugo, barreras fotoeléctricas y detectores de humo) en las que se instalan armarios móviles sobre raíles.

Logroño

El Archivo Histórico Provincial de La Rioja (AHPLR) tiene como misión la recogida, conservación, organización, difusión de los documentos notariales y registrales centenarios de la provincia, así como de los generados por la Administración Delegada del Estado en la Comunidad Autónoma en su fase intermedia e histórica. Igualmente puede custodiar documentos de otras administraciones, personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, en su fase histórica, ingresados por depósitos o donaciones, todo ello encaminado a incrementar el Patrimonio Documental de La Rioja.

El Archivo está construido sobre un solar, cercano a los 500 m2, sito en la calle Rodríguez de Paterna nº 24 y que fuera ocupado en origen por una casa palacio de la que únicamente se conserva su equilibrada fachada de estilo neoclásico, obra del último tercio del siglo XVIII. Esta fachada es lo único que se ha conservado de las dos casas que la familia de los Orive, regidores perpetuos de la ciudad, mandaron construir al arquitecto Valerio de Ascorbe y Beitia en la por entonces llamada calle de la Villanueva.

El edificio actual fue proyectado por los arquitectos Sáenz de Jubera Encío y Torío Piudo, concibiéndolo al exterior y en lo que a la zona de depósitos se refiere, como un contenedor cerrado sin vanos, homenaje a las antiguas arcas de tres llaves de los archivos de concejo.

El interior, al ser el edificio de nueva planta, está concebido, con criterios de funcionalidad propios de un archivo moderno. Existen tres zonas diferenciadas -depósito de fondos, salas de trabajo y despachos- que, aunque comunicadas entre sí, impiden interferencias en los circuitos de tránsito.

Consta el edificio de tres plantas en su parte pública y de cinco más sótano en la destinada a depósitos, de acceso restringido.

La zona pública se organiza en torno a un espacio central, donde se halla la conserjería y arranca la escalera principal que conecta las tres plantas citadas. En la primera planta se encuentran los despachos de dirección y secretaría y en la segunda una sala de juntas.

En la planta baja se halla la sala de investigadores y la de consultas, así como las dependencias de trabajo técnico (acceso de fondos, desinsectación, clasificación y catalogación).

La zona de depósito es una zona independiente, aunque bien comunicada con el resto de dependencias. Consta de seis plantas, incluido sótano, y está formada por 21 cámaras estancas dotadas de sistemas de seguridad (material ignífugo, barreras fotoeléctricas y detectores de humo) en las que se instalan armarios móviles sobre raíles.

...

Logroño

El Ateneo Riojano se fundó el 31 de diciembre de 1922. En las postrimerías de aquel año, se reunieron en el Café de los Dos Leones (primera y provisional sede del Ateneo) junto a otras muchas personas, «los quince» que firmaron el Manifiesto fundacional del Ateneo: Francisco Sanz, Agustín Cadarso, Jesús Ruiz del Río, José Royo, Joaquín Rosell, Crescencio Bulumburu, Ricardo Vallejo, Paulino Masip, Jacinto Garrigosa, Luis Pancorbo, Mariano Serra, Ángel Bello, Andrés González, José María Mato y Zóximo Notario.

Es este Manifiesto el que habla del Ateneo como «la casa de todos», un lugar que «sea tribuna de todas las ideas, cuna de todos los sentires; un hogar fraterno y cobijador de todos los hombres y de todas las castas donde sea uno y sentido el amor a la verdad, el dese de saber, el ansia de renovación». 

Así en 1923 el Ateneo arranca su primera etapa cargado de ilusión y de cultura, celebrándose el día 6 de enero la segunda asamblea, en la que se votan los primeros Estatutos de la entidad y Junta Directiva. Con unos recursos económicos muy escasos (aumentados gracias a donaciones particulares), se organizaron charlas, excursiones y se comenzó a dotar a la biblioteca de un volumen considerable de libros.

De esta primera etapa que se alarga hasta 1936, queremos destacar como una fecha a recordar la del 28 de mayo de 1927, día en que se inauguró nuestra actual sede en Muro de Cervantes 1, ya que, hasta entonces, todas las actividades promovidas por el Ateneo habían ocupado múltiples lugares en la capital riojana (Teatros Bretón y Moderno, frontón Beti Jai, café de los Dos Leones…).

La Guerra Civil y después la dictadura del General Franco supusieron un parón total en la vida ateneísta en Logroño. No es hasta 1977 cuando un grupo de personas comienza a recordar de nuevo el Ateneo y su biblioteca. A este recuerdo se une la necesidad de dotar a Logroño de un punto de encuentro cultural, ya que en aquellos momentos, el panorama cultural de nuestra ciudad era francamente escaso.

Personalidades como José Díaz Herce y Joaquín Rosell (junto a José María Gutiérrez Sáez, Eduardo Mato Íñiguez y Teodoro Sabrás Farias) fueron los encargados de comenzar el proceso de resucitar legal y físicamente el Ateneo Riojano, reclamando los bienes incautados (piso y biblioteca) durante la Guerra Civil al entonces Consejo de Ministros encabezado por Adolfo Suárez.

El 29 de abril de 1977 se firmó el acta fundacional del nuevo Ateneo Riojano y el 1 de febrero de 1978 se ratificó la devolución de la biblioteca a los socios del Ateneo así como la cesión del piso en calidad de usufructo. Podemos decir que la ‘segunda etapa’ del Ateneo (coincidente con la Transición) abarca hasta 1986. Estos son años de nuevas propuestas y de lucha por devolver el Ateneo a la sociedad riojana.

A partir de 1986 se inicia lo que podríamos calificar como una “tercera etapa” de 30 años que coincide con la dirección del Ateneo por parte de las «Damas de la cultura» (nos referimos a las tres presidentas de este período, Rosa Herreros, Mª José Marrodán y Piedad Valverde), quienes han procurado que el Ateneo haya sido (y sea) un foro de actividad cultural, artística y científica ininterrumpida a lo largo de los años, un punto de referencia local y regional en lo que a la difusión del amor por las letras se refiere. En 1998 se celebró durante todo el curso el 75º aniversario de la fundación del Ateneo.

En la actualidad, el Ateneo Riojano es una foro abierto al mundo que continúa promulgando su amor por el conocimiento e incrementando su difusión a través de actos culturales en una sociedad tecnológica y en constante cambio, a la cual intenta llegar por las más diversas vías.

El Ateneo Riojano pone a disposición de los ateneístas los espacios de su sede para que se organicen en ella todo tipo de actividades, desde talleres, charlas y conferencias hasta el visionado de películas y cinefórum. Para el buen funcionamiento de la actividad diaria del Ateneo, se deben cumplir unos requisitos mínimos a la hora de solicitar y ceder el espacio y que puedes descargar en el siguiente enlace.

Logroño

El Ateneo Riojano se fundó el 31 de diciembre de 1922. En las postrimerías de aquel año, se reunieron en el Café de los Dos Leones (primera y provisional sede del Ateneo) junto a otras muchas personas, «los quince» que firmaron el Manifiesto fundacional del Ateneo: Francisco Sanz, Agustín Cadarso, Jesús Ruiz del Río, José Royo, Joaquín Rosell, Crescencio Bulumburu, Ricardo Vallejo, Paulino Masip, Jacinto Garrigosa, Luis Pancorbo, Mariano Serra, Ángel Bello, Andrés González, José María Mato y Zóximo Notario.

Es este Manifiesto el que habla del Ateneo como «la casa de todos», un lugar que «sea tribuna de todas las ideas, cuna de todos los sentires; un hogar fraterno y cobijador de todos los hombres y de todas las castas donde sea uno y sentido el amor a la verdad, el dese de saber, el ansia de renovación». 

Así en 1923 el Ateneo arranca su primera etapa cargado de ilusión y de cultura, celebrándose el día 6 de enero la segunda asamblea, en la que se votan los primeros Estatutos de la entidad y Junta Directiva. Con unos recursos económicos muy escasos (aumentados gracias a donaciones particulares), se organizaron charlas, excursiones y se comenzó a dotar a la biblioteca de un volumen considerable de libros.

De esta primera etapa que se alarga hasta 1936, queremos destacar como una fecha a recordar la del 28 de mayo de 1927, día en que se inauguró nuestra actual sede en Muro de Cervantes 1, ya que, hasta entonces, todas las actividades promovidas por el Ateneo habían ocupado múltiples lugares en la capital riojana (Teatros Bretón y Moderno, frontón Beti Jai, café de los Dos Leones…).

La Guerra Civil y después la dictadura del General Franco supusieron un parón total en la vida ateneísta en Logroño. No es hasta 1977 cuando un grupo de personas comienza a recordar de nuevo el Ateneo y su biblioteca. A este recuerdo se une la necesidad de dotar a Logroño de un punto de encuentro cultural, ya que en aquellos momentos, el panorama cultural de nuestra ciudad era francamente escaso.

Personalidades como José Díaz Herce y Joaquín Rosell (junto a José María Gutiérrez Sáez, Eduardo Mato Íñiguez y Teodoro Sabrás Farias) fueron los encargados de comenzar el proceso de resucitar legal y físicamente el Ateneo Riojano, reclamando los bienes incautados (piso y biblioteca) durante la Guerra Civil al entonces Consejo de Ministros encabezado por Adolfo Suárez.

El 29 de abril de 1977 se firmó el acta fundacional del nuevo Ateneo Riojano y el 1 de febrero de 1978 se ratificó la devolución de la biblioteca a los socios del Ateneo así como la cesión del piso en calidad de usufructo. Podemos decir que la ‘segunda etapa’ del Ateneo (coincidente con la Transición) abarca hasta 1986. Estos son años de nuevas propuestas y de lucha por devolver el Ateneo a la sociedad riojana.

A partir de 1986 se inicia lo que podríamos calificar como una “tercera etapa” de 30 años que coincide con la dirección del Ateneo por parte de las «Damas de la cultura» (nos referimos a las tres presidentas de este período, Rosa Herreros, Mª José Marrodán y Piedad Valverde), quienes han procurado que el Ateneo haya sido (y sea) un foro de actividad cultural, artística y científica ininterrumpida a lo largo de los años, un punto de referencia local y regional en lo que a la difusión del amor por las letras se refiere. En 1998 se celebró durante todo el curso el 75º aniversario de la fundación del Ateneo.

En la actualidad, el Ateneo Riojano es una foro abierto al mundo que continúa promulgando su amor por el conocimiento e incrementando su difusión a través de actos culturales en una sociedad tecnológica y en constante cambio, a la cual intenta llegar por las más diversas vías.

El Ateneo Riojano pone a disposición de los ateneístas los espacios de su sede para que se organicen en ella todo tipo de actividades, desde talleres, charlas y conferencias hasta el visionado de películas y cinefórum. Para el buen funcionamiento de la actividad diaria del Ateneo, se deben cumplir unos requisitos mínimos a la hora de solicitar y ceder el espacio y que puedes descargar en el siguiente enlace.

...

Logroño

El edificio del Ayuntamiento de Logroño fue proyectado por el arquitecto Rafael Moneo entre los años 1973 y 1974. Las obras para su construcción se iniciaron en 1976 y finalizaron en 1980, con un coste definitivo de quinientos millones de pesetas. Fue inaugurado por el alcalde Miguel Angel Marín el día 8 de Junio de 1980.

El edificio, que es hoy un ejemplo singular para conocer y comprender la arquitectura civil española de los últimos años, fue construido sobre el solar de un antiguo cuartel, en la prolongación natural de la ciudad vieja y abierto al ensanche oriental del nuevo Logroño. Limitado por dos de los ejes (norte-sur y este-oeste) más importantes de la ciudad: Avenida de la Paz y Doce Ligero/Colón, el solar sobre el que hoy se asienta el Ayuntamiento reunía, según la memoria que acompaña al proyecto, las condiciones óptimas para ubicar en él un edificio público de estas características: "Difícilmente se hubiera encontrado en Logroño un lugar más apropiado para el uso a que va a ser destinado: A las características de buena accesibilidad, regularidad del solar, posición céntrica, etcétera, habría que añadir:

  • La proximidad al casco antiguo y a la situación del Ayuntamiento (con lo cual no se pierde la memoria de la Ciudad con respecto al lugar en que estuvieron enclavadas sus instituciones).
  • El efecto que puede hacerse sentir sobre el área urbana circundante.
  • La importancia que la posición del Ayuntamiento puede tener para enlazar la actual ciudad con la ribera del río.
  • Y su situación respecto a la trama urbana, que puede convertir al nuevo edificio en centro de coordenadas de la expansión de la ciudad en los próximos años, con lo que el Ayuntamiento vendrá a ser, físicamente también, origen de la vida ciudadana".

Para lograr esto último, Rafael Moneo utilizó la manzana entera que ocupaba el viejo cuartel no sólo para construir en ella el edificio del Ayuntamiento, sino para articular a su alrededor el tráfico peatonal y rodado que necesariamente genera en su entorno una Administración Pública. Se construyó así un aparcamiento subterráneo con capacidad para 200 vehículos, se urbanizó el Paseo de Dax y la calle Tricio (límite oeste y norte de la parcela), se abrió hacia el norte un amplio corredor - Avenida de la Constitución- que desemboca en el Ebro, y se urbanizó un gran espacio estancial entre el edificio y Avenida de la Paz -la Plaza del Ayuntamiento- utilizada de manera cotidiana para el juego y el paseo y, con mucha frecuencia, para las convocatorias culturales y festivas más populares.

Logroño

El edificio del Ayuntamiento de Logroño fue proyectado por el arquitecto Rafael Moneo entre los años 1973 y 1974. Las obras para su construcción se iniciaron en 1976 y finalizaron en 1980, con un coste definitivo de quinientos millones de pesetas. Fue inaugurado por el alcalde Miguel Angel Marín el día 8 de Junio de 1980.

El edificio, que es hoy un ejemplo singular para conocer y comprender la arquitectura civil española de los últimos años, fue construido sobre el solar de un antiguo cuartel, en la prolongación natural de la ciudad vieja y abierto al ensanche oriental del nuevo Logroño. Limitado por dos de los ejes (norte-sur y este-oeste) más importantes de la ciudad: Avenida de la Paz y Doce Ligero/Colón, el solar sobre el que hoy se asienta el Ayuntamiento reunía, según la memoria que acompaña al proyecto, las condiciones óptimas para ubicar en él un edificio público de estas características: "Difícilmente se hubiera encontrado en Logroño un lugar más apropiado para el uso a que va a ser destinado: A las características de buena accesibilidad, regularidad del solar, posición céntrica, etcétera, habría que añadir:

  • La proximidad al casco antiguo y a la situación del Ayuntamiento (con lo cual no se pierde la memoria de la Ciudad con respecto al lugar en que estuvieron enclavadas sus instituciones).
  • El efecto que puede hacerse sentir sobre el área urbana circundante.
  • La importancia que la posición del Ayuntamiento puede tener para enlazar la actual ciudad con la ribera del río.
  • Y su situación respecto a la trama urbana, que puede convertir al nuevo edificio en centro de coordenadas de la expansión de la ciudad en los próximos años, con lo que el Ayuntamiento vendrá a ser, físicamente también, origen de la vida ciudadana".

Para lograr esto último, Rafael Moneo utilizó la manzana entera que ocupaba el viejo cuartel no sólo para construir en ella el edificio del Ayuntamiento, sino para articular a su alrededor el tráfico peatonal y rodado que necesariamente genera en su entorno una Administración Pública. Se construyó así un aparcamiento subterráneo con capacidad para 200 vehículos, se urbanizó el Paseo de Dax y la calle Tricio (límite oeste y norte de la parcela), se abrió hacia el norte un amplio corredor - Avenida de la Constitución- que desemboca en el Ebro, y se urbanizó un gran espacio estancial entre el edificio y Avenida de la Paz -la Plaza del Ayuntamiento- utilizada de manera cotidiana para el juego y el paseo y, con mucha frecuencia, para las convocatorias culturales y festivas más populares.

...

Logroño

La Biblioteca de La Rioja tiene su sede en el antiguo Convento de la Merced, también conocido como edificio de "la Tabacalera". Se encuentra situado en la zona oeste del casco antiguo de Logroño, entre las calles de la Rúa Mayor y Portales, muy cerca de la puerta del Revellín.

Su forma se adapta a la estructura urbana de Logroño como ciudad-camino, caracterizada por calles longitudinales en sentido este-oeste que dan lugar a manzanas alargadas, una de las cuales es ocupadapor el primer conjunto conventual.

Orígenes como convento

En la primera mitad del siglo XVI, los mercedarios de Logroño acometen la construcción de un convento de nueva planta, probablemente en los mismos terrenos de la originaria sede conventual del siglo XIII.

Elconjunto fue construido con piedra de sillería y consta de cuatro zonas claramente diferenciadas: el primitivo convento con la iglesia; el claustro, al lado sur de la misma; un bloque de dependencias al oestedel claustro; hacia el este, lindando con la cabecera de la iglesia y el claustro, otro gran cuerpo deconstrucciones, centradas alrededor de un patio, con un sistema de grandes estancias alargadas.

La nave de la iglesia muestra influencias de estilo románico normando, mientras que en el patio del claustro domina el estilo renacentista. En el claustro de la iglesia se encuentran tres escudos de la Orden de la Merced, fechado el más antiguo de ellos en 1573 que marca, probablemente, el inicio de las obras dereconstrucción de esta parte del edificio. Los otros dos escudos datan de 1574 y 1590.

En 1686 se autorizó la construcción de la portada de la fachada norte del edificio conventual. La portada barroca quedó concluida en 1687 y probablemente sustituyó a otra anterior que culminaba en un escudo de la orden mercedaria.  A lo largo de los siglos XVII y XVIII, se abrieron otras puertas en el claustro y la iglesia para comunicarlo con el resto de las dependencias monásticas.

Funciones militares

En 1808 los franceses ocuparon el Convento de la Merced. En 1813 sirvió de hospital militar y de alojamiento de tropas. Dos años más tarde, los padres mercedarios regresan de nuevo al convento y lo hallan desprovisto de todo ornamento, como producto de la guerra y la rapiña.

El Gobierno Constitucional de 1820 dictó Real Orden para acuartelar en Logroño al primer batallón del Regimiento de Jaén. Concluido el Trienio Liberal, en 1823, los mercedarios vuelven a ocupar el convento. En 1834, en plena Guerra Carlista, el edificio fue destinado de nuevo a funciones de hospital militar y se rompe definitivamente su vinculación eclesiástica en 1836 como consecuencia de la desamortización deMendizábal. Posteriormente, durante cinco años, sirvió de almacén, parque de artillería y oficinasmilitares. A finales de 1844 los dos hijos del general Zurbano y otros sentenciados a la última pena por alzamiento militar, fueron encarcelados en él.

El Convento de La Merced, de 1847 a 1869, vuelve a ser ocupado por personal religiosos, esta vez porcarmelitas descalzas. De 1872 a 1876 el ejército vuelve a ocupar la primitiva sede conventual comoconsecuencia de la última Guerra Carlista.

La Fábrica de Tabacos de Logroño

A finales del siglo XIX, el antiguo Convento de la Merced se transforma en un edificio fabril tabaquero, testigo de una incipiente sociedad industrial logroñesa, que permanecerá en funcionamiento hasta finales de la década de los 70 del siguiente siglo. En la implantación en Logroño de una de las más modernasfábricas de tabaco influyó la presencia en la dirección de la Compañía Arrendataria de Tabacos del riojano Amós Salvador y Rodrigáñez, así como del político, también riojano, Práxedes Mateo Sagasta, presidente del Consejo de Ministros, entre otros.

Para la instalación de la Fábrica de Tabacos de Logroño se tuvieron que hacer importantes reformas de acondicionamiento y adaptación al nuevo uso. Las obras de reconversión se encomendaron al arquitecto Luis Barrón.

Logroño

La Biblioteca de La Rioja tiene su sede en el antiguo Convento de la Merced, también conocido como edificio de "la Tabacalera". Se encuentra situado en la zona oeste del casco antiguo de Logroño, entre las calles de la Rúa Mayor y Portales, muy cerca de la puerta del Revellín.

Su forma se adapta a la estructura urbana de Logroño como ciudad-camino, caracterizada por calles longitudinales en sentido este-oeste que dan lugar a manzanas alargadas, una de las cuales es ocupadapor el primer conjunto conventual.

Orígenes como convento

En la primera mitad del siglo XVI, los mercedarios de Logroño acometen la construcción de un convento de nueva planta, probablemente en los mismos terrenos de la originaria sede conventual del siglo XIII.

Elconjunto fue construido con piedra de sillería y consta de cuatro zonas claramente diferenciadas: el primitivo convento con la iglesia; el claustro, al lado sur de la misma; un bloque de dependencias al oestedel claustro; hacia el este, lindando con la cabecera de la iglesia y el claustro, otro gran cuerpo deconstrucciones, centradas alrededor de un patio, con un sistema de grandes estancias alargadas.

La nave de la iglesia muestra influencias de estilo románico normando, mientras que en el patio del claustro domina el estilo renacentista. En el claustro de la iglesia se encuentran tres escudos de la Orden de la Merced, fechado el más antiguo de ellos en 1573 que marca, probablemente, el inicio de las obras dereconstrucción de esta parte del edificio. Los otros dos escudos datan de 1574 y 1590.

En 1686 se autorizó la construcción de la portada de la fachada norte del edificio conventual. La portada barroca quedó concluida en 1687 y probablemente sustituyó a otra anterior que culminaba en un escudo de la orden mercedaria.  A lo largo de los siglos XVII y XVIII, se abrieron otras puertas en el claustro y la iglesia para comunicarlo con el resto de las dependencias monásticas.

Funciones militares

En 1808 los franceses ocuparon el Convento de la Merced. En 1813 sirvió de hospital militar y de alojamiento de tropas. Dos años más tarde, los padres mercedarios regresan de nuevo al convento y lo hallan desprovisto de todo ornamento, como producto de la guerra y la rapiña.

El Gobierno Constitucional de 1820 dictó Real Orden para acuartelar en Logroño al primer batallón del Regimiento de Jaén. Concluido el Trienio Liberal, en 1823, los mercedarios vuelven a ocupar el convento. En 1834, en plena Guerra Carlista, el edificio fue destinado de nuevo a funciones de hospital militar y se rompe definitivamente su vinculación eclesiástica en 1836 como consecuencia de la desamortización deMendizábal. Posteriormente, durante cinco años, sirvió de almacén, parque de artillería y oficinasmilitares. A finales de 1844 los dos hijos del general Zurbano y otros sentenciados a la última pena por alzamiento militar, fueron encarcelados en él.

El Convento de La Merced, de 1847 a 1869, vuelve a ser ocupado por personal religiosos, esta vez porcarmelitas descalzas. De 1872 a 1876 el ejército vuelve a ocupar la primitiva sede conventual comoconsecuencia de la última Guerra Carlista.

La Fábrica de Tabacos de Logroño

A finales del siglo XIX, el antiguo Convento de la Merced se transforma en un edificio fabril tabaquero, testigo de una incipiente sociedad industrial logroñesa, que permanecerá en funcionamiento hasta finales de la década de los 70 del siguiente siglo. En la implantación en Logroño de una de las más modernasfábricas de tabaco influyó la presencia en la dirección de la Compañía Arrendataria de Tabacos del riojano Amós Salvador y Rodrigáñez, así como del político, también riojano, Práxedes Mateo Sagasta, presidente del Consejo de Ministros, entre otros.

Para la instalación de la Fábrica de Tabacos de Logroño se tuvieron que hacer importantes reformas de acondicionamiento y adaptación al nuevo uso. Las obras de reconversión se encomendaron al arquitecto Luis Barrón.

Calado

tipo de documento Lugares de interés

...

Logroño

Calado es un innovador espacio —ubicado en el centro de Logroño— destinado a la realización de eventos y actividades de tipo social y empresarial. Sus instalaciones conjugan espacios modernos y funcionales con la más pura tradición de una bodega del XVI cuyas estancias, incluido un espectacular calado, se han recuperado manteniendo los materiales, estructura y filosofía original. Calado es, en definitiva, un espacio único, exclusivo y original para disfrutar de cualquier actividad.

Disponemos de un completo catálogo de cursos organizados según nivel, complejidad, duración o número de participantes. De forma complementaria, ofrecemos cursos de cata a medida de tus necesidades.

Logroño

Calado es un innovador espacio —ubicado en el centro de Logroño— destinado a la realización de eventos y actividades de tipo social y empresarial. Sus instalaciones conjugan espacios modernos y funcionales con la más pura tradición de una bodega del XVI cuyas estancias, incluido un espectacular calado, se han recuperado manteniendo los materiales, estructura y filosofía original. Calado es, en definitiva, un espacio único, exclusivo y original para disfrutar de cualquier actividad.

Disponemos de un completo catálogo de cursos organizados según nivel, complejidad, duración o número de participantes. De forma complementaria, ofrecemos cursos de cata a medida de tus necesidades.

...

Logroño

Exponente de espacio histórico dedicado a la elaboración del vino. Este calado del siglo XVII, uno de los mayores de la ciudad, conserva en perfecto estado su fábrica en piedra de silleria. Está dedicado a exposiciones temporales y eventos relacionados con el mundo del vino. Este espacio junto con el Centro de la Cultura del Rioja y El Espacio Lagares, componen el triángulo de oro del enoturismo de la ciudad.

El Calado de San Gregorio, de propiedad municipal, es un importante recurso turístico para la ciudad. Se conoce como el calado ‘largo’ ya que es uno de los que se conoce de mayores dimensiones, tiene una longitud de 30 metros y una altura de 4,5 metros.

En la visita se puede observar la piedra de sillería en la bóveda de cañón que es la original y la piedra de mampostería de los muros que delimitan la bóveda. El pozo, una de las particularidades del calado, es también el original, el agua proviene de un manantial subterráno y desemboca en el río Ebro. 

En el techo del calado se pueden ver unas piedras más salientes que tapan el orificio a través del cual el mosto entraba en la bodega. Este calado no poseía lagar ni prensa propia por lo que el mosto procedía de los lagares situados en la calle Ruavieja a través de caños y por efecto gravedad.

La mayoría de los calados comparten características comunes: son rectilíneos, orientación Norte-Sur (lo más cercana al río Ebro), la bóveda de cañón, la piedra de sillería y las tuferas. Las tuferas son orificios de ventilación para la evacuación del tufo (gas carbónico desprendido en el proceso de fermentación).
 

Logroño

Exponente de espacio histórico dedicado a la elaboración del vino. Este calado del siglo XVII, uno de los mayores de la ciudad, conserva en perfecto estado su fábrica en piedra de silleria. Está dedicado a exposiciones temporales y eventos relacionados con el mundo del vino. Este espacio junto con el Centro de la Cultura del Rioja y El Espacio Lagares, componen el triángulo de oro del enoturismo de la ciudad.

El Calado de San Gregorio, de propiedad municipal, es un importante recurso turístico para la ciudad. Se conoce como el calado ‘largo’ ya que es uno de los que se conoce de mayores dimensiones, tiene una longitud de 30 metros y una altura de 4,5 metros.

En la visita se puede observar la piedra de sillería en la bóveda de cañón que es la original y la piedra de mampostería de los muros que delimitan la bóveda. El pozo, una de las particularidades del calado, es también el original, el agua proviene de un manantial subterráno y desemboca en el río Ebro. 

En el techo del calado se pueden ver unas piedras más salientes que tapan el orificio a través del cual el mosto entraba en la bodega. Este calado no poseía lagar ni prensa propia por lo que el mosto procedía de los lagares situados en la calle Ruavieja a través de caños y por efecto gravedad.

La mayoría de los calados comparten características comunes: son rectilíneos, orientación Norte-Sur (lo más cercana al río Ebro), la bóveda de cañón, la piedra de sillería y las tuferas. Las tuferas son orificios de ventilación para la evacuación del tufo (gas carbónico desprendido en el proceso de fermentación).
 

...

Logroño

Aquí podrás visitar los calados que desde la Edad Media y el Renacimiento se han venido utilizando para la elaboración y la crianza del vino. Las calles más antiguas de la ciudad, siguen conservando muchos de sus antiguos calados.

Los calados: cada vivienda tenía en su parte inferior, bajo el nivel del suelo, una construcción de piedra de sillería, - como la que componen las iglesias y las catedrales -, con una bóveda de medio cañón también construida con sillares. En ellas cada familia, descargaba la uva y la hacía después fermentar en el lagar, una especie de depósitos generalmente de piedra.

Cuando recorras la Ruavieja, Barriocepo u otras calles del Casco Antiguo fíjate en una especie de respiraderos que los muros de piedra tienen a la altura del suelo. Los llamamos tuferas. Cuando el vino fermentaba en el lagar por lo que se conoce por maceración carbónica o tumultuosa producía un gran aumento de temperatura y se desprendía monóxido de carbono. Este gas es lo que tantísimas veces ha producido lo que en La Rioja se conoce como muerte dulce, un envenenamiento por asfixia que causa la muerte sin ninguna señal de alarma previa, simplemente haciendo antes perder el conocimiento al artesano de la bodega.

Los calados que conservamos son:

Casa de la Danza
c/ Ruavieja, 25 o acceso desde la calle San Gregorio
Tfno: 941 24 63 65
casadanza@hotmail.com

Sede de la UNED
c/ Barriocepo, 34
Tfno: 941 25 97 22 / 941 25 97 45
info@logrono.uned.es

Colegio de Ingenieros Industriales
Plaza de San Bartolomé, 1
Tfno: 941 25 15 37 / 941 25 19 36
rioja@coiiar.org

Colegio de Arquitectos / Casa Palacio del Marqués de Legarda, siglo XVIII
c/ Barriocepo, 40
Tfno: 941 22 01 08
coar@coar.es

Electra Rioja Gran Casino
c/ Sagasta, 10
Tfno: 941 25 14 20
nieves.santos@orenesgrupo.com

Reja Dorada
c/ Ruavieja, 19
Tfno: 941 23 69 80
rejadorada@factoryw.com

Calado de San Gregorio

C/ Ruavieja, 29

Calados del Centro de la Cultura del Rioja

C/ Mercaderes, 9

Logroño

Aquí podrás visitar los calados que desde la Edad Media y el Renacimiento se han venido utilizando para la elaboración y la crianza del vino. Las calles más antiguas de la ciudad, siguen conservando muchos de sus antiguos calados.

Los calados: cada vivienda tenía en su parte inferior, bajo el nivel del suelo, una construcción de piedra de sillería, - como la que componen las iglesias y las catedrales -, con una bóveda de medio cañón también construida con sillares. En ellas cada familia, descargaba la uva y la hacía después fermentar en el lagar, una especie de depósitos generalmente de piedra.

Cuando recorras la Ruavieja, Barriocepo u otras calles del Casco Antiguo fíjate en una especie de respiraderos que los muros de piedra tienen a la altura del suelo. Los llamamos tuferas. Cuando el vino fermentaba en el lagar por lo que se conoce por maceración carbónica o tumultuosa producía un gran aumento de temperatura y se desprendía monóxido de carbono. Este gas es lo que tantísimas veces ha producido lo que en La Rioja se conoce como muerte dulce, un envenenamiento por asfixia que causa la muerte sin ninguna señal de alarma previa, simplemente haciendo antes perder el conocimiento al artesano de la bodega.

Los calados que conservamos son:

Casa de la Danza
c/ Ruavieja, 25 o acceso desde la calle San Gregorio
Tfno: 941 24 63 65
casadanza@hotmail.com

Sede de la UNED
c/ Barriocepo, 34
Tfno: 941 25 97 22 / 941 25 97 45
info@logrono.uned.es

Colegio de Ingenieros Industriales
Plaza de San Bartolomé, 1
Tfno: 941 25 15 37 / 941 25 19 36
rioja@coiiar.org

Colegio de Arquitectos / Casa Palacio del Marqués de Legarda, siglo XVIII
c/ Barriocepo, 40
Tfno: 941 22 01 08
coar@coar.es

Electra Rioja Gran Casino
c/ Sagasta, 10
Tfno: 941 25 14 20
nieves.santos@orenesgrupo.com

Reja Dorada
c/ Ruavieja, 19
Tfno: 941 23 69 80
rejadorada@factoryw.com

Calado de San Gregorio

C/ Ruavieja, 29

Calados del Centro de la Cultura del Rioja

C/ Mercaderes, 9

Calle Laurel

tipo de documento Lugares de interés

...

Logroño

Disfrutar de variados sabores y maridarlos con buen vino es costumbre en esta “Senda”. En pleno Centro Histórico (Calles Laurel, Albornoz, Travesía. de Laurel y San Agustín) podrá deleitarse con el “olor”, “sabor”, “vista” y “tacto” de nuestros pinchos; y por qué no, con el “sonido” de la algarabía de logroñeses y visitantes al juntar sus copas. !Hágase un experto en gastronomía sensorial y practique!.

Logroño y La Rioja tienen una gastronomía rica y variada. De influencia mediterránea, posee grandes extensiones de cultivo que permiten disponer de productos frescos a diario. La oferta es extensa: restaurantes tradicionales, de autor, asadores, bodegones... y, por supuesto locales de tapeo.

Existen varias calles repletas de estos, a las cuales se las ha denominado: “Senda de los Elefantes”. Degustar los más variados productos cocinados en pequeñas porciones, acompañados, claro está, de buen vino de las bodegas de Logroño. No se vaya de Logroño sin degustar algún plato de verduras y hortalizas de la tierra: menestras, pimientos, espárragos, alcachofas, cardo o borraja. Por supuesto las Patatas a la Riojana, toda una institución, las chuletillas al sarmiento o postres muy dulces, como los fardelejos, los mazapanes o las trufas y bombones de vino.

DESCARGAR GUÍA DE PINCHOS

Logroño

Disfrutar de variados sabores y maridarlos con buen vino es costumbre en esta “Senda”. En pleno Centro Histórico (Calles Laurel, Albornoz, Travesía. de Laurel y San Agustín) podrá deleitarse con el “olor”, “sabor”, “vista” y “tacto” de nuestros pinchos; y por qué no, con el “sonido” de la algarabía de logroñeses y visitantes al juntar sus copas. !Hágase un experto en gastronomía sensorial y practique!.

Logroño y La Rioja tienen una gastronomía rica y variada. De influencia mediterránea, posee grandes extensiones de cultivo que permiten disponer de productos frescos a diario. La oferta es extensa: restaurantes tradicionales, de autor, asadores, bodegones... y, por supuesto locales de tapeo.

Existen varias calles repletas de estos, a las cuales se las ha denominado: “Senda de los Elefantes”. Degustar los más variados productos cocinados en pequeñas porciones, acompañados, claro está, de buen vino de las bodegas de Logroño. No se vaya de Logroño sin degustar algún plato de verduras y hortalizas de la tierra: menestras, pimientos, espárragos, alcachofas, cardo o borraja. Por supuesto las Patatas a la Riojana, toda una institución, las chuletillas al sarmiento o postres muy dulces, como los fardelejos, los mazapanes o las trufas y bombones de vino.

DESCARGAR GUÍA DE PINCHOS

...

Logroño

La Zona de la Calle San Juan, probablemente el único rincón del Casco Antiguo que conserva la conciencia y vida vecinal de los barrios de siempre al tiempo que mantiene su actividad comercial y hostelera de forma totalmente integrada en el vecindario.

La convivencia de esta mezcla de actractivos –comercial, hostelero y vecinal– le confiere un carácter especial que dificulta su clasificación en función de una sola de ellas.

Una realidad vecinal

Desde tiempo inmemorial la calle San Juan conserva su vecindario y una convivencia vecinal muy intensa más propia en estos días del medio rural que de un entorno urbano. Sin embargo esta forma de relación entre los vecinos de la calle y de éstos con los negocios instalados en la calle se ha mantenido y fortalecido en el tiempo gracias precisamente a la existencia de arraigadas tradiciones que como colectivo han mantenido vivas.

Una realidad comercial

Pese a las variaciones experimentadas en los últimos años la calle mantiene una destacada actividad comercial: desde la tienda de ropa infantil, a una de curtidos y complementos, otra de complementos y bisutería , pasando por tres librerías, dos de ellas editoriales, una joyería, una carnicería y una panadería. Además acoge un comercio-taller de decoración floral y un zapatero remendón.

Una realidad hostelera

Ciertamente, la actividad hegemónica de la hostería en la calle San Juan, hace que su protagonismo sea mayor y constituya en principal reclamo de la zona. Como zona de chiquiteo a la que añade una excelente oferta gastronómica y un ambiente más sosegado y familiar. Descubre sus pinchos.

Logroño

La Zona de la Calle San Juan, probablemente el único rincón del Casco Antiguo que conserva la conciencia y vida vecinal de los barrios de siempre al tiempo que mantiene su actividad comercial y hostelera de forma totalmente integrada en el vecindario.

La convivencia de esta mezcla de actractivos –comercial, hostelero y vecinal– le confiere un carácter especial que dificulta su clasificación en función de una sola de ellas.

Una realidad vecinal

Desde tiempo inmemorial la calle San Juan conserva su vecindario y una convivencia vecinal muy intensa más propia en estos días del medio rural que de un entorno urbano. Sin embargo esta forma de relación entre los vecinos de la calle y de éstos con los negocios instalados en la calle se ha mantenido y fortalecido en el tiempo gracias precisamente a la existencia de arraigadas tradiciones que como colectivo han mantenido vivas.

Una realidad comercial

Pese a las variaciones experimentadas en los últimos años la calle mantiene una destacada actividad comercial: desde la tienda de ropa infantil, a una de curtidos y complementos, otra de complementos y bisutería , pasando por tres librerías, dos de ellas editoriales, una joyería, una carnicería y una panadería. Además acoge un comercio-taller de decoración floral y un zapatero remendón.

Una realidad hostelera

Ciertamente, la actividad hegemónica de la hostería en la calle San Juan, hace que su protagonismo sea mayor y constituya en principal reclamo de la zona. Como zona de chiquiteo a la que añade una excelente oferta gastronómica y un ambiente más sosegado y familiar. Descubre sus pinchos.

...

Logroño

El Campo de golf tiene un recorrido de 18 hoyos. Con un par 72, su recorrido variado y equilibrado ofrece un agradable y divertido juego, a la vez que exige esmero a aquellos que quieran sacarle un buen resultado. El hoyo 4 es el más largo de España y uno de los más largos del mundo (619 metros), es llano y con un ligero dog-leg a la izquierda, su principal dificultad radica en la longitud, pero dos bunkers colocados estratégicamente delante del green aún castigan más el golpe de entrada.

Además el club de golf de Logroño posee un Pitch & Putt de 9 hoyos, está situado en la parte más alta de la finca y tiene unas vistas privilegiadas del pantano de La Grajera y de la ciudad de Logroño.

El Planteamiento de la titularidad pública del Campo de Logroño, es una de las grandes ventajas que presenta el Campo de Golf, es asequible a todos los bolsillos, bien con los precios establecidos por los accesos diarios, bien por las cuotas de abono anuales.

Logroño

El Campo de golf tiene un recorrido de 18 hoyos. Con un par 72, su recorrido variado y equilibrado ofrece un agradable y divertido juego, a la vez que exige esmero a aquellos que quieran sacarle un buen resultado. El hoyo 4 es el más largo de España y uno de los más largos del mundo (619 metros), es llano y con un ligero dog-leg a la izquierda, su principal dificultad radica en la longitud, pero dos bunkers colocados estratégicamente delante del green aún castigan más el golpe de entrada.

Además el club de golf de Logroño posee un Pitch & Putt de 9 hoyos, está situado en la parte más alta de la finca y tiene unas vistas privilegiadas del pantano de La Grajera y de la ciudad de Logroño.

El Planteamiento de la titularidad pública del Campo de Logroño, es una de las grandes ventajas que presenta el Campo de Golf, es asequible a todos los bolsillos, bien con los precios establecidos por los accesos diarios, bien por las cuotas de abono anuales.

...

Logroño

En un lugar de La Rioja y del que siempre tendríamos que acordarnos, existe un espacio donde se vive, se proyecta y se apuesta por la danza.Un lugar en donde la utopía de todo profesional, estudiante o aficionado a la danza, imagina en el algún momento y que se hace realidad.

Todo es factible dentro de la Casa de la Danza, porque su verdadero objetivo es ayudar a que participemos y disfrutemos con ella (con la Danza) sin complejos, pero también sin divismos, haciendo de su labor una obra provechosa para los profesionales, grata para los aficionados, y atractiva para curiosos o simples transeúntes.

La sede de la Casa de la Danza se ubica en el Centro Histórico de Logroño, en un local de un edificio situado en la entrañable Calle Ruavieja, y dispone su acceso público principal en la Calle San Gregorio, abierto a las vistas y a la generosidad espacial y frondosidad del parque que urbaniza, en su paso por la ciudad, la margen derecha del río Ebro.

Logroño

En un lugar de La Rioja y del que siempre tendríamos que acordarnos, existe un espacio donde se vive, se proyecta y se apuesta por la danza.Un lugar en donde la utopía de todo profesional, estudiante o aficionado a la danza, imagina en el algún momento y que se hace realidad.

Todo es factible dentro de la Casa de la Danza, porque su verdadero objetivo es ayudar a que participemos y disfrutemos con ella (con la Danza) sin complejos, pero también sin divismos, haciendo de su labor una obra provechosa para los profesionales, grata para los aficionados, y atractiva para curiosos o simples transeúntes.

La sede de la Casa de la Danza se ubica en el Centro Histórico de Logroño, en un local de un edificio situado en la entrañable Calle Ruavieja, y dispone su acceso público principal en la Calle San Gregorio, abierto a las vistas y a la generosidad espacial y frondosidad del parque que urbaniza, en su paso por la ciudad, la margen derecha del río Ebro.