formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Buscar en La Rioja Turismo close

EMPIEZA A TECLEAR...

No hay resultados para la búsqueda realizada

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Búsqueda > retablo mayor

facetas
filter_listFiltrar

visualización

5 resultados

...

Alfaro

Construido en ladrillo en el siglo XVII. La fachada es de estilo clasicista. Grandes pilastras la dividen en tres paños. Se eleva en tres plantas. La Iglesia es de una sola nave, con cabecera rectangular y crucero dividido en tres tramos. 

Arcos de medio punto sobre pilastras soportan las bóvedas, excepto el crucero, donde se levanta la cúpula. 

El Retablo Mayor es rococó. Consta de banco, cuerpo de tres calles y ático. Lleva imágenes de San Joaquín, Santa Ana, San Miguel, San Luis Obispo de Tolosa y San Francisco de Asís.

Alfaro

Construido en ladrillo en el siglo XVII. La fachada es de estilo clasicista. Grandes pilastras la dividen en tres paños. Se eleva en tres plantas. La Iglesia es de una sola nave, con cabecera rectangular y crucero dividido en tres tramos. 

Arcos de medio punto sobre pilastras soportan las bóvedas, excepto el crucero, donde se levanta la cúpula. 

El Retablo Mayor es rococó. Consta de banco, cuerpo de tres calles y ático. Lleva imágenes de San Joaquín, Santa Ana, San Miguel, San Luis Obispo de Tolosa y San Francisco de Asís.

...

Alfaro

Se encuentra ubicada en la calle del mismo nombre. Está construida en ladrillo y es de estilo clasicista y barroco del siglo XVII. La portada es de piedra y está constituida por un arco de medio punto, entre pilastras. Encima, en una hornacina, aparece la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles, de alabastro, obra de Francisco de Villanoba (1753). La torre es de cuatro cuerpos. Los dos primeros cuadrados, el resto octogonales.

El interior consta de una nave (dividida en tres tramos), crucero, cabecera rectangular y capillas entre los contrafuertes de los dos últimos tramos de la nave. Las capillas están dedicadas a: Los Pueyo, Nuestra Señora de los Dolores, San José, Santiago, San Jorge, la Cruz y la Virgen del Burgo.

Merecen admirarse con un mayor detenimiento:

- Retablo Mayor. Dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles, obra de Juan Francisco Villanoba (1750-2). Está compuesto de zócalo, banco, cuerpo de tres calles y ático. En medio del banco se encuentra el tabernáculo. El cuerpo central se halla dividido por grandes columnas, decoradas con motivos vegetales. En la calle central imagen del Sagrado Corazón de Jesús, y sobre ella, en una hermosa hornacina, Nuestra Señora de los Ángeles. A ambos lados imágenes de San Pedro y San Pablo, y sobre ellas de San Miguel y San Rafael. El ático está dividido en tres sectores por dos columnas. En el centro la imagen de San José con el Niño, y en los laterales de San Francisco de Paula y San Francisco Javier.

A los laterales del Retablo Mayor, otros dos dedicados a la Virgen del Carmen y a la Inmaculada Concepción de María.

- Capilla de la Virgen del Burgo. El retablo está configurado en función de la titular. Consta de banco y cuerpo de tres calles. La calle central ocupa la mayor parte del retablo. Tiene forma de un gran óvalo, profusamente decorado con flores y ángeles que hacen corte a la Señora. El autor parece ser Juan de Peralta. La Imagen de la Patrona es de estilo gótico del siglo XIV. Se le profesa gran devoción en Alfaro.

Alfaro

Se encuentra ubicada en la calle del mismo nombre. Está construida en ladrillo y es de estilo clasicista y barroco del siglo XVII. La portada es de piedra y está constituida por un arco de medio punto, entre pilastras. Encima, en una hornacina, aparece la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles, de alabastro, obra de Francisco de Villanoba (1753). La torre es de cuatro cuerpos. Los dos primeros cuadrados, el resto octogonales.

El interior consta de una nave (dividida en tres tramos), crucero, cabecera rectangular y capillas entre los contrafuertes de los dos últimos tramos de la nave. Las capillas están dedicadas a: Los Pueyo, Nuestra Señora de los Dolores, San José, Santiago, San Jorge, la Cruz y la Virgen del Burgo.

Merecen admirarse con un mayor detenimiento:

- Retablo Mayor. Dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles, obra de Juan Francisco Villanoba (1750-2). Está compuesto de zócalo, banco, cuerpo de tres calles y ático. En medio del banco se encuentra el tabernáculo. El cuerpo central se halla dividido por grandes columnas, decoradas con motivos vegetales. En la calle central imagen del Sagrado Corazón de Jesús, y sobre ella, en una hermosa hornacina, Nuestra Señora de los Ángeles. A ambos lados imágenes de San Pedro y San Pablo, y sobre ellas de San Miguel y San Rafael. El ático está dividido en tres sectores por dos columnas. En el centro la imagen de San José con el Niño, y en los laterales de San Francisco de Paula y San Francisco Javier.

A los laterales del Retablo Mayor, otros dos dedicados a la Virgen del Carmen y a la Inmaculada Concepción de María.

- Capilla de la Virgen del Burgo. El retablo está configurado en función de la titular. Consta de banco y cuerpo de tres calles. La calle central ocupa la mayor parte del retablo. Tiene forma de un gran óvalo, profusamente decorado con flores y ángeles que hacen corte a la Señora. El autor parece ser Juan de Peralta. La Imagen de la Patrona es de estilo gótico del siglo XIV. Se le profesa gran devoción en Alfaro.

...

Arnedo

 La iglesia de San Cosme y San Damián es catedralicia por su majestuosidad belleza. Como las otras dos parroquias de Arnedo, ya  aparece citada en el S. XIII. El edificio es de sillería del S. XVI, con tres naves cubiertas por bóvedas de crucería estrelladas, cabecera ochavada de tres paños; coro alto a los pies y diversas capillas abiertas en las naves laterales. Dos capillas en la cabecera y torre a los pies completan la arquitectura

Trabajaron en su construcción Pedro de Alzaga, Martín de Saracíbar, Francisco de Zumista, Juan de Juaristi...

Portada Sur

La entrada es de estilo manierista con elementos barrocos, fue realizada entre 1634 y 1638 por Juan de Zumeta y Larrañaga.

Sobre seis columnas estríadas se abre un frontón y tímpano que nos recuerda el estilo grecorromano, está compuesta de dos cuerpos, el bajo adintelado entre columnas con frontón redondo y el alto con doble hornacina que alberga las imágenes de San Cosme y San Damián.

Para pasar al interior es necesario franquear una monumental puerta adornada con artísticos clavos y molduras.

Puerta Oeste

En el centro del hastial oeste a los pies, se abre la portada más antigua, actualmente en desuso, llamada del Padre Eterno por el relieve del segundo cuerpo. Es de estilo renacentista-manierista de la segunda mitad del S. XVI.

Torre

Adosada al último tramo de la nave del evangelio, con cuerpo inferior de planta cuadrada y superior octogonal con cúpula con linterna. El cuerpo inferior es del XVI, el alto del siglo XVII (1597-1625), y el remate o campanario del XIX,  reconstruido en el año 1951.

Capilla de San Martín

Al entrar en el templo de San Cosme, a la derecha, se halla la capilla de San Martín, renacentista con bóveda de cañón, tiene ingreso de medio punto soportando un frontón triangular roto con un altorrelieve del Padre Eterno, en ella destaca sobremanera su precioso retablo, el más antiguo del templo obra romanista del escultor arnedano Antonio de Zárraga, muy artístico, sobre todo en imaginería.

De tres calles con columnas corintias, romanista del año 1590. En el centro la figura de S. Martín de Tours partiendo la capa con el mendigo, llama la atención la pata flotante del caballo y la pierna herida del mendigo. y a los lados santo Obispo y Abad, en el banco las santas Catalina, Magdalena y Julita. En el segundo cupero San Pedro y San Pablo a los lados del relieve de la Epifanía. En el ático un calvario.

Capilla de Santa Catalina

Posee un retablo rococó de la segunda mitad del XVIII, con imagen de San Francisco Javier del S. XVII y Santa Catalina del XVI. Pintura en el ático de San Ignacio.

Retablo de la Inmaculada

Compuesto por una parte baja, rococó del XVIII con imagen moderna de la Inmaculada y San José y Santa Teresa, rococós a los lados. Sobre él, retablo barroco de fines del XVII con Virgen de la Antigua, gótica del XIV-XV mutilada y Santo Tomás de Aquino barroco del s. XVII.

Retablo Mayor

Al entrar dentro, sobrecoge la belleza del retablo central, espectacular y majestuoso, recubierto en oro sobre una base de alabastro y madera policromada. Sebastián Sola y José Tovar fueron los artífices de este retablo impresionante, labrado en figuras y adornos barrocos que terminaron de construir en 1699.

La base del retablo es de piedra de alabastro labrada en figuras y adornos barrocos. Encima, y en madera, a derecha e izquierda, una talla de Santiago el Mayor en brioso caballo derrocando a grotescos moros, y San Jorge en caballo negro luchando con el dragón. Hacia arriba, cuatro cuarteles con la vida y milagros de los titulares, San Cosme y San Damián. En uno de ellos puede verse la cabeza de un santo que rueda por el suelo. Adornando el conjunto columnas y calados barrocos. En el centro están las imágenes, de cuerpo entero, de San Cosme y San Damián.

La pieza formada por el relicario, el sagrario y el expositor a cuyos lados se pueden ver los dos bustos relicarios de San Cosme y San Damián es de singular mérito artístico. Estos bustos relicarios son los que los navarros y riojanos se disputan cada 27 de septiembre.

En lo alto del retablo puede contemplarse una soberana talla de la Asunción de María rodeada de ángeles y trompetas.

Capilla de San Juan Evangelista

En este altar de S. Juan Evangelista, barroco, recargado de uvas y palomas, de finales del s. XVIII, podemos admirar una buena talla de San Juan y relieves, de su martirio y  predicación. En el atrio se hallan figuras de San Joaquín y varios ángeles.

Capilla de la Virgen de Vico

El retablo, rococó de la segunda mitad del S. XVIII es interesante sobre todo por tres de las imágenes que alberga procedentes del desamortizado Monasterio de Vico. En el centro la Virgen de Vico , Patrona de Arnedo, románica del s. XII. 

A los lados San Francisco de Asís y San Antonio de fines del S. XVII, de autor desconocido pero de estilo de Pedro de Mena, importante escultor barroco de escuela granadina y principal discípulo de Alonso Cano

Órgano

Espléndido ejemplar de los órganos barrocos de la escuela castellana. Magnífica fachada que se organiza en torno a dos cuerpos.

En el cuerpo inferior o pedestal, de forma rectangular, se ocultan los componentes del teclado, los registros, el teclado de pies con sus pedales, el teclado de mano, y el "secreto" o caja distribuidora de viento. El cuerpo principal, tubería horizontal; más arriba tubería vertical, a ambos lados cuatro paneles o "campos" con motivos vegetales.

El remate de la caja presenta una decoración de motivos vegetales rematada con la talla del ángel trompetero. El 30 de septiembre de 1706 Martín Crespo, maestro de órgano, se obligó a hacer este órgano de San Cosme y San Damián.

Capilla de la Veracruz

En ella se celebraban tradicionalmente las misas de Veracruz.  Posee altar barroco con lienzo de San Sebastián en el ático, todo del siglo XVIII. El sepulcro con Cristo yacente de tamaño natural, barroco del XVIII . Tres imágenes de Dolorosas, barrocas del XVIII. Hay otro retbalo como el anterio con lienzo de San Lorenzo en el ático e imagen de Cristo a la Columna todo del S. XVIII.

En la pared del Coro Bajo, cuelga una gran cruz de madera: dos personas, elegidas a sorteo el DOmingo de Ramos, trasladan esta cruz a hombros hasta el Calvario, cerro al oeste de la ciudad, al tiempo que se rezan las XIV estaciones del Vía Crucis, el Viernes Santo en procesión multitudinaria. 

Coro Alto

Realizado por Juan de Juaristi II que también construye a la vez la torre. Conserva la Sillería con 27 asientos y el facistol, todo ello barroco del primer tercio del s XVIII.

Sacristía Antigua

Al sur de la cabecera del s. XVI en piedra de sillería y cubierta con bóveda de crucería de terceletes.

Sacristía Nueva

Al norte de la cabecera, construida en el s. XVII en mampostería encadenada de ladrillo, técnica conocida como aparejo toledano , cubierta interiormente  con cúpula sobre pechinas

Arnedo

 La iglesia de San Cosme y San Damián es catedralicia por su majestuosidad belleza. Como las otras dos parroquias de Arnedo, ya  aparece citada en el S. XIII. El edificio es de sillería del S. XVI, con tres naves cubiertas por bóvedas de crucería estrelladas, cabecera ochavada de tres paños; coro alto a los pies y diversas capillas abiertas en las naves laterales. Dos capillas en la cabecera y torre a los pies completan la arquitectura

Trabajaron en su construcción Pedro de Alzaga, Martín de Saracíbar, Francisco de Zumista, Juan de Juaristi...

Portada Sur

La entrada es de estilo manierista con elementos barrocos, fue realizada entre 1634 y 1638 por Juan de Zumeta y Larrañaga.

Sobre seis columnas estríadas se abre un frontón y tímpano que nos recuerda el estilo grecorromano, está compuesta de dos cuerpos, el bajo adintelado entre columnas con frontón redondo y el alto con doble hornacina que alberga las imágenes de San Cosme y San Damián.

Para pasar al interior es necesario franquear una monumental puerta adornada con artísticos clavos y molduras.

Puerta Oeste

En el centro del hastial oeste a los pies, se abre la portada más antigua, actualmente en desuso, llamada del Padre Eterno por el relieve del segundo cuerpo. Es de estilo renacentista-manierista de la segunda mitad del S. XVI.

Torre

Adosada al último tramo de la nave del evangelio, con cuerpo inferior de planta cuadrada y superior octogonal con cúpula con linterna. El cuerpo inferior es del XVI, el alto del siglo XVII (1597-1625), y el remate o campanario del XIX,  reconstruido en el año 1951.

Capilla de San Martín

Al entrar en el templo de San Cosme, a la derecha, se halla la capilla de San Martín, renacentista con bóveda de cañón, tiene ingreso de medio punto soportando un frontón triangular roto con un altorrelieve del Padre Eterno, en ella destaca sobremanera su precioso retablo, el más antiguo del templo obra romanista del escultor arnedano Antonio de Zárraga, muy artístico, sobre todo en imaginería.

De tres calles con columnas corintias, romanista del año 1590. En el centro la figura de S. Martín de Tours partiendo la capa con el mendigo, llama la atención la pata flotante del caballo y la pierna herida del mendigo. y a los lados santo Obispo y Abad, en el banco las santas Catalina, Magdalena y Julita. En el segundo cupero San Pedro y San Pablo a los lados del relieve de la Epifanía. En el ático un calvario.

Capilla de Santa Catalina

Posee un retablo rococó de la segunda mitad del XVIII, con imagen de San Francisco Javier del S. XVII y Santa Catalina del XVI. Pintura en el ático de San Ignacio.

Retablo de la Inmaculada

Compuesto por una parte baja, rococó del XVIII con imagen moderna de la Inmaculada y San José y Santa Teresa, rococós a los lados. Sobre él, retablo barroco de fines del XVII con Virgen de la Antigua, gótica del XIV-XV mutilada y Santo Tomás de Aquino barroco del s. XVII.

Retablo Mayor

Al entrar dentro, sobrecoge la belleza del retablo central, espectacular y majestuoso, recubierto en oro sobre una base de alabastro y madera policromada. Sebastián Sola y José Tovar fueron los artífices de este retablo impresionante, labrado en figuras y adornos barrocos que terminaron de construir en 1699.

La base del retablo es de piedra de alabastro labrada en figuras y adornos barrocos. Encima, y en madera, a derecha e izquierda, una talla de Santiago el Mayor en brioso caballo derrocando a grotescos moros, y San Jorge en caballo negro luchando con el dragón. Hacia arriba, cuatro cuarteles con la vida y milagros de los titulares, San Cosme y San Damián. En uno de ellos puede verse la cabeza de un santo que rueda por el suelo. Adornando el conjunto columnas y calados barrocos. En el centro están las imágenes, de cuerpo entero, de San Cosme y San Damián.

La pieza formada por el relicario, el sagrario y el expositor a cuyos lados se pueden ver los dos bustos relicarios de San Cosme y San Damián es de singular mérito artístico. Estos bustos relicarios son los que los navarros y riojanos se disputan cada 27 de septiembre.

En lo alto del retablo puede contemplarse una soberana talla de la Asunción de María rodeada de ángeles y trompetas.

Capilla de San Juan Evangelista

En este altar de S. Juan Evangelista, barroco, recargado de uvas y palomas, de finales del s. XVIII, podemos admirar una buena talla de San Juan y relieves, de su martirio y  predicación. En el atrio se hallan figuras de San Joaquín y varios ángeles.

Capilla de la Virgen de Vico

El retablo, rococó de la segunda mitad del S. XVIII es interesante sobre todo por tres de las imágenes que alberga procedentes del desamortizado Monasterio de Vico. En el centro la Virgen de Vico , Patrona de Arnedo, románica del s. XII. 

A los lados San Francisco de Asís y San Antonio de fines del S. XVII, de autor desconocido pero de estilo de Pedro de Mena, importante escultor barroco de escuela granadina y principal discípulo de Alonso Cano

Órgano

Espléndido ejemplar de los órganos barrocos de la escuela castellana. Magnífica fachada que se organiza en torno a dos cuerpos.

En el cuerpo inferior o pedestal, de forma rectangular, se ocultan los componentes del teclado, los registros, el teclado de pies con sus pedales, el teclado de mano, y el "secreto" o caja distribuidora de viento. El cuerpo principal, tubería horizontal; más arriba tubería vertical, a ambos lados cuatro paneles o "campos" con motivos vegetales.

El remate de la caja presenta una decoración de motivos vegetales rematada con la talla del ángel trompetero. El 30 de septiembre de 1706 Martín Crespo, maestro de órgano, se obligó a hacer este órgano de San Cosme y San Damián.

Capilla de la Veracruz

En ella se celebraban tradicionalmente las misas de Veracruz.  Posee altar barroco con lienzo de San Sebastián en el ático, todo del siglo XVIII. El sepulcro con Cristo yacente de tamaño natural, barroco del XVIII . Tres imágenes de Dolorosas, barrocas del XVIII. Hay otro retbalo como el anterio con lienzo de San Lorenzo en el ático e imagen de Cristo a la Columna todo del S. XVIII.

En la pared del Coro Bajo, cuelga una gran cruz de madera: dos personas, elegidas a sorteo el DOmingo de Ramos, trasladan esta cruz a hombros hasta el Calvario, cerro al oeste de la ciudad, al tiempo que se rezan las XIV estaciones del Vía Crucis, el Viernes Santo en procesión multitudinaria. 

Coro Alto

Realizado por Juan de Juaristi II que también construye a la vez la torre. Conserva la Sillería con 27 asientos y el facistol, todo ello barroco del primer tercio del s XVIII.

Sacristía Antigua

Al sur de la cabecera del s. XVI en piedra de sillería y cubierta con bóveda de crucería de terceletes.

Sacristía Nueva

Al norte de la cabecera, construida en el s. XVII en mampostería encadenada de ladrillo, técnica conocida como aparejo toledano , cubierta interiormente  con cúpula sobre pechinas

...

Haro

Edificio Barroco s.XVII (1703-1756) que alberga a la patrona de la ciudad de Haro. Es sin duda uno de los edificios de referencia de Haro, considerada una de las obras religiosas más importantes y mejor conservadas de la ciudad.

Es característica su portada de arco de medio punto sobre pilastras adosadas almohadilladas con imágenes de San Pedro y San Pablo y una más moderna de la Inmaculada. Esta portada se remata con una espadaña. En la fachada más cercana a los Jardines de la Vega observamos otra espadaña donde se encuentran las campanas con tres vanos de arcos de medio punto, culminada con esferas, estípites, frontón semicircular y enmarcada por pilastras.

Una vez nos sumergimos en su interior encontramos una planta compuesta de tres naves cubiertas con bóvedas de arista sobre arcos de medio punto y pilastras cruciformes. Tiene cinco tramos, crucero y cabecera rectangular de menor altura que las naves y está coronada con una bóveda semicircular sobre linterna con ocho ventanas. Otro elemento a destacar es el retablo mayor, barroco construido en 1740 por Santiago del Amo con una talla policromada de la Virgen de La Vega, gótica de mitad del s.XIV. De nuevo en el exterior podemos encontrar el Museo de la Virgen de La Vega en el Parque Manuel Anzuela.

 

Haro

Edificio Barroco s.XVII (1703-1756) que alberga a la patrona de la ciudad de Haro. Es sin duda uno de los edificios de referencia de Haro, considerada una de las obras religiosas más importantes y mejor conservadas de la ciudad.

Es característica su portada de arco de medio punto sobre pilastras adosadas almohadilladas con imágenes de San Pedro y San Pablo y una más moderna de la Inmaculada. Esta portada se remata con una espadaña. En la fachada más cercana a los Jardines de la Vega observamos otra espadaña donde se encuentran las campanas con tres vanos de arcos de medio punto, culminada con esferas, estípites, frontón semicircular y enmarcada por pilastras.

Una vez nos sumergimos en su interior encontramos una planta compuesta de tres naves cubiertas con bóvedas de arista sobre arcos de medio punto y pilastras cruciformes. Tiene cinco tramos, crucero y cabecera rectangular de menor altura que las naves y está coronada con una bóveda semicircular sobre linterna con ocho ventanas. Otro elemento a destacar es el retablo mayor, barroco construido en 1740 por Santiago del Amo con una talla policromada de la Virgen de La Vega, gótica de mitad del s.XIV. De nuevo en el exterior podemos encontrar el Museo de la Virgen de La Vega en el Parque Manuel Anzuela.

 

...

Nájera

En pleno camino de Santiago y contiguo a la Capilla de Madre de Dios, se alza el Monasterio de Santa Elena, fundado a mediados del siglo XVI por doña Aldonza Manrique de Lara, hija de los Duques de Nájera, y en la actualidad habitado por las Hermanas Franciscanas Clarisas.

De la primitiva fábrica, entonces extramuros de la ciudad, ubicada en lo que era Hospital de peregrinos, nada se conserva. El complejo actual es una construcción de sillería, mampostería y ladrillo. Consta de una iglesia, un pequeño claustro a los pies de ésta y las habituales dependencias monásticas situadas en su entorno. Es muy vistosa la fachada exterior del edificio, adintelada, almohadillada y con hornacina en lo alto.

Características:
La iglesia del siglo, XVII, es obra de los canteros Pedro Ezquerra de Rozas y José de la Puente Liermo. Tiene planta de cruz latina, con una nave de cuatro tramos, crucero y cabecera rectangular. Esta presenta columnas toscanas adosadas, rematadas por arcos de medio punto, que configuran bóvedas de cañón con lunetos. El crucero, en cambio, se cubre con cúpula sobre pechinas que aparecen decoradas por pinturas del siglo XVII.

Retablo mayor:
En la cabecera se ubica el magnífico retablo mayor, compuesto de banco, un solo cuerpo articulado en tres calles por columnas salomónicas con vides, y un ático redondeo. Es coetáneo y muy similar al de Santa María la Real de Nájera. Ambos son obra del maestro montañés Mateo de Rubalcaba. Es destacable la imagen titular de Santa Elena y las historias de las calles laterales del retablo, que representan a San Antonio, Anunciación, Bautismo de Cristo y la Asunción. El ático muestra un Calvario con tres figuras.

Retablos barrocos:
La iglesia contiene toda una serie de objetos de gran belleza, entre ellos varios retablos barrocos. Destacan los dos retablos rococó de la segunda mitad del siglo XVIII, situados en ambos brazos del crucero. El de la izquierda alberga una gran imagen clasicista de la Concepción de mediados de XVII, y el de la derecha, una imagen de Santa Clara.

Sacristía:
La sacristía muestra un retablito clasicista de la primera mitad del siglo XVII, con imágenes de San Felipe y de Santa Elena.

Coro:
El coro alberga una sillería en banco corrido y diversas piezas artísticas, como un relicario en templete clasicista de mediados del XVII y varios lienzos barrocos

Clausura:
A los pies de la iglesia, una reja de hierro de dos cuerpos, fechada en 1660, separa ésta de la clausura. Dentro de la clausura conventual existe un precioso patio castellano del siglo XVII y se guardan diversos objetos de gran valor artístico, como un armario-relicario americano, datado en 1751, repujado en plata dorada, con motivos indígenas; otro armario-relicario con imagen flamenca de Santa Clara del siglo XV, diversas pinturas en tabla del XVII, varias esculturas y pergaminos. También son espectaculares algunas muestras de valiosa orfebrería.

Nájera

En pleno camino de Santiago y contiguo a la Capilla de Madre de Dios, se alza el Monasterio de Santa Elena, fundado a mediados del siglo XVI por doña Aldonza Manrique de Lara, hija de los Duques de Nájera, y en la actualidad habitado por las Hermanas Franciscanas Clarisas.

De la primitiva fábrica, entonces extramuros de la ciudad, ubicada en lo que era Hospital de peregrinos, nada se conserva. El complejo actual es una construcción de sillería, mampostería y ladrillo. Consta de una iglesia, un pequeño claustro a los pies de ésta y las habituales dependencias monásticas situadas en su entorno. Es muy vistosa la fachada exterior del edificio, adintelada, almohadillada y con hornacina en lo alto.

Características:
La iglesia del siglo, XVII, es obra de los canteros Pedro Ezquerra de Rozas y José de la Puente Liermo. Tiene planta de cruz latina, con una nave de cuatro tramos, crucero y cabecera rectangular. Esta presenta columnas toscanas adosadas, rematadas por arcos de medio punto, que configuran bóvedas de cañón con lunetos. El crucero, en cambio, se cubre con cúpula sobre pechinas que aparecen decoradas por pinturas del siglo XVII.

Retablo mayor:
En la cabecera se ubica el magnífico retablo mayor, compuesto de banco, un solo cuerpo articulado en tres calles por columnas salomónicas con vides, y un ático redondeo. Es coetáneo y muy similar al de Santa María la Real de Nájera. Ambos son obra del maestro montañés Mateo de Rubalcaba. Es destacable la imagen titular de Santa Elena y las historias de las calles laterales del retablo, que representan a San Antonio, Anunciación, Bautismo de Cristo y la Asunción. El ático muestra un Calvario con tres figuras.

Retablos barrocos:
La iglesia contiene toda una serie de objetos de gran belleza, entre ellos varios retablos barrocos. Destacan los dos retablos rococó de la segunda mitad del siglo XVIII, situados en ambos brazos del crucero. El de la izquierda alberga una gran imagen clasicista de la Concepción de mediados de XVII, y el de la derecha, una imagen de Santa Clara.

Sacristía:
La sacristía muestra un retablito clasicista de la primera mitad del siglo XVII, con imágenes de San Felipe y de Santa Elena.

Coro:
El coro alberga una sillería en banco corrido y diversas piezas artísticas, como un relicario en templete clasicista de mediados del XVII y varios lienzos barrocos

Clausura:
A los pies de la iglesia, una reja de hierro de dos cuerpos, fechada en 1660, separa ésta de la clausura. Dentro de la clausura conventual existe un precioso patio castellano del siglo XVII y se guardan diversos objetos de gran valor artístico, como un armario-relicario americano, datado en 1751, repujado en plata dorada, con motivos indígenas; otro armario-relicario con imagen flamenca de Santa Clara del siglo XV, diversas pinturas en tabla del XVII, varias esculturas y pergaminos. También son espectaculares algunas muestras de valiosa orfebrería.

filter_list

Filtrar

close

Encuentra

facetas