formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Iniciar sesión
Buscar en La Rioja Turismo close

Empieza a teclear...

Tu búsqueda no ha obtenido ningún resultado.

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Todo > Deportes y aventura

visualización

facetas
filter_listFiltrar

84 resultados

Disfruta de las experiencias que La Rioja te propone para este verano con actividades para todo los públicos y a cualquier hora del día, como visitas a viñedos y bodegas y experiencias alternativas en torno al mundo del vino, diferentes recorridos para disfrutar de La Rioja por el aire o múltiples actividades culturales-turísticas, con más de ciento cuarenta propuestas vinculadas al ocio, vino, la cultura y la naturaleza.

¡Descúbrelas todas aquí!

...

 

El otoño es un momento ideal para pasear por las sierras y los valles riojanos. Todo se tiñe de colores rojizos y amarillos gracias a los hayedos y las viñas. Si lo que te gusta es disfrutar del paisaje y la naturaleza te sugerimos algunos lugares especiales por su belleza, por su entorno o por la diversión que ofrece al visitante.

Para empezar, una visita imprescindible, el Parque Natural de Sierra Cebollera. Este parque se extiende por la sierra de Cameros y acoge en su interior curiosos paisajes, una ermita con tradiciones ancestrales como “las caridades” e incluso un parque de esculturas realizadas con elementos del paisaje. La mejor forma de empezar la visita al parque es acudir al Centro de Interpretación que se encuentra en Villoslada de Cameros. Allí conocerás la riqueza natural del parque, su flora, su fauna y todos los secretos que este entorno esconde.

Tras pasar por el Centro de Interpretación del Parque Natural, se puede optar por visitar otro Centro de Interpretación, el de la Trashumancia, que explica la importancia que esta práctica ganadera tuvo en esta zona de La Rioja o acercarse a la bonita localidad de Ortigosa de Cameros y visitar sus cuevas turísticas. ¡Intenta buscar un caniche entre sus estalactitas y estalagmitas!

También podéis pedir información en los centros de interpretación o en la Oficina de Turismo de Cameros para visitar un paraje natural único que se encuentra en esta zona: las cascadas de Puente Ra. El agua es el protagonista en este entorno. Lleva preparada la cámara porque todas las fotos que saques en esta zona serán candidatas para aparecer entre tus favoritas.

De vuelta hacia la capital, te sugerimos desviarte de la carretera principal, para visitar el Camero Viejo. Esta es una zona de la sierra más despoblada, pero que conserva todo el encanto de los pequeños pueblos serranos. La carretera gira en curvas, bordeando el magnífico cañón que forma el Río Leza. No te pierdas la subida al pueblo de Trevijano, colgado sobre el cañón, desde el que verás sobrevolar al buitre leonado. Puedes hacer una parada en la localidad de Soto de Cameros, de donde son originarios los famosos mazapanes de Soto que todos comemos por Navidad.

Pregunta a cualquier camerano qué son las almazuelas. Te llevarás una sorpresa de muchos colores.

Para completar la visita a los Cameros, te sugerimos un poco de turismo deportivo. Las posibilidades de esta zona son enormes: senderismo, bicicleta, 4x4, barrancos, espeleología, parapente… ¿Te atreves a probar?
 

...

Tiempo: 2,30h

Kilómetros: 24 km

Desnivel acumulado: 20 metros

Interés: Paisaje, medioambiental

Tipo de firme: pista

Época recomendada: Primavera y Otoño

Dificultad: baja

Agua: hay fuente en el área recreativa de la Reserva Natural

 

Descripción

 

Presentamos dos posibles rutas de bicicleta que comienzan en un mismo punto en direcciones opuestas para poder disfrutar de la visita a dos de lo Sotos de Alfaro.

  • Soto del Hormiguero: tomamos una calle ancha a la izquierda antes de llegar a la estación de ferrocarril, a final de esta calle un puente nos cruzará al otro lado de la vía y tomamos la primera a la izquierda pasando por unas tonelerías, continuamos entre fincas de frutales hasta llegar a otra bifurcación donde seguiremos a la izquierda dirección noroeste hasta que el camino gira noventa grados y acompaña al Ebro por la zona del soto de El Espeso, continuamos por la pista que acompaña al Río hasta una zona de refuerzos de piedra donde se encuentra el Soto de El Hormiguero, una vez disfrutado desandamos este tramo y cogemos la siguiente a la izquierda, una larga recta hacia el suroeste que acaba donde comienza la siguiente ruta.

 

  • Soto del Estajao: desde el cruce anterior tomamos la ruta de la derecha dirección nordeste, donde aparece al poco el área recreativa con fuente, pasada esta tomamos camino a la derecha hasta unos postes altos de nidificación, pasados estos tomamos un tramo a la izquierda para disfrutar del Soto El Estajao, luego retomamos el recorrido anterior para dirigirnos hacia el sur entre chopos. En el siguiente desvío tomamos la opción izquierda y de nuevo a la izquierda por un pequeño repecho que nos llevará virando a la derecha de nuevo hacia el punto de partida.

...

La Rioja accesible

tipo de documento Artículos

La Rioja es un destino turístico inclusivo, que trabaja por la accesibilidad real y por crear espacios en los que todos tengamos cabida. Le invitamos a disfrutar del enoturismo y de una gastronomía sobresaliente, a conocer la tierra donde habitaron dinosaurios, a vivir el camino de Santiago y a adentrase en la cuna del castellano.

La Rioja ofrece una variada oferta turística accesible para todo tipo de turistas. Turismo familiar, tercera edad y turistas con necesidades especiales o diversidad funcional encuentran en La Rioja actividades para todos los gustos.

Los amantes de la naturaleza disfrutarán de entornos naturales accesibles como las vías verdes, el Camino de Santiago, el Parque de Sierra Cebollera o la Reserva de los Sotos de Alfaro… donde existen cómodos paseos adaptados para silla de ruedas o con carrito de niños a lo largo de sus senderos accesibles.

Existe una variada oferta de arte, patrimonio y cultura accesibles para conocer monasterios, castillos, museos o los secretos del vino de Rioja. Si se quiere compartir un día en familia nada mejor que pasarlo en los parques temáticos de Paleo Aventura (Barranco Perdido) o Tierra Rapaz, donde mayores y pequeños vivirán experiencias inolvidables. Por supuesto, quien viene La Rioja no puede marcharse sin visitar una de nuestras numerosas bodegas accesibles y participar en las catas sensoriales de vino, donde los sentidos son protagonistas y permiten sorprenderse a todos con hallazgos y descubrimientos de tus capacidades personales.

Si la oferta turística y cultural es variada, no lo es menos la oferta gastronómica. Quienes visitan esta tierra nunca olvidan nuestra cocina gracias a la amplísima oferta de rutas de pinchos y restaurantes accesibles, que no sólo están libres de barreras arquitectónicas, sino que además disponen de menús especiales para diferentes intolerancias.

En definitiva, La Rioja es una región que apetece, un destino accesible que acoge hospitalariamente a todos, una tierra que sorprende positivamente para realizar turismo deportivo, congresual y de reuniones, ir de compras, ...

Ven y descubre #LaRiojaAccesible en:

www.equalitasvitae.com

www.lariojasinbarreras.org

...

¿Te gustaría ser detective en el bosque y poder interpretar las huellas en la nieve para saber si son de corzo, de zorro o de garduña?, ¿Ser agricultor por un día, podar un viñedo y degustar a continuación un almuerzo típico riojano?

Estos son unos pocos ejemplos de la extensa oferta que La Rioja Turismo te propone como “Experiencias de invierno en La Rioja”.

Entra y descubre un montón de experiencias que sólo pueden hacerse desde diciembre a marzo.

...

“Mi corazón espera 
también, hacia la luz y hacia la vida, 
otro milagro de la primavera.”

Antonio Machado.

¿Has visto llorar a una vid?

¿Conoces el silbido de los pájaros?

¿Has practicado segway entre viñedos?

Estas son algunas de las más de 150 actividades de primavera que La Rioja Turismo te propone. ¡Entra y descúbrelas!

...

Pisamos tierra firme, pero nos alcanza el combate de las olas contra los cascos. Escuchamos historias de necesidad, naufragios y viajes interminables a través del oceáno Atlántico. Nos hablan de navieras con apellidos hidalgos y riojanos, como los Martínez de Pinillos, y de muchos emigrantes que buscaron las Américas. Daniel Viguri Treviño fue uno de ellos. Pagó 9.890 pesetas para navegar desde Bilbao hasta Buenos Aires en el buque Monte Udala, de la naviera Aznar. Su éxodo data del 21 de julio de 1959.

Convento franciscano en el siglo XVIII, escuela, cine y ahora Centro de la Emigración. Un edificio con almas. Dentro, hablan los que se fueron. Las causas nacen en Anguiano, en Brieva, en Ortigosa, en Viniegra de Abajo, en Villoslada, en Torrecilla... La crisis y las ausencias. Regresan sus palabras cargadas de plomo con las emociones intactas. El pasado duele dentro... Aquellos tiempos cuando las laderas estaban teñidas de lana y los telares no daban abasto; cuando las reses eran riqueza para todos; cuando el pueblo entero abrazaba las costumbres; cuando la renta pér cápita de Cameros repuntaba en Europa.

Esta localidad se alimentó de la mesta durante siglos muy prósperos. Las calles de Torrecilla en Cameros descubren aquellos maravillosos años. Por estos lares, los apellidos pesan. Avistamos la casa donde nació José Antonio Manso de Velasco, el Conde de Superunda, y desenmascaramos emblemas y benefactores a cada paso. La piedra y el esplendor se apoderan de todo. La sillería crece hasta levantar la iglesia de San Martín, del siglo XVI. En el interior, escudriñamos dieciséis metros cuadrados de seda, oro y plata; un palio ofrendado por el Conde en el siglo XVIII. Días barrocos.

Centro de la Emigración Riojana en Torrecilla de Cameros.

Desde la ermita de San Antón, acechamos los barrios de El Campillo, San Martín y Barruelos. El Iregua salpica de fuentes cada descanso. Aquí, el agua se embotella. Y la fama  fluye salvaje. Entre apellidos con pedigrí, descolla el de Sagasta. Nos abren las puertas del ayuntamiento para recorrer los hitos de Práxedes Mateo, torrecillano, ingeniero, periodista, masón y presidente del Gobierno español en varios ocasiones a finales del siglo XIX.

Nos señalan senderos y caminos naturales hacia Nieva de Cameros, hacia Pradillo, hacia Viguera, hacia Cueva Lóbrega, mientras abandonamos un instante fotográfico. Al fondo de un callejón pétreo y perfecto, los bosques destiñen un carmesí inhabitual entre los comunes pardos, amarillos y verdes del otoño. Bajo un sol contratado, retomamos el asfalto hacia Villoslada de Cameros. En el trayecto, nos desprendemos pacíficamente de vacas y senderistas.

Unos minutos más arriba, por encima de los mil metros, late el corazón del Parque Natural Sierra de Cebollera, envuelto en pinares, hayedos y rebollos que renacen sobre los antiguos pastos. Una popular feria ganadera evoca en el presente aquellas huellas merinas que perviven en la cultura popular. Los ríos Mayor e Iregua maridan entre la piedra, el adobe, los escudos y la cultura. Nos dicen que Villoslada fue el pueblo con menos analfabetismo de La Rioja en 1920 porque la educación era obligatoria para los zagales que salían a pastorear. Nos lo cuentan mientras ascendemos hacia las escuelas, en la parte alta del callejero.

Cascada de Puente Ra en el Parque Natural de Sierra Cebollera. Foto: Daniel Acevedo

Las casas 'de los chilenos' retrotraen a los años duros, cuando hubo que marcharse para buscar un retorno dorado. La arquitectura que conservan es recia y refinada. Empalmamos rampas y virajes. Cerca de la cima, nos secuestra un mirador bucólico y una mesa repleta de condumio artesano. Invita la familia de La Ermita de Lomos de Orio. La otra, la que alimenta almas pías y adopta romerías, aguarda a nueve kilómetros de la población, en uno de los enclaves más hermosos de La Rioja. 

Junto al Centro de Interpretación, circundamos antiguos círculos de piedra donde los cameranos trillaban el trigo no hace tanto. En el interior, nos aleccionan sobre la flora autóctona. Oteamos montes lejanos y distinguimos sus capas. Los pinares, más resistentes, habitan las alturas; las hayas cubren el suelo más abajo, mucho más frondosas; mientras, los robles rebollos completan las laderas sobre una base más diversa y rica. El renacimiento natural.

Nos señalan La Blanca, La Mesa, la dirección hacia el Achichuelo, pero nosotros avanzamos hacia la plaza, aparcando esos planes para escapadas venideras. Miramos a los ojos a la antigua fábrica de paños (siglos XVIII), rastro de la prosperidad, decenas de empleados y telares; y nos aplicamos en el presente. Ahora nos encañonan unas alubias con sacramentos, unas patatas con chorizo, unos conejos guisados, flanes, natillas,  arroces con leche. El bar restaurante Corona nos sabe añejo.

Entre Villoslada de Cameros y Lumbreras llegaron a reunir más de doscientas mil cabezas de ganado en las faldas de la Sierra. Las ovejas merinas cubrían las faldas de las montañas. Hoy vislumbramos unas cuantas motas blanquecinas jugueteando en la amplitud salvaje. Devoramos una carretera que asciende hacia nuestra última parada, localizada sobre un meandro del Iregua, entre hayas, arces, abedules y más rastros de hidalguía.

Parque Aventura "Sierra de Cameros" en Lumbreras.

Memorizamos calles y viviendas hermanadas antes de atrevernos con la iglesia de San Bartolomé (siglo XVI), un templo enorme donde vive un fastuoso órgano del siglo XVIII. Ascendemos hacia la ermita de la Virgen de la Torre, una curiosa edificación aposentada sobre un antiguo enclave celtíbero. Distinguimos tres piezas adosadas. La primera, una torre vigía; la segunda, un santuario; y la tercera, una casa de juntas. Aquí arriba, todas las imágenes son panorámicas. Encuadramos la vista hacia las ermitas de San Martín y el Santo Cristo, hacia el parque de aventura, hacia antiguas construcciones semiocultas.

De nuevo en movimiento, nos presentan la casa de Fernández de Tejada como la más hidalga de todas las reconocidas y respondemos con un vistazo respetuoso hacia el buen gusto que por aquí tanto abunda. Desciframos escudos y piedras labradas. Nos evadimos por calles discretas y nos detenemos frente a unas viviendas melancólicas. Nos explican que en ellas realojaron a gran parte de los vecinos que habitaron la antigua aldea de Pajares, hoy un embalse próximo.

Pisamos el asfalto de salida, aunque, en realidad, trotamos a caballo sobre la antigua ruta romana que une Lumbreras y Villoslada; nos apresuramos hacia Torrecilla y cruzamos Nestares, Panzares, Viguera e Islallana. En Logroño, tomamos un autobús hacia Bilbao. Y ya en el puerto vizcaíno, compramos los billetes y esperamos en silencio mientras otros conversan sobre maletas perdidas en alta mar. A bordo del mastodonte de acero, nos internamos en un horizonte de bruma y vaivenes serranos.

Texto: Sergio Cuesta

...

Tiempo: 3,20 h

Kilómetros:  36 km

Desnivel acumulado: 530 metros

Interés: Paisaje, pueblos, cultural, monumental

Tipo de firme: pista, asfalto

Época recomendada: Primavera y Otoño

Dificultad: media

Agua: en todos los pueblos hay fuente

 

Descripción

Salimos de Nájera desde el Monasterio de Santa María La Real, por el Camino de Santiago, una vez pasado el primer repecho y ya de bajada tomaremos la primera a la izquierda abandonando el camino de los peregrinos, tomando esta ruta hacia el oeste llegaremos a la carretera LR- 312 giramos a la izquierda dirección Cordovín, el cual lo atravesamos dirección Badarán.

 

Ya en esta localidad  bajaremos a la vega del Río Cárdenas por un camino que sale una vez cruzado el puente del pueblo y no abandonaremos este camino ribereño hasta llegar a San Millán de la Cogolla.

 

Una vez aquí y tras visitar sus emblemáticos Monasterios de Suso y Yuso podemos dirigirnos hacia Berceo por carretera e igualmente siguiendo la LR 206 hasta Cañas, donde nos aguarda la Abadía Cisterciense. En Cañas tomaremos desvío por caminos hacia las cercanas poblaciones de Canillas de río Tuerto y Torrecilla sobre Alesanco, desde allí y por asfalto llegaremos a Alesanco y tras breves kilómetros en la LR 206 llegaremos a Azofra desde donde retornaremos a Nájera cual peregrinos de viaje de vuelta por el trazado del Camino de Santiago.

...

Tiempo: 1,20 h

Kilómetros: 12 (sólo ida)

Desnivel acumulado: 140 metros

Interés: Paisaje, pueblos, cultural

Tipo de firme: pista.

Época recomendada: todo  el año

Dificultad: baja

Agua: en todos los pueblos hay fuente

 

Descripción

 

El sendero comienza junto al nuevo edificio del Balneario de La Albotea, y recorre la margen derecha del río Alhama junto a su vega con las huertas a un lado y los cortados rocosos a otro. El camino entra en Cervera a la altura de la LR-123, seguimos la carretera en dirección a Cabretón, pasado el matadero municipal, giramos a la derecha antes de una curva coincidiendo este tramo con las marcas del sendero GR 93 durante algo más de un kilómetro, donde lo dejaremos para continuar por la orilla del Alhama.

 

Siguiendo el trazado llegaremos a Contrebia Leukade, yacimiento arqueológico celtibero de gran importancia. Bordeado el cerro de dicho enclave, llegamos entre huertas a Inestrillas, cruzamos la LR- 284 y tras otro kilómetro más llegamos a Aguilar de Río Alhama donde acaba la ruta.

...

Tiempo: 1,45 h

Kilómetros: 17,5

Desnivel acumulado: 260 metros

Interés: Paisaje, pueblos.

Tipo de firme: asfalto, pista, rodadas.

Época recomendada: primavera, verano y otoño

Dificultad: baja / media

Agua: hay fuentes en Lumbreras y San Andrés

 

Descripción

 

Desde Lumbreras salimos por la carretera de acceso hasta llegar al cruce con N-111. Cruzamos la carretera, pasamos por el puente del río Piqueras y a la izquierda sale una pista ascendente Pista Pantano de Pajares hasta llegar a un cruce de pistas.

 

Seguimos a la izquierda de bajada hasta llegar a otro cruce. Seguimos la pista de enfrente y empezamos a bordear el pantano llaneando, pasando el puente del río Piqueras, el arroyo de las Cañadillas hasta llegar a la carretera. Nos vamos a la izquierda por la carretera hasta el cruce de San Andrés donde vamos a la derecha LR-457 hasta llegar al pueblo.

 

Seguimos por la carretera hasta llegar al Museo Etnográfico, allí iremos por la pista de Vía Romana, cruzaremos una portilla metálica, bajamos por un suelo de roca hasta llegar a un puente. Cruzamos el puente de madera y ascendemos hasta al Alto de las Verdades, descendemos hasta la Dehesa donde cruzamos una portilla y seguimos hasta llegar a Lumbreras. Siempre nos quedará la opción de volver por la carretera N-111 (menos circulación en festivos) desde San Andrés a Lumbreras, si no queremos hacer la segunda parte de la ruta por la montaña ya que es algo más exigente física y técnicamente.

 

...

Tiempo: 3,15 h

Kilómetros: 30

Desnivel acumulado: 480 metros

Interés: Paisaje, pueblos, medioambiental

Tipo de firme: asfalto, pista.

Época recomendada: primavera, verano y otoño

Dificultad: baja / media

Agua: en todos los pueblos hay fuente

 

Descripción

 

El recorrido parte de la localidad de Haro y va siguiendo las marcas de las rutas 13 y 13.1 del GR 99 el camino del Ebro. Cruzamos la N-124 y por una derivación de la carretera accede a Gimileo, donde asombran las magníficas panorámicas sobre el Ebro desde el mirador de San Pelayo. Atravesando la Huerta Tradicional de San Millán se llega a Briones, donde el Ebro dibuja el gran meandro llamado Curva de Briones; también resaltan aquí las vistas desde el torreón del castillo del pueblo.

 

Fuera de la población, el camino prosigue por una pista entre graveras. Tras salir a la carretera, el camino dirige al puente medieval de San Vicente de la Sonsierra, se cruza y sin llegar al pueblo se toma un camino que junto a los meandros del Ebro nos lleva entre viñas al puente de Briñas en un terreno fácil de ciclar y gran valor natural, desde allí saldremos al puente sobre el río Tirón, entrando en Haro por el barrio de las bodegas.

...

Tiempo: 2,30 h

Kilómetros: 23,5

Desnivel acumulado: 778 metros

Interés: Paisaje, pueblos, medioambiental

Tipo de firme: asfalto, pista, rodadas.

Época recomendada: primavera, verano y otoño

Dificultad: media

Agua: en todos los pueblos hay fuente

 

Descripción

 

Nos vamos por la carretera N-111 hasta llegar a Villanueva.

Cerca de la gasolinera sale el desvío hacia Ortigosa lo tomamos y a pocos metros la abandonamos para ir por la pista a la izquierda ascendiente, paralelos al río Iregua hasta llegar a la Ermita de Ollano.

 

La pista se prolonga siguiendo un carretil marcado que se introduce en el bosque mientras asciende hasta alcanzar la pista que desciende de Villoslada a Ortigosa.

 

Descendemos por la pista hasta llegar a la carretera de Ortigosa a Brieva. Discurre por el GR-93 que seguiremos hasta llegar a El Rasillo. Giramos a la derecha hasta la salida del pueblo donde se encuentra la Ermita Santa Lucía que da acceso al puente sobre el río Albercos. Seguimos la marca del GR hasta alcanzar El Rasillo.

 

Partimos desde la plaza dirección NE hacia la salida donde desciende una rampa asfaltada a la carretera que va a Nieva. Dejamos atrás la urbanización y seguimos el asfalto hasta situarse sobre un cambio de rasante.

 

Abandonamos el asfalto y tomamos a la derecha el camino que desciende hacia Montemediano alcanzando la población por la parte baja, pasando por la iglesia, salimos del pueblo en dirección E por la pista que asciende por la pradera y se introduce en el bosque en busca del Valle del Iregua descendiendo hasta la Pradillo.

...