formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Iniciar sesión
Buscar en La Rioja Turismo close

Empieza a teclear...

Tu búsqueda no ha obtenido ningún resultado.

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Todo > Cultura

visualización

facetas
filter_listFiltrar

537 resultados

El Gobierno regional, a través de La Rioja Turismo, ha puesto en marcha el pasaporte turístico-cultural Pórtico con el objetivo de facilitar las visitas conjuntas a los monasterios de La Rioja. En concreto, se podrán visitar los monasterios de La Piedad, en Casalarreina; de Santa María la Real, en Nájera; de Santa María de San Salvador, en Cañas; de Yuso y Suso, en San Millán de la Cogolla; de Santa María de Valvanera, en Anguiano, de la Estrella en San Asensio; de Nuestra Señora de Vico, en Arnedo, además de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada.

El pasaporte, tanto en castellano como en inglés, se pone a la venta en las Oficinas de Turismo de La Rioja, a través de experiencias.lariojaturismo.com y en algunos de los espacios religiosos que forman parte de esta iniciativa. El precio del mismo varía según si es para niño, familias, adultos o senior y oscila entre los 22 euros para adultos, 15 euros para mayores de 65 años, 9 euros para los niños menores de 15 años y 62 euros para familias (2 adultos + 2 niños).

Pórtico permitirá al turista disfrutar de una reducción en los precios de las entradas para visitar los monasterios de La Rioja. Los niños entre 0 y 4 años podrán acceder sin necesidad de pasaporte.

El plazo de validez para visitar todos los monasterios será de un añodesde la fecha de adquisición del pasaporte PórticoEn cada monasterio se sellará la parte correspondiente al espacio que se visita, siendo imprescindible que todas las hojas estén selladas para obtener una recompensa final. Con el objetivo de realizar la visita en fecha y hora deseada, se recomienda contactar previamente con el monasterio o espacio que se quiera visitar, ya que los horarios pueden sufrir variaciones por liturgias, eventos determinados o en distintos períodos del año.

 

 

Una vez que el usuario tenga completo su pasaporte Pórtico, con los sellos de las visitas, obtendrá una experiencia de fidelización a elegir entre las siguientes opciones: una entrada a un espectáculo de la programación oficial de Riojaforum (orquesta sinfónica nacional o internacional, ópera o ballet), un forfait para la estación de esquí de Valdezcaray o  una entrada para el parque de paleoaventura Barranco Perdido.

...

Románico en La Rioja

tipo de documento Artículos

Entre los siglos XI y XIII, La Rioja formó parte del reino de Navarra y después de Castilla. Los monarcas favorecieron la difusión del Arte Románico a través de numerosas construcciones: monasterios, iglesias, ermitas...Se trata de edificios sobrios, en los que predomina la línea horizontal, caracterizados por el empleo del arco de medio punto y la bóveda de cañón, los gruesos muros reforzados por contrafuertes y la ausencia de vanos. La escasa decoración se reduce a los capiteles de las columnas y los relieves de los arcos que cierran puertas y ventanas. Sólo algunas de estas construcciones mantienen con toda su pureza los rasgos propios de la arquitectura románica, ya que, en general, se mezclan con elementos góticos. 

En el Monasterio de San Millán de la Cogolla de Suso encontramos los primeros testimonios románicos en la ampliación que sufrió el templo mozárabe en la zona de los pies, cubierta por bóvedas de cañón, separadas por gruesas columnas de toscos capiteles, característicos de un románico muy primitivo. 

En las cuencas de los ríos Oja y Tirón se pueden visitar ermitas como la de Nuestra Señora de Tres Fuentes en Valgañón, Santasensio de los Cantos en Ojacastro, Nuestra Señora de Sorejana en Cuzcurrita o iglesias parroquiales como la de Zorraquín, Villalobar, Ochánduri, Treviana o Castilseco. Tienen cabecera plana o semicircular, ventanales y portadas en arco de medio punto y torres- campanario adosadas a la construcción. 

La iglesia de San Bartolomé en Logroño corresponde al románico tardío. En el interior, la zona de la cabecera aparece decorada por un ajedrezado propio de las iglesias del camino de Santiago. Sobre el ábside se eleva la torre, reconstruida en el siglo XVI en estilo mudéjar, que debió formar parte de la muralla de la ciudad, por lo que presenta cierto carácter fortificado. 

El mayor ejemplo de arquitectura románica en La Rioja lo encontramos en el trazado de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada, típica iglesia de peregrinación, de planta de cruz latina con girola que, sin embargo, fue terminada en estilo gótico. El ábside semicircular y los capiteles de la zona de la cabecera, junto a los recientes hallazgos escultóricos en el altar mayor construyen las mejores referencias románicas. En el alto Nejerilla se conservan interesantes ejemplos de arquitectura románica, como la ermita de San Cristóbal en Canales de la Sierra, enclavada en un bello paisaje, con un característico pórtico de acceso al sur, cerrado con pilastras y columnas con capiteles decorados, propio del románico castellano. 

Al otro lado del Ebro, cerca de San Vicente de la Sonsierra, está situada la ermita de Santa María de la Piscina, uno de los mejores ejemplos del románico riojano. Fue levantada en 1136 por el infante don Ramiro, nieto de García el de Nájera, en recuerdo de su entrada en Jarusalén por la piscina Probática. Sobre su portada se encuentra un escudo de la Real Divisa creada por el monarca; el arco se apoya en una moldura ajedrezada que recorre toda la fachada. En el interior del ábside quedan restos de pinturas murales, que probablemente representarán el motivo de fundación de la iglesia. Junto al templo se puede observar una necrópolis medieval con tumbas antropomorfas excavadas en la roca. 

ESCULTURA MONUMENTAL

La escultura románica aparece en numerosas ocasiones asociada a la arquitectura y así la encontramos en las portadas de las iglesias o ermitas, como la de Santa María de la Antigua en Bañares, del XIII, con arcos ligeramente apuntados, una representación de la Epifanía en el tímpano y un Crismón en el dintel, motivo muy extendido a lo largo del Camino de Santiago. 

No se puede olvidar la portada del cementerio de Navarrete, que perteneció al hospital de peregrinos de San Juan de Arce. La ornamentación de los arcos presenta dientes de sierra de influencia normanda y preciosos capiteles historiados en los que se encuentran escenas tan curiosas como el almuerzo de dos peregrinos en un alto en el camino a Compostela o San Jorge matando al dragón. Una representación que encontramos tanto en la iglesia de Ochánduri como en el Ayuntamiento de Navarrete es la de la lucha entre Roldán y Ferragunt, ataviados como caballeros, que simboliza la disputa teológica entre el cristianismo y el islamismo. 

ESCULTURA FUNERARIA

En la catedral de Santo Domingo, bajo un templete tardogótico diseñado por Felipe Vigarny, se guarda la sepultura del santo, ejemplo del arte funerario románico. Un modelo singular es el sepulcro de San Millán de Suso, obra excepcional del románico español, labrado en alabastro, representa en la tapa al difunto y a los pies del mismo se narran los milagros del santo. 

En Santa María la Real de Nájera se encuentran dos interesantes sepulcros de la misma época: el de Garcilaso de la Vega y el de doña Blanca de Navarra, en el que se representan motivos evangélicos, el Pantocrátor, los apóstoles y el funeral de la reina. 

IMAGINERÍA

En la escultura románica riojana fueron muy populares las imágenes de la Virgen sentada en el trono, con rostro severo, sosteniendo en su regazo al Niño. Gozan de gran devoción popular Santa María la Real de Nájera, que fue encontrada por el rey don García en el lugar donde después erigió el monasterio, la Virgen de Valvanera, patrona de La Rioja, en la que llama la atención la postura de los pies del Niño, Santa María de Palacio en Logroño, de piedra policromada, o la Virgen de Castejón, de Nieva de Cameros, realizada en madera policromada con apliques de pedrería y estrellas labradas en el vestido. 

ARTES SUNTUARIAS

En el Monasterio de San Millán de Yuso se custodian dos arquetas: la de San Millán y la de San Felices. La primera está decorada con placas de marfil que representan escenas de la vida y milagros del santo. La arqueta de San Felices guarda las reliquias de santo de Bilibio, maestro de San Millán. Sobresalen por su extraordinaria calidad de cruces procesionales de Mansilla de la Sierra, de plata decorada en el Tetramorfos, y la de Cirueña, de bronce dorado con apliques de cabujones, que sostiene un Cristo de tres clavos y anuncia ya el estilo gótico. 

PINTURA

Muchos templos estuvieron decorados con pinturas murales al fresco, de las que, en la actualidad apenas quedan restos: San Esteban de Viguera, Santa María de Arcos en Tricio.

ARQUITECTURA MILITAR

Durante la Alta Edad Media, la Rioja fue zona fronteriza entre los reinos de Castilla y Navarra. En San Vicente de la Sonsierra se conserva una formidable fortaleza que vigilaba el límite del reino navarro con Castilla. Construida sobre un cerro y protegida por varios cinturones de murallas, en su interior se edificaron la iglesia parroquial y la capilla de San Juan. 

Cerca de San Asensio se encuentra el castillo de Davalillo, construido por Alfonso VIII de Castilla para defender la frontera con Navarra. Tiene planta rectangular irregular y los muros están fortificados con torres semicirculares. 

La torre del homenaje disponía de una capilla en el piso bajo y las dependencias del alcaide en las plantas superiores. 

En Quel, sobre una falla rocosa, quedan restos de una fortaleza que formó parte del sistema defensivo del Cidacos, juntos a los castillos de Autol, Arnedo y Herce.

Otros ejemplos del románico riojano son:

Grañón: Pila Baustimal con decoración escrita y fechada (1199).

Tirgo: Iglesia de El Salvador: una nave cubierta por bóveda de cañón apuntado, ábside semicircular, portada decorada con motivos vegetales y geométricos, y espadaña a los pies.

Villaseca: Iglesia de San Román.

Galbárruli: Iglesia de San Esteban, románico tardío siglos XII y XIII.

Foncea: Iglesia de Arcefoncea, restos de un templo románico de una nave y pila bautismal.

Fonzaleche: Iglesia de San Martín, ábside semicircular con tres ventanas.

Cellórigo: Ermita de Santa María del Barrio.

Sajazarra: Ermita de Santa María de Cillas, románica del siglo XIII.

Ábalos: Ermita de San Felices, portada moldurada con tres arquivoltas y espadaña.

Casalarreina: Ermita de San Román de Ajugarte.

Mansilla de la Sierra: Ermita de Santa Catalina, con ábside semircular y canecillos labrados. Cruz procesional en plata dorada, de 1109.

Villavelayo: Iglesia con arcos de herradura y ventanal a los pies.

Ventrosa de la Sierra: capitel románico en la iglesia de San Pedro y San Pablo.

Viniegra de Arriba: Iglesia con bóvedas de cañón.

Ledesma de la Cogolla: Iglesia de Santa María, cabecera semicircular y portada en arco de medio punto.

Monasterio de Cañas: Imagen de la Virgen de Cañas.

Valgañón: Iglesia de Santa María de Tres Fuentes, ábside y portada del siglo XIII y ventanales de arcos lobulados; herrajes de la puerta, de forja románica.

Albelda de Iregua: Ermita de Santa María del Bueyo y ermita de Santa Fe de Palazuelos.

Almarza de Cameros: pila bautismal.

El Rasillo: Ermita de San Mamés.

Ortigosa de Cameros: Iglesia de San Martín.

Leza de Río Leza: Ermita de Ntra. Sra. del Plano y Ermita de San Martín.

Luezas: Ermita de Santa María de Royuela.

Alcanadre: Ermita de Santa María de Aradón.

Arnedo: Imagen de la Virgen de Vico.

Autol: Imagen de la Virgen de Yerga.

Cervera del Río Alhama: Imagen de Nuestra Señora del Monte.

Aguilar del Río Alhama: Ermita de Santa María de la Antigua.

Calahorra: Pila bautismal en la Iglesia de los Santos Mártires, procedente de San Millán de Yécora.

...

Con motivo de la celebración del Año Europeo del Patrimonio Cultural, se convocó el Certamen de relatos cortos sobre cultura riojana “La Rioja, en pocas palabras”. Los relatos debían tener como tema genérico la cultura riojana así como tener una extensión mínima de 250 y máxima de 500 palabras. “El dulce mosto de los recuerdos”, de Alberto Rodríguez Guerrero obtuvo el tercer premio.

El dulce mosto de los recuerdos

Entre cepa y cepa me regala una historia. Qué hombre, no deja de hablar. Y ahí lo tienes, podando en mangas de camisa con el cierzo que se ha levantado esta tarde. No sé muy bien qué hago aquí, plantada en mitad de una viña y en compañía de este desconocido en vez de estar en mi casa haciendo fardelejos. La verdad es que es gracioso. Me acaba de contar una excursión que hizo con su mujer a Anguiano en la que comió unos caparrones que le dieron tantos gases que luego se pasó toda la tarde tirándose pedos mientras visitaban el pueblo. Pobre señora suya, la vergüenza que pasaría. Qué maestría tiene con la tijera, seguro que lleva haciéndolo toda la vida; deja las cepas preciosas. También me ha contado el día que estuvieron en Santo Domingo saludando a la famosa gallina y en Enciso viendo las huellas de los dinosaurios. Fueron con su nieta la pequeña —se ve que tiene varias—, que dice que es tan cabezota como su abuela. Me da pena que se hayan muerto, los dinosaurios quiero decir. Por lo menos sus huellas se han conservado en el tiempo, escritas en la roca. A mí me gustaría que mi huella también perdure, aunque sea solo como un pequeño arañazo en el corazón de alguna persona querida. También me ha prometido contarme una aventura que les pasó en las fiestas de Logroño, cuando se pasaron con el zurracapote, y el malentendido con un peregrino francés al que mandó en dirección contraria al darle indicaciones; esa promete. Huy madre, ahora se está arrancando con una historia que dice que es un poco verde, y también un poco más vieja. Me dice que estaban él y su mujer dando un paseo por una viña en Briones, comprobando si maduraban las uvas, y al ser sorprendidos por una tormenta de verano se tuvieron que refugiar en un guardaviñas que encontraron abierto... A ver por dónde va a salir. Madre mía, qué cochinadas me cuenta. Y mira cómo se ríe el picarón. El caso es que su cara me resulta tan familiar… Por Dios, Antonio, cómo me puede estar pasando esto a mí. Claro que ahora estoy aquí contigo, claro que me acuerdo de ti. No sé qué pasa dentro de este cerebro mío que se está quedando como el hollejo de las uvas, seco de tanto exprimirlo, sin el dulce mosto de los recuerdos. Anda, déjame llorar, que lo necesito. Y, por favor, prométeme que nunca vas a dejar de contarme estas historias, las que hemos vivido juntos en este terruño del que casi no hemos salido, pero en el que hemos sido tan felices. Nuestras historias.

...

Almas de piedra

tipo de documento Artículos

Torrebús, 2 de septiembre de 2017.

Visita al Museo del Torreón en Haro y al Palacio de los Frías de Salazar en Cellorigo.

Seguimos una antigua ruta fortificada. Logroño, Torremontalbo, Davalillo, San Vicente de la Sonsierra, Briones… Escuchamos gritos de piedra que no se ve mientras alcanzamos Haro, faro vitivinícola de La Rioja en el mundo. Atravesamos el solemne Barrio de la Estación, un manantial de historias, artes añejas y vinos tintos, y avanzamos bajo el escrutinio silencioso de una antigua torre. Es el legado de años preventivos, de miedo y de guerra.

El destino quiere que ahora pisemos la plaza de la Paz, donde reposa solemne el viejo ayuntamiento. En este remanso de miradas cruzadas, recreamos mentalmente el cinturón pétreo que abrochó la ciudad entre los siglos XII y XV. La puerta de San Bernardo y el Torreón comparten fotografía como últimos recuerdos de la muralla que un día fue. Su testimonio es inmóvil.

Una vez que España fue reconquistada, la torre perdió su alma militar y quedó la piedra expuesta ante manos ajenas (curativas, condenadas, taurinas, sedientas). Desde 2007, es Museo del Torreón. El espacio histórico adquiere aquí rasgos contemporáneos, habitado por autores propios de La Rioja.

Dentro, nos acompaña Pedro Espinosa, dibujante en ruta y huésped casual de esta vetusta construcción militar. Algunos de sus retratos conforman la exposición ‘La Rioja en un cuaderno’, un salpicón de colores y trazos autóctonos. Sus manos trabajan sobre la naturalidad del instante. Retrata a personas como intérpretes de su realidad, protagonistas ordinarios. Sobre el papel, crecen como el alma que habita lugares y momentos pasados.

Los tres niveles de la torre son arte como forma de interpretar el mundo; arte sobre arte. Las paredes nos hablan de realismo mágico, de hiperrealismo, de modelos abstractos; interpretaciones íntimas de una vida atemporal que siempre prevalece. El último piso es un espléndido mirador circular, los ojos de la torre. Oteamos en el pasado un horizonte limpio en busca de forasteros, de enemigos antiguos y de alertas inminentes. El presente, sin embargo, es un homenaje hierático a su alma de piedra, a la calma.

Acostado contra los imponentes Montes Obarenes, Cellorigo nos avista desde lo alto, entre riscos que emulan la columna vertebral de un estegosaurio. Es una localidad nacida para la observación continua. Entendemos que fuese escenario de dos batallas importantes entre cristianos y musulmanes en los años 882 y 883. Desde allá arriba, en la frontera inmediata con Burgos, pueden identificarse más de treinta pueblos de La Rioja y su provincia vecina. El mirador es una fotografía en gran angular hasta la Sierra de la Demanda; una llanura silenciosa que grita cada noche.

En el pueblo, conversamos con uno de sus vecinos, Luis Guinea. Pintor aficionado y, desde 1985, propietario del Palacio de los Frías de Salazar, una torre defensiva del siglo XV adosada a una vivienda del siglo XVI. Examinando su rostro mineral, Guinea recuerda el tiempo, el esfuerzo y el dinero que ha costado resucitar esta vieja sonrisa. La piedra permanece erguida, victoriosa, frente a la gran planicie.

Antes de entrar, nos cuentan que el ilustre linaje de los Frías de Salazar desembarcó en la fortaleza de Cellorigo a finales del siglo XV; habitaron la torre y edificaron la casa solariega contigua. El mayor exponente de esta familia, Juan de Frías Salazar, yace en la cercana iglesia de San Millán. Un rato más tarde, lo visitamos respetuosamente.

En 1524, Carlos I cedió la torre a Diego de Rojas y Juan de Rojas. Sobre la puerta, nos señalan las estrellas que alumbran su escudo heráldico. Los Rojas abrieron una puerta adicional con paso por la huerta colindante, hoy suelo abandonado, para acceder directamente al próximo templo de San Millán. Cuando Guinea conoció la torre, ese camino para privilegiados ya no existía.

Estamos preparados. El alma de piedra asoma bajo la madera. Entramos de la mano de nuestro anfitrión, a quien reinventamos como el artista devoto ‘Luisón’. En las tres plantas, cohabitan un centenar de sus cuadros. Arte y funcionalidad, tradición y presente continuo. Su hogar es su museo. Generoso, Guinea nos abre todas las puertas de este recuerdo original.

El primer piso de la torre ha sido tomado por un ejército de ilustres damas. Analizamos los rostros reproducidos de la Marquesa de Espeso, de la Reina Sofía, de la Baronesa de Rothschild, de la Condesa Vilches… Ascendemos hacia la segunda planta de este ejercicio copista. Nos saludan el cardenal Richelieu, el Empecinado, el duque de Urbina y María Tudor. Admiramos pinceladas coloristas y enormes vigas de madera donde antes, una vez, seguía creciendo la torre ahora desmochada.

De regreso a la vivienda, las desiguales paredes también tienen ojos. Aquí, las miradas pertenecen a personajes sencillos, rurales, vecinos, viejos conocidos de Luisón, almas refugiadas en la piedra. 

Texto: Sergio Cuesta

Ilustraciones: Pedro Espinosa

...

Con motivo de la celebración del Año Europeo del Patrimonio Cultural, se convocó el Certamen de relatos cortos sobre cultura riojana “La Rioja, en pocas palabras”. Los relatos debían tener como tema genérico la cultura riojana así como tener una extensión mínima de 250 y máxima de 500 palabras. "El zampaniños”, de José Antonio Vega Oncins obtuvo el segundo premio.

El zampaniños

Estoy en una foto, al costado del monstruo y junto a mi abuelo, el brazo estirado hacia arriba para coger su mano, con una gorrita de paja y el pañuelo de fiestas muy grande alrededor del cuello, algo atortugado. Tengo cara de susto, casi de pena, y  el abuelo Benjamín sonríe con la boina ladeada y gafas de sol. No sé quién haría la foto. Hay un montón de chavales en la cola y el bullicio no se oye, pero había mucho: peñas, tambores y dulzainas, gigantones que giraban con los brazos inertes, cientos de palomas levantando el vuelo.

Él me decía que no pasaba nada, que los niños salían otra vez por detrás y casi todos querían volver a tirarse, pero yo no lo veía claro. En la plaza olía a pimientos y a chuletas, y en la otra mano yo tenía un bastón de caramelo, de esos con rayas. En la foto se ve que lo tengo cogido con el puño cerrado, algo más a lo que agarrarme. Mis padres, que habían ido a las barracas a ver el Teatro Argentino, me lo habían comprado un rato antes en el Espolón. 

La señora del carrito decía una palabra muy rara. Yo pensaba que debía ser algo bueno, porque lo decía sonriendo. Me habían comprado también un sobre con un platillo volante desmontable. Valía un duro. Yo quise saber si volaba.

— Sí, amante, hasta Mendavia puedes ir con esto…

Yo me preguntaba dónde estaría ahora el sobre, dónde lo habría guardado mi abuelo. Tiró un poco de mi mano y yo clavé los talones. Me resistía, pero ya no tanto. Él me acarició el cogote y nos pusimos en la cola. Se había levantado un poco de aire.

Según nos acercábamos a la escalera me fijé en que el monstruo tenía un cuchillo rojo en la mano y volví a recular un par de pasos. El abuelo me dijo que no era un cuchillo, sino una hortaliza. Tampoco sabía lo que quería decir hortaliza (el abuelo era un poco redicho). Subí peldaño a peldaño mirando de vez en cuando hacia donde estaba él. Yo reprimía un puchero e intentaba sonreír. Me daba vergüenza que los otros niños vieran que estaba asustado.

Pasó otra peña, tocando La Madelón. Llevaban chaquetas rosas y pañuelos blancos, no rojos, y bailaban dando vueltas y saltos. A mi madre le gustaba mucho esa canción, la tarareaba todo el año. Miré a lo lejos a ver si la veía.

Arriba del todo había un señor también con pañuelo. Me puso la mano en el hombro con suavidad, lo justo para animarme.

— Hala, valiente.

Yo me volví de nuevo y el abuelo me sonrió por última vez. Me senté un momento en el borde y luego me olvidé de todo y me deslicé en la boca oscura con los ojos apretados.

Dentro del Tragantúa pensé que ya estaba, que ya era mayor.

...

La Rioja Film Commission (LaRFC) es una gestora de cine cuyo objetivo es promocionar La Rioja como lugar de rodaje y apoyar a las empresas y profesionales de la industria audiovisual en la logística de sus producciones.Proporciona además servicios gratuitos de información, asesoramiento, optimización de recursos y tramitación de permisos.

LaRFC nace con un doble objetivo. Por un lado, apoyar la industria audiovisual, su consolidación e implantación, y por otro, potenciar los valores del patrimonio cultural, monumental, urbano y paisajístico del territorio riojano. La Rioja Film Commission potencia el sector turístico y el desarrollo sostenible de las zonas rurales de la comunidad a través de las producciones audiovisuales.

La web de LaRFC www.filmcommissionlarioja.org contará con un dossier de localizaciones, donde se mostrarán los lugares que ofrece La Rioja como posibles set de rodaje y así como con una guía de producción, en donde aparece el directorio de empresas y profesionales que pueden aportar sus servicios y su capital humano a un rodaje.

Servicios de LaRFC

- Ayuda y asesoramiento en la búsqueda de localizaciones y la preproducción. LaRFC pone a disposición de los productores interesados una relación de imágenes de localizaciones que le facilitarán la búsqueda de los espacios más adecuados para su rodaje. También se le proporciona asistencia y  acompañamiento para encontrar la localización idónea.

- Información y asesoramiento sobre alojamiento y restauración.

- Asesoramiento en la promoción y soporte con los medios de comunicación locales.

- Coordinación con otras instituciones y organismos de interés en la gestión de permisos. LaRFC tramita las solicitudes para rodar en los espacios públicos de La Rioja así como la gestión de los permisos necesarios si el rodaje se va a realizar en una propiedad pública gestionada por el Gobierno de La Rioja. Si la propiedad es municipal, LaRFC facilita los contactos y asesora para la gestión de los permisos. Si la propiedad es particular, le orientaremos sobre la forma de ponerse en contacto con los propietarios o responsables.

- Asistencia de apoyo al productor durante el tiempo que dure el rodaje.

Además, LaRFC se encarga de mostrar las ventajas que ofrece nuestra comunidad para la industria audiovisual como las localizaciones (más de 300 localizaciones por descubrir, patrimonio histórico conservado, viñedo singular en 4 estaciones, más de 600 bodegas, diseño urbano…); infraestructuras turísticas en toda la región; bajos costes de producción en comparación con otras CCAA; una situación estratégica y seguridad y amabilidad de sus gentes.

A esto se le añaden los incentivos fiscales que ofrece nuestro país a los rodajes internacionales y los incentivos a los rodajes nacionales o ayudas que afectan a coproducciones.

Desde su puesta en marcha, LaRFC ha prestado sus servicios en varios rodajes como el último videoclip de Malú; la tercera temporada del programa TVE “Trabajo temporal”; el rodaje documental en los sotos de Alfaro: Alfaro “El corazón del Ebro”, producido por  Nautilus y Avista, o el asesoramiento en la búsqueda de localizaciones y obtención de permisos en distintos rodajes para varias empresas, entre otros.

...

...

05/10/2018

05/10/2018

21/10/2018

Albelda de Iregua

tipo de documento Poblaciones

...

Albelda de Iregua es un municipio de la comunidad autónoma de La Rioja, pertenece a la Partida Judicial de Logroño. 
-Situación: pertenece a la comarca de Logroño.
-Superficie: 23,03 km².
-Altitud: 537 m.
-Núcleos de población, barrios o aldeas: Santa Fe de Palazuelos.
-Economía: la actividad predominante es la agricultura, principalmente de productos hortofrutícolas.

Repetidamente se ha dicho que Albelda es población de origen árabe fundada en el siglo IX, por un rey de nombre Muza. Incluso su denominación se hace derivar de "Albaida", que significa "la blanca". Son afirmaciones, consecuencia de la enorme difusión que alcanzaron los textos del denominado "Cronicón Albeldense".

La arqueología ha presentado pruebas de un establecimiento humano anterior. En el lugar llamado "Las Tapias", a un kilómetro al norte de Albelda en dirección a Alberite, Blas de Taracena encontró en 1927 una capilla visigótica del siglo VII con enterramientos alrededor, un edificio con planta de cruz griega, tejas romanas, y una pila bautismal.

Albelda ocupa un lugar privilegiado dentro de la Historia de la peregrinación compostelana, estando documentado en este municipio el primer peregrino a Santiago de Compostela de nombre conocido.

Así, el 5 de enero del año 924, el rey Sancho fundó el monasterio benedictino de San Martín de Albelda, que estaría llamado a ser el centro cultural de La Rioja en el siglo X. Es posible que fuera erigido sobre un antiguo cenobio del siglo VI o VII. El monasterio conoció su máximo esplendor en los siglos IX y X, llegó a reunir cerca de doscientos frailes benedictinos que disponían de una rica biblioteca y destacaron por su escuela de caligrafía, al igual que los de San Millán de la Cogolla.
La obra suprema del Monasterio es el "Cronicón Albeldense", escrito por el Monje Vigila, auxiliado por Sarracino y García, entre los años 938 y 976. Utiliza 421 hojas de pergamino escritas en letra visigótica e ilustradas con numerosas imágenes y ornamentación de tipo bizantina. Esta crónica es, en realidad, una historia universal que trata de enlazar a la monarquía asturiana con los reyes godos y los emperadores romanos.

El Cronicón se conserva en la biblioteca del Monasterio del Escorial en Madrid y del que se realiza una copia facsímil, que no alcanzarán los mil ejemplares, uno de los cuales conserva el Ayuntamiento de Albelda de Iregua para su exposición al público.

Albelda de Iregua es un municipio de la comunidad autónoma de La Rioja, pertenece a la Partida Judicial de Logroño. 
-Situación: pertenece a la comarca de Logroño.
-Superficie: 23,03 km².
-Altitud: 537 m.
-Núcleos de población, barrios o aldeas: Santa Fe de Palazuelos.
-Economía: la actividad predominante es la agricultura, principalmente de productos hortofrutícolas.

Repetidamente se ha dicho que Albelda es población de origen árabe fundada en el siglo IX, por un rey de nombre Muza. Incluso su denominación se hace derivar de "Albaida", que significa "la blanca". Son afirmaciones, consecuencia de la enorme difusión que alcanzaron los textos del denominado "Cronicón Albeldense".

La arqueología ha presentado pruebas de un establecimiento humano anterior. En el lugar llamado "Las Tapias", a un kilómetro al norte de Albelda en dirección a Alberite, Blas de Taracena encontró en 1927 una capilla visigótica del siglo VII con enterramientos alrededor, un edificio con planta de cruz griega, tejas romanas, y una pila bautismal.

Albelda ocupa un lugar privilegiado dentro de la Historia de la peregrinación compostelana, estando documentado en este municipio el primer peregrino a Santiago de Compostela de nombre conocido.

Así, el 5 de enero del año 924, el rey Sancho fundó el monasterio benedictino de San Martín de Albelda, que estaría llamado a ser el centro cultural de La Rioja en el siglo X. Es posible que fuera erigido sobre un antiguo cenobio del siglo VI o VII. El monasterio conoció su máximo esplendor en los siglos IX y X, llegó a reunir cerca de doscientos frailes benedictinos que disponían de una rica biblioteca y destacaron por su escuela de caligrafía, al igual que los de San Millán de la Cogolla.
La obra suprema del Monasterio es el "Cronicón Albeldense", escrito por el Monje Vigila, auxiliado por Sarracino y García, entre los años 938 y 976. Utiliza 421 hojas de pergamino escritas en letra visigótica e ilustradas con numerosas imágenes y ornamentación de tipo bizantina. Esta crónica es, en realidad, una historia universal que trata de enlazar a la monarquía asturiana con los reyes godos y los emperadores romanos.

El Cronicón se conserva en la biblioteca del Monasterio del Escorial en Madrid y del que se realiza una copia facsímil, que no alcanzarán los mil ejemplares, uno de los cuales conserva el Ayuntamiento de Albelda de Iregua para su exposición al público.

Alberite

tipo de documento Poblaciones

...

Alberite es un municipio de la comunidad autónoma de La Rioja.
-Situación: pertenece a la comarca de Logroño.
-Superficie: 20,23 km².
-Altitud: 449 m.
-Economía: destaca la agricultura, especialmente la de regadío, ya que el término municipal se organiza en torno al río Iregua.

Es probable que Alberite en su ubicación actual fuera fundada o refundada por los musulmanes como se desprende del propio nombre de origen árabe "Al-bareid".

En 1092 el Cid, enemigo del conde García Ordóñez, alférez del rey Alfonso VI y esposo de Urraca, realizó una incursión por tierras riojanas en la que destruyó los poblados de Logroño y Alberite. Tres años más tarde el propio rey, estando en Campo Jerumi en Alberite y a instancias del conde, concedió a los habitantes de Logroño su famoso fuero.

Alberite es un municipio de la comunidad autónoma de La Rioja.
-Situación: pertenece a la comarca de Logroño.
-Superficie: 20,23 km².
-Altitud: 449 m.
-Economía: destaca la agricultura, especialmente la de regadío, ya que el término municipal se organiza en torno al río Iregua.

Es probable que Alberite en su ubicación actual fuera fundada o refundada por los musulmanes como se desprende del propio nombre de origen árabe "Al-bareid".

En 1092 el Cid, enemigo del conde García Ordóñez, alférez del rey Alfonso VI y esposo de Urraca, realizó una incursión por tierras riojanas en la que destruyó los poblados de Logroño y Alberite. Tres años más tarde el propio rey, estando en Campo Jerumi en Alberite y a instancias del conde, concedió a los habitantes de Logroño su famoso fuero.

Alcanadre

tipo de documento Poblaciones

...

Alcanadre está situado a la orilla del Ebro, a 32 km al este de Logroño, 25 km al oeste de Calahorra, a 4 km al sur de Lodosa y a 8 km al norte de Ausejo. Pueblo de labradores extendido en la llanura, cerca del Ebro. 

  • Situación: pertenece a la comarca de Calahorra.
  • Superficie: 31,08 km².
  • Altitud: 348 m.
  • Gentilicio: alcanadrés/sa
  • Economía: destaca la agricultura de regadío y el cultivo de cebada, trigo, olivo y vid, así como la industria conservera. La proximidad al polígono El Sequero no ha podido frenar el descenso de la población desde mediados de siglo.

Alcanadre está situado a la orilla del Ebro, a 32 km al este de Logroño, 25 km al oeste de Calahorra, a 4 km al sur de Lodosa y a 8 km al norte de Ausejo. Pueblo de labradores extendido en la llanura, cerca del Ebro. 

  • Situación: pertenece a la comarca de Calahorra.
  • Superficie: 31,08 km².
  • Altitud: 348 m.
  • Gentilicio: alcanadrés/sa
  • Economía: destaca la agricultura de regadío y el cultivo de cebada, trigo, olivo y vid, así como la industria conservera. La proximidad al polígono El Sequero no ha podido frenar el descenso de la población desde mediados de siglo.

Aldealobos

tipo de documento Poblaciones

...

Aldealobos es una localidad del municipio de Ocón en La Rioja, (España).

Se encuentra cerca de Los Molinos, siguiendo la carretera. Una población agrícola que vive principalmente del viñedo. 

Aldealobos es una localidad del municipio de Ocón en La Rioja, (España).

Se encuentra cerca de Los Molinos, siguiendo la carretera. Una población agrícola que vive principalmente del viñedo. 

...

Aldeanueva de Cameros es un núcleo de población perteneciente a Villanueva de Cameros. Se encuentra situado a 5 kilómetros de dicho pueblo camerano.

De ser una población prácticamente deshabitada, ha pasado, gracias a la reforma de sus edificios y al entorno que lo rodea, a convertirse en un enclave idóneo de turismo rural en la época estival. Es un lugar apacible y tranquilo, donde destaca la cuidada restauración de sus casas y el maravilloso paisaje natural que la rodea, constituyendo uno de los entornos más bonitos de la comarca.

Aldeanueva de Cameros es un núcleo de población perteneciente a Villanueva de Cameros. Se encuentra situado a 5 kilómetros de dicho pueblo camerano.

De ser una población prácticamente deshabitada, ha pasado, gracias a la reforma de sus edificios y al entorno que lo rodea, a convertirse en un enclave idóneo de turismo rural en la época estival. Es un lugar apacible y tranquilo, donde destaca la cuidada restauración de sus casas y el maravilloso paisaje natural que la rodea, constituyendo uno de los entornos más bonitos de la comarca.