formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Buscar en La Rioja Turismo close

EMPIEZA A TECLEAR...

TU BÚSQUEDA NO HA OBTENIDO NINGÚN RESULTADO.

Panel Information

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Voir et à faire

facetas
filter_listFiltrar

visualisation

2 résultats

...

Logroño

A la altura del año 1880, el puente de piedra que cruzaba el Ebro estaba inutilizado por una gran riada por lo que era preciso utilizar una barcaza para cruzar el cauce del rio. El 1 de setiembre de aquel año sucedió la tragedia: dos batallones del Regimiento de Infantería intentaban cruzar el río para realizar unas maniobras… la barcaza cedió y con ella, el desastre… fallecieron ahogados 90 militares.

Aquella tragedia provocó la consternación en la ciudad y el Alcalde de Logroño, el Marqués de San Nicolás, solicitó al Gobierno la urgente construcción de un nuevo puente de piedra sobre el Ebro ya que las barcazas no eran una solución adecuada. El Presidente del Gobierno, Práxedes Mateo Sagasta, mandó construir un puente provisional de madera y encargó inmediatamente la redacción de los proyectos para construir un nuevo puente en Logroño que garantizase el acceso seguro a la ciudad a través de las calles Abades y Zurrerías salvando el río Ebro.

El diseño del puente, a cargo del ingeniero Fermín Manso de Zúñiga, contemplaba una estructura de hierro con 11 vanos de 30 m de luz cada uno y apoyados en estribos de sillería y en 10 pilas formadas por 2 columnas. Construido en hierro pudelado forjado roblonado, está formado por dos vigas laterales en celosía, con tablero a media altura y celosía de rigidización en la mitad inferior. La distancia entre los ejes de las vigas laterales es de 8 m y el tablero se completa con dos voladizos laterales de 1,50 m de anchura, rigidizados con jabalcones y acabados con barrera de hierro fundido que forman los andenes.

El Puente de Hierro fue construido por la empresa Maquinista Terrestre y Marítima de Barcelona con un presupuesto de casi un millón de pesetas y representaba un ejemplo de la ingeniería civil más avanzada de su tiempo; durante décadas fue la entrada principal a la ciudad y la conexión con la vía férrea. Se trata del puente de mayor longitúd de Logroño (330 metros) y también del más antiguo.

Logroño

A la altura del año 1880, el puente de piedra que cruzaba el Ebro estaba inutilizado por una gran riada por lo que era preciso utilizar una barcaza para cruzar el cauce del rio. El 1 de setiembre de aquel año sucedió la tragedia: dos batallones del Regimiento de Infantería intentaban cruzar el río para realizar unas maniobras… la barcaza cedió y con ella, el desastre… fallecieron ahogados 90 militares.

Aquella tragedia provocó la consternación en la ciudad y el Alcalde de Logroño, el Marqués de San Nicolás, solicitó al Gobierno la urgente construcción de un nuevo puente de piedra sobre el Ebro ya que las barcazas no eran una solución adecuada. El Presidente del Gobierno, Práxedes Mateo Sagasta, mandó construir un puente provisional de madera y encargó inmediatamente la redacción de los proyectos para construir un nuevo puente en Logroño que garantizase el acceso seguro a la ciudad a través de las calles Abades y Zurrerías salvando el río Ebro.

El diseño del puente, a cargo del ingeniero Fermín Manso de Zúñiga, contemplaba una estructura de hierro con 11 vanos de 30 m de luz cada uno y apoyados en estribos de sillería y en 10 pilas formadas por 2 columnas. Construido en hierro pudelado forjado roblonado, está formado por dos vigas laterales en celosía, con tablero a media altura y celosía de rigidización en la mitad inferior. La distancia entre los ejes de las vigas laterales es de 8 m y el tablero se completa con dos voladizos laterales de 1,50 m de anchura, rigidizados con jabalcones y acabados con barrera de hierro fundido que forman los andenes.

El Puente de Hierro fue construido por la empresa Maquinista Terrestre y Marítima de Barcelona con un presupuesto de casi un millón de pesetas y representaba un ejemplo de la ingeniería civil más avanzada de su tiempo; durante décadas fue la entrada principal a la ciudad y la conexión con la vía férrea. Se trata del puente de mayor longitúd de Logroño (330 metros) y también del más antiguo.

...

Logroño

Su verdadero nombre es "Puente de San Juan de Ortega", en recuerdo de una capilla que en el siglo XVIII existía en la orilla izquierda del Ebro en honor a este santo al que algunos historiadores consideraban el constructor del primer puente de piedra que existió sobre el Ebro a su paso por Logroño. El que ha permanecido hasta nuestros días fue proyectado por Fermín Manso de Zúñiga e inaugurado en 1884. Tiene 198 metros de longitud y cuenta con siete arcos sustentados sobre pilares cilíndricos.

Logroño

Su verdadero nombre es "Puente de San Juan de Ortega", en recuerdo de una capilla que en el siglo XVIII existía en la orilla izquierda del Ebro en honor a este santo al que algunos historiadores consideraban el constructor del primer puente de piedra que existió sobre el Ebro a su paso por Logroño. El que ha permanecido hasta nuestros días fue proyectado por Fermín Manso de Zúñiga e inaugurado en 1884. Tiene 198 metros de longitud y cuenta con siete arcos sustentados sobre pilares cilíndricos.

filter_list

Filtrar

close

Trouvez

facetas