formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Iniciar sesión
Buscar en La Rioja Turismo close

Empieza a teclear...

Tu búsqueda no ha obtenido ningún resultado.

Panel Information

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

See and Do > Dinosaurios

facetas
filter_listFiltrar

31 results

Accessible La Rioja

tipo de documento Articles

La Rioja is an inclusive tourist destination, which works hard at providing real accessibility and creating spaces that will accommodate every individual. We invite you to enjoy our wine tourism and outstanding food, discover the land where dinosaurs lived, experience the St James’ Way and visit the birthplace of the Spanish language.

La Rioja offers a variety of accessible tourism opportunities for all types of tourists. Families, senior citizens and tourists with special needs or functional diversity find activities for every taste in La Rioja.

Nature lovers will enjoy accessible natural environments including greenways, the St James’ Way, Sierra Cebollera Nature Reserve and Sotos de Alfaro Nature Reserve, with routes adapted for wheelchairs and buggies along accessible paths.

There is a wide range of accessible art, heritage and culture so you can discover monasteries, castles, museums and the secrets of Rioja wine. If you want to share a day with the whole family, nothing better than visiting one of our theme parks, like the Barranco Perdido paleoadventure park or Tierra Rapaz, where adults and children alike will enjoy unforgettable experiences.

Of course, you cannot come to La Rioja and fail to visit one of our many accessible wineries and participate in sensory wine tastings, where your senses take over and surprise you with unexpected surprises, letting you discover your personal abilities.

The tourism and cultural offer is varied, and so is the food offer. Visitors to this land never forget our cuisine, thanks to the wide range of accessible tapas routes and restaurants, which are not only free of physical barriers, but also provide special menus to cater to different intolerances and sensitivities.

In short, La Rioja is an enticing region, an accessible destination that hospitably welcomes everyone; a land of positive surprises where you can do sports, attend conferences and meetings, go shopping and much more.

Come and discover #AccessibleLaRioja at:

www.equalitasvitae.com

www.lariojasinbarreras.org

 

...

...

Enciso

El patrimonio paleontológico un bien de todos

La paleontología es la ciencia que estudia la historia de la vida en la Tierra a partir de los restos fósiles. Estos fósiles, que aparecen en las rocas, conforman nuestro patrimonio paleontológico.

El Centro Paleontológico de Enciso es un espacio para la puesta en valor del patrimonio paleontológico de La Rioja, diseñado para el disfrute y aprendizaje de todo tipo de públicos.

¿Qué hace especial a Enciso y La Rioja, paleontológicamente? 

La Rioja es uno de los lugares con más icnitas (huellas fósiles) de dinosaurio del mundo: unos 140 yacimientos distribuidos en 20 municipios, entre los que destaca Enciso.

Además del riquísmo registro fósil mesozoico, La Rioja posee importantes yacimientos paleontológicos de otras épocas, tanto anteriores como posteriores a la era de los dinosaurios.

El registro mesozoico en La Rioja 

El registro de dinosaurios y otros animales contemporáneos en La Rioja data del Cretácico Inferior temprano, hace 120 millones de años.

En esta época, La Rioja estaba ocupada por amplias llanuras fluviales con influencia de aguas salobres.

¡No todo eran dinosaurios!

El Cretácico Inferior de La Rioja nos ha proporcionado fósiles de muchos tipos de animales.

Además de dinosaurios, son habituales los peces y reptiles que habitaban estos ambientes fluviales y lagunares.

Un hallazgo de gran importancia es la primera especie de pterosaurio definida en España: Prejanopterus curvirostris.

HORARIO DE VERANO (1 de julio al 15 de septiembre)

Martes a sábado: de 11.00 a 15.00 h y de 16.30 a 18.30 h

HORARIO DEL RESTO DEL AÑO

Martes a viernes: de 11.00 a 15.00 h

Sábados: de 11.00 a 15.00 h y de 16.30 a 18.30 h

Domingos: de 11.00 a 15.00 h

Enciso

El patrimonio paleontológico un bien de todos

La paleontología es la ciencia que estudia la historia de la vida en la Tierra a partir de los restos fósiles. Estos fósiles, que aparecen en las rocas, conforman nuestro patrimonio paleontológico.

El Centro Paleontológico de Enciso es un espacio para la puesta en valor del patrimonio paleontológico de La Rioja, diseñado para el disfrute y aprendizaje de todo tipo de públicos.

¿Qué hace especial a Enciso y La Rioja, paleontológicamente? 

La Rioja es uno de los lugares con más icnitas (huellas fósiles) de dinosaurio del mundo: unos 140 yacimientos distribuidos en 20 municipios, entre los que destaca Enciso.

Además del riquísmo registro fósil mesozoico, La Rioja posee importantes yacimientos paleontológicos de otras épocas, tanto anteriores como posteriores a la era de los dinosaurios.

El registro mesozoico en La Rioja 

El registro de dinosaurios y otros animales contemporáneos en La Rioja data del Cretácico Inferior temprano, hace 120 millones de años.

En esta época, La Rioja estaba ocupada por amplias llanuras fluviales con influencia de aguas salobres.

¡No todo eran dinosaurios!

El Cretácico Inferior de La Rioja nos ha proporcionado fósiles de muchos tipos de animales.

Además de dinosaurios, son habituales los peces y reptiles que habitaban estos ambientes fluviales y lagunares.

Un hallazgo de gran importancia es la primera especie de pterosaurio definida en España: Prejanopterus curvirostris.

HORARIO DE VERANO (1 de julio al 15 de septiembre)

Martes a sábado: de 11.00 a 15.00 h y de 16.30 a 18.30 h

HORARIO DEL RESTO DEL AÑO

Martes a viernes: de 11.00 a 15.00 h

Sábados: de 11.00 a 15.00 h y de 16.30 a 18.30 h

Domingos: de 11.00 a 15.00 h

Poyales

tipo de documento Towns

...

Poyales es una localidad española del municipio de Enciso perteneciente a la comunidad autónoma de La Rioja. Se encuentra dentro de la Ruta de los Dinosaurios.

En 1842 se separó del municipio de Enciso, junto con las aldeas de Garranzo, El Villar, y Navalsaz. A mediados del siglo XX sufrió una gran perdida de población, lo que implicó la reincorporación como aldea al ayuntamiento de Enciso.

Poyales es una localidad española del municipio de Enciso perteneciente a la comunidad autónoma de La Rioja. Se encuentra dentro de la Ruta de los Dinosaurios.

En 1842 se separó del municipio de Enciso, junto con las aldeas de Garranzo, El Villar, y Navalsaz. A mediados del siglo XX sufrió una gran perdida de población, lo que implicó la reincorporación como aldea al ayuntamiento de Enciso.

Recorre las riberas de los ríos Najerilla, Iregua y Leza y ofrece a los mototuristas un itinerario singular por su belleza y elementos de protección.

Este recorrido consta de 188,8 kilómetros, además de 1.303 curvas, y atraviesa hasta 29 municipios de la región. El trazado permite apreciar parajes naturales como Sierra Cebollera (Villoslada de Cameros), el mirador del Cañón de Río Leza (Soto en Cameros), las Dolinas de Zenzano (Lagunilla del Jubera), los hayedos de Tobía o las cuevas de Ortigosa de Cameros.

Valle del Najerilla

Pueblos: Alesón, Tricio, Baños de Río Tobía, Bobadilla, Anguiano, Viniegra de Abajo, Viniegra de Arriba.

Nº de curvas: 652.

Longitud: 77,30 km.

Valle del Iregua

Pueblos: Entrena, Medrano, Hornos de Moncalvillo, Sotes, Ventosa, Villoslada de Cameros, Villanueva, de Cameros, Ortigosa de Cameros, El Rasillo de Cameros, Nieva de Cameros, Almarza de Cameros.

Nº de curvas: 397.

Longitud: 72,50 km.

Valle del Leza

Pueblos: Muro en Cameros, Jalón de Cameros, San Román de Cameros, Terroba, Soto en Cameros, Leza del Río Leza, Ribafrecha, Villamediana de Iregua, Alberite, Lardero.

Nº de curvas: 386.

Longitud: 52,47 km.

 

 

Sinuosas carreteras abren las puertas de La Rioja en su frontera con Castilla y León, y recorren paisajes cambiantes y sorprendentes. La diversidad natural se traslada a sierras, valles, cañones y hermosas cascadas. Envueltas en este entorno privilegiado, emergen huellas culturales que dan lustre a este terruño, que es también paso del Camino de Santiago.

La cultura del vino baña horizontes y costumbres en casi todos los rincones del territorio. El enoturismo riojano sugiere experiencias y recuerdos exclusivos, siempre acompañados de una gastronomía rica y diversa, basada en un producto de calidad. El estilo de vida autóctono está impregnado de ese disfrute por los placeres cotidianos.

En los Cameros, perviven pueblos encantadores, pétreos en su belleza rural, y recuerdos de trashumancia y emigración. El rastro colonial en muchas localidades ha legado algunos magníficos ejemplos de arte indiano. Sobre dos ruedas, las historias se entrelazan entre curvas y pasados comunes.

Esta tierra, que fue un día esparcimiento de dinosaurios, es auténtica en su folclore. La fiesta y el homenaje se traslada a danzadores, vendimiadores, cronistas medievales o incluso carreras de caracoles. La peculiaridad de cada casa es la de toda la Comunidad Autónoma.

En esta Ruta de los Tres Valles (Najerilla, Leza e Iregua), La Rioja ruge en distancias cortas y el asfalto serpentea hacia todos los destinos.

 

...

Con motivo de la celebración del Año Europeo del Patrimonio Cultural, se convocó el Certamen de relatos cortos sobre cultura riojana “La Rioja, en pocas palabras”. Los relatos debían tener como tema genérico la cultura riojana así como tener una extensión mínima de 250 y máxima de 500 palabras. “El dulce mosto de los recuerdos”, de Alberto Rodríguez Guerrero obtuvo el tercer premio.

El dulce mosto de los recuerdos

Entre cepa y cepa me regala una historia. Qué hombre, no deja de hablar. Y ahí lo tienes, podando en mangas de camisa con el cierzo que se ha levantado esta tarde. No sé muy bien qué hago aquí, plantada en mitad de una viña y en compañía de este desconocido en vez de estar en mi casa haciendo fardelejos. La verdad es que es gracioso. Me acaba de contar una excursión que hizo con su mujer a Anguiano en la que comió unos caparrones que le dieron tantos gases que luego se pasó toda la tarde tirándose pedos mientras visitaban el pueblo. Pobre señora suya, la vergüenza que pasaría. Qué maestría tiene con la tijera, seguro que lleva haciéndolo toda la vida; deja las cepas preciosas. También me ha contado el día que estuvieron en Santo Domingo saludando a la famosa gallina y en Enciso viendo las huellas de los dinosaurios. Fueron con su nieta la pequeña —se ve que tiene varias—, que dice que es tan cabezota como su abuela. Me da pena que se hayan muerto, los dinosaurios quiero decir. Por lo menos sus huellas se han conservado en el tiempo, escritas en la roca. A mí me gustaría que mi huella también perdure, aunque sea solo como un pequeño arañazo en el corazón de alguna persona querida. También me ha prometido contarme una aventura que les pasó en las fiestas de Logroño, cuando se pasaron con el zurracapote, y el malentendido con un peregrino francés al que mandó en dirección contraria al darle indicaciones; esa promete. Huy madre, ahora se está arrancando con una historia que dice que es un poco verde, y también un poco más vieja. Me dice que estaban él y su mujer dando un paseo por una viña en Briones, comprobando si maduraban las uvas, y al ser sorprendidos por una tormenta de verano se tuvieron que refugiar en un guardaviñas que encontraron abierto... A ver por dónde va a salir. Madre mía, qué cochinadas me cuenta. Y mira cómo se ríe el picarón. El caso es que su cara me resulta tan familiar… Por Dios, Antonio, cómo me puede estar pasando esto a mí. Claro que ahora estoy aquí contigo, claro que me acuerdo de ti. No sé qué pasa dentro de este cerebro mío que se está quedando como el hollejo de las uvas, seco de tanto exprimirlo, sin el dulce mosto de los recuerdos. Anda, déjame llorar, que lo necesito. Y, por favor, prométeme que nunca vas a dejar de contarme estas historias, las que hemos vivido juntos en este terruño del que casi no hemos salido, pero en el que hemos sido tan felices. Nuestras historias.

...

Viñas, calados y antiguas fortalezas

La Rioja ha sido el escenario escogido por Sony Music para rodar el nuevo videoclip musical (‘Contradicción’) de su artista estrella Malú. El equipo de grabación, con la intérprete madrileña a la cabeza, ha visitado localidades riojanas y ha quedado impresionado con algunos de los recursos turísticos que caracterizan a esta sorprendente región. Viñas, calados, castillos y puentes ilustran el paso de la popular cantante por La Rioja. ¿Quieres saber dónde estuvo grabando su nuevo trabajo y seguir sus pasos?

ALDEANUEVA DE EBRO

Aldeanueva de Ebro, situado a 65 kilómetros de la capital, es uno de los focos enoturísticos más importantes de La Rioja. El mar de viñas, un escenario que refleja el estilo de vida y la arraigada cultura vitivinícola de esta localidad, así como de toda La Rioja, causó asombro en el equipo de rodaje de Malú por su espectacularidad paisajística, que quedó inmortalizada en el nuevo videoclip. Aquí, el vino es un orgullo que nace en los campos, crece en las bodegas y viaja por todo el mundo, ahora también a través de la música.

Un consejo: pierde la vista entre las viñas hasta el infinito y más allá… Después, visita con paciencia el magnífico templo renacentista de San Bartolomé, con tres naves con bóveda de crucería, cabecera ochavada y un excepcional retablo romanista. Es el recurso turístico y patrimonial más interesante de Aldeanueva de Ebro.

El entorno de Aldeanueva, no obstante, ofrece múltiples atractivos para prolongar cualquier escapada: desde la rica huerta y el pasado romano de Calahorra, pasando por las cuevas y la histórica industria zapatera de Arnedo, los balnearios de Arnedillo y Grávalos, la Colegiata de San Miguel (y sus cigüeñas) en Alfaro, o la ruta de los dinosaurios y El Barranco Perdido en Enciso, hasta el poblado celtíbero de Contrebia Leucade en Aguilar de Río Alhama.

LOGROÑO

El equipo continuó la grabación en el Puente de Piedra de la capital riojana. Tal cual hacen los peregrinos del Camino de Santiago cuando alcanzan la ciudad, Malú recorrió este paso sobre el río Ebro y vislumbró el sugerente perfil de Logroño, rematado por las iglesias de San Bartolomé, de Santiago, de Palacio y la concatedral de Santa María de la Redonda.

El Puente de Piedra, cuyos antecedentes se remontan al siglo XI, nos lleva de la mano hacia el Casco Antiguo, un escenario seleccionado para el videoclip por su exclusiva belleza arquitectónica. Esta parte vieja, que está tejida alrededor de las calles Mayor y Portales, conserva algunas construcciones con gran valor histórico y cultural, como son la puerta del Revellín, antigua entrada de la ciudad, y el Museo de La Rioja, que fue Palacio del general Espartero.

Capital gastronómica española en 2012, Logroño es ilustre entre todo aquel que viene por sus famosas calles de pinchos (Laurel, San Juan), así como por la calidad y cantidad de sus restaurantes y bares. Entre rodaje y rodaje, Malú y su gente pudieron cumplir con los obligados homenajes gastronómicos.

SAN VICENTE DE LA SONSIERRA

Desde arriba, en lo más alto de la villa y sobre las ruinas del castillo, la fortaleza e iglesia parroquial gótica de Santa María (siglo XVI) vigila una zona vitivinícola de gran calidad y fama. Desde esta localización, uno de los grandes miradores de La Rioja (como los de Cellorigo y Clavijo, entre otros), es posible identificar Briones, uno de los ‘pueblos más bonitos de España’, San Asensio, Ollauri o Haro, que reúnen a algunas de las bodegas más prestigiosas de la DOCa Rioja.

La geografía y belleza de San Vicente sedujeron rápidamente a los responsables de Sony Music, que decidieron integrar gran parte de su patrimonio arquitectónico en el argumento del nuevo videoclip. Malú estuvo grabando tanto en el castillo como en el vecino puente medieval (siglo XIII), excelentemente ubicado en su origen para defender el paso del Ebro entre Navarra y Castilla.

San Vicente conserva una de las manifestaciones religiosas más importantes y conocidas de España, que es Fiesta de Interés Turístico Nacional: los Disciplinantes de la Cofradía de la Santa Veracruz de San Vicente, más conocidos como ‘Picaos’. Aunque el rodaje no coincidió con el rito, muchos miembros del equipo se interesaron por la supervivencia de esta tradición.

HARO

En un lugar tan cargado de simbolismo y prestigio, Malú recorrió grandes salas de barricas y antiguos calados. Considerada capital del vino de Rioja por su importancia histórica en el desarrollo de este cultivo en la región, Haro es un lugar ideal para vivir la esencia de La Rioja. Su Barrio de la Estación, que aparece en el nuevo trabajo de la cantante, es el enclave con mayor concentración de bodegas centenarias del mundo.

Un secreto para inquietos y curiosos: Haro es mucho más que vino. La ciudad mantiene un bello casco histórico por el que transcurre la famosa zona de pinchos de La Herradura y en el que destacan numerosas construcciones religiosas y civiles, como el ayuntamiento del siglo XVIII, la iglesia parroquial de Santo Tomás, la Basílica de Santa María de la Vega, el antiguo convento de los Agustinos (hoy hotel), el Teatro Bretón y los múltiples palacios (Condes de Haro, Condestables, etc.).

Desde Haro, surgen posibilidades para que el viaje no termine nunca: Nájera es cuna de Reyes (Santa María La Real), al igual que San Millán de la Cogolla es cuna del castellano (Yuso y Suso); Santo Domingo de la Calzada vive para el Camino de Santiago y todos sus peregrinos; Ezcaray es gastronomía y altura; y la sierra de Cameros es naturaleza y montañas que explorar.

...

4 day tour of La Rioja

tipo de documento Articles

Day 1: Nájera - Santo Domingo - Ezcaray

On the first day, you could follow the St James' Way as it crosses La Rioja. You can start in Logroño, although I would suggest that you leave at least one evening to get to know the capital and, particularly, to enjoy the popular cuisine of the Calle Laurel (the most visited location in La Rioja)

The St James' Way enters Logroño along the Stone Bridge and crosses the Old Town  to the Church of Santiago. Under the church, you can find the Pilgrims’ Fountain and a curious life size board game, known as Oca, which depicts key landmarks on the St James' Way. Following the Way (guided by the yellow shells and arrows set on the pavement) you arrive at Plaza del Parlamento, where the La Rioja Parliament is located. Nearby is the Revellín Gate, one of the town’s old gates which faced Finisterre used by Pilgrims to continue on their way top Navarrete. 

Logroño.

Following the St James' Way, you arrive in Navarrete. If you are driving, there is a bypass but the town is well worth visiting. In this town there is the only winery in Rioja right on the St James' Way: Bodegas Corral. The wine cellar offers tours.

Navarrete is also famous for its pottery workshops. You should visit some of the most traditional ones, like Antonio Naharro, just across the old Pilgrim Hospice of San Juan de Acre of which only the portal remains, today the entrance to the Navarrete Cemetery.

From Navarrete, you go on to Nájera, Cradle of Kings and site of the court of the Kingdom of Pamplona-Nájera (918-1076) for many years. Sancho III el Mayor built the monastery of Santa María La Real, with its Royal Pantheon. It is located in a cave, around which the monastery was built following a legendary vision.

Monastery of Santa Mª La Real de Nájera.

From Nájera, before retaking the St James' Way to Santo Domingo de la Calzada, it is well worth your while to make a small detour (popular among pilgrims, even if they are walking) and visit the Monasteries of Yuso and Yuso in San Millán de la Cogolla —a World Heritage Site and the place where the first words written in the old Castilian and Basque languages were found. It is a privileged place, not only for its historical significance, but also for its scenic beauty.

Monastery of Yuso.

After San Millán, I recommend visiting another of the monasteries in La Rioja, the Cistercian Monastery of Cañas. It is an unusual monastery because unlike most of the gothic monasteries and those of the Cistercian order, this monastery was and still is inhabited by women. They are among the few Cistercian nuns in the world. The monastery is truly lovely.

Monastery of Cañas.

Once in Santo Domingo de la Calzada, the entire city is built by and for the St James' Way, from the old Pilgrims’ Hospice, today a Parador Nacional, to the magnificent Cathedral, which holds the living proof of a famous medieval legend in which a chicken sang after being roasted. You can still hear singing the cock and hen crowing in the Cathedral and there you will learn about the legend.

Cathedral of Santo Domingo de la Calzada.

Very near Santo Domingo, you can visit the town of Ezcaray. There you can visit one of the temples of the Riojan cuisine, the Echaurren and for lovers of skiing a few kilometers away you will find the Valdezcaray Ski Resort.

Ezcaray.

Day 2: The mysteries of wine

Rioja wine is world famous but few people realise how important wine is for this community and for world culture in general. An amazing place to learn about this is the Dinastía Vivanco Museum of the Culture of Wine, located in the pretty medieval town of Briones. In its more than 4,000 square metres of exhibition space you can enjoy all that wine has bequeathed to art and culture, from ancient Egyptian art to modern Picassos and also learn all about making, transporting, barrel ageing and bottling wine. I recommend that you phone to book your visit as soon as possible because it is truly a must. The museum also offers winetasting courses and has a shop and a restaurant.

Vivanco de la cultura del vino Museum 

After learning all about wine, you can get some practice in the Haro’s Station District, which holds the bulk of La Rioja’s century-old wineries. Many of them offer tours and it is difficult to recommend one.

If you travel in the Sonsierra district, starting with San Vicente (you can see the church and castle from Briones) you can find rock wine presses where grapes used to be tread and stone shelters known as guardaviñas, which were used to store tools and as shelters in the vineyards. You can also visit the only Temple Church in La Rioja: Santa María de la Piscina. San Vicente is also the venue of one of the best known Holy Week events in La Rioja: the procession of Los Picaos. These are anonymous flagellants who lash their bare backs. It is truly impressive and there are always many people, so if you want to see it, you will have to arrive well in advance.

Sta. Mª de la Piscina.

If you like sports, there are some interesting options  in vineyards. There are all kinds of activities for all kinds of people, even if you are not a born athlete. You can canoe along the Ebro between vineyards, fly in a balloon over the vineyards, or take walks, ride a bike or even ride on horseback among the vineyards. They are great fun and very interesting.

Throughout the day you have the opportunity of getting wine to take back as a souvenir from La Rioja, as all the wineries sell their wines to visitors at competitive prices. You can also visit the a wineskin workshop or a cooperage.

Segway in vineyards.

Day 3: Nature and landscapes

You can dedicate the third day to discover La Rioja’s mountains. Particularly the Sierra de Cameros, with great livestock raising and transhumance traditions, which today has become the Sierra Cebollera Nature Reserve.

You can start your visit by taking the steep road up the Leza Canyon. It is an impressive canyon where vultures look down from their vantage points high above the tight bends that take you from Logroño to the highest part of the Camero Viejo to the Piqueras Mountain Pass. As you drive up you can see lovely villages, cows grazing and, if you are lucky, a stag approaching a creek to drink. The village of Trevijano is located at the top of the canyon, providing excellent views. In Laguna de Cameros you can find a hotel with excellent cuisine.

Waterfalls at Parque Natural de Sierra Cebollera.

After reaching Piqueras, in the town of Lumbreras, you can visit the Transhumance Interpretation Centre. You can then go down the Camero Nuevo to Ortigosa en Cameros, where you can visit Natural Caves discovered after a blast when a quarry was being set up to build El Rasillo Reservoir.

Caves of Ortigosa.

In Villanueva de Cameros you can discover how the almazuelas are made. These are the traditional patchwork quilts made by sewing small pieces of fabric to form colourful quilts and also pillows, key chains, espadrilles and more.

Villoslada de Cameros holds the Sierra Cebollera Interpretation Centre to help you appreciate the beauty of this Nature Reserve.

Returning to Logroño, you can stop by the town of Torrecilla en Cameros, where Sagasta was born and main town of Cameros.

Villoslada de Cameros.

You can spend the last day exploring the ancient cultures that left their mark in La Rioja Baja. From Calahorra, the ancient Roman Calagurris. A Roman city of great importance as evidenced by the Roman remains left in this town. Calahorra is the capital of La Rioja Baja, after visiting the Cathedral, the Diocesan Museum and other interesting landmarks, be sure to try in one of its excellent restaurants the local vegetables in any form, from the most traditional to nouvelle cuisine. See the map of Calahorra. Holy Week is also quite important in Calahorra and you can see processions and floats of long-standing tradition.

Calahorra.

From Calahorra, it is worthwhile to go to nearby Alfaro where you will see a large number of storks. In the Alfaro collegiate church you can find the largest colony of white storks in Europe.

In the Sotos del Ebro Nature Reserve Interpretation Centre you can find an explanation of why these storks have chosen La Rioja to spend most of the year and learn all about the natural beauty of this part of La Rioja.

Storks in Colegiata de San Miguel de Alfaro.

Following the course of Alhama from Alfaro, you arrive in Cervera, the main town of the eastern Rioja mountains, from there you can access the ancient celtiberian settlement of Contrebia Leucade, an archaeological site of great interest. There you can learn about the lifestyles of these ancient inhabitants of La Rioja.

In the afternoon, to regain your strength, you can take a dip in the hot water pools of Arnedillo, near the town’s spa. They come from the same source as the water  flow from the same source as the waters “taken” by hundreds of tourists every year at this establishment. The pools are more modest, but just as relaxing.

Contrebia Leucade.

Near Arnedillo, you can visit the Enciso Palaeontology Centre, the ideal place to learn all about dinosaur footprints. The rocky landscape of Enciso, particularly at subset, when the sky turns red, takes you back thousands of years to the time when this area was a clay pond and dinosaurs walked along its shores in search of water and food.

El Barranco Perdido.

Also, very close, you will find the Paleontological Interpretation Center of Igea that has a really impressive fossil collection, with unique remains in the world. In addition, it is the only town in the whole of La Rioja that has a fossil trunk and its footprints area called 'La Era del Peladillo' is in the first place in the eurepean ranking in terms of number of footprints. In addition, it organizes a lot of activities for children.

Paleontological Interpretation Center of Igea 

You will pass by many places that are worth stopping. Take your time. Stop and enjoy the landscape, the people and the Rioja-style hospitality. If you don't have not enough time to do it all, don't worry. La Rioja is very close and we will be delighted to welcome you back.

...

...

05/02/2018

Cornago

05/02/2018

31/12/2018

Cornago

La Rioja es un destino para descubrir, pero sobre todo para vivirlo, para sentir, para disfrutar. La Rioja apetece por muchas razones y en esta pequeña comunidad, la más pequeña de España, se pueden vivir experiencias únicas. Como muestra valgan estas 10 seleccionadas, aunque si visita esta tierra descubrirá que hay muchas más.

1. Calle Laurel y San Juan

Son las dos calles más famosas de Logroño. Repletas de bares que ofrecen su especialidad con nombres pintorescos: Tío Agus, Zapatilla, Blanco y negro, Valentino… Bocados sencillos pero deliciosos acompañados de un buen vino. No deje de probar los famosos champiñones del Soriano o el Ángel. El gusto por los pinchos en La Rioja no es sólo de la capital, en Haro merece la pena una visita a la Herradura y también encontrarán buenos pinchos con verduras en Calahorra.

2. Cuna del Castellano.

En los Monasterios de San Millán de la Cogolla, en un entorno natural maravilloso, se escribieron las primeras palabras conocidas en castellano (y también en Euskera). En estos monasterios los copistas de los códices apuntaban en los márgenes de los libros que copiaban pequeñas anotaciones en sus idiomas de origen que hoy son los primeros vestigios escritos de nuestra lengua encontrados. Una visita cultural indispensable, pero también un lujo para los que buscan entornos naturales únicos.

3. El vino está íntimamente ligado a La Rioja y una familia riojana, la familia Vivanco, decidió devolver al vino lo que el vino le había dado y creó el que está considerado el mejor museo del vino del mundo, en la preciosa localidad de Briones. En el Museo Vivanco de la cultura del vino podrá aprender sobre elaboración, contemplar valiosas obras de arte y arqueología en torno al vino en el mundo a través de los tiempos; pero, sobre todo, vivir el vino de una manera diferente con sus actividades, catas, paseos por las viñas. Todo en un entorno único.

4. La estrella Michelin en el pueblo más pequeño del mundo.

En el pequeño pueblo de Daroca de Rioja, de apenas 50 habitantes se esconde La Venta Moncalvillo uno de los dos restaurantes con estrella Michelin de La Rioja. En este pequeño local, regentado por los hermanos Echapresto se puede degustar una gran cocina y una impresionante bodega con cientos de referencias. No muy lejos, otras dos estrellas Michelin alumbran el Portal de Echaurren, del afamado chef Francis Paniego.

5. Un poblado celtibérico

En La Rioja se puede viajar en el tiempo. Antes de que los romanos hicieran famosa la ciudad de Calagurris (Calahorra) ya existían poblaciones en esta zona. En Contrebia Leukade podrá descubrir cómo vivían los celtíberos antes de la llegada de los romanos a la península. Una lección de historia en vivo que gustará a niños y mayores y, además, permite descubrir el Alhama, uno de los valles más peculiares y desconocidos de La Rioja a pesar de su belleza.

6. Volar en globo sobre los viñedos

Una de esas cosas que dicen que hay que hacer en la vida, al alcance de la mano gracias a Arco Iris, una empresa que ofrece sus servicios en la zona de Haro y permite sobrevolar los viñedos de La Rioja Alta al amanecer para acabar con un almuerzo “a la riojana” Una de esas experiencias que no olvidarán, especialmente en otoño cuando los viñedos toman sus colores ocres y el paisaje se vuelve un manto de intensos rojos, amarillos y ocres. ¡Un espectáculo!

7. Vendimiador por un día

Desde mediados de septiembre y hasta bien entrado octubre La Rioja se convierte en un hervidero de personas, tractores, cestas, corquetes… ¡Llega el momento de la vendimia! Un momento que los viticultores esperan todo el año trabajando en sus cepas y en el que los turistas pueden también participar, aunque de una manera más lúdica, de la mano de empresas especializadas en enoturismo como Riojatrek o de la mano de algunas bodegas que organizan vendimias populares en familia como David Moreno (Badarán)

8. La mayor colonia de cigüeñas sobre un edificio.

Este espectáculo natural único puede contemplarse desde los miradores y las calles que rodean a la bonita Colegiata de ladrillo de Alfaro. Cientos de cigüeñas anidan en esta zona, animadas por el buen clima de La Rioja Baja y el entorno que encuentran en el cercano Parque Natural de los Sotos del Ebro. Un paseo por esta zona es un lujo para los amantes del avistamiento de pájaros y también para los que disfrutan del senderismo y otros deportes en un enclave natural lleno de senderos que discurren a la orilla del río Ebro.

9.Seguir las huellas de los dinosaurios

El viaje en el tiempo de La Rioja permite incluso llegar a la prehistoria. Miles de años antes de que el hombre apareciera en el mundo La Rioja ya estaba habitada. Las huellas de dinosaurios (icnitas), que en gran número y calidad se encuentran por toda La Rioja, dan fe de su vida en las Sierras riojanas. El centro de interpretación de Igea y el parque de paleoaventura del Barranco Perdido en Enciso son los principales puntos desde los que investigar y descubrir los secretos de los dinosaurios riojanos. Una escapada especialmente indicada para hacer en familia porque a los más pequeños les apasiona este mundo. Les sorprenderá ver como los niños enseñan a sus padres los hallazgos y les cuentan qué tipo de dinosaurio están viendo como auténticos paleontólogos.

10. Visitar más de 100 bodegas de las 500 que hay en la denominación de origen Rioja. Quizá 100 son excesivas, pero esa es la oferta entre la que podrá elegir. Especialmente recomendable es el Barrio de la Estación de Haro, donde se concentran las bodegas centenarias, con los grandes nombres de Rioja. En torno a las vías del tren, por las que en los primeros años de la creación de estos templos vinícolas salían los finos caldos riojanos hacia los destinos más recónditos, hoy las bodegas modernas ofrecen sus programas de visita, en los que se puede descubrir no sólo cómo se elaboran los mejores vinos de Rioja, sino también cómo se fabrican las barricas y las cubas de madera de roble, cómo han evolucionado las etiquetas, rincones antiguos donde reposan las añadas más legendarias y modernas ampliaciones realizadas por prestigiosos arquitectos.

Pero estas 10 sugerencias no son las únicas experiencias que podrá vivir en La Rioja. Pregunte a los riojanos y descubrirá que cada viaje puede ser diferente. Acabará conociendo lugares increíbles y compartiendo vino y mantel con desconocidos que podrán convertirse en amigos para toda la vida. 

...

Carta a La Rioja

tipo de documento Articles

Hablar de turismo interior es hablar de falta de costa, de mar y salitre… Durante años hemos hablado de nuestras costas como del único turismo español. Le hemos dado la espalda a tierras tan auténticas, tan sanas, tan bellas… qué estúpidos hemos sido. O, quizás era simplemente la ceguera típica del que no aprecia lo que tiene, dicen que no se vende como se merece pero,  a mí, me da la impresión que se trata de un desconocimiento, de una costumbre de la excelencia, tomando como algo normal lo genial.

Un poco como el riojano cuyo carácter humilde tiende a normalizar el aire limpio y puro que se respira por estos parajes, sus vistas o sus sabores, su potente tierra.

La Rioja es pequeña pero como dirían por aquí: ¡qué chorra más da! cuando este cruce de caminos natural se ha sabido impregnar de tantas influencias culturales, gastronómicas, artística o sociales.

Atravesando de oeste a este por el Ebro, son otros siete ríos, que como venas riegan sus valles de Sur a Norte.

La Sierra de la Demanda se pidió el Oja, el monasterio de Valvanera se arrimó al Najerilla. La Sierra Cebollera se rehoga con agua del Iregua. El Camero Viejo mira cómo el Leza baja lento y con pereza. El Jubera es más de conocer y recorre ruinas de antiguos castillos. Del Cidacos bebían los dinosaurios y el Alhama se va de visita a Navarra para volver a visitar las colonias de cigüeñas de Alfaro.

Es cierto, la naturaleza ha sido generosa con la hermana pequeña de nuestras regiones. Reservas naturales, peñas y sierras defendidas y vigiladas por esos condes del cielo que son los buitres leonados, por águilas o halcones. Sotos y riberas rodeados de álamos blancos, chopos, sauces. Tamarices, alisos y olmos.  Y hablábamos de las cigüeñas, esas portadoras de vida que dicen que no quieren ya migrar hacia África ¿Y quién las culpa? Arquitecturas de nidos descomunales se mueven por instinto, y mientras se quedan nos regalan su estampa.

La Rioja es verde, azul y ocre, es niebla matutina, es luz taimada que el sol en su perezoso ascender dibuja y da margen para contemplar las siluetas de sus montes. Viajar por La Rioja es viajar con calma, es caminar, investigar sus senderos. Sea en el Camino de Santiago, o paseando el gran recorrido a través de todos sus valles, o la Vía Romana del Iregua… cada uno de ellos aporta y nutre nuestro viaje.

Pero La Rioja sobre todo tiene tierra que sangra uva glorificada.

Ayer conocí a Fernando, hijo de agricultores, nariz destacable, hombre de su tierra, mirada calma y hombros anchos de esos que han sostenido el peso del tiempo. Le pregunté si en La Rioja todo el mundo sabía de vinos. Me miró a los ojos y me soltó: “la gente solo entiende de lo que aprecia”. Quizás sea esa otra característica del riojano: sabiduría popular capaz de convertir la lógica en filosofía.

En cualquier caso, La Rioja es vino porque hace ya ocho mil años que se convirtieron en nombre y apellido. La vid nutre al paisaje, ahoga la sed, reconforta el alma y, hasta en su muerte sigue siendo útil. Cuando sus ramas secas, lo que toda la vida ha sido el sarmiento, alimenta el fuego cuyo calor y humo impregnarán las chuletas en el ciclo perfecto.

Ya lo ven, le llaman turismo de interior cuando es turismo de los sentidos porque, La Rioja los despierta todos.

Y recuerden, si paseando por los pueblos alguien le grita: ¡qué pasa! Tranquilos, es un riojano diciendo hola. Sin embargo ante el “andevás”, es mejor pararse porque puede ser un toque de atención. Pero cuando dicen que vamos a tomar “el arranque”, eso ya es buena señal, eso quiere decir que vamos a por la última, aunque seguramente será mentira.

Texto: Carta a La Rioja escrita por Kike del Olmo para el programa de Onda Cero "Gente Viajera"

...

Seguimos el curso del Alto Leza. De acuerdo al testamento geológico, pisamos el suelo más antiguo de toda La Rioja. Hace 120 millones de años, por aquí caminaron saurios gigantes que dejaron impresas sus huellas para siempre. En este entorno, hace unos cuantos milenios, germinaron asentamientos humanos. Todas las cimas tienen historias que son Reserva de la Biosfera. Y por las calles que habitan la Sierra, abundan los ilustres. Políticos, empresarios, religiosos, indianos. El Camero viejo no olvida.

De los veintiún pueblos que decoran estas montañas, catorce continúan habitados. Un camino curvoso nos conduce hacia el corazón del cuerpo rocoso. Alcanzamos una población con muchas caras y todas semejantes. Asoma la piedra en las plantas bajas pero más arriba crecen el adobe y la cal. Vidas uniformes. Laguna de Cameros nos recibe impoluta sobre alfombras empedradas. Por estas tierras, los nombres mudan en cada muga. Bajo nosotros, discurre el río Mayor, que en San Román es el Leza.

Plantamos los pies sobre la plaza José de la Cámara y Moreno, un emigrante afortunado y agradecido con su pueblo. Nos cuentan que donó las escuelas y entendemos que difícilmente podía haber mejor regalo para la mente. Entramos en una iglesia del siglo XVI construida en ofrenda a Nuestra Señora de la Asunción. El templo religioso custodia un imponente retablo barroco y una réplica de la Sábana Santa de Turín que descubre como donante a Juan Antonio de Irusta y Alonso de Tejada. La lista de laguchinos ilustres evoca instituciones nobiliarias y señores medievales. En el Museo del Solar de Tejada, nos adentramos en una de las casas privilegiadas más antiguas de España.

Ascendemos para ganar perspectiva sobre los entresijos de Laguna. Algunas chimeneas humean en silencio. Nos señalan la ruta hacia el puerto de Sancho Leza, la coyuntura entre los valles de los dos Cameros, el viejo y el nuevo. Antes de regresar sobre nuestros pasos, probamos el queso fresco de cabra autóctona que prepara aquí mismo María José González. Las abuelas cameranas inspiran a este pequeño taller artesanal.

Aquí una vez hubo hasta 1.200 habitantes. De camino a la ermita de Santo Domingo de Silos, imaginamos cómo serían las procesiones entonces. La muchedumbre tomando la montaña. Dicen que el beato cumplió penitencia en estos riscos y ese sacrificio pervive como devoción. Nos avituallamos en el Hotel-Restaurante Camero Viejo antes de enfrentarnos con la culebra de asfalto.

En San Román de Cameros, miramos hacia el suelo. Seguimos cruces, cuadrados y ramificaciones naturales a través de plazas y lavaderos. Felpudos pavimentados advierten la vida y el riguroso trabajo de unos canteros de Trevijano. Aquí, las piedras son ripios. Subimos y subimos por la 'recua'. Los ojos clavados bajo nuestros pies.

En la plaza del olmo ya no queda ningún olmo. Nos explican que un antiguo poblado celtíbero asentado monte arriba conquistó el entorno hace miles de años. Con el tiempo, la vida fue descendiendo en círculos concéntricos. Como consecuencia, las viviendas asoman más fachada que espalda. Algunos vecinos nos recuerdan que no hace tanto los animales vivían en las plantas bajas y arriba sus dueños. El último piso era el alhorín. Usos de la cultura rural.

Paseamos entre emblemas e ilustrados. Contemplamos la casa donde nacieron los hermanos Diego y Simón de Ágreda. Las escuelas, fundadas por ellos en 1787, son las más antiguas de La Rioja con las puertas abiertas. Dentro, visitamos el museo y leemos libros de texto añejos entre pupitres y recuerdos escolares.

Nos revelan que en este pueblo se conserva el archivo del Solar de Valdeosera, casa nobiliaria omnipresente en la Sierra y que enraíza en una aldea hoy abandonada. Sabemos también que Manuel Antonio García Herreros, célebre político español del siglo XIX, nació en San Román. Entramos en la iglesia de la Asunción bajo un peculiar arco de toba caliza. En el interior, recorremos los retablos de pueblos rendidos tiempo atrás.

Desde aquí, contemplamos la aldea de Velilla, que se sostiene con vida. Nos proponen rutas por tejeras, dólmenes, hayedos y ruinas históricas; es una incitación para respirar y escuchar a la naturaleza, para imaginar hechos pretéritos y observar con atención. Pero ahora llama el hambre. En el restaurante Monterreal, todo son dudas preliminares. ¿Las alubias rojas? ¿Patatas con chorizo? ¿Quizá una ensalada? ¿Has dicho croquetas con jamón? ¿O carrilleras? ¿Y callos? ¿También manitas? El menú nos devora a nosotros.

De nuevo, una carretera cerrada y la vista escondida. Aparece Soto en Cameros como un intrigante accidente geográfico. Zona inundable, picos y valles. Por aquí, el Leza discurre por un asombroso cañón natural. Por aquí, anduvieron dinosaurios hace millones de años. Vemos icnitas sobre piedras prehistóricas y acariciamos ese rastro geológico. El testamento emergido. Rodeamos el pueblo, que llegó a ser capital de La Rioja, por un tranquilo sendero natural que deriva en la Fuente de los Tres Caños, antiguo centro. Desde aquí, visualizamos un escenario que admitió a casi 3.000 almas en tiempos de esplendor.

Cruzamos puentes y envolvemos con nuestros pasos la iglesia de San Esteban Protomártir. Nos acecha con el semblante de una sólida fortaleza, disimulando heridas y cicatrices. En la atalaya, duerme la ermita de Nuestra Señora del Cortijo. Aquí, también nos persiguen los escudos y apellidos de plomo. El Marqués de Vallejo, Francisco Luis Vallejo Elía, Juan Adán de la Parra, los hermanos Ximénez... A estos últimos se les debe el antiguo hospital de San José, hoy un albergue con presencia esplendorosa.

 

Empieza a oscurecer el cielo sobre el Camero viejo. Antes de evadirnos, nos conducen hacia un taller emblemático. En 1874, Juan de Dios Redondo inició un negocio de mazapanes artesanos que ha arrastrado marca y fama hasta la actualidad. Sus bisnietas prolongan la tradición. Nos enseñan el horno de leña, una maravilla ingeniera donde cuecen las mezclas secretas de almendra, agua y azúcar. Catamos bocados naturales y otros de chocolate. Paladeamos y almacenamos el dulzor en la memoria mientras descendemos de regreso a casa.

...

filter_list

Filtrar

close

Find

facetas