formularioHidden
formularioRDF
Login

 

Iniciar sesión

Panel Information

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

See and Do

facetas

1101 results

Pre-Romanesque

tipo de documento Artículos

Pre-Romanesque. Paleochristian art.

Basilica of Santa María de Arcos, in Tricio.
This is the oldest religious monument in La Rioja. It was originally a 3rd century Roman mausoleum which was converted into a Christian basilica in the 5th Century, re-using architectural items from the old Roman city of Tritium Megallum or Tricio the Great, which encompassed the current village of Tricio, Nájera and other nearby localities. Some 5th and 6th century Paleochristian tombs were discovered buried under the basilica floor, in addition to some re-used 1st and 3rd century a.d. Roman sarcophagi and other medieval ones; also some Roman funeral stelae and a Paleochristian stela. The chevet conserves the remains of some end-of-12th Century Romanesque paintings, repainted over the original 5th Century Paleochristian originals.

The building has a typical basilican structure with a longitudinal floor plan with three naves and a square chevet. The side naves are separated from the central nave by a series of arches resting on Corinthian columns formed by fragments of 1st century Roman columns. In the 18th century, the basilica interior was covered with Baroque fine ornamental plasterwork. The original carving of the Virgin of Arcos, a 9th Century pre-Romanesque black Virgin is to be found in the parish church of Tricio.

Martyrium of Santa Coloma
Of reduced dimensions, it may have been constructed in the 5th Century. It is composed of three square chambers; underneath the largest, central chamber there is a small crypt accessed by two narrow stairways from the side chambers. The crypt is covered with a pendentive dome and the sides with spherical segments on pendentives. There are references of a former monastery at Santa Coloma, restored by Ordoño II in the 10th century, and of martyrs’ tombs. 

Pre-Romanesque. Mozarabic art.
The use of the horse-shoe arch and ribbed vaulting can be seen at: the Hermitage of Santa María de Peñalva, in Arnedillo; the Hermitages of San Pedro and San Andrés, in Torrecilla in Cameros.

The Romans
The Romans left an important legacy in our lands: roads, bridges, aqueducts... 

...

Mosaic of cultures

tipo de documento Artículos

 

On Sunday we suggest a unique cultural visit: The Monasteries of Suso and Yuso at San Millán de la Cogolla, World Heritage Site and cradle of the Spanish language. The Route of the Spanish Language starts off from these monasteries in La Rioja.

The Monastery of Suso, the older of the two, is situated between mountains. There, the hermits in the middle ages wrote in its scriptorium the first words in the Spanish and Basque languages. The Monastery of Yuso, is bigger and wealthier. It houses the Spanish Language Classroom and a unique library.

On the road to San Millán, you will pass Berceo, the village where Gonzalo de Berceo, the first poet of the Spanish language was born.

From San Millán, we recommend a visit to Santo Domingo de la Calzada.. Make sure to visit the Cathedral, where you will find the saint's tomb and a chicken coop! Inside the church! Ask about the miracle of the cock and chicken and you will find out why. Be sure to stroll through its streets and take a break at the Parador de Turismo, ancient Pilgrims' Hospital.

You will pass by many places that are worth stopping. Take your time. Stop and enjoy the landscape, the people and the Rioja-style hospitality. If you don't have not enough time to do it all, don't worry. La Rioja is very close and we will be delighted to welcome you back.

Remember that in La Rioja there is much to see: dinosaur tracks, colonies of storks, artisans... a day is too little. Come back soon!

...

lsjdaslkhdalskhdlah

...

Tiempo: 3,15 h

Kilómetros: 30

Desnivel acumulado: 480 metros

Interés: Paisaje, pueblos, medioambiental

Tipo de firme: asfalto, pista.

Época recomendada: primavera, verano y otoño

Dificultad: baja / media

Agua: en todos los pueblos hay fuente

 

Descripción

 

El recorrido parte de la localidad de Haro y va siguiendo las marcas de las rutas 13 y 13.1 del GR 99 el camino del Ebro. Cruzamos la N-124 y por una derivación de la carretera accede a Gimileo, donde asombran las magníficas panorámicas sobre el Ebro desde el mirador de San Pelayo. Atravesando la Huerta Tradicional de San Millán se llega a Briones, donde el Ebro dibuja el gran meandro llamado Curva de Briones; también resaltan aquí las vistas desde el torreón del castillo del pueblo.

 

Fuera de la población, el camino prosigue por una pista entre graveras. Tras salir a la carretera, el camino dirige al puente medieval de San Vicente de la Sonsierra, se cruza y sin llegar al pueblo se toma un camino que junto a los meandros del Ebro nos lleva entre viñas al puente de Briñas en un terreno fácil de ciclar y gran valor natural, desde allí saldremos al puente sobre el río Tirón, entrando en Haro por el barrio de las bodegas.

...

 

La Rioja is most famous for its pinchos (small tapas) and wine. Shall we go out for pinchos?

It is very common in La Rioja to go out in the evening or before lunch (sometimes even instead of lunch) and wander from bar to bar, trying each house speciality with a glass of your favourite wine or one recommended by the staff, combining Rioja's flavours.
The variety of pinchos, specialities and ingredients is never-ending and so is the imagination of the chefs working hard inside La Rioja's bars.

Explore Calle Laurel's most traditional bars in Logroño and the Herradura area in Haro. There is a mouthwatering smell of mushrooms, mini kebabs, cuttlefish, ham, squid, etc

Groups of friends hop from bar to bar before lunch in Logroño's oldest and best-known Calle Laurel or Haro's Herradura area, trying the pinchos and appetizers made with mushrooms, sausages, pork, anchovies in batter or vinegar, omelettes, sardines topped with hot peppers, wild mushrooms and,of course, Rioja wine.

...

Una Reserva de la Biosfera es un territorio declarado por el Programa Hombre y Biosfera de la UNESCO que busca el desarrollo de sus habitantes en consonancia con la conservación del entorno, propiciando la relación entre el hombre y la naturaleza.


Este tipo de espacio se distingue de otros porque el hombre es parte esencial de él; la naturaleza que hoy tenemos es el producto de una evolución conjunta del hombre con el medio natural, cosa que se hizo de manera armónica durante milenios, pero desde la Revolución Industrial los cambios fueron mucho más bruscos, rompiéndose ese equilibrio.

Por tanto, las Reservas de la Biosfera no constituyen una nueva categoría de espacio natural protegido, sino que responden a una concepción más amplia y ambiciosa como es la de servir de espacio para la experimentación de modelos de desarrollo sostenible que armonicen los fines de la conservación tanto de recursos naturales como culturales.

El objetivo de las reservas es:

Fomentar el desarrollo económico y social sostenible según las necesidades de sus habitantes. 
Aplicar modelos de desarrollo sostenible, contribuir a la formación, a la educación ambiental y a la investigación científica. Conservar los paisajes, las especies, los ecosistemas y la diversidad biológica. 

La Reserva de Biosfera de La Rioja, declarada el 3 de julio de 2003, se encuentra en el límite sur oriental de La Rioja y ocupa casi un 24% del territorio regional (116.669 hectáreas) repartidas en cuatro valles: Leza, Jubera, Cidacos y Alhama-Linares.  

Posee en total 40 municipios; 27 términos municipales incluidos totalmente en la Reserva y 13 incluidos parcialmente.

Incluidos totalmente: Aguilar de Río Alhama, Ajamil, Arnedillo, Cabezón de Cameros, Cervera del Río Alhama, Cornago, Enciso, Grávalos, Hornillos de Cameros, Igea, Jalón de Cameros, Laguna de Cameros, Leza del Río Leza, Munilla, Muro en Cameros, Muro de aguas, Navajún, Préjano, Rabanera, Robres del Castillo, San Román de Cameros, Soto en Cameros, Terroba, Torre en Cameros, Valdemadera, Villarroya, Zarzosa.


Parcialmente incluidos: Alfaro, Arnedo, Autol, Bergasa, Bergasillas Bajera, Clavijo, Herce, Lagunilla del Jubera, Ocón, Quel, Ribafrecha, Santa Eulalia Bajera, Santa Engracia de Jubera. 

Actividades humanas: La población asentada en el territorio de la Reserva utiliza de manera tradicional los recursos naturales de la zona para la práctica de la ganadería extensiva (ovejas, vacas y yeguas), la agricultura de secano (cereal, olivo, almendro, vid) y la agricultura hortofrutícola en las escasas zonas de vega situadas en los fondos irrigados de valle. 

Más recientemente ha incrementado su importancia el sector servicios basándose en el tradicional turismo de balneario (Arnedillo y los balnearios de Cervera y Grávalos, en proceso de rehabilitación) complementado con un incipiente turismo rural asociado al patrimonio natural y cultural (yacimientos de icnitas, senderismo, monumentos, artesanía, etc.).

La actividad industrial es escasa en el interior de la reserva y se localiza en los pueblos de la periferia mejor comunicados con el corredor del Ebro. Existe una alta actividad eólica. Persisten todavía vestigios de la fabricación artesanal de alpargatas y lanas de pastor.

Características ecológicas: La Reserva se halla situada en la mitad sur oriental de La Rioja. Es una zona de montaña ibérica mediterránea en la que las cumbres raramente se superan los 1.600 metros de altitud sobre el nivel del mar. Se encuentra poblada por ecosistemas mediterráneos de gran interés como matorrales de sustitución (romerales, tomillares, jarales, aulagares), encinares bien conservados (Quercus ilex), bosques de roble melojo (Q. Pyrenaica), quejigares (Q. Faginea y Q. humilis) y hayedos todavía desconocidos (Fagus silvatica).

GUÍA COMPLETA DE LA RESERVA DE LA BIOSFERA

A través de esta guía el visitante puede obtener información práctica sobre los valores y peculiaridades de la zona: naturaleza, termalismo, historia, arquitectura, agricultura, yacimientos de icnitas, lugares de interés para la trufa y micología, así como la gastronomía típica de los pueblos que la integran. 

http://www.larioja.org/ma/publicaciones/pdf/reserva_biosfera_cuadernillo.pdf 

FOLLETO DESPEGABLE Y MAPA DE RESERVA DE LA BIOSFERA

En esta publicación se recogen las principales características naturales, culturales e históricas del territorio riojano catalogado como Reserva de la Biosfera y que alcanza una superficie aproximada de 119.669 has (24% de La Rioja) repartidos en cuatro importantes valles: Leza, Jubera, Cidacos y Alhama, con un mapa desplegable con sus principales valores. 

http://www.larioja.org/ma/publicaciones/pdf/reserva_biosfera.pdf

Para más información: www.paisajehumanizado.com

MAPA INTERACTIVO CON LOS VALORES DE LA RESERVA 

El mapa permite mostrar los valores de la Reserva sobre su territorio, sugiriendo lugares que visitar y actividades a realizar.

Dispone de 154 fichas de información repartidas en 20 valores destacados de la Reserva de la Biosfera: Cortados y Gargantas, Neveras, Bosques Singulares, Gastronomía, Casas Rurales, Termalismo, Mosaicos de cultivos., Minerales, Áreas recreativas, Hoteles, Yacimientos históricos, Icnitas, zonas de setas, artesanía, albergues, Fortificaciones y castillos, trufas, Pueblos singulares, Centros de interpretación y Restaurantes. 

La consulta se puede realizar tanto por valores, como por términos municipales.

 

Una Reserva de la Biosfera es un territorio declarado por el Programa Hombre y Biosfera de la UNESCO que busca el desarrollo de sus habitantes en consonancia con la conservación del entorno, propiciando la relación entre el hombre y la naturaleza.


Este tipo de espacio se distingue de otros porque el hombre es parte esencial de él; la naturaleza que hoy tenemos es el producto de una evolución conjunta del hombre con el medio natural, cosa que se hizo de manera armónica durante milenios, pero desde la Revolución Industrial los cambios fueron mucho más bruscos, rompiéndose ese equilibrio.

Por tanto, las Reservas de la Biosfera no constituyen una nueva categoría de espacio natural protegido, sino que responden a una concepción más amplia y ambiciosa como es la de servir de espacio para la experimentación de modelos de desarrollo sostenible que armonicen los fines de la conservación tanto de recursos naturales como culturales.

El objetivo de las reservas es:

Fomentar el desarrollo económico y social sostenible según las necesidades de sus habitantes. 
Aplicar modelos de desarrollo sostenible, contribuir a la formación, a la educación ambiental y a la investigación científica. Conservar los paisajes, las especies, los ecosistemas y la diversidad biológica. 

La Reserva de Biosfera de La Rioja, declarada el 3 de julio de 2003, se encuentra en el límite sur oriental de La Rioja y ocupa casi un 24% del territorio regional (116.669 hectáreas) repartidas en cuatro valles: Leza, Jubera, Cidacos y Alhama-Linares.  

Posee en total 40 municipios; 27 términos municipales incluidos totalmente en la Reserva y 13 incluidos parcialmente.

Incluidos totalmente: Aguilar de Río Alhama, Ajamil, Arnedillo, Cabezón de Cameros, Cervera del Río Alhama, Cornago, Enciso, Grávalos, Hornillos de Cameros, Igea, Jalón de Cameros, Laguna de Cameros, Leza del Río Leza, Munilla, Muro en Cameros, Muro de aguas, Navajún, Préjano, Rabanera, Robres del Castillo, San Román de Cameros, Soto en Cameros, Terroba, Torre en Cameros, Valdemadera, Villarroya, Zarzosa.


Parcialmente incluidos: Alfaro, Arnedo, Autol, Bergasa, Bergasillas Bajera, Clavijo, Herce, Lagunilla del Jubera, Ocón, Quel, Ribafrecha, Santa Eulalia Bajera, Santa Engracia de Jubera. 

Actividades humanas: La población asentada en el territorio de la Reserva utiliza de manera tradicional los recursos naturales de la zona para la práctica de la ganadería extensiva (ovejas, vacas y yeguas), la agricultura de secano (cereal, olivo, almendro, vid) y la agricultura hortofrutícola en las escasas zonas de vega situadas en los fondos irrigados de valle. 

Más recientemente ha incrementado su importancia el sector servicios basándose en el tradicional turismo de balneario (Arnedillo y los balnearios de Cervera y Grávalos, en proceso de rehabilitación) complementado con un incipiente turismo rural asociado al patrimonio natural y cultural (yacimientos de icnitas, senderismo, monumentos, artesanía, etc.).

La actividad industrial es escasa en el interior de la reserva y se localiza en los pueblos de la periferia mejor comunicados con el corredor del Ebro. Existe una alta actividad eólica. Persisten todavía vestigios de la fabricación artesanal de alpargatas y lanas de pastor.

Características ecológicas: La Reserva se halla situada en la mitad sur oriental de La Rioja. Es una zona de montaña ibérica mediterránea en la que las cumbres raramente se superan los 1.600 metros de altitud sobre el nivel del mar. Se encuentra poblada por ecosistemas mediterráneos de gran interés como matorrales de sustitución (romerales, tomillares, jarales, aulagares), encinares bien conservados (Quercus ilex), bosques de roble melojo (Q. Pyrenaica), quejigares (Q. Faginea y Q. humilis) y hayedos todavía desconocidos (Fagus silvatica).

GUÍA COMPLETA DE LA RESERVA DE LA BIOSFERA

A través de esta guía el visitante puede obtener información práctica sobre los valores y peculiaridades de la zona: naturaleza, termalismo, historia, arquitectura, agricultura, yacimientos de icnitas, lugares de interés para la trufa y micología, así como la gastronomía típica de los pueblos que la integran. 

http://www.larioja.org/ma/publicaciones/pdf/reserva_biosfera_cuadernillo.pdf 

FOLLETO DESPEGABLE Y MAPA DE RESERVA DE LA BIOSFERA

En esta publicación se recogen las principales características naturales, culturales e históricas del territorio riojano catalogado como Reserva de la Biosfera y que alcanza una superficie aproximada de 119.669 has (24% de La Rioja) repartidos en cuatro importantes valles: Leza, Jubera, Cidacos y Alhama, con un mapa desplegable con sus principales valores. 

http://www.larioja.org/ma/publicaciones/pdf/reserva_biosfera.pdf

Para más información: www.paisajehumanizado.com

MAPA INTERACTIVO CON LOS VALORES DE LA RESERVA 

El mapa permite mostrar los valores de la Reserva sobre su territorio, sugiriendo lugares que visitar y actividades a realizar.

Dispone de 154 fichas de información repartidas en 20 valores destacados de la Reserva de la Biosfera: Cortados y Gargantas, Neveras, Bosques Singulares, Gastronomía, Casas Rurales, Termalismo, Mosaicos de cultivos., Minerales, Áreas recreativas, Hoteles, Yacimientos históricos, Icnitas, zonas de setas, artesanía, albergues, Fortificaciones y castillos, trufas, Pueblos singulares, Centros de interpretación y Restaurantes. 

La consulta se puede realizar tanto por valores, como por términos municipales.

 

...

Tiempo: 2,30 h

 

Kilómetros: 23,5

 

Desnivel acumulado: 778 metros

 

Interés: Paisaje, pueblos, medioambiental

Tipo de firme: asfalto, pista, rodadas.

Época recomendada: primavera, verano y otoño

Dificultad: media

Agua: en todos los pueblos hay fuente

 

Descripción

 

Nos vamos por la carretera N-111 hasta llegar a Villanueva.

Cerca de la gasolinera sale el desvío hacia Ortigosa lo tomamos y a pocos metros la abandonamos para ir por la pista a la izquierda ascendiente, paralelos al río Iregua hasta llegar a la Ermita de Ollano.

 

La pista se prolonga siguiendo un carretil marcado que se introduce en el bosque mientras asciende hasta alcanzar la pista que desciende de Villoslada a Ortigosa.

 

Descendemos por la pista hasta llegar a la carretera de Ortigosa a Brieva. Discurre por el GR-93 que seguiremos hasta llegar a El Rasillo. Giramos a la derecha hasta la salida del pueblo donde se encuentra la Ermita Santa Lucía que da acceso al puente sobre el río Albercos. Seguimos la marca del GR hasta alcanzar El Rasillo.

 

Partimos desde la plaza dirección NE hacia la salida donde desciende una rampa asfaltada a la carretera que va a Nieva. Dejamos atrás la urbanización y seguimos el asfalto hasta situarse sobre un cambio de rasante.

 

Abandonamos el asfalto y tomamos a la derecha el camino que desciende hacia Montemediano alcanzando la población por la parte baja, pasando por la iglesia, salimos del pueblo en dirección E por la pista que asciende por la pradera y se introduce en el bosque en busca del Valle del Iregua descendiendo hasta la Pradillo.

...

A wine tourism day

tipo de documento Artículos

Our suggestion to enjoy a day around wine and culture begins in the Vivanco Museum of the Culture of Wine, in the town of Briones. This museum is an essential visit to learn how wine is made, aged and distributed. Learn all sorts of trivia about this product and discover the amazing influence of wine in cultures across the world.

Do not leave La Rioja without enjoying a walk through the vineyards, which have such special characteristics at each time of the year. If you wish you can hire the services of a guide who will explain the grape growing tasks while you walk between the vineyards. You can even get to know the vineyards by bicycle, on horseback, from a canoe or from a hot-air balloon. There are several companies in La Rioja which offer these services.


La Rioja also offers proposals of activities around wine for all tastes and budgets. We recommend that you discover our wineries, where you can learn about winemaking processes first hand and and even put your winetasting knowledge into practice. You can find more than 50 wineries who open their doors to tourists try to teach them the art of making wine. There are also entities which offer organised or custom winetasting courses.


What would wine be without food? In Calle Laurel in Logroño or the Herradura in Haro, in any village in La Rioja, you can find a bar or restaurant with tapas and other house specialities or the most exquisite cuisine, as well as full dishes like the potatoes with chorizo, or cod Riojan style, not to mention the lamb chops grilled over vine cane embers. Doesn't your mouth water?


There is still much to do and see in la Rioja. Have you thought of returning or just staying one more night? You can even sleep in a winery or a hotel or rural guest house where they can teach you more about wine through their wine tourism programmes.

...

La Rioja: A gorgeous place for your meeting with great attractions and good services.

Meetings among the vineyards.

Its food and well known wine are the main touristic attraction of La Rioja, and also involves the main reason to celebrate a conference or meeting in this small Spanish region, well connected to Madrid, Barcelona and nearest big city: Bilbao.

The offer of La Rioja for the MICE tourism is focused on The Conference Hall  and Auditorium Riojaforum, located in the capital; but the lure of wine, culture and landscapes makes that numerous meetings are also held in the spectacular wineries or the Vivanco Museum of Wine Culture, which have special spaces and services for it.

La Rioja is the place where the first words in Spanish were written, in the margin of a book by one of the scribes who performed their work in the Rioja Monasteries of Yuso and Suso. This historic environment today hosts meetings and conferences around the Spanish language and other matters as do other monasteries, castles and historic buildings in the region.

For guest programmes and post-conference activities gastronomy and wine tourism in this region are undoubted attractions. La Rioja offers winery tours, wine tasting courses, team building activities in vineyards or simply enjoying a tapas route in Laurel Street or the stellar cuisine of his most famous chefs.

Balloon flying over La Rioja enjoying different landscapes will leave your workmates astonish. Enjoying its unique cuisine in an old stone cellar will predispose you to depth dialogue and networking. To make a wine tasting in a cloister or in the middle of a vineyard will satisfy all participants. La Rioja lovingly cares the details, which are the most important thing, thanks to the MICE professionals who work and know first-hand the destination.

Riojans are welcoming people; its history has been written by Celts, Romans, Visigoths, Arabs, Christians ... It’s an historic cross path. A place to stay and enjoy! From the historic hotels of the cities, to the charming boutique hotels among vineyards or in the mountains, all it’s full of elegant locations to chat in a relaxed manner after the meeting, enjoying a good wine. Let’s make a toast in La Rioja for your successful meetings!

...

Brieva de Cameros aparece de repente entre el manto verde. Estamos escondidos en el Valle del Najerilla, junto a un asentamiento que une el río Berrinche con el bravo nacimiento del Brieva. Mientras paseamos por calles serenas, a ratos casi intactas, nos dicen que a unos cuantos cientos de metros el agua brota del suelo como si fuese una aparición. Más allá, asciende una ruta, que en realidad es un reto, hacia Cabezo del Santo, la cumbre que sonríe sobre nosotros (1.854 metros). 

La naturaleza se apodera del tiempo mientras caminamos junto a la corriente. El entorno evoca tópicos entre los urbanitas. Es una postal viva de la Sierra. Aquí, la vida es piedra, madera y agua. Y el conjunto es limpio, simple y bello, incluso envidiable. Nos cuentan que el apellido de Brieva es accidental, un retazo para diferenciarse de otras poblaciones españolas con nombre idéntico. A principios del siglo pasado, había más de 1.200 coincidencias. 

No estamos en Cameros, pero oriundos del lugar nos explican que Brieva perteneció al Señorío de Cameros hace unos cuantos siglos. Quizá por ahí fueran los tiros. La plaza es un enclave evocador. Por un lado, nos observa un hermoso ayuntamiento, obra del riojano Agapito del Valle. Por el otro, la iglesia de San Miguel (siglos XV-XVI) nos acecha orgullosa. Presume de haber albergado y protegido la imagen de la virgen de Valvanera durante 46 años (1.839-1.885), mientras el monasterio renovaba un interior ruinoso. Las dos miradas intimidan junto a una fuente estrepitosa y una escalinata que nos parece guiar de regreso al pasado. Es entonces cuando nos hablan de Pedro Duro y Benito, uno de los cortezudos más ilustres, fundador a mediados del siglo diecinueve de la que sería poco después la primera industria metalúrgica del país. 

Mirando alrededor es inevitable recrear escenas pastoriles perdidas. Hoy en día es más nostalgia que realidad. Las cañadas marcan los trazos de la trashumancia desde el rancho de esquileo, un museo que rinde espacio y homenaje a la cultura que sigue impregnando estos pastos. 

Seguimos la ruta hacia el Camero Nuevo y despedimos a las tres decenas de habitantes que permanecen impávidos ante la llamada del invierno. Vislumbramos un cortado que anuncia el Valle del Iregua, pero antes cruzamos entre un rebaño de ovejas merinas que siguen alimentándose del paisaje. En un instante, los ladridos de dos imponentes mastines escoltan las distancias y nosotros nos sumergimos en una carretera ribeteada en plenas montañas. Nos dicen que este hábitat es ideal para los buitres.

La carretera se vuelve tensa frente a la primera fotografía de Ortigosa de Cameros, asentada sobre un despeñadero que encoge el río Albercos y fracciona los barrios de San Miguel y San Martín. La arquitectura camerana se abre paso entre calles empedradas y viviendas de postín. El comercio lanar rentó alto hace un siglo y contribuyó a un desarrollo próspero de sus antiguos moradores. La Casa Grande nos enseña piedra sillar del siglo dieciséis y evoca una honda grandeza. Es hora de aperitivos y nos detenemos en Patés El Robledillo, inciativa de supervivencia rural que nos presenta la vigorosa Antonia. Todavía paladeamos algunos de sus productos mientras buscamos saciar el apetito con mayor contundencia. El restaurante El Casino nos brinda pochas, espárragos, bacalao y carrilleras; y nos ofrenda con una alineación final de flanes caseros: de queso, de café, de huevo...

Embolsados los alimentos, nos aguardan las cuevas más famosas de La Rioja. Observamos en el altivo camino el embalse de González Lacasa, denominado aquí pantano de Ortigosa y entregado un poco más allá a El Rasillo. Precisamente la construcción de la presa concluyó en el hallazgo subterráneo, hace poco más de medio siglo. La antigua cantera horadó el Macizo del Encinedo y descubrió las bocas naturales de la Paz y de la Viña. Penetramos en la primera con la misión de evitar resbalones, estalagmitas y estalactitas. Somos los invitados de una vivienda estrecha que comprime el paso por caprichos de la geología. Nos hablan de pisolitos mientras señalan en múltiples paredes un acné pétreo y expansivo. Sorteamos columnas que fingen ser cerosas, pisamos con cuidado, esquivamos y callamos durante 236 metros de corredor. El silencio natural es contagioso. Salimos sobre la cantera, con la vista forrada de pinares, hayedos, carrascas, rebollos y quejigos.

Entre la diversidad de inmensos bosques, avistamos el azul del embalse. Descendemos hacia La Viña, otra gruta hacia tiempos inmemoriales. El origen se remonta 160 millones de años atrás. Dentro, fantaseamos con siluetas que aparecen como caballitos de mar, mandíbulas de tiranosaurio o candelabros animados. La acción del agua es perpetua en estas burbujas de aire húmedo. Retomamos la carretera hacia El Rasillo imaginando los ascensos hacia El Robledillo y Canto Hincado. Un abrazo con la naturaleza.

Casi de inmediato, nos sentimos ilustremente recibidos en El Rasillo. Nos dicen que quien bautizó este presumido enclave tenía bastante guasa. Nuestro trayecto sube y baja hasta que  nos topamos con el insigne anfitrión: el olmo de montañaMás de cuatrocientos años sobreviviendo a los Cameros y a la grafiosis. En su lucha permanente se inspira la estirpe camerana. Pensamos en el olmo cuando nos abren la iglesia parroquial a la que da sombra. Nuestra Señora la Virgen de las Heras todavía conserva tramos del templo original del siglo dieciséis. Memorias compartidas con el viejo árbol. Muchas de ellas perviven acristaladas a unos cuantos pasos de distancia en el museo de Victoriano Labiano

Probamos la miel de la sierra en la Mielería de Cameros, un establecimiento museístico en el que debemos degustar y escuchar. Asumimos la trascendencia de las abejas en nuestras vidas mientras cambiamos la piedra por la hierba. Un nombre nos alerta antes de abandonar las últimas casas: "Achóndite". Es un barranco, pero también invoca a una bruja en el imaginario popular; una que consiguió huir de Zugarramurdi y echar raíces en el precipicio. Las leyendas revisten la realidad; la hacen más divertida. 

Nosotros nos volvemos a cubrir de arbustos y pinares de repoblación mientras descendemos hacia el pantano. Celebramos la irrupción natural de algunos robles, el bosque original, y el atrevimiento de un pequeño sapo autóctono que comparte nuestra ruta durante unos breves instantes. Continuamos descendiendo sobre una alfombra blanda que nos lleva hacia el club náutico. La orilla está deshabitada y rebajada en pleno octubre, pero en verano crece y abraza a múltiples bañistas. 

Atardece y brilla el otoño alrededor cuando decidimos regresar. Nos acordamos de los mastines, de los pisolitos y del olmo centenario. La naturaleza nos sacude una y otra vez mientras creemos irnos hacia nuestras casas.

...

Día 1: Nájera - Santo Domingo - ezcaray

Para el primer día, podréis seguir el trazado del Camino de Santiago a su paso por La Rioja que justamente sigue este recorrido. Empezaríamos por Logroño, aunque os sugiero que al menos dejéis una tarde para conocer bien la capital y, sobre todo, para disfrutar de la gastronomía popular de la Calle Laurel.

 

En Logroño entra el Camino de Santiago por el Puente de Piedra y atraviesa el Casco Antiguo hasta la Iglesia de Santiago que tiene a sus pies una fuente para el peregrino y un curioso juego de la oca gigante con representaciones de todos los hitos principales del Camino de Santiago. Siguiendo el Camino (las marcas con las conchas amarillas y las flechas son fáciles de seguir) llegaréis a la Plaza del Parlamento, donde se encuentra el Parlamento de La Rioja. Cerca de allí se encuentra la Puerta del Revellín, antigua puerta de la ciudad orientada a Finisterre por la que los peregrinos abandonaban Logroño de camino a Navarrete.

 

Siguiendo la ruta del Camino de Santiago, llegamos a Navarrete. Aunque si se hace en coche, una moderna variante rodea el pueblo, merece la pena entrar a visitarlo. En esta localidad tenemos la única bodega de Rioja por la que pasa el Camino de Santiago: Bodegas Corral.

 

Navarrete es también famoso por su alfarería. Resulta curioso visitar alguna de las más artesanas como es la de Antonio Naharro, justo enfrente del antiguo Hospital de peregrinos San Juan de Acre del que sólo queda la portada que hoy pertenece al cementerio de Navarrete.

 

Salimos de Navarrete de camino a Nájera, cuna de reyes, ya que aquí tuvo su corte durante muchos años el Reino de Pamplona - Nájera (918 – 1076) Sancho III el Mayor construyó el Monasterio de Santa Mª La Real, donde se encuentra el Panteón real, en base a una leyenda sobre unas visiones que tuvo en la cueva que se encuentra dentro de la iglesia del monasterio.

 

Desde Nájera, antes de partir por el Camino de Santiago hacia Santo Domingo de la Calzada, merece la pena un pequeño desvío que muchos peregrinos hacen incluso a pie para visitar los Monasterios de Suso y Yuso en San Millán de la Cogolla, Patrimonio de la Humanidad por ser el lugar donde se han encontrado las primeras palabras escritas en castellano antiguo y en vascuence. Es un lugar privilegiado, no sólo por si importancia histórica, sino también por su belleza paisajística. El monasterio de Suso, tiene las visitas limitadas y hay que reservar la visita con antelación. Tenéis el teléfono de la reserva en el enlace que os he hecho con la nuestra página web.

 

A la vuelta de San Millán, y siguiendo con los monasterios de La Rioja os recomiendo la visita al Monasterio Cisterciense de Cañas. Es un monasterio peculiar porque al contrario de la mayoría de los monasterios góticos y de la orden del Cister, este monasterio fue y sigue siendo un monasterio de mujeres. Son de las pocas monjas cistercienses del mundo. El monasterio es realmente bonito.

 

Ya en Santo Domingo de la Calzada, toda la ciudad esta construida por y para el Camino de Santiago, desde el antiguo Hospital de Peregrinos que hoy es Parador nacional hasta, por supuesto, su magnífica Catedral que posee en su interior la prueba viva de una famosa leyenda medieval en la que cantó una gallina después de asada. Aun podéis oír cantar al gallo y la gallina en la Catedral y podréis conocer al completo la leyenda.

 

Desde Santo Domingo, tenéis a un paso la villa de Ezcaray. Allí está uno de los templos de la cocina riojana en los fogones de Francis Paniego y su madre Marisa en el Echaurren con 2 estrellas Michelin, aunque también tenéis otras opciones más económicas y de diferentes niveles culinarios.

 

 

 

 

Día 2: Los misterios del vino

 

El vino de Rioja es famoso en el mundo entero, pero poca gente conoce la importancia que el vino tiene no solo para esta Comunidad, sino para la cultura mundial en general. Un lugar increíble para conocer esto es el Museo de la Cultura del vino Dinastía Vivanco, en la bonita localidad medieval de Briones. En sus más de 4.000 metros de exposición podréis disfrutar de todo lo que el vino ha legado a la cultura y el arte desde los antiguos egipcios a modernos Picassos y conocer además los métodos de elaboración, el transporte, el embotellado, la crianza en barricas… Os recomendamos que reservéis por teléfono la visita lo antes posible porque supongo que en Semana Santa va a estar a tope y es una visita indispensable. Este museo ofrece también visita a su bodega, cursos de cata, tienda especializada, restaurante, etc.

 

Después de conocerlo todo sobre el vino podéis pasar a la práctica en el Barrio de la Estación de Haro, donde se concentran el grueso de las bodegas centenarias de La Rioja. Muchas de ellas tienen visitas organizadas y es muy difícil recomendar una.

 

Si recorréis la comarca de la Sonsierra empezando por San Vicente (veréis su iglesia y castillo desde Briones) encontraréis lagares rupestres donde se pisaba la uva a pie de campo y construcciones puntiagudas de piedra llamados guardaviñas que servían de refugio y como almacén de herramientas. También encontraréis la única iglesia templaria de La Rioja: Sta. Mª de la Piscina. En San Vicente se celebra una de las fiestas más conocidas de la Semana Santa riojana: los picaos. Estos disciplinantes anónimos se castigan la espalda con flagelos. Es impresionante y siempre hay mucha gente, por lo que si queréis verlo, tendréis que ir con mucho tiempo.

 

Si os gusta el deporte, una opción interesante es hacer algún tipo de actividad entre viñedos. Las hay de todo tipo y para todo tipo de personas, incluso si no se es un deportista nato: piraguas por el Ebro entre viñedos, globo sobre las viñas, paseos a pie y en bici e incluso paseos a caballo entre los viñedos. Son muy divertidas e interesantes.

 

Durante todo el día tendréis la oportunidad de llevaros un recuerdo de La Rioja en forma de vino, ya que todas las bodegas ofrecen sus vinos a un precio competitivo a los visitantes turísticos. También podéis visitar el taller de algún artesano que realice botas de vino o barricas.

 

 

Día 3: Naturaleza y Paisaje

 

El tercer día podéis dedicarlo a conocer la Sierra Riojana. Especialmente la Sierra de Cameros, con gran tradición ganadera y trashumante hoy reconvertida en el Parque natural de Sierra Cebollera.

 

Se puede empezar la visita a esta zona subiendo por la empinada carretera del Cañón del Leza. Es un cañón impresionante en el que los buitres sobrevuelan por los miradores sobre las cerradas curvas de la carretera que desde Logroño lleva a lo más alto del Camero Viejo hasta el puerto de Piqueras. En su ascensión además de pequeños pueblos verás pastar las mejores terneras riojanas e incluso, si tienes suerte, algún ciervo que se acerca a los riachuelos a beber. El pueblo de Trevijano se encuentra colgado en la parte alta del cañón y tiene unas vistas excelentes.

 

Después de llegar hasta Piqueras, en la localidad serrana de Lumbreras, donde encontraréis el centro de interpretación de la trashumancia, podéis bajar por el Camero Nuevo hasta llegar a Ortigosa en Cameros donde podréis visitar las Cuevas naturales descubiertas en una voladura para hacer una cantera para construir el Pantano del Rasillo.

 

En Villanueva de Cameros podrás conocer cómo se hacen las almazuelas, una artesanía riojana que se realiza cosiendo pequeños trocitos de tela para formar coloridas colchas o cojines, llaveros, alpargatas…

 

En Villoslada de Cameros encontraréis del Centro de Interpretación de Sierra Cebollera que os mostrará la belleza de este Parque Natural.

 

De regreso a Logroño, pasaréis por la localidad de Torrecilla en Cameros, cuna de Sagasta y capital de los Cameros.

 

 

Día 4: La Rioja Baja

 

El último día lo podéis pasar conociendo culturas ancestrales que dejaron su huella en La Rioja. Desde Calahorra, antigua Calagurris romana. Ciudad romana de gran importancia como atestiguan los restos romanos que quedan en esta localidad. Calahorra es la capital de La Rioja baja, tras recorrer su Catedral, el Museo diocesano y otros lugares de interés, no dejéis de probar en uno de sus excelentes restaurantes la verdura calagurritana en cualquiera de sus formas, desde la más tradicional a la nueva cocina. La Semana Santa en Calahorra está declarada de interés turístico nacional y podréis ver procesiones y pasos con gran tradición.

 

Desde Calahorra merece la pena desplazarse a Alfaro donde llama la atención la gran cantidad de cigüeñas que se pueden ver en esta localidad. En la colegiata de Alfaro podrás descubrir la mayor colonia de cigüeña blanca de Europa.

 

En el centro de interpretación de la Reserva Natural de los Sotos del Ebro os explicarán por qué estas cigüeñas han elegido La Rioja para pasar la mayor parte del año y conoceréis la riqueza natural de esta zona riojana.

 

Siguiendo el curso del río Alhama desde Alfaro, se llega a Cervera, la capital de la Sierra oriental riojana, desde allí se accede a Contrebia – Leucade, un yacimiento arqueológico de gran interés en un asentamiento celtíbero. Allí conoceréis las formas de vida de estos antiguos habitantes de La Rioja.

 

Por la tarde, para recuperar fuerzas, os podéis acercar a las pozas de Arnedillo, cerca del balneario de esta localidad y que manan de la misma fuente que las aguas que cientos de turistas “toman” cada año en este establecimiento. Las pozas son más modestas, pero igual de relajantes.

 

Cerca de Arnedillo, en Enciso, tenéis el parque del paleoaventura de “El Barranco Perdido”, punto de partida ideal para conocer los yacimientos de huellas de dinosaurios y el lugar perfecto para pasar un día en familia donde los niños aprenderán a ser paleontólogos y disfrutarán en el parque de aventura. El paisaje rocoso de Enciso, especialmente al atardecer cuando el cielo se vuelve rojizo, te transporta a miles de años atrás cuando esta zona era una laguna arcillosa y los dinosaurios paseaban por sus orillas en busca de agua y alimento.


Seguro que a su paso veis muchos lugares que merecen una parada, tomároslo con tiempo. Parad y disfrutad del paisaje, de las gentes y de la hospitalidad riojana. Si no os da tiempo a hacerlo todo, no os preocupéis, La Rioja está muy cerca y estaremos encantados de que volváis a visitarnos.

 

...

 

La Rioja can be an adventure for children. Where else are they going to find dinosaurs, castles, windmills, waterfalls and adventure?

Start by discovering the oldest animals on earth. The dinosaurs left their tracks in La Rioja thousands of years ago and can still be seen. Can you imagine your hand within the footprint of a dinosaur? Try to see who leaves the biggest impression.

To understand the lives of these animals, how they left their tracks and above all, how the tracks have survived until present day, you have to visit Barranco Perdido, a complete palaeoadventure park where children can pretend to be explorers and families enjoy themselves while learning. In Enciso and other locations around you will discover most of the finds, life-size replicas of animals and the most curious stories: a struggle between dinosaurs, a whole family, a lame dinosaur... Yes, oddly enough, you can see all this in La Rioja.

Wine can also be fun for children, who cannot drink it, but they can learn how the must is made, taste it while their elders taste the wines and admire the enormous wineries with their stainless steel tanks that look like spacecraft, play among the vineyards, learning how grapes are picked, how the vines are cared for... The possibilities are many and children love to behave like grown-ups in a grape juice tasting session and learn how grapes turn into wine... a mystery, isn't it?

But family fun does not stop there. Did you know that La Rioja is full of castles? With famous battles and everything, like Clavijo Castle, where Santiago appeared on his famous white horse to win the battle.

Between castles and monasteries you can live medieval tales of princes and kings, like the King of Nájera - Pamplona, who was hunting one​ day when he spotted a dove that led him to a cave in which he found an image of the Virgin Mary, a bunch of lilies, a bell and an oil lamp. In that same place he built the Monastery of Santa María la Real de Nájera and if you visit it with children you can enter the cave at the back of the pantheon where the kings are buried.

La Rioja is full of medieval legends, such as the hen that crowed after being roasted in Santo Domingo de la Calzada. In the cathedral there is a chicken coop with live chicken and cock who crows for visitors.

Also hiding in a forest in La Rioja there is the small monastery of Suso (almost a shrine) where centuries ago the first words were written in the Spanish language and also in Basque, on the margin of a book written in Latin, like a side note written on a textbook.

If you're looking for adventure, what you need are sport activities: snowshoes, bicycles and horses among the vineyards, hiking picking blackberries or other wild fruit... What seems most fun?

Also in La Rioja you can have fun while learning, in the Interpretation Centres (transhumance, bee-keeping, snow, celtiberian, the groves of the Ebro), by visiting a wind- or water mill, by playing in the House of Sciences or enjoying activities at the Vivanco Museum of the Culture of Wine or family visits to the Würth Museum of Modern Art.

You thought that the children would get bored in La Rioja?

...